Guía de orientación para los coordinadores de servicios de discapacidades

Realización de pruebas diagnósticas a los niños

"Creo que el proceso de pruebas diagnósticas de nuestro programa es esencial para nuestro trabajo con niños pequeños. En un caso tras otro, han captado los primeros signos de dificultades, aquellas cosas que constituyen una barrera para el aprendizaje de un niño, ya sea con la visión, audición, habla o dificultades de conducta". – Maestro de Head Start

Este capítulo se centra en cómo su programa hace pruebas diagnósticas a los niños con discapacidades o posibles retrasos. Dependiendo de la estructura organizativa de su programa, puede tomar la iniciativa o llevarla a cabo junto con el gerente de educación o salud. Usted puede involucrarse en la selección de una herramienta de prueba diagnóstica y capacitar al personal para administrarla. Usted puede ayudar a asegurarse de que el personal cumpla con los plazos, analice los resultados e involucre a las familias. No tiene que hacerlo solo. Otros empleados comparten algunas de estas tareas, pero es probable que usted tenga un papel clave en el proceso de pruebas diagnósticas.

Ideas clave

  • La prueba diagnóstica es un resumen del desarrollo de un niño para determinar si hay alguna preocupación que requiera una remisión para una evaluación adicional.
  • Las pruebas de detección de trastornos del desarrollo deben obtenerse o realizarse a todos los niños dentro de un plazo especificado.
  • Las herramientas de las pruebas diagnósticas deben estar basadas en la investigación, ser válidas y confiables para la población y su propósito.
  • Las pruebas diagnósticas deben ser realizadas por personal calificado y ser apropiadas para la edad, el desarrollo, la cultura y el idioma, así como para los niños con discapacidades.
  • Se deben seguir los procedimientos de las pruebas diagnósticas para niños que aprenden en dos idiomas (DLL, sigla en inglés).
  • Las pruebas diagnósticas son clave para determinar qué niños tienen problemas que necesitan una remisión para darles seguimiento.
  • Los programas se asocian con las familias durante todo el proceso de las pruebas diagnósticas.
  • Un acuerdo interinstitucional o memorándum de entendimiento con los organismos locales de la Parte B y la Parte C de IDEA1 establece los procesos y procedimientos para la prueba diagnóstica.
  • El equipo de servicios de salud es quien generalmente se encarga de las pruebas diagnósticas médicas y dentales.
  • Para garantizar que se detecte a todos los niños con discapacidades y posibles retrasos, se necesita un enfoque coordinado para las pruebas diagnósticas.

HSPPS relacionadas con las pruebas diagnósticas

¿Cuál es el propósito y el proceso de las pruebas diagnósticas?

La prueba diagnóstica es uno de los primeros pasos para aprender acerca de un niño. Los requisitos de las pruebas diagnósticas aparecen principalmente en 45 CFR §§1302 Subparte C – Servicios del programa para la educación y desarrollo infantil y Subparte D – Servicios de salud del programa. Las HSPPS exigen que los programas trabajen con los padres y la familia de cada niño y que reciban su consentimiento al realizar una prueba de detección de trastornos del desarrollo. La prueba diagnóstica proporciona un resumen inicial del niño y detecta cualquier preocupación potencial en las habilidades de desarrollo, comportamiento, motrices, del lenguaje, sociales, cognitivas y emocionales del niño. El programa debe completar u obtener una prueba de detección de trastornos del desarrollo, así como pruebas diagnósticas de la visión y la audición basadas en la evidencia para cada niño inscrito.

Además, los programas deben recopilar información adicional para la prueba diagnóstica, preguntando a la familia del niño, los maestros o los visitadores del hogar, y otro personal familiarizado con el niño. Estas fuentes de datos múltiples permiten hacerse una idea más completa del comportamiento típico del niño. Toda la información es confidencial; el programa no puede usarla para impedir que los niños se inscriban o participen en el programa.

Los requisitos son claros sobre el plazo. La mayoría de las pruebas diagnósticas se realizan al comienzo del año escolar. Cuando los niños se inscriben más tarde en el año, todavía se les requiere que se les haga una prueba diagnóstica en un plazo de 45 días.

Las HSPPS exigen plazos para completar u obtener la prueba de detección de trastornos del desarrollo y la prueba diagnóstica visual y auditiva de un niño dentro de:

  • 45 días calendario a partir del primer día del niño en el programa o visita al hogar.
  • 30 días calendario si un programa opera durante 90 días o menos.

Los resultados de la prueba diagnóstica le proporcionan al personal un perfil del niño que puede usar para apoyar el crecimiento y el desarrollo de este. El programa debe abordar cualquier inquietud que detecte la prueba diagnóstica con la orientación de un profesional de salud mental o desarrollo infantil y el consentimiento de los padres y la familia. En estos casos, las HSPPS requieren que el programa remita al niño al organismo local responsable de implementar la Parte B de IDEA. La remisión se basa en los resultados de la prueba diagnóstica, así como en información relevante adicional y con la orientación directa de un profesional de salud mental o desarrollo infantil.

La prueba diagnóstica es un resumen del niño y puede conducir a una remisión para una evaluación adicional.

La prueba diagnóstica no es un diagnóstico de una discapacidad o una evaluación continua que realiza un seguimiento del currículo de aprendizaje o los planes de un niño. La evaluación profesional es la que proporciona un diagnóstico.

Las remisiones se coordinan a través de proveedores locales de servicios de intervención temprana de la Parte C de IDEA. Mientras un niño está pasando por el proceso para determinar su elegibilidad para los servicios de IDEA, el programa debe proporcionar servicios y apoyos individualizados provisionales en la medida de lo posible. El financiamiento de los servicios puede provenir del seguro de salud del niño, la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación o el presupuesto del programa.

Las HSPPS prohíben que un programa expulse o dé de baja a los niños debido a su comportamiento. En conjunto, estos reglamentos subrayan la importancia de la prueba de detección de trastornos del desarrollo y, cuando sea necesario, el valor de implementar un proceso de remisión y evaluación a su debido tiempo.

Las HSPPS requieren que los programas utilicen al menos una herramienta de prueba de detección de trastornos del desarrollo basada en la investigación. La herramienta debe ser confiable y válida para la población y el propósito de la prueba diagnóstica. Los instrumentos deben ser apropiados para la edad, el desarrollo, la cultura y el idioma, y apropiados para los niños con discapacidades. Las HSPPS estipulan que las pruebas diagnósticas deben ser realizadas por personal calificado y capacitado.

La validez aborda si el instrumento mide con precisión las áreas de desarrollo que se supone que debe medir. Por ejemplo, si un instrumento está diseñado para medir el desarrollo cognitivo, no le aportará información sobre la capacidad de un niño para caminar, correr y saltar.

La confiabilidad aborda si el instrumento proporciona información coherente independientemente de quién, dónde y cuándo se administre. Por ejemplo, el personal utiliza el instrumento con diferentes niños en el mismo programa, y cuando los niños obtienen una baja calificación, las evaluaciones adicionales generalmente detectan un retraso.

¿Cuál es el proceso de pruebas diagnósticas para los DLL?

Los requisitos de las HSPPS sobre las pruebas diagnósticas se aplican a los niños que son DLL. Estos niños están adquiriendo dos o más idiomas al mismo tiempo, o están aprendiendo un segundo idioma mientras continúan desarrollando su primer idioma. Los DLL deben someterse a una prueba diagnóstica a su debido tiempo, al igual que sus compañeros. Los instrumentos deben ser válidos y confiables y cumplir con los demás requisitos de las HSPPS para la adecuación cultural y lingüística.

Existen requisitos adicionales para hacer las pruebas diagnósticas a los niños que son DLL (45 CFR §1302.33(c)):

Pruebas diagnósticas para los niños que aprenden en dos idiomas en los programas Early Head Start y Head Start es una guía en línea que les proporciona a los líderes del programa las herramientas para planificar, implementar y evaluar sus procesos de pruebas diagnósticas para los niños que son DLL. Este recurso se centra en las diferentes formas en que los líderes pueden tomar decisiones bien fundamentadas e intencionales sobre:

  • La selección los instrumentos para las pruebas diagnósticas de los niños que son DLL.
  • Implementación de pruebas de detección de trastornos del desarrollo de alta calidad para los niños que son DLL.

¿Qué es la evaluación continua del niño en Head Start?

Niño pequeño con casco de bomberoLas pruebas diagnósticas a veces se confunden con la evaluación continua del niño. Es importante que usted entienda la diferencia, y que tenga que explicarles estos dos propósitos y procesos diferentes al personal y a las familias.

La evaluación continua del niño es solo eso, continua, no se limita a un momento determinado. Las HSPPS requieren que los programas lleven a cabo evaluaciones estandarizadas y estructuradas directas o basadas en observaciones. Estas evaluaciones proporcionan información continua sobre el nivel de desarrollo y el progreso de un niño.

El personal incorpora la evaluación de los niños en las actividades curriculares durante todo el día programático en un entorno de cuidado infantil familiar o basado en el centro. Los datos apoyan el aprendizaje individualizado y se utilizan para mejorar las prácticas docentes. En los programas basados en el hogar, el personal y las familias planifican las visitas al hogar utilizando la información de las evaluaciones continuas para individualizar las experiencias de aprendizaje y mejorar las estrategias utilizadas durante las visitas al hogar y las socializaciones en grupo.

El programa debe agregar (o reunir) y analizar los datos de evaluación a nivel del niño al menos tres veces al año, o dos veces al año en programas que operan menos de 90 días. El personal de educación está muy involucrado en la evaluación continua de los niños, más que usted y el equipo de discapacidades.

¿Cuál es su función en el proceso de pruebas diagnósticas?

Si es nuevo en este trabajo, pregúnteles a los colegas qué han hecho con anterioridad. ¿Qué ha funcionado bien? ¿Qué les gustaría cambiar? Si es necesario, forme equipos de personal en todo el programa para revisar las herramientas de pruebas diagnósticas. Juntos, decidan lo factible que es seleccionar una nueva herramienta en términos de costo, validez y requisitos de confiabilidad. Asegúrese de pensar en la gestión del tiempo y la capacitación del personal. Este es otro ejemplo de cómo el enfoque coordinado beneficia a los niños y mejora los servicios del programa.

Cuando sea posible, permita que las pruebas diagnósticas se lleven a cabo de forma natural en el salón de clases, en el entorno de cuidado infantil familiar o en el hogar familiar. Es importante coordinar con el gerente de educación y planificar con el personal docente y de visitas al hogar. Como coordinador de servicios de discapacidades, debe asegurarse de que el personal sepa cómo y cuándo tienen lugar las pruebas diagnósticas, cuál es su función y cómo usar los datos de las pruebas diagnósticas para planificar. Comparta los beneficios y el propósito de las pruebas diagnósticas con las familias. Trabaje con el HSAC para planificar ferias de información sobre las pruebas diagnósticas y la evaluación para las familias y la comunidad en general.

Usted tendrá que mantenerse al tanto de muchos plazos en el proceso de las pruebas diagnósticas. Sus habilidades para la gestión de datos se pondrán en acción a medida que realice un seguimiento de a qué altura del proceso están los niños.

En una reunión de equipo con otro personal, consultores familiares y de salud mental o profesionales del desarrollo infantil (cuando sea adecuado), revise los datos del niño y analice los siguientes pasos. Establezca un cronograma regular para revisar los resultados de las pruebas diagnósticas y otros datos para cumplir con los plazos. Considere revisar los datos cada semana durante los primeros 30 días y, en lo adelante, quincenalmente. Si trabaja en un programa grande, es posible que tenga que hacerlo diariamente.

Una parte importante de su trabajo es entender los resultados de las pruebas diagnósticas y cómo estas indican si un niño necesita una remisión y evaluación. El consultor de salud mental, el personal del programa y los especialistas pueden ayudarlo. Si un niño tiene necesidades especiales de atención médica, trabaje con el gerente de salud para iniciar el proceso de remisión. Familiarícese con la legislación de IDEA, que establece los requisitos de elegibilidad, consentimiento de los padres y plazos. También debe entender cómo funcionan los organismos locales de la Parte B y la Parte C para que pueda coordinar mejor con ellos, saber qué esperar y ayudar a las familias en el proceso.

La mayoría de los niños de su programa que se han sometido a una prueba diagnóstica no requerirán una remisión y evaluación. No hay preocupaciones que se hayan detectado en estos niños. Sin embargo, el personal del programa debe permanecer alerta ante posibles retrasos o problemas de desarrollo. Pueden utilizar la evaluación continua para realizar un seguimiento del progreso del desarrollo de un niño y detectar cualquier problema. Las familias también son una fuente importante de información sobre el progreso de un niño y las dificultades detectadas en el hogar. Estas pueden plantear inquietudes antes de que lo haga el personal de Head Start.

Planificación de asociaciones

Usted trabaja en estrecha colaboración con los recursos de la comunidad y el personal del programa para llevar a cabo la prueba de detección de trastornos del desarrollo. Los organismos locales de la Parte B y de la Parte C son responsables de las evaluaciones de seguimiento. Sus asociaciones están diseñadas para:

  • Proporcionar acceso a los recursos necesarios para garantizar una prueba diagnóstica justa y precisa, como por ejemplo, intérpretes o traductores.
  • Compartir información actualizada sobre instrumentos de pruebas diagnósticas estandarizadas, especialmente para poblaciones diversas.
  • Planificar la formación conjunta sobre herramientas de pruebas diagnósticas.
  • Determinar protocolos para la comunicación con las familias para garantizar que reciban mensajes consistentes y a su debido tiempo durante el proceso.
  • Definir los datos y los resultados de las pruebas diagnósticas necesarias para hacer una referencia, como un historial de desarrollo o una evaluación continua.
  • Enumerar los desafíos que pueden presentarse durante el proceso y los pasos que darán los socios para apoyar a la familia.

Coordinación con el personal del programa

Padre abraza a su esposa e hijaUsted podría preguntarse cómo sus colegas pueden ayudarlo a captar una imagen del desarrollo del niño y detectar cualquier problema. Hay muchos miembros del personal que pueden involucrarse en el proceso.

  • Personal de servicios familiares: Además de usar los datos del proceso de pruebas diagnósticas, aprenda directamente de la familia y el personal del programa sobre la historia, el desarrollo, las fortalezas y los desafíos del niño.
  • Personal o gerente de salud: Con el permiso de la familia, el gerente de salud u otro personal puede obtener una prueba de detección de trastornos del desarrollo actual o historia clínica del médico familiar del niño o de cualquier especialista que trabaje con el niño y la familia.
  • Personal de educación: La evaluación continua durante las actividades en el salón de clases o las visitas al hogar son otra fuente de información sobre el niño; recopile tantos datos como pueda para completar un perfil de cada niño.
  • Gerente de relaciones humanas u otro personal de la dirección: Pueden ayudarlo a localizar o contratar personal bilingüe calificado para ayudar a hacerles la prueba diagnóstica a los niños que son DLL.

Como coordinador de servicios de discapacidades, usted puede estar en el núcleo de los procesos de prueba diagnóstica, remisión y evaluación, ¡pero no está solo!

Consideraciones familiares y culturales

Es posible que muchas familias de Head Start no entiendan el propósito de una prueba de detección de trastornos del desarrollo. Pueden pensar que es una prueba de las habilidades y los conocimientos de su hijo. No entienden que los niños se desarrollan a diferentes velocidades y que hay una amplia gama de comportamientos normales o típicos. Puede que no hayan oído hablar de los indicadores del desarrollo. Pueden sentirse intimidados por las preguntas que usted y otros empleados hacen acerca de su hijo y darle lo que ellos consideran que son las respuestas "correctas". Aborde estas preocupaciones antes de las pruebas diagnósticas. Ofrecer una explicación clara del propósito de las pruebas diagnósticas ayuda a disipar la ansiedad de los padres.

Los resultados de las pruebas diagnósticas pueden hacer resaltar las diferencias culturales en cuanto a las expectativas relacionadas con los niños y su desarrollo. Por ejemplo, en algunas culturas no se anima a los niños a entablar conversaciones con los adultos. Como resultado, la prueba diagnóstica puede indicar un retraso en el lenguaje. Es posible que algunas culturas no hagan hincapié en el desarrollo de habilidades de autoayuda hasta que los niños sean mayores, lo que podría conducir a un resultado de la prueba diagnóstica que plantee preocupaciones sobre las habilidades motoras finas. Usted y los defensores de la familia pueden trabajar juntos para asegurarse de que el proceso de pruebas diagnósticas y el perfil resultante respeten las expectativas culturales de la familia.

El personal debe estar al tanto de las normas culturales y las preferencias de la familia al solicitar el consentimiento de los padres o compartir información. Puede ser que quien dé el permiso para una remisión y evaluación sea una figura masculina o un anciano de la familia. Es posible que tenga que comentar los resultados de las pruebas diagnósticas en presencia de ciertos miembros de la familia. Como coordinador de servicios de discapacidades, debe programar sus actividades con el personal de servicios familiares o con socios de la comunidad local que conozcan y comprendan los entornos culturales de las familias. Además, debe ser sensible al idioma preferido de la familia. Según sea necesario, su programa puede proporcionar traductores o intérpretes para explicar el proceso de pruebas diagnósticas, recopilar información sobre el niño y compartir los resultados.

Los programas Head Start para Migrantes y Trabajadores de Temporada (MSHS, sigla en inglés) que operan menos de 90 días deben hacerles las pruebas diagnósticas a todos los niños en un plazo de 30 días calendario. Durante los meses de verano, cuando la LEA suele estar cerrada, este requisito puede ser un desafío. Así fue cómo un MSHS cumplió con este requisito:

  • El programa reclutó a patólogos del habla y el lenguaje bilingües con licencia estatal que estaban cerca de completar su programa de titulación. Muchos de ellos habían sido niños migrantes. Bajo supervisión, los estudiantes hicieron su práctica en el programa MSHS. Los patólogos del habla y el lenguaje comprendieron la importancia de las evaluaciones a su debido tiempo para las familias en movimiento. Sus conversaciones con las familias proporcionaron información útil. También discutieron la relevancia de conservar el idioma del hogar. Los profesionales transmitieron el mensaje de la importancia que tiene la intervención terapéutica temprana. Se aseguraron de que los niños con discapacidades recibieran servicios y los miembros de la familia aprendieron a abogar por sus hijos. Las familias comprendieron lo importante que era proporcionar programas de intervención temprana o de buscar escuelas con el IFSP o el IEP de sus hijos cuando se mudaran a otro estado. Al recurrir a estos profesionales, el programa pudo proporcionar servicios de calidad con una interrupción mínima a los niños de MSHS. (Adaptado de Principios multiculturales para los líderes No. 7)

Consejos para garantizar un proceso de pruebas diagnósticas sin contratiempos

Como coordinador de servicios de discapacidades, usted es el líder del equipo para las pruebas diagnósticas de niños con discapacidades o sospechas de retrasos. No solo coordina a las personas en el proceso, sino que también tiene que trabajar para eliminar barreras y desafíos a cada paso.

  • Mantenga registros precisos y exhaustivos. Sepa a qué altura del proceso están los niños. Considere: ¿A quién le han hecho las pruebas diagnósticas? ¿Se han analizado los resultados?
    • Consulte el Apéndice C para acceder a las hojas de seguimiento y el Apéndice D para las tareas de pruebas diagnósticas.
  • Asegúrese de que las personas cumplan con sus plazos. Asegúrese de que todos estén al tanto del cronograma de 45 días, como se indica en las HSPPS, o 30 días para los programas más cortos.
  • Recopile información de la familia. Valore sus ideas, conocimientos e inquietudes. Sea sensible a los elementos culturales y lingüísticos.
  • Utilice la información del personal de educación. Confíe en las observaciones que estos han hecho sobre el comportamiento del niño durante el período de pruebas diagnósticas de 45 días.
  • Manténgase informado sobre los instrumentos estandarizados. Conozca su confiabilidad y validez para las poblaciones de su programa.
  • Facilite la comunicación. Mantenga informados al personal, a los asociados y a las familias sobre los procedimientos de prueba diagnóstica. Comuníquese para resolver problemas que ralentizan el proceso o agregan confusión.
  • Manténgase informado sobre la legislación. Comuníquese con sus socios de intervención temprana y educación especial sobre los cambios en la legislación federal o estatal que pueden afectar los servicios de pruebas diagnósticas.
  • Trabaje con el equipo directivo para revisar y actualizar periódicamente los procesos de pruebas diagnósticas con los socios del programa. Discuta las inquietudes y haga recomendaciones al menos una vez al año.
  • Revise las políticas del programa para hacerles la prueba diagnóstica a los niños que son DLL. Haga esto con regularidad. Ponga en marcha planes si no hay instrumentos válidos y confiables para los niños que hablan un idioma del hogar que no sea inglés. Determine si hay traductores e intérpretes calificados en su comunidad.
Para obtener una lista detallada de las tareas relacionadas con las pruebas diagnósticas, consulte el Apéndice D.

Personas que pueden ayudarlo

  • gerente de servicios familiares y defensores;
  • personal docente y visitadores del hogar;
  • gestor de datos;
  • gerente y personal de salud;
  • gerente de relaciones humanas;
  • administración del programa;
  • representantes de los organismos locales de la Parte B y la Parte C.

Preguntas que puede discutir con sus colegas

  • ¿Cómo incorporamos la información de los padres en el proceso de pruebas diagnósticas?
  • ¿Qué herramientas utilizamos para las pruebas diagnósticas? ¿Cómo las usamos?
  • ¿Tenemos herramientas que sean válidas y confiables para los niños que son DLL?
  • ¿Tenemos implementado un plan cuando no hay ningún instrumento estandarizado disponible para los niños que son DLL?
  • ¿Cómo indican nuestros resultados de las pruebas diagnósticas si se debe remitir a un niño? ¿Utilizamos otros datos también? ¿De qué tipo?
  • ¿Cómo involucramos a los padres en la toma de decisiones sobre una remisión? ¿Quién hace la remisión?
  • ¿Nuestro sistema de seguimiento es eficaz y preciso? ¿Necesitamos hacer algún cambio?

Escenario

Eva, de 3 años, se inscribió recientemente en un programa de cuidado infantil familiar de Head Start. María, una defensora de la familia bilingüe, ayuda durante el proceso de admisión de la familia. Los padres solo hablan el idioma del hogar y dicen que Eva no está expuesta al inglés en su hogar o comunidad. Les preocupa que no hable mucho en casa con sus hermanos o parientes. Responde preguntas con un simple "sí" o "no" en el idioma del hogar, pero no dice mucho más. No participa en eventos familiares donde hay mucho canto y baile.

Niña con necesidades especiales trata de alcanzar un jugueteMaría explica que todos los niños de Head Start reciben pruebas diagnósticas para abordar preocupaciones de desarrollo y de salud. También describe los beneficios de las pruebas diagnósticas tempranas. Los niños mayores de la familia nunca se han hecho pruebas diagnósticas, por lo que los padres de Eva están un poco inseguros y nerviosos, pero dan su consentimiento.

María habla con George, el coordinador de servicios de discapacidades. Juntos, revisan los requisitos de las HSPPS para los niños que son DLL. Saben que su programa debe usar un personal, contratista o consultor bilingüe calificado para examinar a Eva, pero no hay nadie disponible.

Su programa ha creado opciones para garantizar que los niños que son DLL se hagan pruebas diagnósticas justas y precisas. La mejor opción es que María interprete mientras un maestro de habla inglesa lleva a cabo la prueba de detección de trastornos del desarrollo. Eva nunca se ha hecho una prueba diagnóstica de audición o de la vista, así que María también ayuda con eso. Durante el período de pruebas diagnósticas de 45 días, el proveedor de cuidado infantil familiar aprende el vocabulario básico en el idioma del hogar de Eva para ayudarla a adaptarse y para promover su aprendizaje. Ella observa cómo Eva interactúa y se comunica. Luego habla con George, el supervisor de educación, y con María sobre sus observaciones.

George utiliza su experiencia y conocimientos para comprender del todo los resultados de las pruebas diagnósticas de Eva. Después compara estos resultados con los informes de los padres y del proveedor. Todos sospechan que Eva presenta retraso en el idioma del hogar. La prueba diagnóstica auditiva también indica una pérdida de la audición. George y María se reúnen con los padres para revisar los resultados y explicar el proceso de remisión. La única manera de determinar el grado de pérdida auditiva —y la intervención para ayudar a Eva— es realizando una evaluación formal. Los padres están de acuerdo, y el programa solicita una evaluación al distrito escolar, que es el organismo local de la Parte B.

1 IDEA es la Ley de Educación para Personas con Discapacidades.