Ponte al día con la salud oral: Marzo de 2018

En este número, infórmese sobre los signos en la salud oral de algún abuso físico y sexual. Además, encuentre recursos para que el personal de Head Start ayude a apoyar a las familias (en inglés).

Prevención del síndrome del bebé sacudido o traumatismo craneal por abuso

Los cuidadores de bebés pueden experimentar altos niveles de estrés en su trabajo. El llanto infantil persistente, por ejemplo, puede llevar a los cuidadores a que sacudan a los niños pequeños. Esto puede resultar en un traumatismo craneal que puede dañar el cerebro del bebé. Aprenda maneras de ayudar a los cuidadores infantiles y a las familias a reconocer los signos y síntomas del trauma craneal, manejar el estrés y prevenir el abuso.

Realidades silenciosas

Los servicios para las familias, la participación de los padres y otros tipos de personal de servicios sociales puede utilizar este recurso para diseñar programas con el fin de ayudar a los niños a enfrentar eventos traumáticos.

Identificación y denuncia de maltrato y descuido de menores

En algunas ocasiones, los directores, maestros, gerentes de servicios de salud y otros miembros del personal de Head Start tienen que tomar una decisión sobre si se debe informar de un niño de quien sospechan que puede haber sido maltratado o descuidado.  Este webinario proporciona orientación sobre cómo tomar esa decisión.  El webinario también ofrece una visión general de los tipos y la frecuencia del maltrato y descuido en Estados Unidos.

Prevenir e identificar el síndrome de bebé sacudido y traumatismo craneoencefálico por maltrato

Todos los programas deben contar con una política y un procedimiento para identificar y prevenir el síndrome del bebé sacudido y el traumatismo craneoencefálico por maltrato. Todos los cuidadores/maestros que estén en contacto directo con los niños, incluyendo los cuidadores/maestros sustitutos y voluntarios, deben recibir capacitación sobre cómo prevenir el síndrome del bebé sacudido y el traumatismo craneoencefálico por maltrato; cómo reconocer los signos y síntomas potenciales del síndrome del bebé sacudido y el traumatismo craneoencefálico por maltrato; las estrategias para manejar a un niño que llora, se queja, o que se siente angustiado; y el desarrollo y la vulnerabilidad del cerebro durante el primer año de vida y en la primera infancia.

Reconocer y denunciar sospechas de maltrato, descuido y explotación de menores

Debido a que los cuidadores/maestros están obligados a denunciar el maltrato y descuido de menores, cada programa deberá contar con una política escrita para denunciar casos de maltrato y descuido infantil. La política escrita debe especificar que en cualquier caso donde exista una causa razonable para creer que ha habido maltrato o descuido de menores, la persona que sospeche el maltrato o descuido infantil deberá denunciarlo directamente llamando a la línea telefónica directa para denunciar casos de maltrato de menores, a los servicios de protección de menores o a la policía, según lo exijan las leyes estatales y locales.

Educación sobre el maltrato y descuido de menores

Los cuidadores/maestros deben recibir educación sobre el maltrato y descuido de menores para establecer estrategias de prevención y reconocimiento del maltrato y descuido de los niños, cuidadores/maestros y padres/tutores. La educación debe abordar el abuso o descuido físico, sexual y psicológico o emocional. Los cuidadores/maestros son informantes obligatorios de cualquier tipo de maltrato o descuido infantil. Los cuidadores/maestros deben estar capacitados para denunciar el abuso infantil, de conformidad con las leyes estatales sobre tales denuncias.