Entornos de aprendizaje

Lugares para mirar libros, hacer sonidos y música, y jugar juegos de simulación

Estas experiencias de interiores funcionan igual de bien al aire libre. Piense en los sitios y espacios donde pueden tener lugar. 1

una niña sentada en una silla en la sombra mirando un libroLos bebés y los niños pequeños pueden mirar libros casi en cualquier lugar (p. ej., sobre una manta en una zona de sombra, en una hamaca con un adulto o en un rincón acogedor). Considere llevar una selección de libros al aire libre. Los libros sobre animales y naturaleza son particularmente apropiados para extender el aprendizaje sobre el mundo natural.

Del mismo modo, el juego de simulación puede ocurrir en muchos lugares. Algunos equipos al aire libre, como las casas de juguete, los juguetes con ruedas y las mangueras de agua, naturalmente se prestan para el juego de simulación. El personal también puede llevar materiales y equipos de interiores al aire libre, como ropa para disfrazarse, muñecas y carritos de compras. Otra opción para alentar y apoyar el juego de simulación es crear un escenario. Un escenario puede ser tan simple como algo plano donde pararse, como una plataforma baja o un tocón de árbol nivelado, o una mesa robusta de tamaño infantil. Asegúrese de que en la superficie quepan al menos a dos niños con suficiente espacio como para estar uno al lado del otro cómodamente. Un escenario también puede ser más elaborado, como un anfiteatro hecho de madera o piedra con asientos incorporados.

Hay muchas maneras y lugares donde se pueden crear sonidos y música. Considere cómo agregar varios tipos de sonidos (p. ej., fuertes, suaves, de madera, metálicos). Estas son algunas sugerencias:

  • Cuelgue carrillones de diferentes materiales como metal, madera y bambú de ramas de árboles y revestimientos sobre áreas sombreadas.
  • Las banderas o serpentinas de tela de colores hacen sonidos cuando se agitan en el viento y son interesantes de ver, sobre todo para los bebés pequeños que están acostados boca arriba.
  • Coloque campanas y carrillones en arbustos, vallas y puertas.
  • Instale una fuente con una cascada de agua.
  • Cree un área de sonido e incluya instrumentos caseros, como xilófonos hechos de tubos de PVC y ollas con palos de madera para golpear.
  • Proporcione varios tipos y tamaños de recipientes y tapas para hacer cocteleras utilizando materiales naturales como tierra y palos2.
  • Siembre árboles y arbustos que hagan sonidos cuando el viento mueva sus ramas y hojas.

En los programas basados en el hogar, trabaje con las familias para explorar las posibilidades de este tipo de actividades en sus entornos al aire libre.

1 Keeler, Áreas de juego naturales, 82, 85; Lally et al., Guía para configurar entornos, 59 (en inglés).

2 Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Administración para Niños y Familias, Oficina Nacional de Head Start, "Espacios al aire libre" (en inglés).