¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Celebración de los padres especiales

David Jones

De David Jones

Ser padre es una de las mayores alegrías de mi vida. Mi esposa y yo criamos a cuatro hijos, quienes son ahora todos adultos jóvenes. Al reflexionar, puedo recordar incontables horas de retos, preocupaciones, frustraciones y risas, una gran cantidad de risas. Lo que me mantiene haciéndolo y me inspira ese deseo de comprometerme con ellos, es la reciprocidad. En un instante, íbamos de estar perdidos en nuestros propios pensamientos a una conversación fluida en nuestro espacio compartido. Esta danza me atrajo y fortaleció mi decisión de promover nuestras interacciones.

Yo no podía imaginar un escenario que comprometiera o cambiara el placer de mantener este compromiso hasta que en el curso de mi trabajo con los padres en un programa de Early Head Start, conocí a una joven madre. Esta madre adolescente, a quien llamaremos Grace, amaba y cuidaba a su hijo de 6 meses, a quien llamaremos George. Cuando nos conocimos por primera vez, no pude darme cuenta que él tenía problemas, pero Grace, tímidamente mencionó que era discapacitado. Ella me explicó que este hermoso niño de ojos marrones nació con síndrome de Down, el cual causa retardos de desarrollo e intelectual. Grace también me contó que el padre de George estaba teniendo problemas al aceptar e interactuar con su hijo. Quería que la ayudara a ella, a él y a su familia.

Nunca había tenido que lidiar con un niño con necesidades diferentes. Sin embargo, debido a mi experiencia con mis hijos, se me hacía difícil entender que un padre se pudiera alejar de su propio hijo debido a una incapacidad o retraso en el desarrollo. Si piensa que esta historia terminará con alguna intervención milagrosa de mi parte o cambio de opinión de parte del padre de George, lamentablemente, causaré decepción. Sin embargo, este fue el comienzo de una lección educativa muy importante para mí.

Me quedé impresionado por los muchos cambios psicológicos y emocionales que los padres tenían que confrontar cuando sabían que su hijo tenía necesidades diferentes. A menudo, los problemas de apego y vinculación que se dan al comienzo dan lugar a escenarios en los que los padres quieren renunciar a sus hijos. Vi casos donde la implicación del padre era esencial para generar apego y vinculación, cuando la madre tenía dificultades para conectar con el niño. En otros caso, observé a una madre que se convertía rápidamente en experta del tema de desarrollo específico de su hijo y respondía en forma consecuente.

Un padre jugando con un niño discapacitado en el columpioNo hace falta decir que esto dio lugar a un cambio importante en mi enfoque al trabajar con los padres. Yo tenía una comprensión más profunda de la consideración especial y el apoyo que los padres necesitan, particularmente los padres de niños que tienen alguna forma de discapacidad. Mientras veía potencial y posibilidad en mis hijos, estos padres estaban encerrados en un mundo de limitaciones e incapacidades, aunque solo fuera por un tiempo. No experimentarían inmediatamente la reciprocidad o el incentivo de compartir un espacio.

Desde entonces aprendí sobre Dick y Rick Hoyt. Este mundialmente reconocido equipo de padre e hijo ha participado en más de 1.100 carreras. Rick sufrió daño cerebral al nacer y posteriormente fue diagnosticado con parálisis cerebral. A Dick se le dijo: "Olvídate de Rick, ponlo en una institución. Él va a ser un vegetal para el resto de su vida!". Dick, sin embargo, no se dio por vencido. Profundizó su conocimiento, lidió con una gama de emociones y fomentó la relación con su hijo Rick. Vio una posibilidad en la vida de su hijo. Aunque esta es, por supuesto, una circunstancia excepcional, sé que hay muchos otros padres que han superado con éxito esta experiencia con un compromiso e intensidad similares.

Entre el año 2014 y 2015, 6.6 millones de niños y jóvenes recibieron servicios de educación especial; esto es el 13 por ciento de todos los estudiantes de escuelas públicas (Niños y jóvenes, mayo 2017). Este año, me gustaría celebrar a aquellos padres que se esfuerzan por entender mejor a sus hijos con necesidades diferentes y la cantidad de temas con los que deben lidiar. Estos padres celebran, realzan y apoyan los hitos de sus hijos mientras aceptan sus habilidades.

¡Feliz día del padre!

David A. Jones es Especialista Sénior de programas para la Oficina Nacional de Head Start.