Prácticas de seguridad

Seguridad de los visitadores del hogar

Mujer recibiendo en la puerta a su visitadora del hogar.Sentirse seguro y saber mantener la seguridad personal es esencial para los visitadores del hogar. Un visitador del hogar ansioso o temeroso tendrá problemas para crear un entorno cómodo y emocionalmente seguro para las familias durante sus visitas. Sentirse seguro es crucial para que un visitador del hogar sea eficaz. Lograrlo requiere una atención cuidadosa y una buena planificación [4].

Usted puede trabajar con otros administradores de programas y con los recursos comunitarios para implementar políticas, procedimientos y estrategias que puedan contribuir a la seguridad de los visitadores del hogar y de las familias en situaciones inseguras. Cuando ponga en marcha los planes y medidas de seguridad, tenga en cuenta los siguientes conceptos [5]:

A veces surgen situaciones, como las crisis, que representan cierto grado de riesgo para la seguridad de los miembros de la familia y de los visitadores del hogar. En cualquier crisis con una alta carga emocional, hay potencial de daño físico. El personal nunca debe pasar por alto o descartar ese potencial.

Las habilidades de los visitadores del hogar en el manejo de una situación potencialmente peligrosa determinan las decisiones de intervención. A veces, los visitadores del hogar se enfrentan o se ven involucrados en una situación familiar demasiado compleja o demasiado peligrosa como para que puedan abordarla ellos directamente. En momentos como esos, es fundamental reconocer que la situación está más allá de sus capacidades de intervención y que deben buscar alternativas con la ayuda de su supervisor.

El mejor indicador de un peligro inminente es el comportamiento. Hay que implementar medidas de seguridad si el comportamiento actual o anterior de alguno de los miembros de la familia implica actos violentos/de maltrato, amenazas de daño, actividades delictivas, el uso de sustancias adictivas, signos de un trastorno emocional grave o amenazas de suicidio. Estas medidas son necesarias en varios intervalos del proceso de intervención: antes de las visitas en persona con la familia, durante las visitas en persona y como parte de los servicios de remisión y de seguimiento.

Los visitadores del hogar siempre deben ser conscientes de aquellos comportamientos y situaciones que indiquen peligro. Algunos incidentes violentos pueden predecirse, pero muchos profesionales de asistencia no logran reconocer los signos de violencia potencial. Entre los signos de pérdida de control y peligro inminente están las expresiones de ira y hostilidad. El personal también puede tener la sensación de que una situación es peligrosa; saber que la familia tiene acceso a pistolas u otras armas; estar al tanto de actos violentos o amenazas por parte de amigos o familiares de la familia; y reconocer la tensión creciente, irritabilidad, agitación, inquietud o desafío de los límites en los miembros de la familia.

Si quieren apoyar a las familias, los visitadores del hogar deben estar y sentirse seguros. La seguridad de los visitadores del hogar puede y debe abordarse en muchos niveles. La amenaza de violencia no tiene lugar solo en los hogares de las familias o en los vecindarios de alta criminalidad, sino también en lugares de trabajo aparentemente seguros. Las condiciones de trabajo favorables a la prevención de la violencia requieren medidas a nivel de administradores, supervisores y personal.

Algunas estrategias generales que puede considerar son las siguientes:

  • Pida a los visitadores del hogar que trabajen en parejas, particularmente cuando vayan a barrios más peligrosos. Acompañe a los visitadores del hogar si es necesario.
  • Forje una relación con el departamento de policía local. Si la policía está al tanto de la presencia de visitadores del hogar en la comunidad, es posible que puedan ofrecer protección, como entrenamiento de defensa personal, y alertar de eventos potencialmente peligrosos en la comunidad.
  • Proporcione teléfonos celulares, buscapersonas u otros dispositivos de comunicación. Trabaje con el personal de finanzas y otro personal del programa para asegurarse de que el presupuesto cubra este equipo.
  • Involucre a las familias en la seguridad de los visitadores del hogar. Muchas veces los miembros de la familia saben de posibles peligros de seguridad en el vecindario (p. ej., áreas de alta delincuencia, actividad de pandillas) y pueden decirles a los visitadores del hogar cuál es la manera más segura de viajar por esa zona.
  • Trabaje con los administradores del programa y los recursos de la comunidad para formular protocolos para crisis y asegurarse de que los visitadores del hogar estén al tanto de ellos. Ofrezca oportunidades para que los visitadores del hogar revisen y practiquen los protocolos de implementación. Entre los temas pueden estar el maltrato/descuido de menores, el consumo indebido de sustancias, la violencia en el vecindario y la presencia de una enfermedad contagiosa.
  • Asegúrese de que usted u otro administrador esté "de guardia" cada vez que haya un visitador del hogar en el campo, incluso después del horario laboral y los fines de semana, para que los visitadores del hogar puedan recibir una respuesta inmediata cuando sea necesario.
  • Asegúrese de conocer los horarios de los visitadores del hogar. Esto debe incluir los nombres de la familia y la información de contacto, fecha y hora de la visita, y cuándo se espera que regrese el visitador del hogar.

Además, puede animar a los visitadores del hogar a hacer lo siguiente [4]:

  • Confiar en sus instintos. Si sienten que algo no está bien o ven algo en el hogar que los incomoda (p. ej., violencia física o verbal, consumo de alcohol/drogas, evidencia de armas de fuego o la presencia de una persona extremadamente embriagada), sigan los protocolos establecidos y, si es necesario, retírense del lugar. Anime a los visitadores del hogar a decirle al padre/madre: "Tal vez este no sea un buen momento para la visita. Vamos a reprogramarla". Antes de realizar futuras visitas, anime a los visitadores del hogar a hablar con usted sobre cómo garantizar su seguridad en el hogar. Trabaje con los visitadores del hogar para que hablen con los padres sobre los problemas que los hicieron sentir incómodos y hagan remisiones si es necesario.
  • Usar zapatos cómodos.
  • Tener instrucciones claras sobre cómo llegar al barrio y al hogar o edificio de apartamentos, sobre todo para las nuevas visitas. Conduzca hasta el lugar antes del día de la visita para asegurarse de que tiene bien las instrucciones. Confirme cómo entrar a la casa si se trata de un dúplex o de un apartamento.
  • Pregúnteles a las familias dónde es mejor estacionar y estaciónese lo más cerca posible de la casa. Siempre estaciónese en zonas bien iluminadas. Si no es posible que el visitador del hogar estacione en un lugar seguro, considere otras opciones, como reunirse con la familia en otro entorno o que un compañero de trabajo lo lleve y lo recoja.
  • Guardar cualquier artículo importante o valioso en el maletero del auto antes de llegar al lugar de la visita. Evite llevar y usar artículos caros.
  • Ponerse en contacto con los padres antes de una visita para que puedan estar atentos al visitador del hogar.
  • Si nadie responde a la puerta, siéntese en el auto o conduzca alrededor de la cuadra en lugar de esperar en la puerta. Asegúrese de especificar el tiempo que los visitadores del hogar deben esperar si una familia no está en casa como parte del protocolo de las visitas al hogar.
  • Asegurarse de que los autos de los visitadores del hogar estén en buen estado de funcionamiento y de que tengan suficiente gasolina en el tanque.
  • Organizar las pertenencias para que no tengan que tomarse el tiempo de buscarlas. Por ejemplo, cuando salgan de una visita al hogar, deben tener las llaves en la mano.

4 Rebecca Parlakian y Nancy Seibel, Help Me Grow Home Visitor Curriculum (en inglés) [Currículo del visitador del hogar Ayúdame a crecer] (Cuyohoga County, OH: Help Me Grow of Cuyahoga County, 2005).

5 Oficina Nacional de Head Start, "Evaluación de la crisis familiar". Extractos de las Guías de capacitación para la comunidad de aprendizaje de Head Start: Apoyo a las familias durante una crisis (Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Administración para Niños y Familias, Administración para Niños, Jóvenes y Familias, 2000), https://eclkc.ohs.acf.hhs.gov/es/salud-mental/articulo/evaluacion-de-la-crisis-familiar.