¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Introducción

Siguen surgiendo pruebas que demuestran la profunda influencia que las experiencias a temprana edad tienen en el futuro éxito de los niños. El cuidado enriquecedor y estimulante que se brinda a los niños en los primeros años construye una arquitectura cerebral óptima que permite a los niños maximizar su potencial de aprendizaje. Las intervenciones en los primeros años de vida son capaces de alterar el curso del desarrollo y cambian las probabilidades de las personas en riesgo de obtener resultados deficientes a obtener resultados más adaptativos.

Para satisfacer las necesidades de los niños y las familias más vulnerables de nuestro país, los programas de cuidado y educación de la primera infancia administrados por la Administración para Niños y Familias (ACF, por sus siglas en inglés) están diseñados tanto para proporcionar experiencias enriquecedoras en la primera infancia que promuevan el éxito a largo plazo de los niños, como para ayudar a los padres trabajadores de bajos ingresos con el costo del cuidado infantil. En colaboración con las familias, todos los programas de cuidado y educación de la primera infancia deben apoyar las necesidades de los niños y el progreso adecuado a la edad en los dominios del Desarrollo del Lenguaje y la Lectoescritura; la Cognición y el Conocimiento General; Enfoques de Aprendizaje; la Salud y el Bienestar Físico el Desarrollo Motriz y el Desarrollo Social y Emocional que mejorarán la preparación para el kindergarten. Los programas de Head Start, Early Head Start, pre-kindergarten y de cuidado infantil tienen como objetivo apoyar la capacidad de los padres, maestros, proveedores de cuidado infantil y otros miembros de la comunidad para relacionarse positivamente con los niños en ambientes estables y estimulantes a fin de ayudar a crear una base sólida para el rendimiento escolar, la productividad económica y una ciudadanía responsable en el futuro.

La ACF se esfuerza por alcanzar los siguientes objetivos en todos los programas de la primera infancia:

  • Construir sistemas de aprendizaje y desarrollo de la primera infancia exitosos en todos los programas de Early Head Start, Head Start, cuidado infantil y prekindergarten.
  • Promover programas de aprendizaje y desarrollo tempranos de alta calidad y responsables para todos los niños.
  • Asegurar una fuerza laboral eficaz de la primera infancia.
  • Mejorar el bienestar físico, del desarrollo, de la salud mental y social de los niños en los entornos de aprendizaje y desarrollo de la primera infancia.
  • Promover el compromiso y el apoyo de la familia en el desarrollo de los niños, reconociendo que los padres son los principales maestros y defensores de sus hijos.
  • Desarrollar las fortalezas y atender las necesidades de niños y familias cultural y lingüísticamente diversos.
  • Mejorar la salud y la seguridad de los entornos de aprendizaje y desarrollo de la primera infancia.

Si bien los entornos de cuidado y educación tempranos de calidad pueden tener beneficios significativos de desarrollo y otros efectos positivos a largo plazo para los niños hasta bien entrada la adultez, los entornos de calidad inferior pueden resultar en ambientes inseguros que no toman en cuenta las necesidades físicas y emocionales básicas de los niños y conllevan al descuido, estrés tóxico, lesiones o incluso la muerte. Como resultado de ello, no es de extrañar que múltiples encuestas de los padres han identificado a la salud y la seguridad como uno de los factores más importantes que se deben considerar al evaluar las opciones de cuidado infantil (Shlay, 2010). Las prácticas de salud y seguridad proporcionan la base sobre la cual los estados y las comunidades construyen entornos de cuidado y educación tempranos de calidad.

El otorgamiento de licencias a los programas de cuidado infantil basados en centros y de hogares de cuidado infantil familiar es un proceso que establece los requisitos mínimos necesarios para proteger la salud y seguridad de los niños bajo su cuidado. Los requisitos para la obtención de licencias del estado son requisitos reglamentarios, incluyendo requisitos de registro o certificación que se han establecido bajo la legislación estatal necesaria para que un proveedor opere legalmente y proporcione servicios de cuidado infantil.

Entre 2009 y 2011, más de la mitad de los estados realizaron cambios a los reglamentos para el otorgamiento de licencias a los programas de cuidado infantil basados en centros y a los hogares de cuidado infantil familiar. Por ejemplo, los estados aumentaron los requisitos de capacitación previa al servicio para los directores de los centros y aumentaron el número de horas de capacitación continua para todas las funciones del personal del centro, así como para los proveedores de cuidado infantil familiar. Específicamente, 47 estados del país exigen que el personal de los centros y 37 estados exigen que los proveedores de cuidado infantil familiar, completen capacitación relacionado con primeros auxilios. Con respecto a CPR (resucitación cardiopulmonar), 46 estados exigen la capacitación del personal de centros y 36 estados lo exigen de los proveedores de cuidado infantil familiar. Más de la mitad de los estados exigen que el personal de los centros completen capacitación relacionada con el maltrato y descuido de menores (27 Estados) o la prevención de enfermedades transmisibles (25 estados). El número de estados en el país que exige la verificación de huellas digitales de los registros federales y la verificación de los registros de delincuentes sexuales ha aumentado desde el año 2007. Todos los estados que otorgan licencias a los centros y más del 85% que otorgan licencias a hogares de cuidado infantil familiar, tienen requisitos sobre el contenido nutricional de las comidas y bocadillos que sirven a los niños. Los estados del país han añadido requisitos sobre las cercas en los espacios al aire libre, el transporte y la preparación en casos de emergencias y más estados prohíben la presencia de armas de fuego en los centros de cuidado infantil (Centro Nacional para la Mejora de la Calidad del Cuidado Infantil de la Oficina de Cuidado Infantil y la Asociación Nacional para la Administración Reguladora, 2013).

Se han realizado grandes progresos en los estados del país para proteger a los niños que se encuentran bajo cuidado fuera del hogar, sin embargo, se debe llevar a cabo más trabajo para asegurar que los niños puedan aprender, jugar y crecer en entornos salvos y seguros. Los estados del país varían ampliamente en términos del número y contenido de los estándares de salud y seguridad, así como de los medios con los que velan por su cumplimiento. Algunos programas de cuidado y educación de la primera infancia podrían no recibir ninguna supervisión mientras que otros reciben múltiples visitas. Además, algunos programas que reciben financiamiento de múltiples fuentes podrían recibir repetidas visitas de supervisión que evalúan a los programas en relación con estándares complicados y a veces contradictorios. Si bien existen diferencias en los requisitos de salud y seguridad según las fuentes de financiamiento (por ejemplo, Head Start, Fondo de Desarrollo de Cuidado Infantil, Ley de Educación para Personas con Discapacidades y Título I), el tipo de programa de la primera infancia (por ejemplo, programas basados en centros, hogares de cuidado infantil familiar) y la duración bajo el cuidado, existen estándares o normas básicas que deben estar establecidas para proteger a los niños, sin importar el tipo de variación en el programa. Hasta ahora, no ha habido una orientación federal que apoye a los estados del país en la creación de estándares básicos y coherentes de salud y seguridad para todos los entornos de cuidado y educación de la primera infancia.

ACF se complace en anunciar los Conceptos básicos del cuidado de nuestros Niños: Cimientos de salud y seguridad para el cuidado y la educación en la primera infancia (Caring for Our Children Basics: Health and Safety Foundations for Early Care and Education). Los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños representan los estándares mínimos de salud y seguridad que los expertos creen que deberían estar en vigencia en sitios donde se proporciona cuidado a los niños fuera de sus hogares. Los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños busca reducir los conflictos y la redundancia que se encuentran en los estándares de programas vinculados a múltiples fuentes de financiamiento. Los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños no debe interpretarse como una representación de todos los estándares que deben estar presentes para lograr la más alta calidad de cuidado infantil y aprendizaje temprano. Por ejemplo, los requisitos de capacitación de proveedores cuidado infantil que se describen en estos estándares están diseñados únicamente para prevenir el daño a los niños, no para garantizar su óptimo desarrollo y aprendizaje.

Los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños es el resultado del trabajo de expertos tanto federales como no federales y se basa en "El Cuidado de nuestros niños: Estándares nacionales de desempeño de la salud y la seguridad; Guías para programas de cuidado y educación de la primera infancia, Tercera Edición" (Caring for Our Children: National Health and Safety Performance Standards; Guidelines for Early Care and Education Programs, Third Edition), creado por la Academia Americana de Pediatría; la Asociación Americana de la Salud Pública; y el Centro Nacional de Recursos para la Salud y Seguridad en el Cuidado Infantil y la Educación de la Primera Infancia con fondos de la Oficina de Salud Materno-Infantil. La Oficina de Cuidado Infantil, la Oficina de Head Start, la Oficina del Secretario Adjunto para la Primera Infancia y la Oficina de Salud Materno-Infantil jugaron un papel decisivo en este esfuerzo. Aunque el reglamento federal no requiere el uso de los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños, el conjunto de estándares se publicó para recibir comentarios del público en el Registro Federal para ofrecer a la ACF una guía práctica para ayudar con el perfeccionamiento e implementación. Los estándares, reglamentos y orientación con los que se produjeron los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños se encuentran al final del presente documento.

Se puede lograr un cuidado infantil de calidad estableciendo prácticas básicas y coherentes de salud y seguridad. Aunque su uso es voluntario, la ACF espera que los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños sea un recurso útil para los estados del país y otras entidades que trabajan para mejorar los estándares de salud y seguridad, tanto en los sistemas de autorización de licencias como en los sistemas de evaluación y mejora de la calidad (Quality Rating and Improvement Systems, QRIS, sigla en inglés). A medida que más estados construyen sus QRIS, se espera que los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños apoye la mejora continua de la calidad en los programas a medida que avanzan a niveles más altos de calidad y mejoran la salud y el bienestar general de todos los niños en entornos de cuidado infantil fuera del hogar. Además, la ACF anticipa que los Conceptos básicos del cuidado de nuestros niños apoyará la eficiencia y la eficacia de los sistemas de supervisión en los centros de cuidado y educación de la primera infancia. Un marco común ayudará a toda la nación en el trabajo hacia el logro de una base más coherente de calidad en la que las familias puedan confiar.

 

Tema:Administración de los servicios de salud

Resource Type: Artículo

National Centers:

Program Type:

Program Option:

Age Group:

Audience:

Collection: