Entornos de aprendizaje

Barreras y senderos

Piense en cómo funcionan las barreras y los senderos en un espacio interior; los mismos principios se aplican a los espacios al aire libre. Las barreras y los senderos definen áreas para diferentes experiencias y dirigen el flujo de la circulación entre ellas. 1 Decida qué experiencias va a ofrecerles a los bebés y niños pequeños, cuánto espacio se necesita o se requiere para cada experiencia y cómo irán los niños de un espacio a otro. Las barreras protectoras entre espacios se pueden crear utilizando diferentes materiales, tales como:

  • equipo de juego rodeado de un camino y una cercarocas de poca altura o rocas redondas y lisas;
  • paredes o vallas de poca altura;
  • postes,
  • caminos de madera laminada (p. ej., plataformas de madera de aproximadamente 18 pulgadas de ancho y 3 pulgadas de alto, con espacio entre los listones);
  • cojines revestidos de lona o vinilo;
  • arbustos pequeños.

Los bebés que se desplazan solos y los niños pequeños necesitan espacio para gatear, caminar y correr. Deje un espacio abierto para estas y otras experiencias de juego que fomenten el desarrollo motriz de los músculos mayores como hacer rodar, lanzar y patear pelotas.

En los programas basados en el hogar, vaya con las familias a los espacios al aire libre cercanos (p. ej., parques públicos, parques infantiles, campos) y evalúen los espacios juntos. Considere las siguientes preguntas con las familias:

  • ¿Hay espacios seguros para jugar con sus hijos?
  • ¿El espacio es accesible para niños y adultos con discapacidades?
  • ¿Qué tipos de senderos y barreras protegen el área? ¿Interfieren con el espacio?
  • ¿Cómo las familias podrían crear un lugar seguro para que sus hijos jueguen dentro de estos espacios más grandes?

1 Lally et al., Guía para la configuración de entornos, 57; Post et al., Cuidado tierno y aprendizaje temprano, 249 (en inglés).