Mejora del acceso al cuidado infantil para las familias trabajadoras

dos niños juegan con bloques de colores en una mesa

De Lynn Johnson

Hoy en día, hay más estadounidenses trabajando que nunca. Prácticamente, todos los grupos demográficos están alcanzando tasas de desempleo históricamente bajas. A medida que las políticas de la administración de Trump han continuado estimulando el crecimiento económico, hemos visto a millones de estadounidenses involucrarse más activamente y reincorporarse a la fuerza laboral. De hecho, las ofertas de empleo (7,2 millones) han superado el número de solicitantes de empleo (6 millones) durante más de un año.

Para la mayoría de las personas, esta es una gran noticia, ¿quién no quiere una economía sólida? Pero los empleadores están desesperados buscando empleados. La incapacidad para cubrir empleos disponibles es el mayor desafío en diversos sectores de nuestra economía. Mientras tanto, hay miles de trabajadores en nuestras comunidades que quieren sumarse y contribuir a la economía, pero enfrentan un déficit esencial. Estoy hablando, por supuesto, de una de las mayores barreras para la movilidad económica a la que se enfrentan las familias estadounidenses hoy en día: el acceso a un cuidado infantil accesible y de alta calidad.

Como subsecretaria de la Administración para Niños y Familias (ACF, sigla en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, sigla en inglés) de Estados Unidos, puedo decir sin temor a equivocarme que uno de nuestros desafíos más apremiantes es apoyar a las familias trabajadoras en el período de crianza de sus hijos pequeños, al mismo tiempo que tratan de encontrar un equilibrio entre la vida familiar y el trabajo. En la actualidad, el costo del cuidado infantil basado en el centro para dos niños, un bebé y un niño de 4 años, excede los costos de los préstamos hipotecarios en 35 estados y Washington, DC, y los pagos promedios por alquiler anuales en cada estado. Sin embargo, el cuidado infantil es algo más que un gasto considerable para las familias, también es una barrera significativa para el trabajo.

Para que quede claro: cuidar a los niños en el hogar es una noble vocación, y esa opción y el trabajo que implica deben celebrarse por su importancia. Al mismo tiempo, para los padres que deciden trabajar o que tienen que trabajar por una compensación, encontrar un cuidado infantil es a menudo un requisito previo para entrar y progresar en la fuerza laboral. No es solo un tema clave para las familias, sino también para las empresas y las comunidades. La falta de una opción confiable de cuidado infantil puede conducir a una menor productividad de los trabajadores, a un mayor absentismo y a que existan trabas para reclutar y retener a empleados valiosos.

Es precisamente debido a estas barreras que el Congreso consideró adecuado aprobar la Ley de Subvención en bloque para el cuidado y desarrollo infantil, que nosotros en la ACF administramos cada año. Estos fondos no solo ayudan a compensar el costo del cuidado para los padres de bajos ingresos que trabajan y están tratando de ascender en la escala económica, sino que también apoyan mejoras de calidad que afectan a los niños en todo el país.

Desde el comienzo de la administración de Trump, el financiamiento para la Subvención en bloque para el cuidado infantil ha aumentado en un 40 por ciento, una cifra sin precedentes y la mayor expansión en la historia del programa. La ACF se enorgullece por desempeñar un papel fundamental en la vida de las familias trabajadoras de Estados Unidos. A pesar de este progreso, reconocemos que aún queda mucho trabajo por hacer. A medida que la economía cambia, el cuidado de los niños también debe adaptarse. Después de todo, el cuidado de los niños es un apoyo tanto a la fuerza laboral actual como a la futura, y es precisamente por eso que debemos hacerlo bien.

Recientemente, la ACF salió en una gira por todo el país para hacer mesas redondas y escuchar directamente al público, incluidos los padres, empleadores, maestros, proveedores, funcionarios estatales y locales, e incluso organizaciones benéficas, para dialogar sobre los desafíos que enfrentan en cuanto al acceso y accesibilidad del cuidado infantil. Hasta ahora, hemos tenido muy buena respuesta de las partes interesadas y seguimos aprendiendo más en cada mesa redonda.

La información y los comentarios que recopilamos durante estas mesas redondas se utilizarán para que sirvan de guía a las propuestas de políticas federales, a la investigación, la asistencia técnica y la legislación para ayudarnos a ampliar el acceso a un cuidado infantil accesible y de calidad. También hemos publicado una Solicitud de Información en el Registro Federal con el fin de obtener más información del público sobre las formas en que podemos ayudar a las familias trabajadoras a acceder a un cuidado infantil de alta calidad.

El presidente Trump ha hecho que esta administración se centre en las familias trabajadoras. Queremos ofrecerles a las madres y los padres más opciones y flexibilidad con el cuidado de los niños para que puedan elegir cómo lograr un equilibrio entre la vida doméstica y laboral de la manera que mejor se acomode a sus necesidades, beneficie a sus hijos y les permita participar plenamente en nuestra economía. La ACF se compromete a apoyar la visión del presidente, fortaleciendo nuestras asociaciones con los estados y gobiernos locales y con las organizaciones públicas y privadas en todo el país para que haya un mayor acceso a un cuidado infantil de alta calidad. Al hacer esa inversión hoy, nos aseguraremos de que la próxima generación prospere, mientras satisfacemos las necesidades de los padres que trabajan y de las empresas que buscan emplearlos.

Lynn Johnson es la subsecretaria de la Administración para Niños y Familias. Este blog fue publicado por primera vez en el blog Family Room de la Administración para Niños y Familias.