Entornos de aprendizaje

Cuando la disponibilidad de un espacio de juego al aire libre es un problema

Un niño vestido con ropa de invierno está fuera examinando la pared de ladrillo de un canteroLas experiencias de exploración y juego al aire libre pueden tener lugar en diferentes tipos de espacios y lugares. Sin embargo, algunos programas enfrentan el desafío de tener un espacio de juego al aire libre limitado o falta de espacio de juego al aire libre o pocos lugares seguros para ir. En estas situaciones, es particularmente importante que los líderes, el personal y las familias del programa encuentren maneras de proporcionarles a los bebés y niños pequeños experiencias que los conecten con la naturaleza y oportunidades para el juego y la exploración activos al aire libre.

Aunque puede que no haya respuestas fáciles, aun así es importante determinar qué adaptaciones al aire libre podrían ser razonables y apropiadas para los programas y las familias, en circunstancias muy lejos de ser ideales. Estas son algunas opciones posibles:1

  • Utilice las aceras como senderos para juguetes y equipos con ruedas.
  • Utilice los costados de los edificios para hacer actividades artísticas.
  • Proporcione "piezas sueltas" para transformar el espacio.
  • Agregue troncos, tocones de árboles y rocas lisas para crear nuevos espacios y fomentar experiencias de desarrollo motriz grueso.
  • Utilice los recursos del vecindario, como centros recreativos, parques, campos abiertos y áreas de juegos de escuelas o públicos. Cree un "patio de juego móvil" (p. ej., un remolque con ruedas lleno de mantas, un paracaídas, cajas de leche, pelotas y otros juguetes y equipos que se puedan llevar a un espacio más abierto).
  • Lleve a los niños a salidas cortas usando carretillas y cochecitos. Permita que los niños que pueden caminar lo hagan, por lo menos una parte del tiempo para que reciban el beneficio del ejercicio físico.
  • Busque dónde están los huertos comunitarios y utilícelos.
  • Siembre flores que no sean tóxicas en cajas o pequeños huertos en bañeras que sean accesibles de forma segura para niños y adultos2.
  • Cuelgue comederos de aves, carrillones y pancartas donde los niños puedan verlos.
  • Traiga la naturaleza al espacio interior. Considere la posibilidad de colocar cubos u otros recipientes afuera cuando llueve o nieve, y luego llévelos dentro para ver cuánto se recogió. Cuando sea posible, abra las ventanas (no más de cuatro pulgadas y usando protectores de seguridad) para permitir la entrada de aire fresco. Proporcione objetos y materiales naturales seguros, y apropiados para la edad y el nivel de desarrollo, para que los bebés y los niños pequeños los exploren. Estos pueden incluir frutos de pinos, pequeñas galletas de árboles (es decir, secciones transversales de ramas que muestran los anillos de crecimiento), ramitas, hojas, nieve, tierra, bellotas, rocas y caracoles. Asegúrese de supervisar estas exploraciones; es apropiado para el desarrollo que los niños muy pequeños se lleven objetos a la boca. Tenga en cuenta que los objetos que pueden ser seguros para los niños mayores no son seguros para los niños más pequeños.
  • Atraiga la atención de los niños hacia los fenómenos naturales que pueden ver a través de la ventana, como la lluvia, nieve, relámpagos o el viento soplando en los árboles o las hojas. Invite a los niños a tocar los cristales de las ventanas para ver si están calientes o fríos. Señale y describa los cambios en las condiciones al aire libre (p. ej., cómo cambia el total de lugares con sombra o soleados dependiendo de la hora del día, o cómo cambia la luz cuando las nubes cubren el sol).

En algunos programas, las familias pueden verse afectadas por un vecindario inseguro y negarse a llevar a sus hijos al aire libre como parte de la vida diaria de la familia. Lo más importante es hablar con las familias sobre lo que es significativo, realista y posible para ellos y sus hijos. Algunas de estas sugerencias podrían ser apropiadas para que las familias traten de seguirlas. En algunos casos, puede haber parques, áreas de juegos infantiles u otros recursos comunitarios que sean accesibles de forma segura para las familias. Visítelos con los miembros de la familia. Hable acerca de cómo se podrían usar juguetes y materiales simples como cajas, ollas, pequeñas bañeras o cubos pequeños con niños al aire libre y dónde podría tener lugar ese juego, incluso durante un corto período de tiempo.

Piezas sueltas

El personal y las familias de los programas de cuidado infantil basados en el centro, en el hogar y el cuidado infantil familiar pueden usar "piezas sueltas"3 para fomentar oportunidades de juego al aire libre para bebés y niños pequeños. El término se refiere a "materiales que se pueden cambiar de lugar con facilidad y que pueden ser utilizados por los niños mientras juegan".4 Para bebés y niños pequeños, las piezas sueltas son juguetes y materiales que son seguros, no se fijan en el lugar y se pueden utilizar de muchas maneras. Son materiales que los niños recogen, juntan, mezclan, separan, apilan, rellenan y descargan, y ponen en fila. Los juguetes para interiores, equipos y materiales que se llevan afuera se consideran piezas sueltas; también los materiales naturales como galletas de árboles, piedras, ramas, vainas de semillas, hojas, agua y arena. Entre otras ideas para piezas sueltas están:

  • tela,
  • recipientes,
  • tubos de cloruro de polivinilo (PVC, sigla en inglés),
  • esponjas,
  • carretillas,
  • trineos pequeños
  • cajas plásticas de leche,
  • mochilas,
  • tablas anchas y lijadas que son lo suficientemente pequeñas como para que los niños pequeños recojan, lleven o arrastren cosas en ellas.

Las piezas sueltas son importantes por varias razones. 5 Por ejemplo:

  • Animan a los niños a manipular el entorno y proporcionan oportunidades para la creatividad y la resolución de problemas.
  • Les proporcionan a los niños materiales apropiados para su edad. Debido a que estos materiales se pueden utilizar de diversas maneras, cada grupo de edad utiliza los materiales de maneras diferentes y apropiadas.
  • Añaden novedad al entorno de juego al aire libre. Esto es importante para niveles cognitivos de juego superiores, como el juego simbólico.
  • Fomentan una amplia variedad de comportamientos de juego, como el vertido y el relleno; levantar, mover y transportar; y el juego de simulación, paralelo y cooperativo.

1 Greenman y Lindstrom, Espacios de cuidado, lugares de aprendizaje, 299; Greenman et al., Prime Times, 298, 322 (en inglés).

2 Academia Estadounidense de Pediatría, la Asociación Estadounidense de Salud Pública, el Centro Nacional de Recursos para la Salud y la Seguridad en el cuidado infantil y la educación en la primera infancia, la Oficina de salud materno-infantil y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, El cuidado de nuestros niños (CFOC), "Incluso las plantas pueden ser tóxicas" (en inglés).

3 Dempsey y Strickland, "Por qué incluir piezas sueltas"; Greenman et al., Prime Times, 297 (en inglés).

4 Dempsey y Strickland, "Por qué incluir piezas sueltas" (en inglés)

5Ibid.