Creación de una cultura de seguridad

En los programas, todos los gerentes, el personal y las familias aceptan la creencia que los niños tienen el derecho de estar seguros mediante la creación de una cultura de seguridad. Ellos proporcionan "un ambiente que anima a la gente a dar su opinión sobre las preocupaciones de seguridad, se crea un entorno seguro para hablar sobre errores y faltas, y se fomenta el aprendizaje sobre estos eventos". Los niños están más seguros cuando los gerentes, el personal y las familias trabajan en conjunto para mejorar las estrategias que utilizan en los hogares, los centros y la comunidad para que los niños no se lastimen. Explora los recursos a continuación para conocer más sobre la creación de una cultura de seguridad.

Prácticas de seguridad

Los programas para la primera infancia mantienen a los niños seguros cuando sus instalaciones, materiales y equipos están libres de peligros y todo el personal usa prácticas de seguridad, tal como la supervisión activa. Encuentre recursos para ayudar al personal y a sus familias a reducir el número y la gravedad de las lesiones infantiles en todas partes donde los niños aprenden y crecen. Descubra consejos que puede aplicar en el hogar, en automóviles y autobuses, en los parques infantiles y en todos los entornos de la primera infancia.

Ubicación de los dispositivos eléctricos cerca del agua

Ningún dispositivo o aparato eléctrico accesible a los niños debe estar ubicado de manera que se pueda conectar a una toma de corriente eléctrica mientras una persona esté en contacto con una fuente de agua, como por ejemplo el lavabo, la bañera, la zona de ducha, una mesa de agua o piscina.

Armas de fuego

Los programas basados en centros no deben tener armas de fuego o ningún otro tipo de arma en las instalaciones, en ningún momento. Si existen armas de fuego en un hogar de cuidado infantil familiar, se deberá notificar a los padres y estas armas deberán estar descargadas, equipadas con dispositivos de protección contra menores y mantenerse guardadas bajo llave con la munición guardada bajo llave por separado en áreas inaccesibles a los niños. Se debe informar a los padres/tutores acerca de esta regla.

Sistema de registro de entrada y salida

Los programas deben tener un sistema de registro de entrada y salida para llevar un control de quién entra y sale de la instalación. El sistema debe incluir el nombre, número de teléfono, la relación con las instalaciones (por ejemplo, padre/tutor, vendedor, invitado, etc.) y la hora en que se registró la entrada y la salida.

 

Cumplimiento del código de prevención de incendios

Los programas deben cumplir con un código de prevención de incendios aprobado por el estado o reconocido a nivel nacional, como por ejemplo, el Código de Seguridad Humana 101 de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association) (NFPA 101, sigla en inglés).

Detectores de monóxido de carbono

Los programas deben cumplir con las leyes estatales o locales con respecto a los detectores de monóxido de carbono, incluyendo aquellas circunstancias en las que los detectores sean necesarios. Los detectores deberán verificarse mensualmente y las pruebas deberán documentarse. Las baterías deben cambiarse al menos una vez al año. Los detectores deben reemplazarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Cubiertas de seguridad y dispositivos de protección contra choques eléctricos para tomacorrientes

Todos los tomacorrientes o enchufes eléctricos accesibles deben ser "enchufes eléctricos de seguridad" que contengan mecanismos de obturación internos para evitar que los niños coloquen objetos en los receptáculos. En los entornos que no cuenten con "enchufes eléctricos de seguridad", estos puntos deben tener "tapas o cubiertas de seguridad" que se adhieren al enchufe mediante un tornillo u otros medios para evitar una fácil extracción por parte de un niño. También se pueden usar "enchufes de seguridad" si los niños no pueden quitarlos fácilmente de las tomas y no representan un riesgo de asfixia.

Protección contra el sol, incluyendo protectores solares

Los cuidadores/maestros deben asegurarse de la protección contra el sol para sí mismos y para los niños bajo su supervisión, manteniendo a los bebés menores de seis meses protegidos de la luz solar directa, limitando la exposición al sol cuando los rayos ultravioletas son más fuertes y 16 aplicando protector solar con el permiso por escrito de los padres/tutores. Se deben seguir siempre las instrucciones del fabricante de tales productos.