Tener una visión global de Head Start
 
AVISO IMPORTANTE:

Se ha suspendido el Head Start National Reporting System (NRS) (Sistema Nacional de Presentación de Informes de Head Start). Véase la Ley de Mejoras a Head Start para la Preparación Escolar de 2007 (Improving Head Start Act for School Readiness Act of 2007), Sec. 649(j)(4)


Tener una visión global de Head Start

Aun con el énfasis del Marco de los Resultados del Niño y del Sistema Nacional de Informes Evaluativos (NRS), lo esencial del programa educativo de Head Start continúa siendo el mismo. Los niños pequeños necesitan hablar, crear, simular, cantar, moverse, oír cuentos, reñir y aprender a resolver sus conflictos. Los métodos probados que usan las maestras de la primera infancia siguen siendo tan importantes como siempre. La organización y ritmo del horario preescolar sigue siendo prácticamente igual.

     El énfasis tradicional sobre las prácticas adecuadas al desarrollo también continúa. Dichas prácticas constituyen modos de enseñar a los niños que están basados en los que sabe del aprendizaje y desarrollo de cada niño y sobre el contexto social y cultural donde se desenvuelven. (Bredekamp & Copple 1997). Ya que el conocimiento de estas tres dimensiones cambia constantemente, el entendimiento de las prácticas adecuadas al desarrollo también cambia. Las prácticas de enseñanza adecuadas a la edad varían según la edad, experiencia, intereses y capacidad de cada niño, por tanto, las maestras deben observar y evaluarlos con regularidad para saber cómo ofrecer experiencias pedagógicas adecuadas a la edad de los niños.

     Las maestras deberían continuar usando diversas estrategias pedagógicas. Las prácticas apropiadas de enseñanza pueden se pueden comprender como algo que varía, como en una serie continua, desde prácticas que son las menos dirigidas a las que lo son las más (Bredekamp & Rosegrant 1992). Las estrategias menos dirigidas son por ejemplo: reconocer, dar ejemplo y facilitar. Las estrategias más dirigidas incluyen “hacer andamios” e instruir. Las investigaciones demuestran que muchas estrategias diferentes de enseñanza son eficaces. Basándose sobre el análisis de los estudios que existen, el Comité sobre la Pedagogía en la Primera Infancia concluye lo siguiente:

Los buenos maestros reconocen y alientan el esfuerzo de los niños, son un ejemplo y demuestran, crean desafíos y apoyan a los niños extendiendo su capacidad y ofrecen instrucciones concretas o enseñanza. Todas estas estrategias pedagógicas pueden usarse en el contexto del juego y actividades estructuradas. Las maestras eficaces también organizan el ambiente del salón y planean formas de alcanzar las metas educacionales de cada niño según se presenten oportunidades durante las actividades iniciadas por los propios niños, así como en aquellas que son planeadas e iniciadas por la maestra (Bowman, Donovan & Burns 2001, 10-11).

     Aunque todavía hay mucho que no ha cambiado en Head Start, existe, sin embargo, una visión emocionante de lo que puede Head Start llegar a ser. Los estudios de las últimas dos décadas ofrecen una percepción de las habilidades y el conocimiento que necesitan los niños para triunfar en un futuro. Debido a ello, se conoce mucho más acerca de cómo asegurar que todos los niños en Head Start tengan una base correcta para triunfar en la escuela y en la vida.


SERIE CONTINUA DE LAS CONDUCTAS DE ENSEÑANZA

No dirigidas  
Reconocer
dar atención y aliento para ayudar a un niño siga ocupado con alguna actividad
Dar ejemplo mostrarle a los niños una habilidad o comportamiento deseable en el salón, por actos sólo o por pistas, apuntando u otras formas de enseñar
Mediación  
Facilitar ofrecer asistencia de corta duración para ayudar al niño a practicar el desarrollo de una habilidad (como por ejemplo cuando un adulto sujeta el asiento de una bicicleta mientras el niño pedalea)
Apoyar proporcionar una forma fija de asistencia, como colgar el alfabeto cerca del lugar donde los niños escriben y puedan consultarlo
"hacer andamios" crear desafíos o ayudar a que los niños trabajen “por el filo” de su actual competencia
Dirigidas  
Colaborar exhibir activamente una conducta o ocuparse de una actividad mientras los niños observan el resultado de la misma
Demostrar exhibir activamente una conducta o ocuparse de una actividad mientras los nios observan el resultado de la misma
Dirigir ofrecer instrucciones concretas para la conducta de los niños dentro de unas dimensiones estrechamente definidas del error

Basado en Bredenkamp & Rosegrant 1992.

Basándonos en tal conocimiento, hay cinco directrices para los equipos docentes en los programas Head Start. Aunque ninguna de dichas directrices es totalmente nueva, cada una recibe una atención creciente a medida que Head Start se pasa a esta nueva era de responsabilidad funcional.

1. USAR EL MARCO DE LOS RESULTADOS DEL NIÑO Y UN CURRÍCULO BIEN DISEÑADO PARA PLANIFICAR E INDIVIDUALIZAR TODOS LOS DOMINIOS.
¿ Qué deberían saber y saber hacer los niños al dejar Head Start? El Marco de los Resultados del Niño responde a tal pregunta en términos grandes, es decir, de los logros importantes en cada área de preparación para el ingreso en la escuela.

     Todos los programas de la primera infancia deberían tener metas que guían la planificación del currículo, la enseñanza y la evaluación del aprendizaje de los niños. El Marco de los Resultados del Niño en Head Start proporciona una serie integral de metas sobre el aprendizaje y el desarrollo basados en las investigaciones. Por consiguiente, los administradores, directores de educación, los asesores-mentores de la alfabetización temprana (ELMC), las maestras, y sus ayudantes, los visitantes domiciliarios, las maestras del cuidado infantil familiar y los padres de Head Start proyectan experiencias de aprendizaje que aumentan en complejidad teniendo presente esas metas. También evalúan el progreso de los niños hacia los resultados y adaptan las experiencias didácticas y de aprendizaje cuando los niños no están avanzando. El Marco de los Resultados del Niño ofrece una estructura para armonizar el currículo, las evaluaciones y la enseñanza.

     Con demasiada frecuencia, dentro del entorno de la primera infancia, las experiencias de aprendizaje no se proyectan dentro de un currículo integral. Sin una planificación basada en el currículo, incluso todas las experiencias interesantes o apropiadas probablemente no asciendan a un total significativo. Los directores de educación en Head Start deben, ahora más que antes, comunicar a las maestras la importancia del contenido y la secuencia dentro del programa pedagógico. Los estudios muestran que los niños normalmente necesitan centrar su atención sobre una nueva idea o habilidad hasta cierto punto para poder comprenderlo y ponerlo en práctica (Bowman, Donovan & Burns 2001). Familiarizar al personal con el contenido y los procesos clave de cada Dominio y cómo una cosa se edifica sobre la otra, es una labor grande y crucial.

     Por tanto, las maestras deben esmerarse por la planificación, evaluación, el seguimiento, formando el currículo de forma que los niños aprendan eficazmente. Los administradores de educación deben apoyar activamente la labor de los equipos docentes ofreciendo dirección y asegurando que estos obtengan una formación profesional de alta calidad. Los asesores-mentores contribuyen a los resultados del niño dando ejemplo y enseñando conductas al personal docente, así como desafiándolos a elevarse intelectualmente presentándoles lecturas e ideas nuevas. El personal docente también necesita recursos para su currículo y adiestramiento para aprovecharlos lo más posible.

2. PLANIFICAR BIEN Y CON DETERMINACIÓN LA INTERACCIÓN CON LOS NIÑOS Y CREAR EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE PARA LOGRAR LOS RESULTADOS DESEADOS EN LOS NIÑOS.
En todo lo que las maestras proyectan y hacen dentro del programa pedagógico de Head Start, deben de hacerlo con determinación. Es decir, tienen que trabajar teniendo presente los resultados de los niños y buscar a conscientemente toda oportunidad que permita a los niños alcanzar esos resultados, mediante las experiencias de aprendizaje que proyectan, el modo en que se relacionan con los niños y la forma en que crean y modifican con regularidad su entorno.

     Hay cosas que son todavía importantes como el tiempo en grupo, la participación activa en los centros de aprendizaje y en el juego, las comidas y las meriendas, los juegos al aire libre y la lectura de cuentos. Pero, ahora más que antes, las maestras tienen que planear con esmero las oportunidades de aprendizaje durante esas actividades y en dichos lugares, usando los resultados del niño como una guía para proyectar y enseñar todo el currículo. Por ejemplo, los educadores de la primera infancia siempre han sabido acerca del valor de leer y cantar con los niños y los beneficios del juego de dramatización. Ahora se conoce más acerca de las estrategias concretas para que dichas experiencias sean todavía más valiosas y productivas con el fin de lograr metas concretas para los niños.

     Para promover la lectoescritura y el lenguaje, por ejemplo, las maestras tienen que usar de forma consciente las estrategias probadas en actividades familiares, como contar cuentos, cantar juntos y el juego de dramatización (como los que se describen en los Dominios 1 y 2 de esta Guía). También colocan accesorios relacionados con la lectoescritura en los lugares de juego. Escogen canciones y juegos que amplían la conciencia fonológica de los niños. Hacen preguntas y comentarios para centrar la atención de estos a lo que se desea que aprendan. Asimismo trabajan en grupos pequeños de niños para que cada cual pueda participar plenamente en la experiencia de aprendizaje. Mediante estas ideas, las maestras de Head Start fomentan el progreso de los niños en todos los Dominios.

3. PRESTAR ATENCIÓN A LO QUE LOS NIÑOS NECESITAN SABER Y SABER HACER PARA TENER ÉXITO EN LA ESCUELA.
Siempre ha sido fundamental para Head Start reconocer que las experiencias tempranas determinan la probabilidad del éxito en la escuela y más allá de ella. Ahora, un número creciente de estudios de investigación explica más detalladamente las clases de experiencias que se necesitan para lograr estos resultados importantes. La salud infantil, la competencia social y la conciencia de su capacidad de rendir bien sigue siendo tan indispensable como siempre. Algunas de las áreas de más enfoque son: competencia en el vocabulario e idioma, conocimientos y habilidades de lectoescritura y conceptos clave en matemáticas y ciencias.

4. OCUPAR A LOS NIÑOS CON REGULARIDAD CON EXPERIENCIAS DE GRUPOS PEQUEÑOS DIRIGIDOS A PROMOVER PROCESOS RACIONALES Y APRENDIZAJE DE CONCEPTOS.
Día a día, de semana en semana, los equipos docentes deberían pensar sobre las ideas clave que pueden presentar e investigar con los niños. Puesto que los grupos pequeños son un modo tan adecuado para centrar la atención de los niños en una idea particular, dichos grupos deberían usarse con más frecuencia en los salones de Head Start. Los arreglos logísticos pueden parecer una tarea abrumadora con sólo dos adultos por salón, pero hay varias estrategias para que sea más práctico trabajar en grupos pequeños (véase Experiencias de aprendizaje en grupos pequeños en la vida real).

Cuando el equipo docente trabaja con los niños en grupos pequeños se aumentan las oportunidades de observar y ocupar activamente a cada niño. Con un grupo pequeño, la maestra puede apoyar mejor el nivel de cada niño y darle los desafíos que se ajustan a sus necesidades particulares. Ella puede darles pistas, hacer preguntas de seguimiento y darse cuenta de lo que cada niño puede hacer y en lo que le es difícil. Los grupos pequeños hacen posible que cada niño participe más a menudo y, por tanto, eliminar las largas esperas de su turno. Otra ventaja de los grupos pequeños es un intercambio verbal mayor, tan vital para los niños de Head Start.

5. REFLEXIONAR SOBRE LA FUNCIÓN DE LA MAESTRA.
El equipo docente de Head Start tiene que pensar sobre lo que hace correctamente y lo que puede hacer aún mejor, para ayudar a que los niños logren resultados positivos y se preparen para la escuela. Los siguientes cuadros ponen de relieve lo que hay que recalcar para que las maestras A) creen el ambiente, B) usen rutinas, C) proyecten actividades enfocadas, D) apoyen y amplíen el juego y E) integren todos los Dominios en todo el currículo. Cuando el equipo docente reexamina aspectos de sus prácticas de enseñanza, promueve su propia formación profesional y el desarrollo y aprendizaje de los niños en Head Start.


¿Hay experiencias para aprender en grupos pequeños en el mundo real?
CUATRO IDEAS QUE FUNCIONAN

El equipo docente del salón en Head Start—la maestra y su ayudante--tienen de 16 a 18 niños a su cargo, por tanto, ¿cómo se las arreglan para llevar a cabo experiencias de aprendizaje centradas, con grupos pequeños o en su labor con niños individualmente? Hay cuatro formas de hacerlo y los equipos docentes de Head Start pueden idear otras.

1. Planear una experiencia de aprendizaje enfocada para que los niños vengan a ellos en grupos durante el tiempo de juego/elección libre.
Algo bastante común en los salones de la primera infancia es que las maestras planean una experiencia concreta de aprendizaje para que los niños los visiten durante el tiempo de elección libre. Para aumentar el valor de dichas experiencias, las maestras deben pensar bien en el enfoque de cada actividad y la secuencia de las experiencias que tienen lugar a largo plazo. Los niños pueden venir al grupo pequeño si hay espacio (por ejemplo, no más de tres niños a la vez), o la maestra puede invitar al grupo de niños llamándoles.

2. Dividir el grupo para posibilitar más las experiencias de aprendizaje en el grupo pequeño.
Un adulto lleva a la mitad de los niños, digamos que a ocho, al salón de la música o al patio de juego, y el otro adulto se queda con los demás niños en el salón. Mientras cuatro de estos construyen en el área de bloques o dibujan en el área de arte, la maestra trabaja con los otro cuatro niños con una experiencia de enfoque por unos 15 minutos. Los dos grupos se alternan, y la maestra trabaja con los otros cuatro niños. Entonces los niños del salón salen y los otros entran, y se continúa el ciclo.

3. Duplicar el valor del tiempo con voluntarios en el salón.
Tener a otro adulto en el salón marca una gran diferencia. Una maestra puede hacer trabajo enfocado con grupos pequeños mientras que el otro adulto puede trabajar con los otros niños. En algunos programas de Head Start, los padres, abuelos, estudiantes universitarios o niños mayores vienen con regularidad a leer con los niños. Durante ese tiempo, una o ambas maestros pueden realizar experiencias de aprendizaje en grupos pequeños.

4. Usar diversos momentos en el horario de los niños para hacer grupos pequeños y otras experiencias de aprendizaje.
Durante el desayuno o el almuerzo, quizás varias veces en la semana, colocar cuatro tarjetas con el nombre de cuatro niños en una mesa especial con la maestra. “Sentarse a la mesa de la maestra” es un privilegio que se anticipa con mucha ilusión. Además de conversar amablemente con los niños, la maestra puede incorporar una experiencia de aprendizaje en el área de enfoque, quizás una idea relacionada con un patrón, o una correspondencia uno a uno u observación y discusión de lo que ocurre cuando el jugo se vierte de una jarra estrecha y alta a otra que es bajita y ancha.

     Incluso el recorrido en autobús de ida o vuelta a Head Start puede ser una experiencia de aprendizaje. Un conductor de autobús de Head Start paraba el vehículo a intervalos, para permitirle a los niños, con la orientación del ayudante, tomar fotos con una cámara que aprendieron a usar en el salón. El día siguiente, los niños de ese autobús contaron a sus compañeros lo que habían visto, pasando las fotos a todos para mostrar el aspecto de lo que vieron. Entonces colaboraron juntos para hacer un libro titulado “Nuestro recorrido a la escuela”.


A. CREAR EL AMBIENTE
para que los niños estén a gusto, ocupados y aprendiendo constantemente en todos los Dominios. El equipo docente agregará algunas actividades importantes dentro de un entorno educativo y un currículo que ha sido proyectado con esmero, dentro de las mismas áreas y con materiales muy parecidos a los que se usan actualmente en Head Start.

SISTEMÁTICAMENTE...
Planificar con esmero el entorno, haciendo normalmente los arreglos y abastecer un número de centros con materiales para las siguientes actividades: construcción con bloques, juegos de dramatización, lectura y otras actividades. Los niños encuentran el lugar interesante y se sienten a gusto; refleja los distintos niveles de desarrollo y los diferentes antecedentes culturales, lingüísticos y familiares. Las maestras cambian los materiales con regularidad para reforzar el desarrollo y aprendizaje óptimo de los niños.

HACER MÁS...
Realzar todas las áreas con materiales que promuevan el aprendizaje y el desarrollo en Dominios como la alfabetización, ciencias y matemáticas, por ejemplo, ofrecer accesorios relacionados con la lectoescritura en áreas de los bloques o en las del juego de dramatización.

Hacer cambios sustanciales a los materiales durante los días y semanas para dar más interés a los temas y habilidades del currículo y apoyarlos.


B. USAR RUTINAS COTIDIANAS
como para las meriendas y las comidas, cuando se recoge y en otras transiciones, durante las actividades cotidianas en círculo (contar cuentos, cantar, hablar de experiencias compartidas) para avanzar los resultados en todos los Dominios.
Las rutinas siguen siendo una parte importante en el horario de Head Start.


SISTEMÁTICAMENTE...
Proyectar rutinas eficaces que apoyan a los niños y se realizan de forma constante para que los niños se sientan a gusto sabiendo lo que esperar y suficientemente flexibles para adaptarse a las metas cotidianas y cualquier oportunidad inesperada que se presente para aprender.

HACER MÁS...
Incorporando todas las áreas del currículo en las rutinas, desde del desarrollo físico y social a las matemáticas y la lectoescritura.

Adaptando las rutinas para reconocer y construir sobre la base de las diferencias particulares de los niños en cuanto a sus experiencias y desarrollo.


C. PROYECTAR ACTIVIDADES DE ENFOQUE
que ocupen a los niños, a menudo en grupos pequeños, en experiencias de aprendizaje dirigidas por la maestra que suponga un desafío para los niños y que así aumenten sus habilidades y entendimiento.
Muchos programas Head Start no han fomentado las actividades en grupos pequeños, dirigidas por la maestra, en las que el adulto trabaja con los niños y se centra en un concepto particular. Tal enseñanza, junto con la amplia oportunidad para el juego y las investigaciones iniciadas por los mismos niños, realza el aprendizaje.


SISTEMÁTICAMENTE...
Interactuar informalmente con los niños para alentar su pensamiento y aprendizaje. Ocupar a los niños en grupos pequeños para hacer actividades tales como los juegos, en los que los participantes aprenden y practican ciertos conceptos y destrezas.

HACER MÁS...
Las experiencias de aprendizaje que tienen lugar en grupos pequeños y se centran en conocimientos y entendimiento a fondo (estos se pueden crear o elegir y adaptar del currículo del programa y otros recursos de enseñanza).

Usando la gama completa de estrategias de enseñanza a partir de la instrucción directa hasta las preguntas abiertas para realzar el pensamiento y el aprendizaje de cada niño, eligiendo las estrategias más adecuadas para cada meta y para la individualización.





D. APOYAR Y EXTENDER LOS JUEGOS
como un vehículo poderoso para el aprendizaje y desarrollo de los niños en todos los Dominios. Durante los juegos de los niños, las maestras toman un rol activo en observar, apoyar, dar ejemplo e interactuar, para aumentar las destrezas de juego de los niños y optimizar las ventajas que se obtienen del mismo.


SISTEMÁTICAMENTE...
Programar períodos sin interrupción para ayudar a los niños a meterse a fondo en el juego. Arregle y abastezca el salón para ofrecer espacios y materiales que correspondan a las diversas clases de juego. Facilite materiales que reflejen una gama de culturas, incluyendo las de los niños del grupo.

HACER MÁS...
La participación estratégica de la maestra y su ayudante para presentar nuevas posibilidades y permitir llevar más adelante el juego.

Dar ejemplo, “hacer un andamio” con el juego de dramatización o con los bloques para los niños con competencia limitada para jugar (“Supongamos que esto es un martillo y que estamos reparando la valla”).

Realzar todas las áreas de juego con accesorios que promuevan el aprendizaje en materia de lectoescritura, matemáticas, ciencias y otros Dominios (letreros con logotipos y otra escritura impresa en el área de los bloques).





E. INTEGRAR TODOS LOS DOMINIOS EN TODO EL CURRÍCULO
El Marco de los Resultados del Niño es una guía que muestra los conocimientos y destrezas que son las más importantes para integrarse en cada Dominio. Ahora, los directores de educación y los maestros tienen un resumen a grandes rasgos que claramente expone las ideas principales y el conocimiento fundamental, así como las destrezas para abrirse paso en el currículo. Ellos escogen, adaptan y desarrollan el currículo y las estrategias de enseñanza para ayudar a los niños a lograr estos resultados.


SISTEMÁTICAMENTE...
El currículo está integrado dentro de los Dominios de aprendizaje. Los niños aprenden mediante la participación activa en proyectos, centros de aprendizaje, juegos y otras actividades que les interesa. Por ejemplo, cuando construyen y operan una tienda o cuando cuidan un acuario, los niños desarrollan y representan sus planes, conversan lo que hacen, negocian y cooperan con los demás, clasifican, comparan, miden, cuentan y resuelven problemas.

HACER MÁS...
Realzando el aprendizaje durante el día, con la intención de extender las ideas de los niños, ocupándolos en conversaciones y desafiando sus pensamientos.
Experiencias en grupos pequeños con enfoque en los resultados clave, junto con la enseñanza con propósito, por todo el ambiente y durante todo el día, para que los niños construyan y practiquen estas ideas y habilidades.



Flecha para arriba

Tener una visión global de Head Start. Guía de los resultados positivos del Niño para los que dirigen Head Start. HHS/ACF/ACYF/HSB. 2003. Español.

Last Reviewed: November 2008

Last Updated: October 1, 2013