¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Prevenir el acoso

Dos niñas abrazándose en el patio

De Sangeeta Parikshak

Un grupo de niños de 3 y 4 años están haciendo fila para pasar tiempo en el patio de juego en un programa de Head Start. Camino al patio de juego, muchos de los niños se dirigen hacia un grupo de triciclos. Mientras una de las niñas se está poniendo un casco y se prepara para subirse a un triciclo, un niño de su clase le dice: "¡Ese es mío!". El niño se sube al triciclo y se va. Decepcionada, la niña se suma a un grupo de niños cerca del tobogán. Mientras la niña espera para subir al tobogán, el mismo niño, después de haberse cansado del triciclo, ahora se dirige al tobogán. Se para delante de la niña en la fila y le dice: "Tú no puedes jugar aquí".

Al leer el ejemplo anterior, usted puede pensar: "¿Esto es acoso?". Sorprendentemente, los comportamientos de preacoso pueden detectarse en los años de la primera infancia. El acoso es:

  • Una forma de abuso físico y emocional
  • Hecho deliberadamente para lastimar a alguien
  • A menudo repetido de manera específica sobre la misma víctima
  • Generalmente se basa en un desequilibrio de poder

El acoso también está relacionado con problemas de salud mental tanto en el caso de los acosadores, como en el de las víctimas. La Oficina de Head Start se ha comprometido a promover la salud mental y el bienestar social y emocional de los niños y las familias a las que brindamos servicios. Muchas veces, el acoso se discute en el contexto de los niños en escuela primaria o superior. Sin embargo, los programas de Head Start tienen una oportunidad única para identificar y abordar comportamientos de preacoso escolar en las primeras etapas de la vida, y con suerte, reducir esta tendencia en el futuro. El ejemplo anterior ofrece algunas ideas de cómo pueden manifestarse los comportamientos de preacoso en los años de la primera infancia. Muchos de estos comportamientos pueden identificarse cuando el niño tiene apenas 3 años.

Es importante recordar que estos comportamientos de manera aislada no pueden significar que el niño es un acosador, sino que estos comportamientos, cuando se permite que se repitan, pueden con el tiempo conducir al acoso. Si un educador o un padre permite que un niño diga que las cosas son "mías", esto puede conducir a la agresión verbal y física. Del mismo modo, si se le permite a un niño excluir a otros niños de jugar en su espacio o con ellos, esto puede conducir a los tipos de agresión hacia los demás y a la exclusión social que se observa a menudo en los años de secundaria. Entre otros tipos de comportamientos preacoso que se observan en los niños pequeños están susurrar secretos, decirse nombres ridículos y tomar el control del juego imaginativo de otros niños.

Los adultos, incluidos los educadores y padres, pueden impedir que el comportamiento preacoso se convierta en acoso en los años de edad escolar, prestando atención a los tipos de comportamientos descritos anteriormente e interviniendo cuando los observen. También es importante para los adultos enseñarles habilidades sociales a los niños. Tres de las habilidades sociales más importantes vinculadas a la prevención del acoso incluyen: empatía, confianza y resolución de problemas. Los adultos en la vida de un niño pueden enseñar habilidades sociales a través del modelaje, cuentos, obras de títeres, juegos y otras actividades. Lo más importante es proporcionarles a los niños los fundamentos de estas habilidades, ofreciendo ejemplos concretos que puedan entender, usar y practicar en su vida cotidiana.

Mantener los ojos abiertos y los oídos atentos como padres y educadores de niños pequeños, a la vez que somos conscientes de qué habilidades y comportamientos queremos promover en nuestros niños, los preparará tanto para el éxito en la escuela, como en la vida.

Recursos

Salud mental: Consejos para gerentes de salud (en inglés)

Sangeeta Parikshak, Ph.D., es analista de ciencias sociales y psicóloga infantil clínica licenciada de la Oficina Nacional de Head Start.