Prevención del síndrome del bebé sacudido o traumatismo craneal por abuso

Los cuidadores de bebés pueden experimentar altos niveles de estrés en su trabajo. El llanto infantil persistente, por ejemplo, puede llevar a los cuidadores a que sacudan a los niños pequeños. Esto puede resultar en un traumatismo craneal que puede dañar el cerebro del bebé. Aprenda maneras de ayudar a los cuidadores infantiles y a las familias a reconocer los signos y síntomas del trauma craneal, manejar el estrés y prevenir el abuso.