Entornos de aprendizaje

Identificar y lograr que aumente el personal con buena disposición a estar al aire libre

Algunos adultos se sienten cómodos con las actividades al aire libre y con la interacción con la naturaleza. Están dispuestos y deseosos de facilitar la exploración de los elementos naturales de los niños pequeños, como plantas que no sean peligrosas, animales e insectos; tierra y barro; lluvia y nieve; agua y caracoles y piedras. Algunos adultos se sienten menos cómodos o incluso temerosos. Por ejemplo, algunos adultos tienen intensas reacciones negativas a gusanos, babosas, saltamontes, mantis religiosas y mariquitas, todos ellos inofensivos. A otros no les gustan las actividades sensoriales con tierra, arena o barro. Los adultos que se sienten incómodos o temerosos pueden transmitirle su malestar y temor a los niños pequeños; a su vez, los niños pequeños pueden sentirse incómodos o incluso temerosos de estar afuera.

una maestra y un grupo de niños de pie bajo un árbol mirando hacia arriba, la maestra apunta hacia arriba, a las ramas de los árbolesTodos los adultos tienen la responsabilidad de mantener a los bebés y niños pequeños a salvo. Sin embargo, algunas molestias y temores son más una cuestión de gusto o creencias personales que un riesgo real. Los líderes del programa pueden hablar con el personal y las familias sobre la exploración segura del mundo natural y proporcionarles información sobre qué plantas, animales e insectos son y no son inofensivos y se pueden manipular.

Para identificar al personal que está entusiasmado o dispuesto a sentirse más cómodo con el juego al aire libre, agregue preguntas a las entrevistas, al coaching y a las conversaciones de supervisión. Entre dichas preguntas y mensajes pueden estar:

  • ¿Por qué es importante el juego al aire libre para los bebés y niños pequeños?
  • ¿Con qué frecuencia cree que los bebés y los niños pequeños deben estar afuera? ¿Por qué?
  • Describa su espacio de juego al aire libre ideal para bebés y niños pequeños.
  • Describa cómo podría planear oportunidades de aprendizaje al aire libre.
  • ¿Cuáles son sus cosas favoritas para hacer afuera? ¿Con niños?
  • ¿Qué le parece pasar tiempo afuera o interactuar con la naturaleza? Si no se siente incómodo, ¿qué podría ayudarlo a sentirse más cómodo?
  • ¿Cuáles son algunos de los desafíos relacionados con llevar a bebés y niños pequeños afuera? ¿Cómo afrontaría estos desafíos?
  • ¿De qué forma abordaría las opiniones o preferencias de las familias sobre el juego al aire libre, como llevar a los niños al aire libre bajo la lluvia o participar en experiencias sensoriales como jugar con arena y agua y cavar en la tierra?

La supervisión reflexiva y el coaching son formas de trabajar con el personal cuya incomodidad o miedo puede interferir o prevenir las exploraciones de los niños en la naturaleza. Pruebe las siguientes estrategias para abordar las molestias de los adultos o la inexperiencia con las actividades al aire libre:

  • Invite al personal a reflexionar sobre sus propias experiencias al aire libre durante la infancia, así como las creencias culturales relacionadas.
  • Reconozca y valide la ansiedad o el miedo. El aumento de los niveles de confort puede requerir algo más que ofrecer garantías.
  • Proporcione información sobre los beneficios de pasar tiempo al aire libre para los adultos (p. ej., mejora la salud física y mental).
  • Proporcione oportunidades para que el personal "juegue" con agua, tierra, barro, arena, piedras, hojas y otras sustancias y elementos naturales.
  • Celebre al personal que logre metas personales (p. ej., agarrar un gusano por primera vez, llevar afuera a los niños vestidos apropiadamente en un clima menos agradable, adoptar un uso creativo del espacio al aire libre o planificar una experiencia creativa al aire libre).