Preparar

Prepararse para la forma en que responderá y se recuperará su programa de una pandemia ayuda a proteger a los niños, familias, miembros del personal del programa y a su comunidad.

Los programas deben:

Organizar y mantener un comité de planificación

Este comité de planificación debe estar compuesto por miembros del personal, directores de programas, familias y expertos locales en salud. Se recomienda que este comité se reúna al menos anualmente para revisar y actualizar los planes relacionados con la pandemia, los procedimientos de enfermedades infecciosas y las comunicaciones para el personal y las familias. Este comité puede ser útil para mantener una lista de contactos clave de la comunidad, como departamentos de salud locales, entidades de otorgamiento de licencias, consultores de salud y otros apoyos clave de la comunidad. El comité de planificación también puede ser útil durante una pandemia para revisar los servicios para los niños y apoyar a las familias y al personal.

Promover y apoyar la inmunización de cuidadores y maestros

  • Aliente a los cuidadores y maestros a que estén al día con todas las vacunas requeridas para los adultos por las autoridades que otorgan las licencias, por el Comité asesor de las prácticas de vacunación (ACIP, sigla en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés), como se indica en el "Horario recomendado para las vacunas de los adultos" en las siguientes categorías:
    • Vacunas recomendadas para todos los adultos que cumplen los requisitos de edad y que no tienen pruebas de estar inmunizados (es decir, carecen de documentación de las vacunas o no pueden demostrar que han tenido la infección con anterioridad).
    • Recomendada si existe un factor de riesgo específico.
  • Trabaje con miembros de su comunidad para apoyar a los cuidadores y maestros que pueden necesitar ayuda para encontrar recursos para vacunarse en su comunidad.
  • Cree un sistema para documentar el cumplimiento con la inmunización.

Para los miembros del personal que no estén completamente vacunados por razones médicas, religiosas o filosóficas que estén permitidas desde un punto de vista legal, el programa debe solicitar documentación escrita de la razón. Formule y comparta un procedimiento por escrito en caso de que un cuidador/maestro que no esté inmunizado esté expuesto a una enfermedad que se pueda prevenir con una vacuna. El departamento de salud le podrá proporcionar pautas para los requisitos de exclusión.

Formular un plan por escrito

Cada programa debe tener un plan por escrito. Puede ser útil consultar primero el plan de desastres de todo el estado o el plan de desastres para las áreas de servicio de una tribu. Los planes por escrito deben alinearse con los planes de cuidado infantil estatales, de tribus o territoriales. Los planes por escrito deben incluir:

  • Formas de determinar quién está involucrado, los recursos que utiliza, y el desarrollo y revisión de sus planes de acción.
  • Cómo se declaran y se comunican una pandemia y una emergencia de salud por parte de funcionarios de salud locales o regionales.
  • Cómo se lleva a cabo la comunicación con los miembros del personal, las familias y otras personas, incluida la forma en que se contactará a las familias y al personal en caso de cierre.
  • Determinar qué autoridad local indicará el cierre de los programas de cuidado y educación en la primera infancia si hay una emergencia pública o una pandemia.
  • Su política y procedimientos de control de infecciones, incluido limpiar, higienizar y desinfectar superficies, muebles y juguetes que pueden requerir una mayor atención.
  • Métodos para el aprendizaje de los niños y las operaciones del programa durante la respuesta y la recuperación.
  • Cómo alentar a las familias a considerar sus opciones de planes de cuidado infantil alternativo si el centro cierra.
  • Mantener suficientes suministros, incluidos jabón líquido, toallas desechables, desinfectante de manos, pañuelos desechables, pañales, papel higiénico y productos de limpieza y desinfección.
  • Estar preparado para las ausencias del personal.
  • Cómo administrar chequeos de salud diarios extendidos antes de que los padres o tutores dejen a su hijo en el programa.
  • El cuidado de los niños con síntomas.
  • Cómo otros planes de preparación y recuperación ante desastres naturales y provocados por el hombre podrían cambiar durante una pandemia.

Consulte El cuidado de nuestros niños (CFOC, en inglés) 9.2.4.4 Plan escrito para la influenza estacional y pandémica (en inglés) si desea más información.
Recurso: Ejemplo de póliza pandémica y Ejemplo de póliza para la pandemia de COVID-19 del Programa de Salud para Cuidado Infantil de California (CCHP, sigla en inglés).

Proporcionar capacitación e información a los miembros del personal

A lo largo del año, programe capacitaciones y comparta información sobre la prevención de pandemias y la ralentización de la propagación de los virus. Informe y refresque los conocimientos que tienen los miembros del personal sobre la importancia de lo siguiente:

  • El valor de las vacunas, incluida la vacuna contra la influenza estacional.
  • El lavado de las manos.
  • La higiene respiratoria.
  • El protocolo para la tos y los estornudos.
  • El uso de mascarillas faciales, protectores y otros equipos de protección personal.
  • La limpieza y desinfección de superficies y habitaciones.
  • Las estrategias de distanciamiento social.
  • El chequeo de síntomas y los criterios de exclusión.
  • La importancia de quedarse en casa cuando la persona está enferma.
  • El control de infecciones, incluidas las vías de transmisión y las estrategias de reducción de riesgos.

En caso de una pandemia, es fundamental volver a capacitar al personal sobre temas específicos de la emergencia de salud actual.

Procedimientos de control de infecciones

Los procedimientos de control de infecciones existentes serán la base regular y confiable de su plan para la pandemia. Ya debería tener muchas medidas de protección existentes contra la propagación y exposición a enfermedades.

Higiene de las manos

Lavarse las manos con frecuencia suele ser la mejor protección contra enfermedades e infecciones. Durante una pandemia, la higiene de las manos debe mantenerse o aumentarse tanto como sea posible. CFOC recomienda usar agua y jabón cuando sea posible y cuando haya una suciedad visible. Los desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol etílico están permitidos cuando no haya agua y jabón disponibles. Usar jabón antibacteriano no proporciona ningún beneficio adicional para prevenir la infección y propicia la exposición a sustancias químicas que pueden ser perjudiciales para la salud. Los desinfectantes de manos que utilizan un ingrediente activo a base de alcohol deben contener entre un 60 % y un 95 % de etanol (alcohol etílico) para que puedan eliminar satisfactoriamente la mayoría de los gérmenes. Los desinfectantes de manos a base de alcohol son tóxicos si se ingieren y deben mantenerse fuera del alcance de los niños pequeños. Su plan para la pandemia por escrito debe adaptarse a los requisitos locales para otorgamiento de licencias. El personal debe seguir los protocolos normales de riesgo de enfermedades infecciosas, como cambiar los pañales (en inglés) y lavarse las manos con frecuencia (en inglés).

Normas de CFOC pertinentes: Desinfectantes de manos estándar 3.2.2 (en inglés).

Limpieza y desinfección

Los programas de la primera infancia deben utilizar los procedimientos de limpieza y desinfección existentes, como se recomienda en las directrices de CFOC. También se debe hacer referencia a los CDC con regularidad.

No se recomiendan servicios o productos de limpieza especiales. Muchos virus, incluido el coronavirus, se eliminan fácilmente con desinfectantes de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, sigla en inglés) y con rutinas normales de limpieza alineadas con los estándares de CFOC.

Estándares de CFOC pertinentes: Estándar 9.2.3.10 Políticas y procedimientos de saneamiento (en inglés), 3.3 Apéndice J sobre limpieza, saneamiento y desinfección (en inglés), Apéndice K sobre el calendario de rutina para la limpieza, saneamiento y desinfección (en inglés).

Mascarillas, protectores faciales y otros equipos de protección

Los programas deben garantizar que el personal tenga acceso a equipos de protección, incluidas varias batas, cubiertas faciales, guantes, protectores faciales (según corresponda) y otros recursos durante una pandemia. En su plan por escrito para la pandemia, debe tenerse en cuenta el acceso, el almacenamiento y la limpieza.

Todos los niños de 2 años o más pueden usar mascarilla sin peligro, incluida la gran mayoría de los niños con problemas de salud subyacentes, excepto raras excepciones. Si los niños tienen un diagnóstico físico, mental o sensorial que puede dificultar el uso de una mascarilla, las adaptaciones y alternativas deben considerarse siempre que sea posible para que aumenten las probabilidades de usar una mascarilla. Se debe alentar a los niños a usar su mascarilla, pero no deben ser reprendidos ni castigados. Los proveedores de atención temprana, en asociación con los padres, pueden ser un recurso útil para enseñarles a los niños cómo usar su mascarilla y seguir otras pautas, como lavarse las manos y distanciarse socialmente.

ventilación,

Dependiendo de la vía de infección, la ventilación eficiente –llevar el aire interior afuera y traer adentro el aire fresco– puede reducir el riesgo de infección cuando se acompaña con otras estrategias, como usar mascarillas, practicar la higiene de las manos, el distanciamiento físico, las pruebas diagnósticas y la limpieza y desinfección. Los programas pueden comunicarse con expertos con licencia para los servicios de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC, sigla en inglés) para inspeccionar y evaluar sus sistemas actuales y recomendarles cómo garantizar que los sistemas de ventilación funcionen de manera más efectiva.

Extienda el ambiente interior al aire libre, llevando la clase (o parte de una clase) a espacios exteriores si el estado del tiempo y la calidad del aire lo permiten. Si el estado del tiempo lo permite, abra las ventanas y las puertas que tengan tela metálica. No abra las puertas y ventanas si esto crea un riesgo para la seguridad, la supervisión o la salud (p. ej., una mala calidad del aire).

Si bien es mejor recibir aire fresco, hay muchas otras prácticas recomendadas para una ventilación eficiente y eficaz en la Base de datos en línea de las normas del Cuidado de nuestros niños (CFOC, sigla en inglés) (en inglés).

Recursos:
EPA, ¿Dónde pueden los profesionales que administran escuelas, oficinas y edificios comerciales obtener información sobre ventilación y filtración para responder al COVID-19? (en inglés)
La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE, sigla en inglés), Recursos para prepararse para el COVID-19 (en inglés)

Estrategias de distanciamiento social

Para ralentizar o reducir la propagación de un virus durante una pandemia se recomienda el distanciamiento social o físico. Las agencias locales, regionales o federales de salud pública proporcionarán las recomendaciones para el distanciamiento social.

Muchas personas viven en situaciones en las que es difícil mantener el distanciamiento social, como las personas que viven en viviendas compartidas, las personas con discapacidades y las que experimentan falta de hogar.

Las estrategias para el distanciamiento social y para ayudar a las poblaciones vulnerables están disponibles en la página de los CDC Distanciamiento social: Mantenga una distancia segura para ralentizar la propagación.

Brindar oportunidades de educación y participación a las familias

A lo largo del año, ofrézcales oportunidades de educación y participación a las familias para compartir información sobre la prevención de la pandemia y la ralentización de la propagación de los virus. Informe a las familias y proporcióneles oportunidades de participación para que reciban más información sobre lo siguiente:

  • El valor de las vacunas, incluida la vacuna contra la influenza estacional.
  • El lavado de las manos.
  • El protocolo para la tos y los estornudos.
  • El uso de mascarillas faciales, protectores y otros equipos de protección personal.
  • La limpieza, higienización y desinfección de superficies y habitaciones.
  • El chequeo de síntomas y los criterios de exclusión.
  • La importancia de dejar al niño en casa si está enfermo.

Recurso: Plaza Sésamo sobre las Emergencias de salud en las comunidades

Recursos de educación y capacitación para miembros del personal del programa de la primera infancia

Recursos sobre el coronavirus-19 para escuelas y programas de cuidado infantil
Seminarios web de la Oficina Nacional de Head Start con información actualizada sobre el COVID-19

Crear una cultura de implementar medidas preventivas cotidianas

Incorpore prácticas relacionadas con la higiene de las manos, la limpieza, la higienización y la desinfección de juguetes y superficies en actividades cotidianas. Comparta esta información con los miembros del personal y las familias para crear una cultura en la que todos desempeñen un papel en la prevención de la propagación de los gérmenes.

Consulte el recurso de los CDC Evite enfermarse.

Mantenerse al día sobre cómo funcionará su programa durante cada una de las fases de una pandemia

Determine qué personal de su programa se comunicará con los funcionarios nacionales, estatales y locales con respecto a los procesos de operación del programa antes, durante y después de una pandemia, y se mantendrá al día en cuanto a las directrices y normas emitidas por estos. También puede resultarle útil discutir los planes y procedimientos de comunicación con las familias periódicamente.

Prepararse con anticipación para la temporada de gripe

Durante los meses de agosto y septiembre es un buen momento para empezar a prepararse para la temporada de gripe. Consulte los siguientes recursos:

Recursos de planificación y preparación (en inglés) de los CDC

Los niños y la influenza (gripe)
Influenza (gripe)
Protéjase de la influenza: personas encargadas de los cuidados de bebés y niños pequeños (en inglés)

Centro de Aprendizaje y Conocimiento en la Primera Infancia (ECLKC, sigla en inglés) de Head Start
Por qué es importante vacunarse contra la influenza todos los años

Comunicarse con las familias durante todo el año

Comuníquese con las familias y hábleles sobre lo que pueden hacer para prevenir y controlar la propagación de enfermedades infecciosas y sobre la importancia de las vacunas. Esta comunicación debe tener lugar durante todo el año.

Recursos para la comunicación con las familias

Academia Estadounidense de Pediatría
Healthychildren.org (en inglés)

CDC
Productos multimedia para padres
Información sobre la influenza para padres de niños pequeños
Mantener a los niños sanos durante la pandemia del COVID-19

ECLKC de Head Start
COVID-19: Consideraciones de salud
Serie de consejos prácticos sobre salud para las familias
Proteja a su hijo con vacunas

Hacer que la educación para la salud forme parte del currículo de educación de su programa

Trabaje con los maestros y miembros del personal de educación de su programa para asegurarse de que enseñarles a los niños acerca de comportamientos saludables, como lavarse las manos y el protocolo de la tos/estornudos, sea parte del currículo del salón de clases en su programa.

Apoyar a las poblaciones vulnerables

Las desigualdades sistémicas sociales y de salud hacen que muchas personas corran un mayor riesgo de enfermarse, tengan más dificultad para acceder a la atención y las pruebas, y se vean más afectadas durante una pandemia.

Algunas de estas desigualdades se derivan de:

  • la discriminación,
  • poco acceso a la atención médica,
  • trabajos que aumentan el riesgo de exposición al virus,
  • brechas en la educación, los ingresos y la riqueza,
  • viviendas que hacen que las estrategias de prevención del virus sean difíciles de implementar.

Las normas del programa Head Start y las mejores prácticas del programa de la primera infancia apoyan a los niños y familias vulnerables cuando se aplican estrategias intencionalmente para proteger a los niños y las familias que corren riesgo de sufrir desigualdades y disparidades en la salud.

Entre estas estrategias están:

  • Apoyar a las familias garantizando que los niños matriculados tengan una fuente continua, coordinada y accesible de atención de la salud ofrecida por un proveedor de atención primaria para que los cuidados de emergencia o de urgencias no sean la fuente principal de servicios de salud.
  • Trabajar con las agencias comunitarias para ayudar a las familias a conseguir cobertura de seguro médico y acceso a servicios de salud, salud oral, salud mental y nutrición de alta calidad.
  • Ofrecer servicios de apoyo familiar para la salud, la nutrición, la salud mental y la educación durante una pandemia cuando los programas están cerrados o están abiertos solo de forma virtual.

Para más información:

CDC
Enfermedades por coronavirus 2019 (COVID-19) Consideraciones sobre acceso igualitario a la salud y grupos de minorías raciales y étnicas

ECLKC de Head Start
Equidad, inclusión y receptividad cultural y lingüística

Lista de verificación para ayudarlo a prepararse

  • Formule o revise el plan por escrito que tiene su programa para la pandemia. Recurra a su Comité Asesor de los Servicios de Salud o su comité de planificación para la pandemia si necesita orientación.
  • Informe a los miembros del personal y las familias sobre la preparación, respuesta y educación para la recuperación de la pandemia.
  • Muestre materiales educativos que fomenten una higiene adecuada.
  • Comuníquese con las familias sobre los planes de su programa para una pandemia y los recursos disponibles sobre pandemias que el programa y la comunidad pueden ofrecerles a las familias.
  • Actualice la información de contacto de las familias y el historial médico de los niños.
  • Anime a todos los miembros del personal, niños y familias a que reciban la vacuna contra la influenza estacional.
  • Formule planes para los niños, familias y miembros del personal que corren un mayor riesgo de tener complicaciones durante una pandemia.
  • Anime a las familias a hablar con su médico sobre las vacunas contra la influenza estacional y otros virus, y los medicamentos antivirales disponibles si presentan síntomas.
  • Cuente siempre con un suministro de las cosas que necesita para prevenir la propagación de infecciones, incluido cualquier suministro de protección personal, como mascarillas o protectores.
  • Manténgase informado sobre quién tiene autoridad para cerrar y reabrir su programa debido a una pandemia o brote de virus/enfermedades.
  • Determine todas las formas en que su programa puede apoyar a las familias y a los miembros del personal durante una pandemia (acceso a servicios virtuales, servicios comunitarios y otras formas de continuar las funciones esenciales durante el cierre de un programa).
  • Averigüe si su comunidad tiene opciones de acceso gratuito o de bajo costo a internet de banda ancha para familias y miembros del personal necesitados.
  • Visite los recursos del sitio web para obtener la información más reciente y listas de verificación sobre cómo prepararse: