¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Introducción

Cada día más pruebas demuestran la profunda influencia que tienen las experiencias tempranas del niño en su éxito en el futuro. Un cuidado estimulante y que fomente el desarrollo en los primeros años ayuda a crear una estructura cerebral óptima que permite a los niños maximizar su potencial de aprendizaje. Las intervenciones en los primeros años de vida pueden alterar el curso del desarrollo y hacer que cambien las probabilidades de que quienes corren riesgos de lograr malos alcancen resultados mejor adaptados.

Para satisfacer las necesidades de los niños y familias más vulnerables de nuestro país, los programas de cuidado y educación en la primera infancia gestionados por la Administración para Niños y Familias (ACF, sigla en inglés) están diseñados tanto para proporcionar experiencias enriquecedoras de la primera infancia que promueven el éxito a largo plazo de los niños y ayudan con los gastos de cuidado infantil a los padres con bajos ingresos que trabajan. En colaboración con las familias, todos los programas de cuidado y educación en la primera infancia deben apoyar las necesidades y el progreso adecuados para la edad de los niños en los dominios del desarrollo del lenguaje y lectoescritura, cognición y conocimientos generales, enfoques de aprendizaje, salud física y bienestar, desarrollo motor y desarrollo emocional y social que mejoren su preparación para el kindergarten. Head Start, Early Head Start, los programas preescolares y de cuidado infantil tienen como objetivo apoyar la capacidad de los padres, maestros, proveedores de cuidado infantil y otros miembros de la comunidad de interactuar positivamente con los niños en entornos estables y estimulantes para ayudar a crear un base sólida para el posterior rendimiento escolar, productividad económica y ciudadanía responsable.

ACF se esfuerza por lograr los siguientes objetivos en todos los programas de la primera infancia:

  • Crear sistemas de desarrollo y aprendizaje temprano en Early Head Start, Head Start, cuidado infantil y programas preescolares.
  • Promover programas de desarrollo y aprendizaje temprano responsables y de alta calidad para todos los niños.
  • Garantizar una fuerza de trabajo eficaz para la primera infancia.
  • Mejorar la salud física, el desarrollo mental y el bienestar social de los niños en entornos de aprendizaje y desarrollo tempranos.
  • Promover la participación y el apoyo de las familias en el desarrollo de un niño, reconociendo que los padres son los principales maestros y defensores de sus hijos.
  • Basarse en las fortalezas y abordar las necesidades de niños y familias que son cultural y lingüísticamente diversos.
  • Mejorar la salud y la seguridad de los entornos de aprendizaje y desarrollo tempranos

Aunque los entornos de educación y atención tempranos de alta calidad pueden tener importantes beneficios para el desarrollo y otros efectos positivos a largo plazo para los niños en la edad adulta, los entornos de mala calidad pueden traer como resultado entornos inseguros que hacen caso omiso de las necesidades básicas físicas y emocionales de los niños y propician negligencia, estrés tóxico, lesiones o incluso la muerte. Como resultado, no es sorprendente que la salud y la seguridad se hayan identificado en varias encuestas de padres como uno de los factores más importantes a considerar al evaluar opciones de cuidado infantil (Shlay, 2010). Las prácticas de salud y seguridad proporcionan una base en la que los estados y las comunidades crean entornos de educación y atención tempranos de calidad.

El otorgamiento de licencias de cuidado basado en el centro y hogares de cuidado infantil familiar es un proceso que establece los requisitos mínimos necesarios para proteger la salud y la seguridad de los niños a su cuidado. Los requisitos estatales para la licencia son requisitos reglamentarios, incluyendo los requisitos de inscripción o certificación, estipulados de conformidad con las leyes estatales necesarias para que un proveedor legalmente opere y provea servicios de cuidado infantil.

Entre 2009 y 2011, más de la mitad de los estados hicieron cambios a las regulaciones a las licencias para el cuidado basado en el centro y hogares de cuidado infantil familiar. Por ejemplo, los estados aumentaron los requisitos de formación inicial para directores de centro y aumentaron el número de horas de formación continua para todas las funciones de personal del centro, así como para los proveedores de cuidado infantil familiar. En concreto, 47 estados requieren que el personal del centro complete una formación en primeros auxilios, y 37 estados requieren que los proveedores de cuidado infantil familiar también la completen. Con respecto al CPR, 46 estados exigen capacitación del personal del centro y 36 exigen capacitación de proveedores de cuidado infantil familiar. Más de la mitad de los estados exigen que el personal del centro complete la formación sobre maltrato y negligencia infantil (27 estados) o la prevención de las enfermedades contagiosas (25 estados). El número de estados que exigen huellas digitales de los registros federales y control de registros de delincuencia sexual ha aumentado desde el 2007. Todos los estados que otorgan licencia a los centros y más del 85% que otorgan licencia a hogares de cuidado infantil familiar tienen requisitos sobre el contenido nutricional de las comidas y meriendas que les sirven a los niños. Los estados han agregado requisitos sobre cercas para espacios al aire libre, transporte y preparación para emergencias, y más estados prohíben las armas de fuego en centros de cuidado infantil (Centro Nacional para la Mejora de la Calidad del Cuidado Infantil de la Oficina de Cuidado Infantil y la Asociación Nacional de Administración Reguladora, 2013).

Se han logrado grandes progresos en los estados para salvaguardar a los niños que no tienen cuidado en el hogar, pero hay que seguir trabajando para garantizar que los niños puedan aprender, jugar y crecer en entornos que estén seguros y protegidos. Hay grandes diferencias entre los estados en cuanto al número y contenido de las normas de salud y seguridad, así como los medios con los que controlan su cumplimiento. Puede ser que algunos programas de atención y educación tempranos no tengan supervisión, mientras que otros pueden recibir varias visitas. Además, algunos programas que reciben fondos de varias fuentes pueden recibir repetidas visitas de supervisión para evaluar los programas en base a normas complicadas y a veces contradictorias. Aunque existen diferencias en los requisitos de seguridad y salud según la vía de financiamiento (p. ej. Head Start, el Fondo de cuidado y desarrollo infantil, la Ley para Personas con Discapacidades y el Título I), el tipo de programa para la primera infancia (p. ej., basado en el centro, hogares de cuidado infantil familiar) y la duración del cuidado, hay normas básicas que deben implementarse para proteger a los niños independientemente del tipo de variación en el programa. Hasta ahora, no ha habido ninguna orientación federal que respalde a los estados para la creación de normas básicas de seguridad y salud consecuentes en los entornos de cuidado y educación tempranos.

ACF se complace en anunciar Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños: Bases sobre la salud y la seguridad para el cuidado y la educación en la primera infancia. El artículo Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños establece los estándares mínimos de salud y seguridad que los expertos consideran que deben implementarse cuando se provee cuidado a los niños fuera de sus hogares. Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños busca reducir los conflictos y la redundancia en las normas del programa vinculadas a múltiples vías de financiación. Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños no debe considerarse como que representa todas las normas que deben estar presentes para lograr la más alta calidad de atención y aprendizaje tempranos. Por ejemplo, los requisitos de formación del cuidador descritos en estos estándares están diseñados solo para evitar daños a los niños, no para garantizar su óptimo desarrollo y aprendizaje.

Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños es el resultado del trabajo de expertos federales y no federales y se basa en El cuidado de nuestros niños: Pautas sobre las normas del desempeño de la salud y seguridad para el cuidado y la educación en la primera infancia, 3ra edición (en inglés), editado por la Academia Americana de Pediatría; la Asociación Americana de Salud Pública y el Centro Nacional de Recursos para la Salud y Seguridad en el Cuidado y la Educación Temprana de los Niños con fondos de la Oficina de salud materno-infantil. La Oficina de Cuidado Infantil, la Oficina Nacional de Head Start, Oficina del subsecretario adjunto de la Oficina de Desarrollo en la Primera Infancia y la Oficina de salud materno-infantil fueron clave en este esfuerzo. Aunque el gobierno federal no exige usar los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños, este conjunto de normas fue publicado para recibir comentarios del público en el Registro Federal para proporcionarle a la ACF orientaciones prácticas para ayudar a perfeccionarlo y aplicarlo. Las normas, reglamentos y guía con los que se creó Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños se encuentran al final de este documento.

Puede lograrse una atención de calidad si se implementan prácticas básicas y coherentes de salud y seguridad. Aunque es voluntario, la ACF espera que los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños sea un recurso útil para los estados y otras entidades que trabajan para mejorar las normas de salud y seguridad tanto en sistemas de mejora de calificación de calidad como de licencias (QRIS, sigla en inglés). A medida que más estados crean sus QRIS, se espera que los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños apoye la mejora continua de la calidad en los programas a medida que pasan a niveles más altos de calidad y mejoran la salud y el bienestar en general de todos los niños en entornos fuera del hogar. Además, la ACF anticipa que Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños apoyará la eficiencia y eficacia de los sistemas de monitoreo para entornos de cuidado y educación tempranos. Un marco común ayudará al país a trabajar y lograr una base más consecuente para la calidad en la que las familias puedan confiar.

 

Last Updated: January 19, 2018