¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Las separaciones y los reencuentros diarios

Los padres, el personal y los niños experimentan emociones intensas cuando los niños pequeños se van o regresan al programa de un cuidador. El personal de Early Head Start y Head Start puede proveer apoyo emocional para su personal, los padres y los niños. El patrón de "dar y recibir" que ocurre entre los niños pequeños y sus padres y cuidadores da forma a cómo se sienten los niños acerca de sí mismos.

Las separaciones y los reencuentros diarios son parte del tejido de las relaciones. En los programas basados en el centro, proporcionan oportunidades para desarrollar la habilidad de un niño de hacer transiciones positivas.

por Libby Zimmerman

Introducción

Introducción

Desde el nacimiento, dar y recibir de modo positivo en la relación fomenta el bienestar social y emocional y la resilencia. La relación segura es particularmente importante para el desarrollo del lenguaje, la resolución de los problemas, la interacción social y la regulación emocional de un niño muy pequeño. Los patrones de los intercambios interpersonales durante los primeros años son significativos para el cerebro en desarrollo, incluyendo el desarrollo del sentido de sí mismo, así como lo que el niño piensa, recuerda y siente. Los investigadores han descubierto que, aunque los cerebros son impresionantes en su capacidad continua de cambiar y adaptarse a lo largo del ciclo de vida, la relación temprana es significativa para influir en el desarrollo futuro.

Las relaciones descritas como "apegos seguros" implican identificar y mejorar estados emocionales positivos como la alegría y la euforia e identificar y apoyar estados emocionales dolorosos como el miedo, la tristeza y la ira. Los saludos y las despedidas – los momentos en que las emociones de los niños pequeños a menudo se agudizan – proporcionan oportunidades doradas para construir y mejorar la relación. Es importante tener en cuenta la realidad que los padres y profesionales a menudo experimentan intensas emociones y son influenciados por su experiencia pasada con las idas y venidas de sus seres queridos. 

En los programas de Early Head Start y Head Start basados en el centro, los reencuentros y las separaciones ocurren simultáneamente. Todas las mañanas, niños se separan de sus padres y se reencuentran con su maestro. Cada tarde, los niños pequeños se separan de su maestro y se reencuentran con sus padres. Dado que la salud mental de los niños pequeños depende del bienestar emocional de los adultos que los cuidan, brindar apoyo a los adultos es igual de importante que a los niños. 

El patrón de dar y recibir que ocurre entre los niños pequeños y sus padres y cuidadores da forma a cómo se sienten los niños acerca de sí mismos. Tanto los bebés como los adultos contribuyen a la calidad de la relación. Algunos patrones conducen a la sensación de seguridad y bienestar del niño. Por ejemplo, un adulto que generalmente responde a las emociones específicas y a las peticiones no verbales de un bebé al permanecer emocionalmente presente y enfocado mientras no es intrusivo ayuda al niño a sentirse notado y valorado. A medida que los bebés crecen, sus contribuciones evolucionan de señales no verbales a una mezcla de señales no verbales y verbales a medida que las respuestas verbales de los adultos se vuelven más detalladas.

Los malentendidos son inevitables en el transcurso del dar y recibir normales entre los niños y los adultos. El componente clave en la relación segura es la capacidad para reparar un malentendido. Por ejemplo, cuando una madre se da cuenta de que su hijo de nueve meses está irritado porque quiere que mire la luz en el techo, no el juguete en el estante, ella será recompensada por la sonrisa encantada y los chillidos del niño, mientras ella redirige su atención a la luz, sonríe, y comienza a hablar con él sobre ello.

La manera en que los niños expresan emoción durante los saludos y las despedidas evoluciona con la edad y con su tiempo en un programa. Una bebé de tres meses recién inscrita, raramente dice adiós de manera pronunciada; sin embargo, ella podría retraerse o tomarse el tiempo para observar a otro bebé en lugar de ocuparse con un juguete o una persona. Esta aparente falta de respuesta puede ser difícil de entender por algunos padres. Las protestas ruidosas son consideradas como signos más comunes de la conexión.

Los bebés mayores (de seis a nueve meses de edad), los niños pequeños y los preescolares podrían decir adiós con gritos de protesta cuando empiezan un nuevo programa o tal vez entrar con una sonrisa y decir adiós con la mano. Cada respuesta merece el reconocimiento y la afirmación del maestro y del padre o la madre.

Las separaciones y los reencuentros son estresantes para el adulto, especialmente al comienzo de una relación. Reconocer las emociones del adulto, cualesquiera que sean, podría mitigar el estrés. Los supervisores y compañeros pueden proporcionar esto para el maestro y este y otros padres pueden apoyar a los padres. Los sentimientos de los padres pueden variar desde la tristeza y el temor de separarse al alivio y la euforia de tener tiempo para ellos mismos.

Despedirse de un niño que llora o se retrae puede hacer que un padre se entristezca. Encontrar y hablar con otro padre en el pasillo quien también se siente triste o encuentre difícil despedirse puede ser reconfortante. En otras ocasiones, el coordinador de educación o el gerente del sitio podría ser la persona adecuada para conversar con él durante unos momentos.

Los miembros del personal generalmente informan que al final del primer mes en un programa basado en el centro, incluso los bebés pequeños buscan al maestro para recibir confort y estímulo e indican sus preferencias llamando, mirando y retorciéndose con deleite hacia ciertos miembros del personal. Los maestros son recompensados por estas interacciones y por su capacidad para consolar a un niño que llora. Sin embargo, algunos niños que son temperamentalmente lentos para animarse pueden no demostrar deleite durante un largo período de tiempo. También pueden ser rápidos a llorar cuando empiezan a conocer a una nueva persona. Los supervisores y los compañeros pueden apoyar a los maestros mediante este proceso reconociendo sus sentimientos de frustración o ansiedad.

Con el tiempo, los niños comienzan a expresar alegría en las reuniones con su maestro. Cómo el personal y los padres interactúan puede apoyar el bienestar de los adultos, así como el niño. Cuando Leah, de nueve meses, se inclina en los brazos de su madre con una amplia sonrisa y con impaciencia quiere irse con su maestra por la mañana, su madre sonríe amablemente y dice: "Oh, estás feliz de ver a Sarah". Muchas madres aprecian el placer que sus hijos experimentan al expandir su mundo social. Sin embargo, algunos padres podrían sentirse preocupados o ansiosos acerca de que si su bebé todavía los ama.

El maestro puede tener un papel fundamental en tranquilizar a los padres de que el bebé tiene espacio para más de una relación significativa y mantiene a cada persona "correctamente" en su propia mente. El maestro puede señalar cómo el bebé podría escabullirse o gatear hacia el padre cuando llega, o ayudar a un padre de familia a comprender que un niño mayor podría necesitar tiempo para volver a conectarse mediante el juego o leer un libro antes de irse a casa.

Los bebés, niños pequeños y niños mayores pueden llorar cuando se separan de sus padres. A veces la separación de los padres no se puede hacer de una manera óptima e incluso exacerbar la angustia del niño. He aquí un ejemplo de cómo un maestro en Early Head Start respondió a la angustia de un niño pequeño de una manera que construyó su relación con el mismo y su padre o madre y afirmó la relación del niño con ambos adultos.

Darlene, de dos años de edad, envuelta en un mono de nieve, gorro y bufanda, llega llorando a la puerta de bebés/niños pequeños en brazos de su madre. La madre, con prisa esa mañana, le entrega a Darlene a una maestra al otro lado de la puerta. La madre sale corriendo después de despedirse rápidamente.

La maestra dice: "Adiós, hasta luego" y lleva al niño a un rincón acogedor con grandes animales. Darlene se queda en los brazos de la maestra y solloza. La maestra le habla suavemente diciendo, "está bien, mami volverá después del trabajo". Darlene responde con sollozos más fuertes cuando la maestra trata de quitarle el gorro y la bufanda. La maestra sostiene a Darlene y continúa sujetándola, tranquilizándola diciendo que está bien sentirse triste y enojada y ella recuerda que su jirafa favorita la está esperando para jugar. En un minuto, los sollozos de Darlene empiezan a reducirse y permite que la maestra le quite el gorro, la bufanda y el mono de nieve. En el minuto siguiente, está tranquila y explora una jirafa sentada junto a la maestra.

Con los niños preescolares, podríamos empezar a desear que no lloren o se aferren. Podemos ver las lágrimas como un fracaso, más que como una oportunidad para la conexión. Los padres y el personal del programa lucha con los temores que puede ser "malo para el niño" si respondemos inmediatamente a un niño llorando, especialmente un niño varón. De hecho, los niños, así como las niñas, necesitan saber que pueden expresar sus sentimientos, ser consolados por los cuidadores y desarrollar sus propios mecanismos de afrontamiento.

Sea cual fuere el estado emocional de un niño, la calidad de la interacción entre todos los participantes influye en el sentido de bienestar del niño al despedirse de un padre o una madre y saludar a un maestro.

Susi, de un poco más de tres años de edad, llega caminando y de la mano de su padre. Susi y su padre entran en el salón y el padre saluda a los maestros. Él se arrodilla y ayuda a Susi a quitarse el mono de nieve, gorro y bufanda, hablando con ella sobre lo que está haciendo. Un maestro se acerca y habla con ellos y pregunta cómo le va esta mañana a Susi y el padre describe lo que comieron. Susi se mantiene cerca de su padre mientras él cuelga su ropa y coloca algunas cosas en su cubículo. Susi observa lo que los maestros y otros niños están haciendo y sonríe cuando una maestra la invita a venir y sentarse y leer un libro con ella y otros niños. El padre camina con ella y se queda mientras ella se acomoda y luego se despide. Susi se despide de su padre y la maestra dice, "Adiós papá, nos vemos más tarde". El padre se va y Susi se sienta cerca de la maestra, enfocándose en las ilustraciones del libro. En un minuto o dos, Susi se levanta y camina hasta la esquina de los quehaceres domésticos y empieza a "cocinar" con un amigo.

Aunque muchos padres y el personal saben que incluso los bebés son conscientes de las idas y venidas, a veces todavía podría ser tentador salir sin despedirse – generalmente en un momento en que el niño está involucrado en el juego o acurrucado en los brazos de la maestra. El objetivo comprensible es prevenir las protestas y las lágrimas de un niño. Sin embargo, el costo oculto es una oportunidad perdida para que el niño desarrolle las habilidades necesarias para hacer transiciones positivas. Con el tiempo, el consuelo de los adultos ayuda a los niños a aprender a consolarse a sí mismos. 

Consejos para los programas

Apoyo para las separaciones y los reencuentros significativos

  • Proporcione a los padres acceso al personal después de despedirse de sus hijos. Si un bebé lloraba cuando el padre o la madre se iba, el padre o la madre podría ser consolado hablando con el maestro o el director y oyendo cómo le va al bebé.
  • Pasar tiempo en la mañana observando el salón puede dar a los padres una imagen concreta de otros bebés en los brazos de los cuidadores cantando y hablando y recordando a los bebés que "mamá o papá regresarán más tarde".
  • Cree un ambiente acogedor para los padres para que puedan entrar en el salón, ayude a los niños a acomodarse, conectarse con un maestro, y pasar un rato al final del día. Estos momentos permiten al personal y los padres a interactuar y compartir sus sentimientos y conocimientos sobre el niño.
  • Organice e invite a los padres a las reuniones de los padres/el personal (mensualmente) para hablar sobre sus hijos y escuchar cómo les va a otros padres e hijos.
  • Proporcione supervisión reflexiva regular, para que el personal pueda discutir sus emociones y respuestas a los niños y los padres.

Last Updated: July 24, 2018