Todos estamos formados por la cultura. 

Cada uno de nosotros está arraigado en una cultura que es única, que evoluciona y está influenciada por muchos factores, incluida nuestra familia, comunidad e historia.

Por qué es importante

Desde que nacen, los niños desarrollan identidades culturales a través de relaciones cercanas que actúan como base para todos los demás aprendizajes. Contar con entornos y personal que responden a la identidad del niño crean un clima de respeto por la cultura y el idioma de cada niño. Los valores, creencias, tradiciones y prácticas relacionadas con el desarrollo y el aprendizaje infantil varían de una cultura a otra. Las diferencias culturales en las prácticas de crianza de los niños se encuentran en las rutinas diarias, como la alimentación, el sueño, el juego, las interacciones entre adultos y niños, y la disciplina. Las expectativas del desarrollo y el cuidado infantil varían según las culturas, ya que las familias y las personas optan por transmitir las prácticas tradicionales o crear otras nuevas.

Niño sonriente en un entorno de clase.

  • El sentido de identidad personal y pertenencia de un niño dentro de un grupo está influenciado por sus primeras experiencias con su familia, sus compañeros y su comunidad. Los niños construyen sus identidades culturales y lingüísticas a través de estas interacciones. Los niños pequeños utilizan naturalmente las características relacionadas con su origen étnico y sus habilidades lingüísticas para desarrollar un sentido de pertenencia con sus compañeros y adultos.
  • Los Determinantes sociales de la salud (SDOH, sigla en inglés) son las condiciones en los entornos donde las personas nacen, viven, aprenden, trabajan, juegan, rezan y envejecen que afectan una amplia gama de consecuencias y riesgos relacionados con la salud, el funcionamiento y la calidad de vida. Los SDOH tienen un impacto desproporcionadamente negativo en la salud de las personas de comunidades marginadas, como personas de raza negra, indígenas, latinos y otras comunidades que no son de raza blanca; personas con discapacidades; personas LGBTQIA2S+ y personas que viven en vecindarios de pocos recursos.
  • Los niños saludables están listos para aprender. Los niños que acceden al cuidado continuo de la salud tienen una mejor asistencia y están más comprometidos con el aprendizaje; y una asistencia uniforme ayuda a los niños a prepararse para la escuela. En el caso de las comunidades marginadas, el racismo estructural y sistémico, además de otras formas de opresión, limitan el acceso a los recursos de salud, lo que conlleva un mayor riesgo de resultados negativos para la salud que afectan directamente la preparación escolar de los niños pequeños.

Las interacciones, sean intencionales o no, que comunican creencias negativas sobre la cultura, la etnia, el idioma o la estructura familiar de un niño pueden tener un impacto negativo en las relaciones entre adultos y niños y en el desarrollo del sentido de identidad y pertenencia del niño.

HSPPS relacionadas

En esta sección, aprenda sobre indicadores de ejemplo de este Principio multicultural y cómo las Normas de Desempeño del Programa Head Start (HSPPS, sigla en inglés) los respaldan. Piense en su programa y en su entorno de aprendizaje. Luego, piense de qué forma se realizan actualmente estas prácticas y cómo se pueden nivelar para mejorarlas.

Indicadores de ejemploHSPPS relacionadas
El personal entiende que la cultura y la diversidad lingüística de los adultos en la vida de los niños juegan un papel clave en su desarrollo.Servicios de educación y desarrollo infantil, 45 CFR §1302.30 Subparte C
El personal se asocia con las familias para informar la planificación del programa.

Colaboración y comunicación con los padres, 45 CFR § 1302.41(a)

Compromiso de la familia, 45 CFR § 1302.50

El trasfondo cultural de cada niño se afirma a través de las interacciones cotidianas con sus compañeros y adultos.Políticas sobre el personal, 45 CFR §1302.90(c)(1)

Indicadores de ejemplo y estrategias prácticas

Revise indicadores de ejemplos y estrategias prácticas extraídas de la investigación y los programas Head Start que promuevan el desarrollo de identidades culturales positivas para todos los niños y familias.

Descargue la hoja de trabajo ¡Póngalo en práctica! (en inglés) y elija una práctica en la que concentrarse durante un mes. Siga las indicaciones de la hoja de trabajo para planificar cuidadosamente cómo usará la práctica. La hoja de trabajo también incluye sugerencias para la reflexión después de usar la práctica durante un mes.

El personal reconoce que la diversidad cultural y lingüística de los adultos en la vida de los niños juega un papel clave en su desarrollo.

  • Participe en comunicaciones bidireccionales frecuentes entre el personal del programa y las familias sobre la crianza de los niños y las prácticas de enseñanza. Esto rompe con los estereotipos y fomenta prácticas inclusivas y culturalmente receptivas.
  • Cuando se comunique con los niños y los miembros de la familia, tenga en cuenta sus suposiciones sobre los comportamientos, incluidos los gestos no verbales o las expresiones faciales.
  • Adapte los enfoques según la relación construida con cada niño y familia.

Ejemplo de práctica: El uso o no del contacto visual puede variar según la cultura correspondiente. En algunas culturas, asentir con la cabeza puede expresar acuerdo, mientras que en otras, solo puede mostrar que se recibió la información. En ciertos entornos de cuidado grupal, dentro de algunas culturas, se alienta a los niños pequeños a que coman con las manos, mientras que en otros, son alimentados por los adultos. En algunas culturas, los padres, abuelos y otras personas prefieren que los niños coman con las manos, mientras que en otras, es costumbre enseñar a los niños a usar utensilios.

Maestra y niño explorando varias figuras de plástico.El personal se asocia con las familias para informar la planificación del programa.

  • Reúna información de las familias sobre las rutinas y prácticas de crianza de los niños en el hogar. Utilice esta información para planificar actividades que reflejen las experiencias de los niños y las familias.
  • Adapte los enfoques en función de la relación que se construya con cada niño y familia.
  • Haga oír las voces de los miembros de la familia, brindándoles oportunidades para moldear las actividades y políticas del programa a través de los consejos de políticas del programa y los comités de padres.
  • Colabore con los padres para promover la salud y el bienestar de los niños al ofrecer servicios médicos, orales, de nutrición y de educación para la salud mental que sean comprensibles para las personas, incluidas aquellas que tienen pocos conocimientos básicos sobre la salud.

El personal refuerza los antecedentes culturales de cada niño a través de las interacciones cotidianas.

  • Cree entornos de aprendizaje que promuevan un sentido de pertenencia y una identidad positiva al reflejar e incluir todas las lenguas y culturas del hogar de los niños.
  • Ayude a los niños a explorar sus intereses y fortalezas al seguir el ejemplo de dichos niños durante las actividades y conversaciones, y desarrollar sus ideas.
  • Diseñe e implemente servicios de nutrición que sean apropiados a la cultura y el desarrollo infantil, satisfagan las necesidades de nutrición de los niños y se acomoden a los requisitos de alimentación de cada niño, incluidos los niños con necesidades alimentarias especiales y los niños con discapacidades.

Testimonios de la comunidad de Head Start

Personal de la guardería sentado con los niños.

En esta sección, un gerente del programa Head Start para Migrantes y Trabajadores de Temporada comparte las formas en que el programa incluye la cultura, los valores y las prácticas de la familia y el personal en la prestación de servicios.

Involucrar a las familias de una forma cultural y lingüísticamente receptiva.

"Atendemos a muchas familias hispanas, pero les diré algo... Son muy diferentes entre sí. Dentro de las familias, hay muchas diferencias culturales con respecto a sus prácticas, valores y creencias en la crianza de los hijos. Como solemos decirle al personal, no podemos poner a todas las familias en la misma bolsa pensando —son hispanos, así que deben ser así, o les debe gustar esto—. Ese no es nuestro enfoque. Nuestro enfoque es que conozcamos a nuestras familias como individuos y veamos cuáles son sus sueños y cuáles son sus esperanzas para sus hijos".

La participación familiar exitosa construye relaciones cultural y lingüísticamente receptivas con los miembros de la familia en la vida de un niño, de formas que apoyan la relación entre padres e hijos y promueven el desarrollo saludable, la preparación escolar y el bienestar. El personal de Head Start tiene la oportunidad de aprender de las familias para que el programa incorpore las diferentes culturas. Si bien varias familias en un programa Head Start podrían compartir el mismo idioma y cultura, esto no elimina la singularidad de cada familia individualmente.

Honrar las prácticas familiares.

"Tenemos nuestras políticas, pero si podemos honrar algunas de las prácticas que tienen las familias, ¿por qué no hacerlo? Si no estuviera fuera de nuestra política, y no perjudicara al niño".

Cuando un programa incluye las prácticas y rutinas de las familias, le dan al niño un sentido de uniformidad entre el hogar y el programa. Por ejemplo, el personal del programa siguió el pedido de la familia de poner un trozo de hilo en la frente de un niño cuando tenía hipo y de mantener un brazalete rojo en la muñeca de otro niño para que el niño no se enfermara.

Incorporar estilos de aprendizaje del personal en la capacitación.

"Si podemos hacer modificaciones para [las familias], entonces seguramente, podemos hacer lo mismo por nuestro personal, ya que es una forma de asegurarnos de que el mensaje para ellos sea —perteneces a este lugar y vamos a hacer las adaptaciones necesarias para poder conocerte y honrarte a ti y a quién eres—".

Incluir la cultura, los valores y las prácticas del personal en la capacitación ayuda al personal a participar de manera efectiva en la experiencia. Un gerente de programa prioriza el trabajo con los miembros del personal para planificar formas de impartir capacitación. Esto crea una cultura de pertenencia y respeto, donde el personal se siente apreciado y valorado. Los aportes del personal incluyeron brindar información en diferentes idiomas y utilizar métodos de capacitación para adaptarse a los diferentes estilos de aprendizaje y necesidades lingüísticas del personal.

Reflexión

Los programas para niños pequeños pueden usar las siguientes preguntas como punto de partida: para echar un vistazo a los desafíos que enfrentan y los enfoques que podrían usar para promover prácticas equitativas y culturalmente sostenibles en todas las áreas de prestación de servicios. Las preguntas que se enumeran a continuación están diseñadas para la autorreflexión y la evaluación crítica de la práctica y también se pueden utilizar con grupos de personal, con familias y con socios comunitarios para iniciar el diálogo. Con el fin de profundizar en algunos temas en un entorno grupal, los programas pueden identificar líderes para las sesiones que sean facilitadores capacitados, ya sea entre su personal o fuera de su programa.

  1. ¿Qué recuerda sobre su crianza?
  2. ¿Cómo podrían influir sus antecedentes o educación en su forma de pensar sobre el desarrollo de los niños?
  3. ¿De qué manera sus antecedentes personales y culturales o su educación podrían influir en la forma en que se comunica y construye relaciones con las familias?
  4. ¿Qué hace cuando sus valores y creencias sobre el desarrollo y la enseñanza infantil entran en conflicto con los de las familias?

Profundice su aprendizaje

Explore estos recursos útiles para aprender más sobre el papel de la cultura en su trabajo con los niños y las familias.