¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Un comienzo saludable: Cinco razones para alentar a las familias a vacunar a sus hijos

logo del mes de la Concientización Nacional sobre la Vacunación 2016

De Marco Beltrán y Adriann Hawkins

Con agosto llega el final del verano y el regreso de los niños pequeños a los entornos de la primera infancia en todo el país. Es posible que muchos educadores de la primera infancia no sepan que agosto es el mes de la Concientización Nacional sobre la Vacunación (NIAM, sigla en inglés). Es un momento para recordarles a los padres y a los proveedores de la primera infancia que los niños necesitan vacunas desde que nacen.

Los gerentes de salud de Head Start, el personal de servicios familiares y los visitadores del hogar son clave para involucrar a las familias en la promoción de la salud. Desde el principio del año programático, este personal trabaja para asegurarse de que los niños inscritos estén al día en el calendario de vacunas, las consultas de niños sanos y la atención médica continua. A medida que los programas de Head Start y Early Head Start colaboran con las nuevas familias y con las familias que ya estaban en el programa para crear prácticas seguras y saludables, el personal también puede compartir las siguientes cinco razones por las que las familias deben tener a sus hijos al día con las vacunas.

Las vacunas pueden salvar la vida de un niño. Debido a los avances en la ciencia médica, un niño puede protegerse de enfermedades más que nunca. Algunas enfermedades que antes lesionaban o mataban a miles de niños ya no son comunes en los Estados Unidos, principalmente debido a vacunas seguras y eficaces. La poliomielitis, por ejemplo, fue una vez la enfermedad más temida en los Estados Unidos, causando parálisis y muerte en todo el país. Hoy en día, gracias a la vacunación, no hay indicios de poliomielitis en los Estados Unidos.

La vacunación es segura y eficaz. Las vacunas se administran a los niños únicamente después de un largo y cuidadoso estudio por parte de científicos y profesionales de la salud. Aunque las vacunas pueden en un principio causarle molestias o dolor al niño en el sitio de la inyección, un efecto secundario grave después de la vacunación, como una reacción alérgica grave, es muy poco frecuente. Puede ser de ayuda recordarles a los padres que el malestar temporal que un niño pueda sentir ahora se compensa por la afección médica que la vacuna podrá prevenir.

La vacunación protege a nuestros seres queridos. Los niños en los Estados Unidos todavía contraen enfermedades prevenibles con vacunas. De hecho, ha habido un resurgimiento de la tos ferina en los últimos años. Los bebés que son demasiado pequeños para ser vacunados son particularmente vulnerables. Comuníqueles a los padres que para que los bebés y los niños pequeños estén seguros y protegidos de enfermedades prevenibles con vacunas también todos los miembros de la familia que puedan vacunarse deben recibir todas las vacunas correspondientes.

Las vacunas pueden ahorrar dinero y tiempo a las familias de Head Start. Algunas enfermedades prevenibles con vacunas pueden traer como consecuencia que se pierdan días del programa o se padezca una discapacidad prolongada. Estas enfermedades prevenibles también pueden tener un impacto económico en las familias debido a la pérdida de tiempo en el trabajo y los gastos médicos. Sin embargo, el costo de vacunarse está generalmente cubierto por el seguro, como Medicaid o el programa de Vacunas para Niños (VFC, sigla en inglés), que es un programa financiado por el gobierno federal que proporciona vacunas sin costo a los niños de familias de bajos ingresos.

La vacunación protege a las generaciones futuras. Las vacunas han reducido y, en algunos casos, eliminado muchas enfermedades que mataban o dejaban con serias discapacidades a las personas hace unas pocas generaciones atrás. Por ejemplo, la vacuna contra la viruela erradicó la enfermedad en todo el mundo. Si todos trabajamos juntos para que los niños reciban las vacunas, los niños de los bebés, niños pequeños y preescolares a los que prestamos servicios hoy podrán confiar en que algunas enfermedades de hoy en día ya no existirán ni podrán causar daño a sus seres queridos.

Así, mientras el personal del programa comparte mensajes importantes con las familias sobre salud y seguridad este agosto, no olvidemos incluir que una de las mejores maneras de proteger a los niños es a través de las vacunas.

Este blog fue compilado usando recursos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) de los EE. UU.

Marco Beltrán, Dr.PH, es especialista principal del programa y Adriann Hawkins, MPH, RN, es analista principal de políticas de la Oficina Nacional de Head Start.