Preparación, alimentación y almacenamiento de fórmulas infantiles

Los programas deben desarrollar y seguir procedimientos para la preparación y el almacenamiento de fórmula infantil que garantice la salud y la seguridad de todos los bebés. La fórmula infantil proporcionada por los padres/tutores o programas debe venir en envases sellados. El cuidador/maestro siempre debe seguir las instrucciones de los padres o del fabricante en la mezcla y el almacenamiento de cualquier preparación de fórmula infantil. Si las instrucciones no se encuentran fácilmente disponibles, los cuidadores/maestros deben obtener información de las directrices de la Organización Mundial de la Salud para la preparación, el almacenamiento y la manipulación de las fórmulas en polvo para los bebés. Los biberones de fórmula infantil preparada o lista para usar deben estar etiquetadas con el nombre completo del niño, la hora y fecha de preparación. La fórmula infantil preparada debe desecharse diariamente si no se utiliza.

Alimentos que representan riesgo de asfixia

Los cuidadores/maestros no deben ofrecer a los niños menores de 4 años de edad alimentos que estén asociados con incidentes de asfixia en niños pequeños. Los alimentos para bebés deben cortarse en pedazos de ¼ de pulgada o más pequeños y la comida para los niños pequeños debe cortarse en trozos de ½ pulgada o más pequeños, para evitar que se atraganten. Los niños deben ser supervisados mientras comen, para verificar el tamaño de los alimentos y asegurarse de que estén comiendo adecuadamente.

Acceso al área de preparación de alimentos

El acceso a las áreas donde se prepara la comida caliente sólo debe permitirse cuando los niños están bajo la supervisión de adultos calificados para seguir los procedimientos de salubridad y seguridad.

Calentamiento de biberones y alimentos de los bebés

Los biberones y alimentos para los bebés pueden servirse fríos del refrigerador y no tienen que calentarse. Si un cuidador/maestro opta por calentarlo, o uno de los padres solicita que se caliente, los biberones deben calentarse bajo un chorro de agua caliente del grifo, usando un calentador comercial de biberones, por métodos de calentamiento en la estufa/cocina o un aparato de cocción lenta, o colocándolos en un recipiente de agua tibia. Los biberones nunca deben calentarse en el microondas. Los dispositivos de calentamiento nunca deben estar al alcance de los niños.

Preparación, alimentación y almacenamiento de leche materna

Los programas deben desarrollar y seguir procedimientos para la preparación y el almacenamiento de la leche materna expresada que garantice la salud y la seguridad de todos los bebés, como lo indica la Revisión de 2010 del Protocolo Núm. 8 de la Academia de Medicina de Lactancia Materna (Academy of Breastfeeding Medicine) y prohíba el uso de la fórmula infantil, para un bebé que toma leche materna, sin el consentimiento de los padres. El biberón o recipiente debe estar debidamente etiquetado con el nombre completo del bebé y la fecha y sólo se le debe dar al niño especificado. La leche materna que no se use debe entregarse a los padres en el biberón o recipiente correspondiente.