¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Cómo los hábitos de la madre afectan la leche materna: Tabaquismo, drogas y alcohol

Los hábitos de una mujer pueden afectar su leche materna e influir en el bebé. Durante la lactancia, es importante que la madre no fume ni consuma alcohol o drogas.  Se sabe que estas sustancias se transmiten al bebé a través de la leche materna. Esta información puede ayudar a las madres a entender mejor las consecuencias de fumar, de consumir drogas y de beber alcohol durante el embarazo.

Fumar

Si usted fuma tabaco, lo mejor para usted y para su bebé es que trate de dejar de fumar tan pronto como sea posible. Hable con su médico para que lo ayude. El tabaco de los cigarrillos contiene una droga llamada nicotina, que se transfiere a la leche materna y puede afectar incluso la cantidad de leche que usted produce. El riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es mayor cuando la madre fuma o cuando el bebé absorbe el humo de alguien que fuma (fumador pasivo). Fumar y ser fumador pasivo también puede hacer que aumenten las infecciones respiratorias y del oído en los bebés. Si usted no puede dejar de fumar, de todas formas es mejor que amamante a su bebé porque los beneficios de la leche materna superan los riesgos de la nicotina.

Drogas

Si está amamantando, no debe consumir drogas. Algunas drogas como la cocaína y PCP, pueden drogar al bebé. Otras drogas como la heroína y la marihuana pueden causarle irritabilidad, dificultades para dormir, temblores y vómitos. Los bebés pueden volverse adictos a estas drogas. Si se le hace difícil dejar de fumar, pídale ayuda a su médico o a un amigo de confianza.

Alcohol

Si está amamantando, debe evitar el consumo de alcohol. Su bebé absorbe el alcohol a través de la leche materna, y se ha concluido que la mayor concentración de alcohol se produce entre 30 y 60 minutos después de haber bebido, o entre 60 y 90 minutos si se toma con alimentos. Los efectos del alcohol sobre el lactante están relacionados directamente con la cantidad de alcohol que consume la madre. Beber mucho o de forma moderada (dos o más tragos al día) puede interferir con el reflejo de bajada (en inglés) y el reflejo de eyección de la leche (en inglés). También puede dañar el desarrollo motor del bebé y hacer que aumente de peso con lentitud. Por esta razón y para su salud en general, si toma alcohol, su consumo debe ser limitado. El consumo ligero de alcohol o un trago de vez en cuando está bien, pero no amamante durante dos horas después de haberse tomado el trago.

Tema:Nutrición

Palabras clave:Lactancia materna, Embarazo

Resource Type: Artículo

Last Updated: July 16, 2018