Entornos de aprendizaje

Cómo lograr que aumente la comprensión y la disposición del personal y la familia en relación con el juego y el aprendizaje al aire libre

Cuando cree los planes de desarrollo profesional anuales, haga que el juego y el aprendizaje al aire libre sean una prioridad. Proporcione talleres, presentaciones y otros recursos que se centren en temas tales como:

  • Beneficios del juego al aire libre para bebés y niños pequeñosuna maestra que sostiene a un bebé le da una pelota a un niño sentado en la hierba
  • Creación de espacios seguros para el juego al aire libre
  • Planificación de experiencias de juego al aire libre seguras y estimulantes
  • Adaptación de las experiencias de juego y exploración al aire libre para niños con discapacidades físicas, cognitivas y sensoriales.
  • Cómo abordar las preocupaciones del personal y la familia sobre pasar tiempo al aire libre con los niños.

Las capacitaciones previas y en servicio, las reuniones del personal, las reuniones y capacitaciones de los padres, las visitas al hogar y los eventos de socialización en grupo son momentos ideales para hablar sobre el juego y la exploración al aire libre.

Cuando planifique oportunidades de desarrollo profesional, considere abordar los siguientes aspectos de la preparación e implementación de experiencias al aire libre.

  • El personal y las familias pueden usar las mismas estrategias reflexivas e intencionales que usan en interiores para interactuar con bebés y niños pequeños al aire libre. Estas estrategias no solo fortalecen las relaciones entre adultos y niños, sino que también ayudan a los bebés y niños pequeños a involucrarse con el entorno al aire libre:1
    • Siga la iniciativa de los niños y adapte los planes para aprovechar descubrimientos inesperados.
    • Proporcione apoyo físico y emocional.
    • Describa lo que los niños ven y hacen (p. ej., etiquete objetos, acciones y sentimientos) y haga preguntas abiertas.
    • Sonría, ríase y muestre que disfruta estar afuera con los niños.
  • Algunos empleados y familias consideran que llevar a los bebés y niños pequeños al aire libre consume mucho tiempo o es frustrante cuando el clima requiere abrigos, gorros, ropa para la nieve, botas y manoplas. Sin embargo, vestirse es una rutina importante y parte del currículo para bebés y niños pequeños. Vestirse les ofrece a los niños pequeños una experiencia de aprendizaje social y emocional, de cuidado personal y rica en cuanto al lenguaje; no es solo una rutina para hacer rápidamente antes de salir. 3 Aliente al personal y a las familias a planificar y organizar con anticipación para asegurarse de que les dé tiempo suficiente para vestir a los niños con ropa para estar afuera, pasar tiempo de calidad al aire libre, desvestirse en interiores y pasar a la siguiente experiencia o rutina diaria. 4 Cuando el grupo incluye bebés o niños pequeños con discapacidades o posible retraso, es particularmente importante asegurarse de que haya tiempo necesario para estas rutinas y transiciones para que no se pierda el tiempo planificado al aire libre.
  • No todas las experiencias al aire libre tienen que tener lugar dentro de los espacios de juego al aire libre designados. Si es seguro hacerlo, el personal y las familias pueden llevar a los bebés y niños pequeños en caminatas y paseos en coche por el vecindario. Estas salidas exponen a los niños a cosas nuevas para ver, oír, tocar y oler, y ayudan a los niños a aprender acerca de sus comunidades. Haga hincapié en que una salida exitosa para bebés y niños pequeños no se trata tanto de llegar a un destino o de la distancia recorrida como de explorar lentamente cada grieta, insecto o pared que encuentren por el camino.

Cuando sea posible, anime al personal y a las familias a planificar salidas que incluyan tiempo y lugares donde los niños puedan estar afuera y moverse, especialmente si están siendo transportados en cochecitos o carretillas. 4 Lo ideal es planificar caminatas y paseos, además de tiempo al aire libre, en un espacio de juego seguro y al aire libre. 5 Los bebés y los niños pequeños se benefician de ambos tipos de experiencias. Asegúrese de que el personal siga las políticas y procedimientos de supervisión activa y seguridad de los peatones al llevar a los niños a caminar y en juguetes con ruedas.

  • Puede ser que el personal y las familias se pregunten cuánto tiempo deben pasar los bebés y los niños pequeños al aire libre. Por lo general, los programas determinan esto en función de factores como la edad de los niños, la duración del día programático o el evento de socialización en grupo, las condiciones climáticas y de seguridad, o el plan diario de una familia. CFOC 3.1.3.1: Oportunidades activas para la actividad física (en inglés) sugiere lo siguiente para los programas de cuidado infantil basados en el centro y de cuidado infantil familiar; los programas basados en el hogar también pueden considerar cómo estas pautas podrían aplicarse en sus horarios diarios. Tenga en cuenta que la cantidad de tiempo que los bebés y los niños pequeños pasan fuera puede exceder estas recomendaciones.
    • Todos los niños, desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, deben participar diariamente en dos o tres ocasiones de juego activo al aire libre, si el tiempo lo permite.
    • Los bebés (nacimiento hasta los 12 meses) deben llevarse fuera de dos a tres veces al día, si pueden tolerarlo. No hay un período de tiempo recomendado para estas experiencias de juego al aire libre.
    • A los niños pequeños (12 a 35 meses) se les debe permitir de 60 a 90 minutos totales de juego al aire libre. Estos tiempos se pueden acortar durante condiciones climáticas adversas en las que los niños todavía pueden jugar de forma segura al aire libre durante períodos más cortos. Sin embargo, la cantidad de tiempo activo en interiores debe aumentar, por lo que la cantidad total de juego activo (ejercicio) sigue siendo la misma.

La Academia Estadounidense de Pediatría dice que, dado que la mayoría de los daños causados por el sol ocurren en la infancia, lo mejor es limitar la exposición al sol durante las horas de intensidad máxima, entre las 10 a. m. y las 4 p. m.6 Tenga esto en cuenta al determinar los horarios de juego al aire libre.

  • La preparación para las experiencias al aire libre debe incluir designar un tiempo para la evaluación continua de los niños. Como se señaló anteriormente, las experiencias al aire libre apoyan el aprendizaje y desarrollo de los niños en todos los ámbitos del ELOF. Esto significa que hay oportunidades de observar y documentar lo que los niños saben y pueden hacer. Las experiencias al aire libre son un momento particularmente bueno para evaluar las habilidades motrices gruesas de los niños y los comportamientos seguros. Los niños también demostrarán los enfoques de aprendizaje, lenguaje, comunicación, cognición, y las habilidades sociales y emocionales.

1 Post et al., Cuidado tierno y aprendizaje temprano, 343, 367 (en inglés).

2 Trister Dodge et al., El currículo creativo, 189 (en inglés).

3 Williams, "Explorar el mundo natural", 21 (en inglés).

4 Greenman et al., Prime Times, 298 (en inglés).

5 Post et al., Cuidado tierno y aprendizaje temprano, 249–250 (en inglés).

6 Academia Estadounidense de Pediatría, "Consejos de seguridad y protección del sol" (en inglés).