Cuando los abuelos crían a sus nietos: Un llamado a la acción
 

En la última década, han aumentado los casos de los niños criados por sus abuelos. Aunque este informe se centra en una región específica de Estados Unidos, es importante elevar la conciencia de todo el personal de Head Start que trabaja con las familias. El informe abordó algunos de los efectos de dicho cuidado en los abuelos, así como en los nietos; las necesidades que son importantes para apoyar a los abuelos cuidadores y sus nietos; e información sobre los recursos que existen a su disposición.




Grandparents Raising Grandchildren: A Call to Action report cover


INTRODUCCIÓN La Administration for Children and Families (ACF), en asociación con la Administration on Aging (AoA) en la Región IV ha demostrado su compromiso para apoyar a las familias vulnerables, asumiendo su liderazgo para establecer una red de servicios para los abuelos que crían a sus nietos. Comenzando en 2002, las ofi cinas de ACF y AoA en el sudeste colaboraron con agencias locales de asistencia pública, de servicio a la comunidad y académicas de Georgia para formar un consorcio de proveedores con el fi n de: identifi car las necesidades de las familias encabezadas por abuelos y para desarrollar y ejecutar un plan de entrega de servicios que aborde sus necesidades. Este consorcio sirve de modelo para otras localidades que deseen diseñar y ejecutar servicios basados en la comunidad para las familias intergeneracionales.

Las agencias participantes incluyen DHHS/Offi ce on Women’s Health, Georgia Council on Aging, Atlanta Regional Commission, Georgia Department of Human Resources, the Georgia Division on Aging, y Georgia State University (Véase el Apéndice, donde hay una lista completa de las agencias participantes). Durante un período de tres años (2002-2005) se convocaron varias reuniones y grupos de planifi cación que juntaron a proveedores y administradores, así como a abuelos del área metropolitana de Atlanta, para tratar sus preocupaciones y necesidades y empezar a planear un método donde se planteen sus asuntos de modo cooperativo.

Estas gestiones produjeron los siguientes resultados: (1) patrocinio conjunto de la Cumbre sobre abuelos minoritarios que crían a sus nietos – Cuidando a otros: Un acto de malabarismo (2003) un evento para la diseminación de información y recursos para los cuidadores, proveedores de servicios y administradores de los programas; (2) la creación de directorios de recursos para ayudar a que los abuelos encuentren servicios en sus comunidades locales, tales como asistencia económica, orientación legal, guarderías, servicios de recreación y servicios especializados para los niños con discapacidades; y (3) el establecimiento del Centro de recursos Clayton Kinship Care Resource Center, un servicio local que brinda asistencia directa y se remite a los abuelos que crían a sus nietos. Los servicios que se ofrecen en dicho centro incluyen reuniones de apoyo mensuales para los abuelos, una guardería infantil, administración de casos, asistencia material, actividades en grupos para padres/hijos y transporte a las actividades del centro.

Como resultado de las gestiones dirigidas por ACF, hay comunicaciones continuas y relaciones de trabajo con agencias estatales y locales de Georgia, las cuales han tenido mucho éxito y demuestran los efectos prometedores de emprender una red de colaboración. Pero hace falta afanarse más en esta área. Por lo general, los servicios, a nivel local, que existen para los hogares encabezados por los abuelos, siguen siendo limitados, fragmentados, sin coordinación o simplemente no disponibles a muchos de ellos, especialmente a las familias que residen en comunidades aisladas (Generations United, 2002). Como consecuencia de ello, el enfoque del presente artículo es describir la frecuencia en que son los abuelos los que crían a sus nietos en la Región IV, ilustrar las gestiones de colaboración entre las agencias federales, estatales y locales de la comunidad de Atlanta que sirven de modelo para otras localidades y sugerir opciones federales para seguir desarrollando, en base de los éxitos anteriores, y abordar los desafíos actuales y futuros para dichas familias de la región.

Recuadro 1

Administration for Children and Families, Región IV

La Región IV es una de diez Oficinas Regionales de ACF nacionales y se encarga de ocho estados del sudeste del país:

  • Alabama
  • Florida
  • Georgia
  • Kentucky
  • Mississippi
  • North Carolina
  • South Carolina
  • Tennessee

     

Subir 

ANTECEDENTES
Cuando los padres no pueden criar a sus hijos, a menudo son los abuelos los que se responsabilizan de ello. Muchos asumen este rol para “mantener unida a la familia”, y evitar que sus nietos crezcan en el sistema de cuidado adoptivo. En la mayoría de casos, los abuelos no habían anticipado la necesidad de criar a sus nietos y están poco preparados para cuidar a uno o más niños. A diferencia de los padres adoptivos temporales, a muchos abuelos que asumen informalmente la responsabilidad de cuidar a sus nietos no se les ha ofrecido ninguna capacitación para criar a niños traumatizados y reciben asistencia económica limitada para satisfacer las necesidades básicas de sus nietos. A pesar de estos retos, muchos se hacen cargo de este rol de crianza con valentía, pero los abuelos pueden ser pobres económicamente y tener poca experiencia con los trámites del sistema burocrático por el que se reciben servicios especializados. En última instancia, los nietos corren el riesgo de no recibir los apoyos idóneos para su crecimiento y desarrollo positivo.

El número de abuelos que son los cuidadores principales de sus nietos ha aumentado a nivel nacional en los últimos veinte años, pero el fenómeno es más común en la región sureña del país. Según la encuesta de comunidades estadounidenses de 2005, se estima que hay 5.7 millones de abuelos que residen con sus nietos en su hogar; 2.4 millones de abuelos co-residentes son los cuidadores principales de sus nietos, lo cual representa 42% de todos los abuelos que residen con sus nietos (U.S. Census Bureau, 2006). Las abuelas constituyen la mayor proporción (63%) de estos cuidadores y las familias afroamericanas representan la mayoría (52%) de todos los abuelos que cuidan a sus nietos (U.S. Census Bureau, 2006). La región sureña de la nación tiene el mayor porcentaje (47.2%) de los abuelos que cuidan a sus nietos; la proporción de estos que viven en la pobreza es también es la más alta en el sur (23%). (Véase el mapa de la página 13).

Subir 

ABUELOS CUIDADORES EN LA REGIÓN IV
Dentro de la Región IV hay un promedio de 28% de abuelos cuidadores que tienen más de 60 años y unos 30% viven en la pobreza y por lo menos 32% han cuidado a sus nietos 5 o más años. (U.S. Census Bureau, 2006). El cuadro I presenta la distribución de abuelos co-residentes y sus nietos en la Región IV. Más de 636,500 nietos –13% de todos los niños, a nivel nacional, que residen en hogares encabezados por los abuelos en la región del sur –están siendo criados por sus abuelos.

Cuadro I: Distribución de abuelos y nietos co-residentes en la Región IV – 2005
Región IV Estados Número de abuelos que viven con los nietos Número de abuelos responsables por nietos coresidentes Porcentaje de abuelos co-residentes responsables por nietos Número de nietos que viven con los abuelos Número de nietos bajo la responsabilidad de los abuelos Porcentaje de nietos bajo la responsabilidad de los abuelos
Alabama
111,975
65,719
58.6
105,820
67,708
63.9
Florida
357,729
154,029
43.0
289,610
167,162
57.7
Georgia
193,219
93,189
48.2
170,454
104,355
61.2
Kentucky
82,199
44,172
53.7
67,394
39,726
58.9
Mississippi
89,412
53,564
59.9
86,045
58,699
68.2
N. Carolina
165,345
82,149
49.7
146,875
84,232
57.3
S. Carolina
90,978
47,657
52.4
85,359
51,724
60.6
Tennessee
124,366
68,381
54.9
103,458
62,902
60.7

5.7 millones
2.4 millones
42.1
4.6 millones
2.5 millones
54.3
Fuentes: U.S. Census Bureau, 2005 American Community Survey, Cuadro S1001 – Características de los nietos; Cuadro S1002 – Características de los abuelos.

Basado en los cálculos de la población de 2004, según la encuesta de la comunidad estadounidense, se espera un crecimiento importante en el número de abuelos cuidadores en la región, especialmente en Georgia, Tennessee y North Carolina, donde los cálculos oscilan entre 7% y 15% más altos que en 2000 (U.S. Census Bureau, 2004a). Por lo tanto, la Región IV actualmente tiene la mayor densidad de familias encabezadas por abuelos de EE.UU; la mayoría de estos son pobres y de edad avanzada. Se anticipa que el aumento de abuelos cuidadores continuará en un futuro cercano, justifi cando la necesidad de contar con sistemas más sólidos de entrega de servicios que satisfagan las necesidades de tanto los abuelos como de sus nietos.

Las razones por las que los abuelos están criando a sus nietos en la región son similares a los de otras familias encabezadas por abuelos a nivel nacional. La colocación de los niños con sus abuelos puede suceder abruptamente o después de un período largo y difícil con los padres biológicos. Hay muchas razones y, a menudo relacionadas entre sí, por las que los niños son criados por sus abuelos. Éstas incluyen abuso de sustancias por parte de los padres, maltrato y negligencia infantil, trastornos psiquiátricos de los padres, el encarcelamiento de estos y homicidios a consecuencia de eventos de violencia doméstica. (Dowdell, 1995; Kelley, 1993; Kelley, Yorker, Whitley, & Sipe, 2001).

La incidencia creciente de la adicción a la metanfetamina, mayormente en las comunidades rurales, está impactando a los abuelos cuidadores de todo el país. En 2004, la Drug Enforcement Administration (Agencia anti-drogas) registró un total de 17, 170 incidentes con metanfetamina, incluyendo la incautación de laboratorios de fabricación, equipo y lugares de descargo; 20.8% de estos ocurrieron en la región del sudeste, la mayoría de incidentes teniendo lugar en Tennessee (1,327) (Drug Enforcement Administration, 2005). En respuesta a este fenómeno nacional, el estado de Georgia promulgó una ley estatal por la que es un delito grave fabricar metanfetamina en presencia de los niños (Perdue, 2006). Se están considerando leyes similares en otros estados. A consecuencia de ello, las autoridades estatales de Georgia están retirando a los niños de hogares donde existen laboratorios de metanfetamina y poniéndolos a cargo de sus abuelos.

Para las familias de color, VIH/SIDA es otra cuestión emergente que contribuye a los números crecientes de hogares encabezados por los abuelos (CDC, 2003). Según los estudios llevados a cabo en 2004 por la Henry J. Kaiser Family Foundation (2005), las minorías raciales y étnicas representan el 72% de los nuevos casos de SIDA y 65% de todas las personas que viven con esa enfermedad. Y lo que es más, en el mismo período, la región del sur tenía la tasa mayor de casos de SIDA por 100,000 habitantes (18.7), en segundo lugar, después de la región del nordeste. Ciertamente, estos son indicadores que potencialmente impactan a los nietos y sus abuelos, requiriendo cooperación entre los trabajadores de salud pública, de protección de menores y de asistencia social.

ARREGLOS DE CUIDADOS POR PARIENTES Hay tres clases principales de colocaciones de los niños con parientes: cuidado por parientes mediante la custodia del estado, cuidado por parientes de modo voluntario y cuidado por parientes de modo informal o privado. Una gran mayoría de los niños que se encuentran bajo cuidado de parientes tienen un cuidado informal. Según el Urban Institute (2003), más de 1.7 millones de nietos en EE.UU viven con parientes que los cuidan. (mayormente, los abuelos) en arreglos informales, es decir, los parientes tomaron la decisión, de modo privado, sobre los arreglos de la vivienda del niño. Otros 400,000 niños viven con parientes y 140,000 bajo cuidado voluntario con parientes (Urban Institute, 2003). (Véanse las defi niciones de arreglos con parientes del Recuadro 2).

En la Región IV, ya en 2003, había 84,200 niños en colocaciones fuera del hogar; 25% de estos niños vivían con parientes en colocaciones con parientes (Child Welfare League of America, 2006). Aunque hay una mayor preferencia entre las agencias de protección de menores de usar arreglos de cuidado por parientes en lugar de no parientes, a los primeros, se les ofrecen menos servicios y apoyos en comparación con los cuidadores que no son parientes. Según varios estudios (Chipungu et al., 1998; Barth et al., 1994; Berrick, Barth, and Needell,1994), los cuidadores que son parientes solicitan menos servicios, se les ofrecen menos servicios y, por tanto, reciben menos servicios que los cuidadores que no son parientes.

En algunos casos se debe a que los asistentes sociales familiares asumen que los cuidadores que son parientes conocen al niño y le cuidan lo sufi ciente y que, por lo tanto, no es necesaria la ayuda de la agencia. Aun cuando un pariente cuidador quiera un servicio concreto de una agencia, a menudo, ese servicio está sólo a disposición de los cuidadores que no son parientes (Jantz, Geen, et al., 2002). Así que hay una falacia general que, como un pariente cuidador tiene una relación consanguínea con el niño, los servicios y apoyos de la agencia no son una prioridad para estas familias. Por consiguiente, puede que los niños no reciban los benefi cios ni servicios que necesitan para mejorar su desarrollo y los abuelos se frustran y angustian porque no cuentan con la ayuda necesaria para apoyar el funcionamiento positivo de la familia.

Recuadro 2

Arreglos de colocaciones con parientes

A continuación, se pueden ver las definiciones de los distintos arreglos:

Cuidado adoptivo con parientes mediante la custodia del estado: Se les coloca a los niños bajo custodia legal del estado y una agencia de protección de menores (como representante del estado) coloca al niño junto a un pariente, por ejemplo, uno de los abuelos.

Cuidado con parientes de modo voluntario: El estado no tiene custodia legal del niño, pero la agencia de protección de menores puede involucrarse colocando al niño con un pariente, algunas veces con apoyo para estabilizar las situaciones familiares que benefician al niño.

Cuidado informal/privado con parientes: Las decisiones sobre dónde reside un niño las toman los parientes; no hay una implicación formal por parte de los servicios de protección de menores, ni de los tribunales, aunque uno o el otro puede involucrarse después que el niño haya comenzado a vivir con un pariente.

EFECTOS DE LOS CUIDADOS EN LOS ABUELOS Han surgido evidencias que indican que los abuelos que crían a los nietos son afectados negativamente por sus responsabilidades como cuidadores. Por toda la nación, inclusive la Región IV, las condiciones que reportan los abuelos tras hacerse cargo del rol de padres, centra la atención a importantes áreas de necesidad que requieren servicios designados y consideraciones con respecto a las políticas.

Necesidades económicas – Una necesidad primordial de los abuelos que tienen custodia es el acceso a recursos económicos estables y sufi cientes. Según el Urban Institute (2003), 54% de todos los nietos del país son criados por sus abuelos, cuyos ingresos son inferiores por un 200 por ciento del umbral federal de pobreza. Muchos abuelos han acumulado algunos bienes fi nancieros por haber trabajado muchos años, pero ahora viven con ingresos fi jos. Al criar a uno o más niños en sus hogares estira sus fondos de jubilación hasta el punto que no pueden satisfacerse las necesidades básicas de todos los miembros de la familia. Aunque muchos abuelos son elegibles para recibir benefi cios de asistencia social (TANF, SSI), algunos vacilan en solicitarlos por las experiencias negativas que pudieron tener con el sistema de asistencia pública. Para otros, cuyos valores sobre la autosufi ciencia y guardar privados los asuntos familiares están tan arraigados que no consideran una opción viable buscar los benefi cios de asistencia pública. Los bienes de algunas familias pueden colocarlos justo por encima del umbral de pobreza para recibir benefi cios públicos. Muchos abuelos simplemente no saben con qué recursos pueden contar y cómo acceder a ellos. Como resultado de ello, los costos económicos asociados con la alimentación, ropa y costos de salud para sus nietos se convierten en una carga privada.

Vivienda – Una mayoría (77%) de los abuelos cuidadores de la Región IV son propietarios de sus casas y no inquilinos (U.S. Census Bureau, 2004b). Aunque esto se considera un bien fi nanciero, se debe considerar la condición estructural de la casa, el número de personas que la habita y la capacidad de pagar todos los costos asociados con esta propiedad (p.ej., servicios públicos, reparaciones, impuestos locales). La condición estructural de los hogares de algunas familias de bajos ingresos puede no ser adecuado para la residencia de varios niños. Algunas personas mayores reducen el tamaño de sus hogares cuando se jubilan, pero cuando cuidan a uno o más nietos, se puede abarrotar su vivienda (Macomber & Geen, 2002). La mayoría de los abuelos no pueden costear añadir más espacio a sus actuales viviendas. En última instancia, las condiciones abarrotadas afectan a todos los miembros de la familia y contribuyen a un aumento en el estrés mental y la tensión en el hogar.

En algunos casos, los abuelos cuidadores que residen en residencias para personas de la tercera edad están obligados a trasladarse a otra residencia porque se prohíbe a los niños vivir en dichas residencias. Esto puede ser una tarea cara o casi imposible para las familias de bajos ingresos que procuran encontrar una residencia basada en las tasas de vivienda actuales, porque el acceso a las viviendas públicas es sumamente limitado.

Inseguridad en alimentación – Proporcionar alimentos adecuados para la familia es una fuente de preocupación para los abuelos de bajos ingresos cuando vienen a vivir con ellos sus nietos. Según un informe de Macomber & Geen (2002) basado en la encuesta de 1999 National Survey of American Families (NSAF), 48% of 770 nietos que viven con abuelos cuidadores experimentan cierto nivel de inseguridad en la alimentación (es decir, insufi cientes alimentos que duran un mes entero en el hogar o algunos adultos que comen pequeñas porciones o se saltan comidas para poder alimentar a todos). Como se mencionó anteriormente, muchos abuelos son reticentes en usar programas de asistencia pública, inclusive los cupones de alimentos. Según el mismo estudio de NSAF, menos de la mitad (43%) de los nietos que viven con familias encabezadas por abuelos reciben cupones de alimentos (2002). Aunque hay una clara necesidad de asistencia para los alimentos, debe hacerse una prioridad el que se desarrollen estrategias para comunicar a los abuelos los benefi cios de acceder a los recursos públicos de alimentación.

Estrés mental – Cuando los abuelos asumen el rol de cuidadores principales para sus nietos, esto puede dejarles estragos emocionales. Muchos abuelos tienen sentimientos contradictorios sobre la crianza de sus nietos. A menudo describen la alegría de vivir con sus nietos (Burton, 1992). Para algunos abuelos, cuidar a sus nietos les brinda un propósito en la vida; otros abuelos pueden considerarlo como una segunda oportunidad de criar a un niño. Aunque algunos abuelos disfrutan teniendo a sus nietos en su hogar, algunos también están enojados con sus hijos, quienes causaron el que ahora tengan que criar niños de nuevo, con todo lo que eso implica. En un estudio de abuelos cuidadores que viven en la región del sudeste, Kelley, et al., (2000) halló que la falta de recursos económicos, mala salud física y, en menor grado, la falta de apoyos sociales, predijeron mayores niveles de angustia psicológica. El nivel de estrés puede agudizarse cuando los nietos tienen problemas médicos o de desarrollo que requieren apoyos extensos, pero los abuelos no están seguros de cómo acceder a los servicios que estos necesitan.

Otros estudios observaron que la mayoría de los abuelos (55%) están criando a sus nietos solos, sin ayuda de una pareja; puede ocurrir el aislamiento de los amigos y parientes como consecuencia de las responsabilidades del cuidado de sus nietos, lo cual les ofrece pocas oportunidades sociales (Jendrek, 1994; Ehrle, 2001). Cuando los abuelos cuidan a sus nietos por causa del SIDA o abuso de drogas, esto puede causar su aislamiento porque se avergüenzan en reconocer públicamente estas cuestiones, lo cual los aísla más de las necesarias redes sociales (Roe and Minkler, 1999). En un estudio nacional sobre las necesidades de los niños bajo el cuidado de sus abuelos (Scarcella, et al., 2003), casi un tercio de los nietos eran criados por abuelos que experimentaban mala salud mental y 23% vivían con un/a “cuidador/a muy irritado/a” (p.4). El nivel de tensión mental asociado con la crianza de nietos es notable, sugiriendo que son necesarios los servicios de apoyo para la salud mental de los abuelos cuidadores.

Salud física – Otra consecuencia de criar a los nietos es el deterioro de la salud física del abuelo o abuela. En un estudio de 100 abuelos residentes en el sudeste, Whitley, Kelley y Sipe (2001) halló que 23% tenían diabetes, más de la mitad (54%) tenían la tensión alta, 22% el colesterol alto y 80% cumplían los criterios de obesidad. Generalmente, no se trata de que los abuelos no tengan acceso a atención de salud; el acceso a servicios médicos mediante el seguro de salud pública (Medicare y Medicaid) o de seguro privado es un recurso de muchos abuelos. Pero los abuelos que todavía no están jubilados y trabajan a tiempo parcial sin benefi cios médicos pueden tener un acceso muy limitado a los cuidados de salud, lo cual ocasiona que dependan de salas de emergencia o clínicas gratuitas basadas en la comunidad para el cuidado primario de su salud.

Para la mayoría de los abuelos cuidadores, utilizar los servicios de atención primaria de salud para sus propios cuidados es problemático dados los extensos compromisos de tiempo que conlleva la crianza de sus nietos. Minkler y Roe (1993) hallaron que el 38 por ciento de los abuelos cuidadores de su estudio comunicaron que su salud había empeorado desde que asumieron las responsabilidades de la crianza de sus nietos a tiempo completo. Pero, a pesar del deterioro de su salud física, la mitad de los cuidadores contaron que no acudieron a las citas médicas en el pasado año debido a sus responsabilidades y un tercio de ellos no había acudido al doctor en tres años o más.

Criar a un bebé o niño pequeño puede presentar mayor tensión física para algunos abuelos porque no pueden levantar ni cargar a sus nietos, participar en juegos o acompañarlos en salidas de la casa. Los investigadores han observado que los niños cuidados por los abuelos salen menos que los niños que viven con otros parientes (Scarcella, et al., 2003; Ehrle, & Moore, 1999). Además, también observaron que es más probable que los abuelos tengan difi cultades físicas para asistir a las actividades/reuniones escolares o las que tienen lugar después del horario escolar, o a las actividades recreativas los fi nes de semana, en comparación con otros cuidadores que son parientes y otros que no lo son.

En resumen, los estudios y sus conclusiones sugieren áreas concretas de preocupación que normalmente experimentan las familias encabezadas por los abuelos de la Región IV. La identifi cación de servicios de apoyo para abordar las necesidades de apoyo económico, de vivienda, salud, asistencia con la alimentación y estrés mental de los abuelos será esencial en el diseño de cualquier programa.

EFECTOS DEL CUIDADO EN LOS NIETOS Colocar a un niño con sus abuelos tiene efectos positivos tanto para él, como para toda la familia. Mantener a los niños con parientes permite que conserven vínculos con sus raíces familiares; normalmente, están cerca de otros parientes, como sus hermanos, lo cual les permite recibir apoyo familiar, que no está disponible o es poco frecuente con colocaciones con extraños (Chipungu, et al., 1998). Esto es importante para los niños que pueden experimentar ansiedad de separación y trastornos de apego después de vivir eventos traumáticos con sus padres. Pero hay pocos estudios que describan las distintas necesidades de los nietos que viven en hogares encabezados por abuelos o que exploren cómo se están desenvolviendo estos niños. Lo que sabe sobre estos niños se basa en gran medida sobre la información extrapolada de estudios generales sobre niños traumatizados, o se deriva de datos de salud o sociales sobre los abuelos cuidadores e inferencias sobre el impacto de dicho cuidado en el bienestar de los nietos (Scarcella, et al., 2003).

Nietos jóvenes – La incidencia de abuso de sustancias por las madres plantea preocupaciones sobre el estado del desarrollo de los nietos pequeños que están siendo criados por sus abuelos. Un estudio no publicado de Whitley, Kelley & Campos (2006) exploró el estado de desarrollo de 74 niños afroamericanos que son criados por sus abuelos en Georgia. Se evaluó a cincuenta y siete nietos, de 1 a 5 años, por un equipo de especialistas en desarrollo infantil.

Basado en los resultados de la evaluación, 40 (70.18%) nietos tenían discapacidades de desarrollo verifi cadas, incluyendo el síndrome alcohólico fetal (completo o parcial) (32.5%), retraso cognitivo (12.5%), retrasos de habilidades motoras gruesas, de comunicación y socio-emocional (7.5% respectivamente) y retraso de habilidades motoras fi nas (2.5%). La magnitud de las discapacidades que exhiben estos niños pequeños justifi ca que haya una evaluación inicial de intervención temprana y se les entreguen servicios evaluativos. Sin servicios de intervención temprana adecuados, el riesgo de fracaso académico y social entre estos niños es muy claro y ciertamente evitable.

Nietos adolescentes – Las experiencias traumáticas tempranas por los nietos adolescentes tienen distintos efectos en su desenvolvimiento social/emocional. El abuso físico, el descuido, el abuso sexual y el abandono por los padres biológicos son eventos comunes en su vida. Asimismo, muchos nietos han sido expuestos al homicidio, a violaciones, agresiones, robos y otros delitos asociados con padres y otros parientes que abusan de sustancias.(Jendrek, 1994; Minkler & Roe, 1993). Por consiguiente, estos jóvenes corren el riesgo de expresar emociones y conductas antisociales. Emociones como la ira y frustración, a consecuencia de los sentimientos de abandono, la confusión de los padres y el trastorno de apego pueden manifestarse en actividad sexual prematura, actividades de pandillas, uso de drogas, bajo rendimiento escolar y conducta violenta hacia los compañeros y/o parientes (McGuigan & Pratt, 2001; Herrenkohl, Guo, et al., 2001; Brendgen, Vitaro, et al., 2000).

Los estudios actuales sugieren que el estrés de los abuelos está relacionado a menudo con la conducta de los adolescentes que exhiben problemas de conducta, absentismo y problemas físicos y mentales (Robbins, et al., 2006). Las estimaciones derivadas de la encuesta de NSAF de 1999 sugieren que cerca del 10% de los nietos entre 6 y 17 años y viviendo con sus abuelos experimentan altos niveles de problemas de conducta o emocionales (Scarcella, et al., 2003). Los abuelos algunas veces no saben cómo relacionarse con sus nietos y disciplinarlos mejor, lo cual, a veces, intensifi ca los trastornos de apego existentes.

En un estudio de Peterman (2005) sobre abuelas que crían a nietos, se sugieren varios factores asociados con el apego negativo entre nietos adolescentes, como la falta de calor y acercamiento por parte de las abuelas, poca participación con sus nietos y poca supervisión o falta de ella. Como resultado de ello, estos nietos están en riesgo de mal desenvolvimiento social. Indudablemente, no todos los nietos exhiben comportamientos negativos cuando viven con sus abuelos, pero hay sufi cientes evidencias preocupantes que sugieren que una intervención especializada de salud mental para los nietos es un servicio vital para estas familias.

Por lo tanto, en resumen, se ha prestado muy poca atención a las necesidades de los nietos que viven con sus abuelos. Un número de investigadores y profesionales en protección de menores sugieren que lo efectos de desarrollo y socio-emocionales no abordados por los nietos puede elevar los riesgos de resultados negativos relacionados con la educación la interacción con los compañeros, contribuyendo al funcionamiento familiar negativo.

RECURSOS ACTUALES Un número creciente de agencias de la Región IV brinda servicios para los abuelos cuidadores y sus nietos. El sistema actual público y privado ofrece varios apoyos a cualquier familia necesitada y la mayoría de estos están a disposición de familias encabezadas por abuelos; Sin embargo, algunas veces éstas no están interrelacionadas y requieren que las personas negocien varios laberintos burocráticos antes de recibir benefi cios. Los cuidadores informales tienden a tener menor acceso a los servicios públicos porque sus nietos no están implicados en el sistema de protección de menores, aunque sus necesidades son tan críticas como las de cualquier familia en el sistema. Muchos servicios basados en la comunidad proporcionan información y se les remite a otros profesionales, o se les ofrece grupos de apoyo a los abuelos; algunos ofrecen servicios integrales que abordan los diversos asuntos interrelacionados que enfrentan los abuelos cuidadores.

Asistencia económica – Se disponen de benefi cios tradicionales de asistencia para satisfacer las necesidades básicas de las familias encabezadas por los abuelos. Generalmente, todas las familias encabezadas por abuelos pueden recibir TANF–subvenciones sólo para niños; cupones de alimentos, Medicaid, WIC y pagos de manutención infantil están disponibles conforme a ciertos criterios de elegibilidad. Sin embargo, los abuelos cuidadores no representan un grupo de mercado que es constantemente el objetivo de los administradores de asistencia pública. Por lo tanto, los abuelos no saben de cierto que también son elegibles para ciertos servicios y benefi cios.

Ehrle y Geen (2002) sugieren que los materiales de extensión sobre los benefi cios de asistencia pública son dirigidos a los “padres”, lo cual otros cuidadores pueden pasar por alto. El estigma de recibir benefi cios públicos es una barrera que las agencias de asistencia pública deben continuar abordando cuando diseñan estrategias de entrega de servicios, para facilitar el acceso a los abuelos cuidadores. Algo que puede facilitar mayor acceso a los programas de asistencia pública es ampliar las relaciones con diversos organismos y ofi cinas públicas (p.ej., vejez, Seguridad Social, sistemas escolares, organismos con base religiosa) para desarrollar métodos de extensión para las familias encabezadas por los abuelos.

Ya en 2004, existe la custodia estatal subvencionada en 35 estados y el Distrito de Columbia, incluyendo a Florida, Georgia, Kentucky y North Carolina en la región del sureste (Children’s Defense Fund, 2004). Cada programa ofrece apoyo económico continuo a los parientes cuidadores que aceptan la custodia legal permanente de los niños que son parientes, cuando no es posible o deseada la reunifi cación o la adopción. Generalmente, esta opción ofrece permanencia a los niños mayores, a grupos de hermanos y a niños que han pasado largos períodos de tiempo en el sistema de protección de menores. Pero entender este programa y acceder a él puede ser difícil para los abuelos cuidadores porque el programa se llama de distinta manera en diferentes estados y diferentes versiones en un mismo estado, con criterios de elegibilidad variados, así como distintas cantidades de subvenciones infantiles. Para los abuelos que tienen arreglos informales, este programa puede no ser una opción puesto que los niños deben estar bajo la custodia del estado en un momento dado (desde 6 meses a un año). Sólo seis estados ofrecen la custodia subvencionada a los cuidadores informales y ninguna está en la Región IV (Children’s Defense Fund, 2004). Los servicios de post-colocación no son disponibles de forma uniforme a los cuidadores de todos los estados, poniendo a los niños en riesgo de no recibir los servicios que necesitan, como por ejemplo: subvención para ropa, para artículos escolares y acceso a los campamentos de verano (Geen, 2003)

Otro posible recurso económico para los abuelos cuidadores es la Asistencia para la Adopción Título IV-E. Si los abuelos desean adoptar a sus nietos, y estos están bajo custodia estatal o conectados con una agencia de colocación, hay ayuda económica a la familia mediante el Título IV-E. Pero como se observa arriba, muchos abuelos están criando informalmente a sus nietos; no están metidos en el sistema de protección de menores. Estas familias no tienen fácil acceso a los pagos públicos, que son más generosos (comparados con TANF), lo cual sería una protección económica para satisfacer algunas de sus necesidades. Los estados no pueden usar los fondos del Título IV-E para las colocaciones con parientes fuera del sistema formal de cuidados adoptivos, y no pueden usarse para apoyar las custodias por parientes, excepto mediante un proceso de dispensa limitada (Generations United, 2004).

La pensión alimenticia es otra opción económica, abierta a los abuelos cuidadores. Hay servicios de ayuda para obtener órdenes de pensión alimenticia, ubicar a los padres que no tienen la custodia de los niños y redirigir los fondos existentes. Pero algunos abuelos pueden vacilar en buscar pensión alimenticia causado por posibles repercusiones negativas por parte de los padres que no tienen custodia de los niños. (Generations United, 2004).

Asistencia legal – Determinar la relación legal con sus nietos es un área vital en el que los abuelos necesitan ayuda. Muy a menudo, los abuelos no tienen una relación legal con sus nietos, en gran parte por la forma informal en que obtuvieron la responsabilidad por sus nietos y carecen de conocimientos sobre sus benefi cios (Yorker, et al., 1998). Algunos abuelos no comprenden las ventajas/desventajas de cada opción legal. Muchos prefi eren no establecer una relación legal porque esperan que los padres de sus nietos resumirán la responsabilidad por ellos. Otra preocupación es el costo de legalizar la relación, un punto económico que tiene menor prioridad que las necesidades inmediatas, tales como alimentar y vestir a sus nietos. (Véase el Recuadro 3 para las defi niciones de los arreglos legales.)

Recuadro 3

Definición de los arreglos de la custodia legal: Los derechos de los padres no se rescinden y los abuelos no son responsables económicamente de sus nietos; se permite a los abuelos inscribir a los niños en la escuela y recibir atención médica.

Custodia legal: Los abuelos solicitan la custodia si pueden probar que el padre o la madre es incompetente; los abuelos retienen la posesión física de los nietos.

Cuidados adoptivos con parientes: Los niños están bajo custodia del estado, pero los nietos residen en el hogar de parientes (inclusive los abuelos).

Cuidados adoptivos con no-parientes: Los niños están bajo la custodia del estado pero los nietos residen con personas no emparentadas con ellos.

Adopción: Los derechos de los padres han sido rescindidos; los abuelos asumen todas las responsabilidades legales y económicas de los niños.

Otras opciones disponibles en algunos estados:

Tutores de reserva: Los padres retienen la custodia, pero se nombra a un tutor de reserva para los niños en caso de que los padres fallezcan.

Tutores subvencionados: Se brinda apoyo económico a los niños que están bajo la custodia del estado; los cuidadores se convierten en tutores legales, reemplazando al estado.

Asistencia educativa – A menudo es frustrante para los abuelos encontrar servicios educativos para satisfacer las necesidades de sus nietos. Puede ser que sus expresiones de preocupación no sean atendidas puntualmente por las escuelas, o quizás los abuelos tengan difi cultades comunicando sus preocupaciones a los maestros o a la administración de la escuela. Muy a menudo, los abuelos no tienen más remedio que defender los derechos de sus nietos con pocos conocimientos o experiencia de las políticas educativas o de los sistemas escolares. Por ejemplo, muchos abuelos no conocen la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA), en relación con la evaluación del desarrollo infantil, los planes de servicios familiares individualizados (IFSP), los planes de educación individualizada (IEP), ni la planifi cación para las transiciones. Desconocer las políticas o servicios educativos puede ser una desventaja para cualquier padre de familia, pero esta falta de conocimiento presenta un reto importante para los abuelos, quienes pueden sentirse intimidados por los sistemas públicos.

Como resultado de ello, los nietos pueden no recibir los servicios que necesitan para tener éxito en la escuela, aumentando el riesgo de fracaso escolar y otras consecuencias sociales que pueden reducir los resultados positivos en su vida. Pero saber cómo acceder a la educación de la primera infancia (p.ej., Head Start/Early Head Start), o programas de educación especial es vital para cualquier cuidador/a de niños, especialmente los que tienen discapacidades. Ello sugiere que las redes de apoyo formal e informal que existen en las escuelas, los programas de la primera infancia, así como los sistemas de salud y asistencia pública deben colaborar para ayudar a los abuelos a que accedan a información y los servicios que infl uirán en los resultados académicos de sus nietos.

GEORGIA: UN MODELO DE COLABORACIÓN Georgia, concretamente la labor que se ha comenzado en el área metropolitana de Atlanta, es considerada como un modelo de desarrollo de labores de cooperación conjuntas entre ACF y las agencias estatales y privadas que abordan con éxito las necesidades de los abuelos cuidadores. Puesto que se reconoce que Atlanta como centro de liderazgo estatal en Georgia, es un supuesto razonable que la base en el desarrollo de asociaciones a nivel estatal comiencen en la comunidad de esa ciudad. Bajo el liderazgo de ACF, hay una coalición de agencias públicas y privadas que trabajan juntas para abordar las necesidades comunes a las que se enfrentan los cuidadores, extendiendo el sistema de entrega de servicios actual por el cual se atiende a los abuelos y los niños a su cargo. En muchos casos, los servicios existentes en Georgia fueron reestructurados para asegurar que las familias encabezadas por los abuelos tuvieran acceso fácil a ellos; en otros casos, las nuevas iniciativas fueron establecidas con apoyo por parte de la Ofi cina regional de ACF, así como otras agencias estatales y locales.

Abuelos cuidadores de Georgia

  • Un total de 48.2% de todos los abuelos que residen con sus nietos son sus cuidadores primarios.
  • Fulton (6,154), Dekalb (5,033) y Clayton (3,622) condados tienen la concentración más alta de abuelos cuidadores en el estado.Fulton (6,154), Dekalb (5,033) y Clayton (3,622) condados tienen la concentración más alta de abuelos cuidadores en el estado.
  • Un total de 24% de los abuelos cuidadores tienen 60 o más años.
  • Un total de 28.7% viven en pobreza.
  • Un total de 32% han criado a sus nietos durante 5 o más años.
  • Ya en 2005, había 17,194 niños en los servicios de cuidados adoptivos estatales – 4,126 (24%) fueron colocados en cuidados adoptivos familiares.

Fuentes: Simmons, T., & Dye, J. I. (2003). Abuelos que viven con los niños: 2000. (Census 2000 Brief Report C2KBR-31). Washington, D.C. U.S. Census Bureau; Child Welfare League, (2006). State Fact Sheets for 2006. Washington, D.C.: CWLA; U.S. Census Bureau, (2004).2004 American FactFinder by County. Disponible en: http://factfi nder.census.gov/home/saff /main.html: U.S. Census Bureau, 2006, American Communities Survey.


En respuesta al número creciente de abuelos cuidadores de Georgia, el gobernador Sonny Perdue se comprometió en establecer 12 centros de cuidado familiar en todo el estado. El propósito de estos centros es proporcionar un lugar céntrico donde los abuelos (y otros parientes cuidadores) obtengan información sobre los servicios de la comunidad que satisfagan sus necesidades. Esta iniciativa coopera con Georgia Division on Aging (Sección de envejecimiento de Georgia) y la Area Agency on Aging (Agencia para los de la tercera edad)(AAA) de Georgia, donde hay por lo menos un especialista de cuidadores/parientes cuidadores en cada uno de los 12 sitios de AAA. En la actualidad, los centros de parientes cuidadores operan en el área metropolitana de Atlanta (Clayton County), Coastal Georgia y el sur/sureste de Georgia. Se abrió un tal centro en Central Savannah River en la facultad de Medicina de Georgia en el otoño de 2006. Cada centro brinda información y ayuda, grupos de apoyo y servicios de educación pública, y sirve como un vehículo para iniciar asociaciones sobre proyectos especiales con otras agencias comunitarias y públicas.

En 2005, el consorcio de Georgia de proveedores de servicios para el protección de menores, el envejecimiento y otros servicios sociales colaboraron con el Comisionado del Departamento de Recursos Humanos (DHR) para contar con abuelos en roles de enlaces en las ofi cinas de asistencia pública del condado. El programa Georgia Kinship Navigator ofrece capacitación laboral mediante los servicios familiares y profesionales del Jewish Family and Career Services y la Comisión Regional de Atlanta para capacitar a 10 abuelos de la tercera edad que desean ser enlaces en las ofi cinas de DHR, división de servicios familiares e infantiles (Family and Children Services). Su rol es ayudar a los abuelos a navegar por el sistema de asistencia pública para asegurar que estén obteniendo todos los benefi cios a los que tienen derecho.

Aunque TANF y el subsidio del cuidado adoptivo con parientes son apoyos públicos necesarios para las familias, no son específi cas para los abuelos cuidadores. En julio de 2006, se anunciaron dos nuevas iniciativas por DHR con impacto directo en los abuelos cuidadores mediante la expansión de fondos de TANF por DFCS. Bajo el liderazgo del Comisionado de DHR, B.J. Walker, se anunciaron dos programas de ayuda de dinero en efectivo para apoyar a los abuelos que tienen más de 60 años de edad o más y/o son discapacitados:

Pagos por servicios de emergencia/intervención en crisis (CRISP) es un pago, a título excepcional, que se les brinda a los abuelos que crían a sus nietos. Se puede usar este pago para cualquier necesidad verifi cada que el abuelo o abuela defi na. La cantidad de ayuda de dinero es, como máximo, tres veces la cantidad máxima del benefi cio de TANF para una familia. Los fondos se consideran como apoyo de último recurso para las familias que necesitan cubrir una emergencia inmediata. Ejemplos de emergencias pueden ser: la compra de camas y ropa, pago de los servicios públicos, gastos legales e incluso servicios mentales de transición para ayudar a las familias a adaptarse a su nuevo arreglo.

Subsidio mensual para los abuelos que crían a sus nietos es otro benefi cio destinado a los abuelos que crían a sus nietos que se ofrece por mediación del Department of Family and Children Services desde julio de 2006. Las familias encabezadas por los abuelos pueden recibir $50/ niño/mes para ayudar con los gastos. La ventaja de este benefi cio es que el nieto no tiene que estar en custodia del estado para que los abuelos puedan recibirlo. La meta es ayudar a que los abuelos a administrar los gastos diarios de la crianza de sus nietos. Éste se ha diseñado como un benefi cio continuo para las familias (Georgia Department of Human Resources, 2006).

Otras estrategias para ayudar a los abuelos con custodia de sus nietos en Georgia a acceder a servicios e información, incluye desarrollar y diseminar directorios de recursos comunitarios, establecer líneas telefónicas especializadas para las personas mayores y servicios de extensión legal. La Comisión Regional de Atlanta, con ayuda de AARP creó un directorio comunitario para los abuelos cuidadores en 2005. Dicho directorio contiene información de contacto sobre los servicios primarios que los abuelos puedan necesitar. Macon y Savannah también están creando sus propios directorios de recursos comunitarios. La línea telefónica especial para los de la tercera edad de Georgia de la Sociedad de Ayuda Legal de Atlanta (Th e Georgia Senior Hotline of the Atlanta Legal Aid Society) abrió otra línea para los parientes cuidadores para ayudar a que los abuelos puedan abordar preguntas legales sobre sus nietos. Un número estatal gratuito está disponible a los cuidadores de todo el estado. Por último, el Programa de Servicios.

Por último, el Programa de Servicios Legales de Georgia estableció el Proyecto de Cuidados por Parientes, el cual brinda servicios legales y de extensión a los abuelos cuidadores, en mayor parte, fuera del área metropolitana de Atlanta. Estas iniciativas recalcan las gestiones de colaboración por proveedores públicos y privados que trabajan para asegurar que las familias encabezadas por abuelos tengan sus necesidades inmediatas en áreas de ayuda económica, información sobre servicios y recomendaciones para remitirlos, y guía legal mediante un sistema de entrega accesible.

NECESIDADES CONTINUAS Los desafíos y las necesidades que enfrentan los nietos y sus abuelos en todos los estados de la Región IV son similares a las de las familias en otras partes del país. El Cuadro II presenta las necesidades concretas de los abuelos y nietos que viven bajo su cuidado en la región:

Cuadro II: Necesidades de servicios para los abuelos cuidadores y sus nietos
Necesidades de los nietos Necesidades de los abuelos
Servicios de intervención y tratamiento tempranos
(Recién nacidos – 5 años)
Beneficios económicos públicos
Grupos de apoyo para los servicios de salud/conducta Servicios de cuidado de la salud
Preparación escolar para los nietos pequeños Grupos de apoyo
Recursos académicos Formación de los padres
Servicios de profesores particulares/mentores Informarse y ser remitidos a los beneficios públicos
Servicios de desarrollo positivo de los jóvenes Asistencia legal
Campamentos de verano/fines de semana Asistencia con la vivienda
Servicios de guardería infantil Servicios de relevo del cuidador
  Transporte

Aunque los avances iniciales en Georgia por desarrollar una red de servicios para apoyar a los abuelos y los nietos, este esfuerzo no está refl ejado en toda la Región IV. Actualmente, hay poca evidencia que las iniciativas estatales de colaboración estén teniendo lugar en otros estados de la región. Sin embargo, es probable que puedan duplicar gestiones similares a los de Georgia. Bajo la dirección de ACF, las agencias públicas y privadas pueden establecer una coalición de servicios que estén dispuestos a colaborar en actividades de planifi cación y compartir recursos para cumplir las necesidades de los abuelos y sus nietos. Tales iniciativas pueden incluir el establecimiento de líneas telefónicas dedicadas a temas legales; contar con abuelos como enlaces en las ofi cinas de protección de menores, centros de salud pública o en escuelas; y establecer de servicios completos en los centros de cuidados infantiles por parientes en las comunidades.

Georgia, como otras localidades, ha luchado por brindar servicios adecuados a los cuidadores que residen en comunidades rurales. Aunque sus necesidades normalmente refl ejan las preocupaciones de todos los demás abuelos, la incidencia creciente de adicción por metanfetaminas probablemente aumente sus necesidades en el futuro. Los abuelos con custodia de sus nietos en estas áreas tienen difi cultades obteniendo recursos básicos para satisfacer sus necesidades, en concreto, para obtener servicios especializados. El aislamiento con que se enfrentan como resultado del trasporte público inadecuado, servicios limitados de salud y salud pública y servicios especializados no disponibles, así como el número limitado de agencias con enfoque familiar en sus comunidades, hace especialmente difícil abordar sus necesidades.

Es imprescindible que las agencias en localidades rurales sean ayudadas a que reúnan sus recursos para abordar las necesidades de los abuelos cuidadores. El trabajo que tiene lugar en las comunidades rurales de Georgia es el resultado de las gestiones de colaboración con ACF, Administration on Aging, Georgia Department of Human Resources, Area Agency on Aging, Georgia Division on Aging, universidades locales y organismos de salud. Un recurso que no se ha aprovechado extensamente son los organismos de base religiosa. Pero con sufi ciente ayuda económica, se puede buscar su apoyo para ofrecer espacio u otros recursos para las reuniones de grupo, para desarrollar directorios locales o transporte a eventos planeados.

PRÓXIMOS PASOS
Georgia ha tomados los primeros pasos para establecer asociaciones duraderas con agencias pertinentes y organismos que entregan servicios en los sectores públicos y privados para apoyar a los nietos y sus abuelos. Aunque estas gestiones tienen mucho éxito en un estado, tienen que duplicarse en otras partes de la región, así como en toda la nación.

En la mayoría de las localidades, hay servicios independientes en las comunidades que abordan los aspectos individuales de las necesidades familiares. Sin embargo, no existen gestiones coordinadas que brinden un sistema fl uido por el cual los niños y sus abuelos cuidadores reciban los servicios. Muy a menudo, los sistemas de entrega de servicios están diseñados como si fueran de “talla única”. Como se ilustra en este artículo, las familias encabezadas por los abuelos enfrentan retos singulares; necesitan un ambiente de servicios integrados que cumpla sus necesidades. Las ofi cinas federales sugeridas que pueden asociarse para iniciar o ampliar servicios existentes incluyen: Offi ce of Head Start, Offi ce of Family Assistance (ayuda a familias), Office of Community Services (servicios a la comunidad), Child Support Enforcement Offi ce (pensión alimenticia), Food and Nutrition Service (alimentos y nutrición), Housing and Urban Development (vivienda y desarrollo urbano), Administration on Developmental Disabilities (discapacidades de desarrollo), y Center for Faith-based and Community Initiatives (iniciativasde base religiosa y comunitarias). Las siguientes sugerencias de programas que apoyan a los nietos y a sus abuelos cuidadores:

Posibles iniciativas de ACF

Head Start – Ofrecer fondos para capacitación especializada para el personal de Head Start/Early Head Start sobre los aspectos singulares de los nietos que viven en hogares con sus abuelos, en especial, reconocer los asuntos relacionados con la vejez, desarrollo de estrategias de extensión y reclutamiento para las familias cuidadoras, identifi car sistemas de entrega de servicios de base religiosa, diseñada para los abuelos y nietos y aprender a abogar para las familias encabezadas por los abuelos en las comunidades locales.

Establecer una iniciativa de niños de Head Start/Early Head Start criados por sus abuelos que incluya programación que apoye el desarrollo infantil mediante clases en cómo criar a los niños, grupos de apoyo a los abuelos, apoyo legar para establecer relaciones legales con los nietos (p. ej., custodia, adopción), y la identifi cación e intervención temprana de las discapacidades de desarrollo.

Children’s Bureau – Ofrecer ayuda económica a las agencias que ofrecen grupos de apoyo para los nietos y/o abuelos, incluyendo los costos para los refrigerios, guardería y transporte.

Ampliar los servicios de extensión de intervención temprana para los nietos pequeños que residen con sus abuelos, especialmente las familias que viven en comunidades rurales, para identifi car y tratar las discapacidades de desarrollo, p.ej., establecer unidades móviles de evaluación en asociación con el servicios de salud pública.

Colaboraciones de apoyo con escuelas profesionales de salud para ampliar los servicios de intervención temprana a las familias en comunidades aisladas, dirigidas a los niños en familias encabezadas por sus abuelos.

Facilitar las asociaciones entre organizaciones con base religiosa, agencias que atienden a los jóvenes, agencias comunitarias de servicios sociales y sistemas escolares para establecer programas fuera del horario escolar, mentores/ maestros particulares y campamentos de verano/fi nes de semana para satisfacer las necesidades recreativas de los niños en las familias encabezadas por los abuelos.

Iniciativas posibles por otros socios federales – Explorar con Food and Nutrition Service (servicios de alimentos y nutrición), USDA, potencialmente desarrollar un programa piloto con subvenciones de cupones de alimentos – sólo para niños.

Coordinar con los centros para Medicare y Medicaid para desarrollar y hacer estudios piloto de los servicios especializados de salud mental, basados en la comunidad para los nietos y sus abuelos. Los servicios deberían incluir la consejería (individual y familiar), grupos de apoyo para los nietos, especialmente los adolescentes, así como para los abuelos y reembolso para los servicios de transporte.

Extender los servicios de vivienda para apoyar a los nietos que residen con sus abuelos. Los subsidios de vivienda, estipendios para muebles y ayuda con los servicios públicos deberían ser dirigidos para apoyar a los abuelos cuidadores.

Coordinar las oportunidades de los fondos entre ACF y las ofi cinas de Administration on Aging para brindar cuidados de relevo para los abuelos, grupos de apoyo, transporte y servicios de crianza de los niños para los abuelos cuidadores, prestando atención especial a las familias de las comunidades rurales.

CONCLUSIÓN
El fenómeno de los abuelos que crían a sus nietos impacta a diversos programas de ACF, como lo demuestra este artículo Llamado a la acción. Tal y como lo demuestra el trabajo que llevan a cabo las Ofi cinas Regionales de ACF de Georgia, éstas pueden ofrecer liderazgo a los estados, universidades, organismos con base religiosa y comunitaria para abordar los diversos desafíos que enfrentan las familias encabezadas por los abuelos. El posible efecto de este esfuerzo es un servicio coordinado de entrega de servicios que promueve familias sólidas y estables.

INFORMACIÓN SOBRE ACF

Administration for Children and Families (ACF), situado dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos, ofrece liderazgo y dirección, a nivel nacional, para la administración de programas de apoyo integrales dirigidos a los niños y familias vulnerables. ACF tiene un compromiso firme de apoyar las iniciativas y programas que abordan las necesidades y fortalezas de las poblaciones desatendidas. Mediante su liderazgo federal, la Administración reúne a un surtido extenso de programas federales que promueven el bienestar económico y social de familias, niños, individuos y comunidades. Los servicios principales del programa son, entre otros:
  • TANF (Asistencia temporal a familias necesitadas)
  • Fondo para el cuidado y desarrollo infantil (CCDF)
  • Ejecución del sustento de menores
  • Protección de menores
  • Discapacidades de desarrollo
  • Juventud fugitiva y sin hogar
  • Head Start

APÉNDICE

Georgia Grandparents Raising Grandchildren Consortium – Un consorcio de agencias y organismos a nivel federal, estatal y local de Georgia que colaboraron para establecer una red de servicios para los nietos y sus abuelos.

Atlanta Regional Commission/Area Agency on Aging

American Association of Retired Persons (AARP)

Dekalb County School System

DHHS/Administration on Aging

DHHS/Administration for Children and Families

DHHS/Centers for Medicare and Medicaid Services

DHHS/Office on Women’s Health

DHHS/Office of General Council

Georgia Consortium for African American Aging

Georgia Council on Aging

Georgia DHR/Division of Aging Services

Georgia DHR/Division of Family and Children Services/Childcare

Georgia DHR/Division of Family and Children Services/Foster Care

Georgia State University National Center on Grandparents Raising Grandchildren

Georgia State University Neighborhood Collaborative Senior Corps

Georgia State University/Project Healthy Grandparents

Grady Memorial Hospital – Senior Services Department

Georgia State University/Project Healthy Grandparents

Grandparent Relative Caregiver Project/Atlanta Legal Aid Society, Inc

Quality Living Services, Inc.

Social Security Administration

USDA Food and Nutrition Services

VISTA/GSU Neighborhood Collaborative Senior Corps

Cuando los abuelos crían a sus nietos: Clayton County Alliance representa las gestiones de las agencias y organismos de servicios humanos en ofrecer e identifi car apoyo para los abuelos que son cuidadores principales de sus nietos en el condado de Clayton:

Atlanta Legal Aid Society, Inc.

Atlanta Regional Commission

AARP of Georgia

Clayton County Aging Program/Grandparents Raising Grandchildren Resource Center

Clayton County Alzheimer’s Support Services, Inc.

Clayton County Community Services Authority, Inc.

Clayton County Court Appointed Special Advocates Program

Clayton County Extension Services

Clayton County Library System

Clayton County Department of Family and Children Services

Clayton County Board of Health

DHHS/Administration on Aging

DHHS/Administration for Children and Families

Georgia Center for Adoption Resources and Support

Georgia State University, National Center on Grandparents Raising Grandchildren

Georgia State University, Project Healthy Grandparents

Censo 2005: Abuelos que viven con sus nietos < 18 años

Región I
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Connecticut 50,107
Maine 13,410
Massachusetts 98,304
New Hampshire 16,732
Rhode Island 15,705
Vermont 6,334
Región II
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
New Jersey 169,052
New York 368,942
Puerto Rico

131,355

Región III
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Delaware 18,645
District of Columbia

11,078

Maryland 117,654
Pennsylvania 197,705
Virginia 132,669
West Virginia 29,718
Región IV
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Alabama 111,975
Florida 357,729
Georgia 193,219
Kentucky 82,199
Mississippi 89,419
North Carolina 165,345
South Carolina 90,978
Tennessee 124,366
Región V
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Illinois 239,281
Indiana 98,394
Michigan 154,402
Minnesota 49,719
Ohio 189,401
Wisconsin 61,176
Región VI
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Arkansas 57,802
Louisiana 115,164
New Mexico 48,087
Oklahoma 71,850
Texas 584,885
Región VII
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Iowa 31,131
Kansas 39,372
Missouri 99,482
Nebraska 18,818
Región VIII
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Colorado 63,960
Montana 12,088
North Dakota 5,083
South Dakota 8,132
Utah 43,998
Wyoming 7,045
Región IX
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Arizona 122,247
California 885,034
Hawaii 53,462
Nevada 51,473
Región X
Estado Abuelos que viven con sus nietos < 18 años
Alaska 13,181
Idaho 19,735
Oregon 51,852
Washington 85,051

Subir 

REFERENCIAS

Barth, R.P., Courtney, M., Berrick, J.K. & Albert, V. (1994). From Child Abuse to Permanency Planning: Child Welfare Services Pathways and Placements. New York: Aldine de Gruyter.

Berrick, J.D., Barth, R., & Needell, B. (1994). A comparison of kinship foster homes and foster family homes: Implication for kinship foster care as family preservation. Children and Youth Services Review, 16 (1-2), 33-63.

Brendgen, M., Vitaro, F., Tremblay, R., and Lavoie, F. (2001). Reactive and proactive aggression: Predictions to physical violence in different contexts and moderating effects of parental monitoring and caregiving behavior. Journal of Abnormal Child Psychology, 29(4), 293-304.

Burton, L. M. (1992). Black grandparents rearing children of drug-addicted parents: Stressors, outcomes, and social service needs. Gerontologist, 32, 744–751.

Centers for Disease Control and Prevention, (2003). HIV/AIDS Surveillance Report: HIV Infection and AIDS in the United States. Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention.

Child Welfare League, (2006). State Fact Sheets for 2006. Washington, D. C.: CWLA.

Children’s Defense Fund, (2004). States’ Subsidized Guardianship Laws At A Glance. Washington, D.C. Children’s Defense Fund.

Chipungu, S., Everett, J., Verduik, MJ., and Jones, H. (1998). Children Placed in Foster Care With Relatives: A Multi-state Study. Washington, D.C.: Department of Health and Human Services, Administration for Children and Families.

Dowdell, E. B. (1995). Caregiver burden: Grandmothers raising their high-risk grandchildren. Journal of Psychosocial Nursing, 33, 27-30.

Drug Enforcement Administration, (2005). Total Of All Clandestine Laboratory Incidents – Calendar Year 2004. Available at: www.usdoj.gov/dea/concern/map_lab_seizures_2004p.html.

Ehrle, J. (2001). Children Cared For By Relatives: Who Are They and How Are They Faring? (New Federalism: National Survey of American Families, Series B, No. B-28). Washington, D.C.: The Urban Institute.

Ehrle, J. & Geen, R. (2002). Children Cared For By Relatives: What Services Do They Need? (New Federalism, National Survey of America’s Families, Series B, No. B-47). Washington, D.C.: The Urban Institute.

Ehrle, J. &. Moore, K. (1999). 1997 NSAF Benchmarking Measures of Child and Family Well-being. Washington, D.C.: The Urban Institute. Assessing the New Federalism, National Survey of America’s Families Methodology Report No. 6.

Geen, R. (2003). Finding permanent homes for foster children: Issues raised by kinship care. (New Federalism: Issues and Options for States Number A-60). Washington, D.C.: The Urban Institute.

Generations United, (2002). Grandparents and other relatives raising children: Challenges of care for the second family.

Generations United, (2004). Financial assistance for grandparents and other relatives raising children. Available at: www.childrensdefense.org/childwelfare/kinshipcare/Financial Assistance.pdf#xml=http://childrensdefense.org.master.com/ texis/master/search/mysite.txt?q=child+support+payments &order=r&id=88a0c822e0e53a14&cmd=xml.

Georgia Department of Human Resources, (August, 2006). Economic Assistance: Grandfamilies Raising Grandchildren.

Henry J. Kaiser Family Foundation, (2005). HIV/AIDS: The HIV\/AIDS Epidemic in the United States. California: Henry J. Kaiser Family Foundation.

Herrenkohl, T.I., Guo, J., Kosterman, R., Hawkins, J.D., Catalano, R. and Smith, B. (2001). Early adolescent predictors of youth violence as mediators of childhood risks. Journal of Early Adolescence, 21(4), 447-469.

Jantz, A., Geen, R., Bess R., Andrews, C., & Russel, V. (2002). The Continuing Evolution of State Kinship Policies. Washington, D.C.: The Urban Institute.

Jendrek, M.P. (1994). Grandparents who parent their grandchildren: Circumstances and decisions. The Gerontologist 34, 206-216.

Kelley, S. J. (1993). Caregiver stress in grandparents raising grandchildren. Image: Journal of Nursing Scholarship, 25(4), 331-337.

Kelley, S., Whitley, D., Sipe, T., and Yorker, B. (2000). Psychological distress in grandmother kinship care providers: The role of resources, social support, and physical health. Child Abuse & Neglect, 24, 311-321.

Kelley, S.J., Yorker, B.C., Whitley, D., & Sipe, T. A. (2001). A multi-modal intervention for grandparents raising grandchildren: Results of a pilot study. Child Welfare, 80 (1), 27-50.

Macomber, J. E. & Geen, R. (2002). Children Cared For By Relatives: What Services Do They Need? (New Federalism: National Survey of American Families, Series B, No. B-47). Washington, D.C. Urban Institute.

McGuigan, W. and Pratt, C. (2001). The predictive impact of domestic violence on three types of child maltreatment. Child Abuse and Neglect, 25, 869-883.

Minkler, M., & Roe, K. (1993). Grandmothers As Caregivers: Raising Children of the Crack Cocaine Epidemic. Newbury Park, CA: Sage.

Perdue, S. (January 11, 2006). Prepared Remarks of Governor Sonny Perdue, State of the State Address. State Capitol, Atlanta, Georgia.

Peterman, D. (2005). Adolescents Raised By Their Grandmothers: Perceptions Of Parenting Style and Attachment Representation. Unpublished doctoral dissertation, Georgia State University, Atlanta.

Robbins, M. S., Briones, E., Schwartz, S.J., Dillon, F.R., & Mitrani, V.B. (2006). Differences in family functioning in grandparent and parent-headed households in a clinical sample of drug-using African-American adolescents. Cultural Diversity and Ethnic Minority Psychology, 12, 84-100.

Roe, K. & Minkler, M. (1999). Grandparents raising grandchildren: Challenges and responses. Generations, 22, 25-32.

Scarcella, C. A. Ehrle, J. & Geen, R. (2003). Identifying and Addressing the Needs of Children in Grandparent Care. (New Federalism: National Survey of America’s Families, Series B, No, B-55). Washington, D.C.: The Urban Institute.

Simmons, T., & Dye, J. I. (2003). Grandparents living with children: 2000. (Census 2000 Brief Report C2KBR-31). Washington, D.C.: U.S. Census Bureau.

Urban Institute, (2003). Assessing the New Federalism: Children in Kinship Care. Available at: www.urban.org/url.cfm?ID=900661.

United States Census Bureau, (2004 A). 2004 American Community Survey, S1002, Grandparents.

United States Census Bureau, (2004 B). 2004 American Community Survey. Selected Social Characteristics: 2004.

United States Census Bureau, (2004). 2004 American FactFinder by County. Available at: http://factfinder.census.gov/home/saff/main.html.

United States Census Bureau, (2006). 2005 American Community Survey: Tables S1001 and S1002. Washington D.C.: U.S. Census Bureau.

Whitley, D., Kelley, S. & Sipe, T.A. (2001). Grandmothers raising children: Are they at increased risk of health problems? Health and Social Work, 26 (2), 105-114.

Whitley, D., Kelley, S. & Campos, P. (2006). A description of the developmental status of young African American children raised by grandparents. Manuscript submitted for publication.

Yorker, B., Kelley, S., Whitley, D., Lewis, A., Magis, J., Bergeron, A., and Napier, C. (1998). Custodial relationships of grandparents raising grandchildren: Results of a homebased intervention study. Juvenile and Family Court Journal, 49 (2), 15-25.

ESTE ARTÍCULO FUE PREPARADO POR: Deborah M. Whitley, Ph.D. Associate Director, Project Healthy Grandparents/ National Center on Grandparents Raising Grandchildren

Susan J. Kelley, Ph.D. Dean, College of Health and Human Sciences Director, Project Healthy Grandparents/ National Center on Grandparents Raising Grandchildren Georgia State University, Atlanta, GA

CON ASISTENCIA DE: Carlis Williams, Regional Administrator, ACF Region IV Dorothy Mabry, Special Assistant, ACF Region IV January 2007

Subir

 



Cuando los abuelos crían a sus nietos: Un llamado a la acción. HHS/ACF/AoA. 2007. Español.


Last Reviewed: December 2010

Last Updated: December 15, 2013