Entornos de aprendizaje

Una mirada más atenta a las consideraciones de seguridad

La seguridad es quizás la preocupación más común y a menudo interfiere con la participación activa en el juego al aire libre. Los bebés y los niños pequeños son científicos en ciernes. Investigan el mundo de forma activa usando todos sus sentidos y parecen no tener miedo cuando se trata de explorar con las manos, la boca o con todo el cuerpo. Los bebés y los niños pequeños están empezando a entender lo que es y no es seguro y cómo protegerse. Necesitan adultos responsables para minimizar los riesgos de salud y seguridad al aire libre y eliminar los mayores peligros para que puedan explorar y jugar de forma segura.

una maestra ayuda a un niño con un casco de bicicleta a montar un tricicloAl mismo tiempo, es importante estar consciente de que nadie puede eliminar todos los riesgos posibles. Los golpes, cortaduras, rasguños y moretones menores son normales. Correr algunos riesgos es importante y necesario para el crecimiento y el desarrollo de los niños pequeños. 1 Correr riesgos les enseña a los niños pequeños acerca de lo que es y no es posible. También sienta las bases para lidiar con situaciones difíciles más adelante en la vida. Lo que se considera seguro o inseguro depende, en parte, de la edad y el nivel de desarrollo de los niños (p. ej., la arena se considera segura para los niños pequeños, pero no para los bebés menores de 6 meses, incluso con una supervisión atenta).

Reducir el riesgo no significa limitar el equipo de juego ni hacer cumplir normas que restrinjan el movimiento de los niños pequeños o la exploración del medio ambiente. Un espacio de juego al aire libre ideal es aquel que anima a los niños a desafiarse a sí mismos y, al mismo tiempo, presenta poco riesgo de lesiones; en otras palabras, un espacio con muchos desafíos pero pocos riesgos. De hecho, los estudios muestran que los patios de juego con muchos desafíos pero con pocos riesgos son los mejores para promover las metas de aprendizaje al aire libre. Los niños hacen más actividades físicas; adquieren más habilidades físicas, cognitivas y sociales, incluido el respeto por los demás; y son más felices y más resilientes. 2

Hay tres pasos importantes que los líderes del programa, el personal y las familias de EHS y MSHS pueden dar para encontrar un equilibrio entre el juego y la exploración al aire libre y la seguridad.

  1. Llegar a una idea generalizada de lo que significa mantener a los bebés y niños pequeños sanos y seguros, al tiempo que se proporcionan desafíos apropiados. Esto incluye identificar los beneficios de correr riesgos y definir riesgos razonables.
  2. Trabajar con el Comité Asesor de los Servicios de Salud (HSAC, sigla en inglés) para desarrollar, revisar e implementar prácticas y procedimientos de seguridad que apoyen el desarrollo de los niños, respeten las creencias del personal y de las familias sobre la exploración y el juego seguros al aire libre, y sigan las normas HSPPS, estatales, locales y tribales para otorgamiento de licencias y otras regulaciones de protección.
  3. Implementen la supervisión activa.

Estos son ejemplos de lo que se debe incluir en las políticas para actividades al aire libre:

  • Los requisitos relacionados con la supervisión activa3 son esenciales para mantener a los niños seguros cuando están al aire libre. Por ejemplo, se espera que el personal:
    • Mantenga una proporción de 1:4 entre el personal y los niños en todo momento.
    • Utilice teléfonos celulares o walkie-talkies para comunicarse rápida y fácilmente con otros adultos al aire libre y en interiores y, si es necesario, con los servicios de emergencia.
    • Ubicarse de forma que puedan ver y escuchar a los niños y utilizar el tiempo para observar a los niños y relacionarse con ellos en lugar de conversar con otros adultos. Durante las socializaciones, los padres deben interactuar cara a cara con su hijo.
    • Mire continuamente el espacio de juegos al aire libre para saber dónde están todos y qué están haciendo, y cuente a los niños con frecuencia, especialmente durante las transiciones de ida y vuelta al espacio al aire libre.
    • Use lo que sabe sobre los intereses y las habilidades de cada niño para predecir lo que harán.
    • Crear desafíos que los niños puedan enfrentar y apoyarlos para que los aborden satisfactoriamente.
    • Ofrecer diferentes niveles de asistencia o redirección, dependiendo de las necesidades de cada niño.
  • Políticas relacionadas con el estado del tiempo que definan cuándo es y no es aceptable llevar a los niños fuera. Las experiencias al aire libre pueden tener lugar en todo tipo de condiciones climáticas, entre ellos, lluvia, nieve, calor, frío y viento, si se toman precauciones de sentido común y procedimientos de seguridad. Por ejemplo:
    • Infórmese sobre la calidad del aire. Algunos niveles de calidad del aire constituyen riesgos significativos para la salud y la seguridad de los niños pequeños y los adultos.
    • No lleve a los niños al exterior cuando haya ventiscas, rayos y tormentas eléctricas, o haya demasiado frío o demasiado calor.
    • Sepa qué tipos de ropa para niños y adultos son apropiados para diferentes condiciones climáticas. Siempre que sea posible, proporcione ropa adicional para exteriores para niños y adultos. Muchas veces, la falta de ropa adecuada, y no la condición climática en sí, hace que se pase menos tiempo al aire libre. 4 Consulte Consejos de seguridad en el verano para programas de educación temprana y Seguridad en el clima frío para que encuentre ideas sobre qué incluir en una política sobre el estado del tiempo.
  • Recurrir a la sombra (en inglés), al protector solar y a la ropa protectora para bebés menores de 6 meses, al repelente de insectos (en inglés) y otras sustancias protectoras.
  • Juegos de agua (en inglés) y cajas de arena (en inglés) seguros e higiénicos.
  • Almacenamiento adecuado de medicamentos que deben estar disponibles cuando los niños están al aire libre (p. ej., EpiPens® e inhaladores para niños con alergias y asma). Los medicamentos deben ser fácilmente accesibles en todo momento.
  • Manejo de picaduras de insectos.
  • Qué incluir en los botiquines de primeros auxilios para actividades al aire libre (en inglés).

Además de las políticas para actividades al aire libre, hay otras prácticas y procedimientos de seguridad importantes que se deben tener en cuenta. Las siguientes prácticas y procedimientos seleccionados, basados en las HSPPS y CFOC Capítulo 6: Áreas de juego/parques infantiles y transporte (en inglés), son pertinentes para los programas de cuidado infantil basados en el centro y hogares de cuidado infantil familiar con espacios de juego dedicados al aire libre. Sin embargo, los líderes, el personal y las familias del programa también pueden considerar cómo se pueden aplicar a patios traseros, patios de juego públicos y otros espacios que los bebés, los niños pequeños y sus familias utilizan para el juego y la exploración al aire libre.

Mantenimiento del espacio al aire libre
Inspeccione el espacio exterior y el equipo. Busque signos de desgaste (p. ej., cadenas sueltas), peligros expuestos (p. ej., pernos y astillas) y materiales peligrosos (p. ej., sustancias venenosas, objetos afilados o que impliquen peligro de asfixia; objetos enterrados; heces de animales; roedores). Considere la posibilidad de tener tubos de asfixia a mano para probar si constituyen un peligro de asfixia. Si las áreas de arena o las cajas de arenas son parte del espacio del programa dedicado a las actividades al aire libre, cúbralas cuando no estén en uso. Compruebe si hay hielo en los equipos, senderos y superficies para montar en condiciones invernales y si los equipos y superficies están muy calientes en condiciones de calor y sol.

Diseño del espacio al aire libre
Considere la posibilidad de colocar áreas y equipos más activos lejos de las áreas menos activas. Por ejemplo, coloque los columpios y senderos para bicicletas hacia el borde del espacio al aire libre. Rodee el equipo de juego activo y fijo con una zona de uso que tenga un mínimo de seis pies y que no tenga ningún otro equipo en ninguna dirección. Para el equipo de juego fijo utilizado solo por niños de 6 a 23 meses, el mínimo es de tres pies. Consulte CFOC 6.2.2.1: Zona de uso para equipos de juego fijo (en inglés) para obtener más información. Asegúrese de que los senderos estén despejados y que los bebés pequeños estén fuera del flujo de actividad. Las mejores prácticas sugieren que el espacio al aire libre para los bebés esté separado, pero cerca del espacio para los niños pequeños. Sin embargo, puede ser que muchos programas no puedan separar a los bebés de los niños pequeños. En esos casos, asegúrese de que el área de juegos para bebés y niños pequeños esté separada del área de preescolar.

Drenaje de la superficie
El agua estancada que no drena es un caldo de cultivo peligroso para los mosquitos y puede transmitir gérmenes. Independientemente del tipo de superficie utilizada en el espacio exterior, asegúrese de que el agua pueda escurrirse o drenarse a través de ella.

Superficies protectoras
El equipo al que se suben los niños debe tener superficies protectoras que absorban el impacto; este tipo de superficies reduce el impacto de las caídas. Algunos ejemplos de superficies adecuadas son los materiales de unidades que encajan entre sí, como baldosas o esteras, y el relleno suelto, como el caucho triturado o la fibra de madera y el mantillo. Las superficies de relleno sueltas deben instalarse correctamente y mantenerse a la profundidad adecuada para amortiguar de forma segura la caída de un niño. La gravilla y la arena no son superficies protectoras adecuadas para bebés y niños pequeños. Consulte CFOC 6.2.3.1: Superficies donde no se permite colocar equipos para escalar (en inglés) para obtener más información.

Protección contra el viento excesivo y la luz solar directa
Asegúrese de que haya áreas donde los niños jueguen que estén protegidas del viento y la luz solar. La sombra se puede proporcionar de diferentes maneras, incluidos porches, glorietas, habitaciones exteriores con mosquitero, toldos, sombrillas y árboles. Consulte CFOC 6.1.0.7: Proporcionar sombra al área de juego (en inglés) para obtener más información.

Equipos seguros y apropiados para la edad y el nivel de desarrollo
El equipo debe ser apropiado para el tamaño y las habilidades de los bebés y los niños pequeños. Debe cumplir con todas las normas de seguridad pertinentes, como las proporcionadas por la CPSC para superficies expuestas, el espaciado (es decir, para evitar el estrangulamiento o que la cabeza quede atrapada), los materiales, el diseño y la ubicación. El equipo para los niños pequeños debe proporcionar suficiente desafíos como para mantenerlos interesados y participando. Algunas piezas del equipo no funcionan bien para bebés y niños pequeños. 5 Entre estas se encuentran:

  • camas elásticas,
  • balancines,
  • columpios de cinta,
  • columpios de una sola cadena y columpios de neumáticos que rotan,
  • escaleras de peldaños,
  • tiovivos,
  • escaleras horizontales,
  • anillos para colgarse.

1 Almeras, Creación de una cultura basada en la naturaleza, diapositivas 34–36 (en inglés).

2Farmer, et. al., "Cambio del entorno del patio de juego escolar en casos de acoso escolar: Un ensayo controlado aleatorizado" (en inglés).

3 Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Administración para Niños y Familias, Oficina Nacional de Head Start, Supervisión Activa (en inglés).

4 Williams, "Explorar el mundo natural", 21 (en inglés).

5 Greenman et al., Prime Times, 297; Frank Porter Graham, "Información sobre el patio de juego para usar junto con las escalas de clasificación ambiental" (en inglés).