Ley de Hatch

La Ley Hatch restringe la actividad política de los empleados públicos federales, estatales y locales. La Ley también restringe la actividad política de aquellos empleados cuyo empleo está financiado en su totalidad o en parte por una subvención. Los concesionarios y los delegados deben ser conscientes de esta política y evitar cualquier violación de la ley con respecto a las actividades políticas de los miembros de su personal.