Comunidad y autoevaluación

Los sistemas comunitarios y de autoevaluación señalan los dos puntos de partida para el proceso de planificación del programa. El estudio de la comunidad se centra en los factores externos de los programas nuevos y existentes, a fin de asegurarse de que proporcionen los servicios adecuados a la población correcta. La autoevaluación, con su enfoque en factores internos, como son los datos de supervisión continua, apoya el proceso de mejora continua de la calidad, el cual tiene lugar anualmente.