¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Hablemos de... La práctica adecuada al desarrollo

La práctica adecuada al desarrollo (DAP, sigla en inglés) es un término que se utiliza a menudo cuando se habla de niños pequeños, pero ¿qué significa realmente? Esta edición de Hablemos de... explora el significado de DAP y del trabajo con bebés y niños pequeños. Los programas Head Start, Early Head Start y para migrantes y trabajadores de temporada aprenderán de las situaciones de la vida real y disfrutarán de una mirada más cercana al rol fundamental que juegan las relaciones interpersonales en la práctica adecuada al desarrollo.

La práctica adecuada al desarrollo
Combinarlo todo
La relación: La base de la práctica adecuada al desarrollo para los bebés y niños pequeños
Desarrollar una relación mediante la continuidad del cuidado
Desarrollar una relación mediante el cuidado primario
Recursos

Ver la versión PDF: Hablemos de...La práctica adecuada al desarrollo (en inglés)

Práctica adecuada al desarrollo

Linda hace poco que trabaja con niños pequeños. Ella participa en una capacitación con la esperanza de aprender más sobre los bebés. El presentador frecuentemente dice, "la práctica adecuada al desarrollo" para explicar por qué alguien puede hacer ciertas cosas en el cuidado grupal o en una visita al hogar. Aunque no está segura de lo que esto significa, Linda no quiere levantar la mano para pedir una explicación.

La práctica adecuada al desarrollo (DAP, sigla en inglés) es un término que a menudo se escucha cuando se habla de los niños pequeños. Es algo que los educadores, los presentadores y los administradores del campo de la educación en la primera infancia utilizan. Es un término importante para entender, pero ¿qué significa? ¿Cómo explicaría la práctica adecuada al desarrollo a los padres en su programa?

Desarrollo se refiere, por supuesto, al desarrollo. Los bebés y niños pequeños están desarrollándose rápidamente en los tres primeros años de vida. Usted puede ver fácilmente a los bebés y niños pequeños desarrollando sus habilidades físicas — cuando primero son capaces de levantar la cabeza, luego sentarse, gatear, ponerse de pie, caminar, correr, saltar y trepar ¡en sólo tres cortos años! Puede que no sea tan aparente, pero sus cerebros también están creciendo. El cerebro de los bebés y los niños pequeños están constantemente creando y fortaleciendo conexiones en respuesta a sus experiencias. Los niños pequeños también están desarrollando habilidades lingüísticas, socio-emocionales y de pensamiento.

Adecuado significa algo que es indicado o apropiado. Puede que le sorprenda, pero a menudo lo que se considera adecuado ¡puede tener más que ver con nuestra cultura que cualquier otra cosa! Por ejemplo, aprender a caminar. En algunas culturas se considera un signo de su capacidad física cuando los niños aprenden a caminar temprano. Hay otras culturas, sin embargo, que creen que los niños que aprenden a caminar más tarde vivirán más tiempo1. Piense en cómo las diferentes creencias, como las de cuándo los niños deben caminar, podrían conducir a diferentes prácticas de crianza o de cuidado.

La práctica se refiere a lo que realmente hacemos. ¿Cómo tomamos la información sobre el desarrollo de un niño y nuestros pensamientos acerca de lo que sería apropiado para ellos y traducir eso en lo que hacemos en una visita al hogar o en el salón de clase?

Combinarlo todo

Ahora, piense en «adecuadas» y «desarrollo» juntos. Sería normal que un bebé recoja un juguete y lo chupe. ¡Esto no se consideraría apropiado para un adulto! También es cierto que algunas cosas son apropiadas para los niños mayores, como estar quietos por largos períodos de tiempo, pero no son expectativas realistas para los niños pequeños debido a su edad o etapa de desarrollo (p. ej., una falta de autocontrol y su incapacidad para entender los conceptos del tiempo). Combinar los conceptos de "desarrollo" y "adecuado" nos ayuda a recordar que estamos decidiendo lo que es importante sobre la base del conocimiento sobre cada niño.

Cuando hablamos de "desarrollo adecuado", es importante recordar que el desarrollo de los bebés ocurre dentro del contexto de la relación con los adultos de su vida. Quienes cuidan de ellos no solo cuidan de sus necesidades físicas, sino que también ayudan a regular su comprensión emocional y sensorial del mundo que los rodea. Un bebé generalmente tiene una relación más estrecha con los adultos de su familia. Debido a esto, si tenemos en cuenta el desarrollo de los bebés, tenemos que saber algo acerca de sus familias. Por ejemplo, cuando estamos pensando en lo que es adecuado para cada niño, tenemos que tener en cuenta los objetivos y valores de la familia.

Si se combinan estas palabras, el término práctica adecuada al desarrollo significa atención individualizada y sensible que es acorde con la edad, el contexto cultural y la personalidad del niño. ¿Cómo se ve eso cuando estamos hablando de visitas al hogar y del cuidado infantil familiar y basado en el centro? ¡Siga leyendo para averiguarlo!

La relación: La base de la práctica adecuada a los niños y bebés

La relación con los niños que cuida marca una diferencia en su vida. Esto es especialmente cierto para el desarrollo socioemocional. Ser sensible es un elemento clave de la relación. Los adultos sensibles leen las señales que los bebés dan y luego responden de maneras que fomentan el desarrollo. Puesto que la relación es tan importantes en la vida de los bebés y niños pequeños, una relación sensible, cariñosa y sustentadora es la parte más importante de la práctica adecuada al desarrollo.

Desarrollar una relación mediante la continuidad del cuidado

¡Las personas que trabajan con niños muy pequeños y sus familias tienen oportunidades increíbles y responsabilidades increíbles! La investigación ha demostrado que el aprendizaje temprano es influenciado grandemente por la relación que los bebés y niños pequeños tienen con la gente importante de su vida3 Una de las mejores maneras de apoyar la relación continua es practicar la continuidad de la atención4. La continuidad del cuidado es cuando el mismo maestro o visitador del hogar permanece con la familia durante un año o más y, en el mejor de los casos, en el transcurso del tiempo total en Early Head Start.

Georgia, una maestra en un aula de Early Head Start, está yendo a visitar un hogar para conocer a la familia de un bebé que se unirá a su grupo la semana siguiente. Julisa y su bebé de 5 semanas, Amelia, se reúnen con Georgia en la puerta de su casa. Georgia siente que Julisa está preocupada por dejar a Amelia a su cuidado. Georgia dice: "¡Amelia es una bebé maravillosa! Cuénteme todo sobre ella". Julisa comienza describiendo a Amelia como una bebé a quien le gusta que la tengan en brazos todo el tiempo. Ella se ve preocupada porque ha oído de otras madres que en la guardería los cuidadores no tienen tiempo para tener a un bebé en brazos todo el tiempo. Georgia dice, "me pregunto si se sentirá bien dejándomela. ¿Puedo probar?".

La primera visita al hogar antes de que un niño entra en un programa es una oportunidad para comenzar a construir una relación con una familia. Georgia puede haber estado en muchas de esas visitas, pero para Julisa es una nueva experiencia y se siente nerviosa. Georgia entiende lo difícil que es para Julisa y toma un actitud muy suave. Ella sabe que puede ayudar a aliviar la transición de su hogar a un centro de cuidado infantil ayudando a Julisa a comprender que ella cuidará a su bebé de forma excelente.

Amelia, de seis meses, está llegando a su primer día de cuidado infantil. Aunque han hecho unas cuantas visitas a la escuela, a su madre le cuesta mucho despedirse. Georgia está allí para saludar a la madre y su bebé y sugiere que pasen algún tiempo juntas en el aula antes de que Julisa tenga que marcharse. Georgia ha imprimido y laminado una foto de Julisa y Amelia juntas que tomó en la visita a su casa. Se la muestra a Julisa y le dice que es una manera en que ayudará a Amelia a sentirse conectada con su madre en el transcurso del día.

Aunque le cuesta marcharse, siente que Georgia cuidará bien de Amelia. Julisa ha llegado a conocer mejor a Georgia a través de la visita al hogar y varias visitas al salón de clase. El primer día de Amelia en el salón de Georgia es solo el comienzo de esta relación entre la maestra, madre y niña.

Georgia le da el biberón a Amelia de 4 meses de edad. Amelia está mirando a Georgia mientras Georgia le habla, "Tenías tanta hambre, ¿no? Me alegro de que te guste ese biberón. Debe estar delicioso. ¿Te gustaría que te cantara mientras tomas el biberón? ¿Qué te parece la canción que te canta tu mami? Arroz con leche me quiero casar... ".

Julisa ha compartido con Georgia algunas de las canciones que le canta a Amelia. Ahora Georgia puede cantar las canciones que Amelia ya conoce. Este es otro tipo de continuidad que apoya la conexión de un niño con el hogar mientras están en el cuidado infantil. Compartir cosas como las canciones de cuna y las rutinas caseras puede ser algo que las familias hacen lentamente, con el tiempo, a medida que la relación se vuelve más segura y sólida.

 Amelia, de un año de edad, está moviéndose hacia su cuidadora, Georgia, con una sonrisa. Georgia se arrodilla para saludarla y dice, "¡Buenos días, cumpleañera!". Julisa sonríe y piensa en el increíble año que ha tenido como madre. Durante todo el año, Georgia ha sido más que una cuidadora, ha sido una fuente de apoyo. Julisa le ha preguntado sobre todo, desde la irritación del pañal hasta la alimentación. Cuando Julisa ha compartido una preocupación, Georgia ha respondido con una mente abierta. Juntas, han encontrado una respuesta para cualquier problema que ha surgido. Julisa está encantada de que Amelia podrá permanecer con Georgia durante los próximos 2 años. Tomó mucho tiempo construir la relación que comparten y ahora todo el mundo está disfrutando de los beneficios.

Desarrollar una relación mediante el cuidado primario

Cuidar de los hijos de otras personas es una labor profunda. El cuidado primario es la práctica de asignar a una persona a un pequeño grupo de niños y familias. El principal objetivo del cuidado primario es construir una relación sólida entre la familia y el visitador o proveedor en el hogar y entre el niño y el visitador o proveedor. El cuidado primario proporciona a las familias y los cuidadores muchas oportunidades para construir la relación entre ellos. Cuando se practican juntos, el cuidado primario y la continuidad de la atención son herramientas poderosas para construir una relación con los niños y sus familias.

Muchos programas que practican el cuidado primario asignan a maestros o visitadores del hogar a las familias según la disponibilidad. Para algunos niños y familias, esto funciona muy bien, pero a veces un maestro y un bebé o un niño pequeño realmente se conectan entre sí. ¿Qué pasa si no se les asigna entre sí? ¿Está bien cambiar el cuidador primario asignado? ¡Por supuesto que sí! Es natural que algunas personas se conecten mejor entre sí que con otras. Algunos programas incluso esperan hasta que un niño esté matriculado por un tiempo antes de determinar la asignación del cuidador principal. Si no puede cambiar el "cuidador primario" oficial, busque maneras de respetar la relación que un niño muy pequeño ha buscado.

Anthony, de cuatro meses de edad, ha estado en el salón de Joanna y Elena durante algunos meses. Pasó los primeros 2 meses de su vida en casa y su familia lo cargaba la mayor parte del tiempo. Elena, su cuidadora primaria, ha estado sosteniéndolo tanto como pudo estos últimos meses. Ella sabe que si eso es lo hace sentirse como en su casa, eso es lo que lo hará sentirse más cómodo en su aula. Ahora cuando Anthony llora busca a Elena. Su co-maestra, Joanna, tratará de consolar a Anthony pero este realmente prefiere a Elena. Joanna le dice a Elena que Anthony debe comenzar a acostumbrarse a otras personas ahora.

A veces las personas enfrentan problemas sobre el cuidado primario. Una persona puede construir una relación con un bebé o un niño pequeño y entonces ese niño la prefiere cuando necesitan consuelo. Cuando un cuidador constante responde a los bebés que están disgustados, lo que realmente les ayuda, con el tiempo, es aprender a calmarse a sí mismos y desarrollar la capacidad de regular sus emociones más adelante.

El cuidado primario apoya la relación continua entre el cuidador, el niño y la familia. Cuando el cuidado primario se practica bien, los bebés responden como Anthony y prefieren a su persona principal cuando se sienten angustiados. Incluso los niños pequeños pasarán por otros adultos para buscar a la persona que conocen mejor. Las familias también tienen la oportunidad de construir una relación en el tiempo con los cuidadores para que puedan sentirse más cómodos compartiendo información sobre ellos mismos y sus hijos. Geneva, de 12 meses de edad, acaba de unirse al cuidado infantil familiar de Miss Ruth. Ella sigue a Miss Ruth, quejándose y llorando hasta que esta la recoge. A solas con Geneva y otros cinco niños, Miss Ruth no está segura de que pueda responder a las intensas necesidades de Geneva.

Geneva, de un año de edad, parece estar teniendo un comienzo difícil con Miss Ruth. La niña está en una nueva situación con niños nuevos y trata de lidiar con ello buscando que la carguen lo más posible. Miss Ruth, quien también es responsable de otros cinco niños, se siente abrumada por la intensidad de la tristeza de Geneva y su necesidad constante de atención.

Miss Ruth decide consultar con la familia de Geneva para saber lo que podría ayudar a Geneva a sentirse más cómoda en su cuidado. Después de algunas discusiones, Miss Ruth y la familia de Geneva deciden intentar llevar a Geneva a casa de Miss Ruth un poco más temprano en la mañana, antes de que lleguen los otros niños. Esto da a Miss Ruth algo de tiempo individual con Geneva y también permite a Geneva "encontrar su lugar" en casa de Miss Ruth antes de tener que hacer frente a las interacciones sociales y el nivel de energía de los otros cinco niños. Tomando un tiempo para ayudar a Geneva a sentirse segura y tranquila en la mañana, ¡todo el mundo termina teniendo un día mejor! Después de solo algunas semanas, Geneva está muy cómoda en casa de Miss Ruth y se une fácilmente en las rutinas y experiencias cotidianas.

Recursos

Palabras útiles:

La continuidad de la atención – cuando el mismo maestro o visitador del hogar permanece con la familia durante un año o más y, algunas veces, en el transcurso del tiempo total en Early Head Start. Esto también se refiere a continuidad de la casa al entorno del cuidado infantil. Las rutinas caseras, canciones, idioma, e incluso cómo se sostiene a un bebé pueden todos ser maneras que le ayudan a sentirse más como en casa.

Práctica adecuada al desarrollo – atención individualizada y sensible que es acorde con la edad, el contexto cultural y la personalidad del niño.

Cuidado primario - la práctica de asignar a una persona a un pequeño grupo de niños y familias.

Recursos (en inglés)

  1. Jaan Valsiner, Culture and the Development of Children’s Actions: A Theory of Human Development [La cultura y el desarrollo de las acciones de los niños: Una teoría del desarrollo humano] (New York: Wiley, 1997), 15.
  2. Jack P. Shonkoff and Deborah A. Phillips, (Eds.),Neurons to neighborhoods: The Science of Early Childhood Development.[De las neuronas al vecindario: La ciencia del desarrollo de la primera infancia], (Washington, D.C.: National Academy Press, 2000), 313.
  3. Jack P. Shonkoff and Deborah A. Phillips, (Eds.), Neurons to neighborhoods: The Science of Early Childhood Development. [De las neuronas al vecindario: La ciencia del desarrollo de la primera infancia], (Washington, D.C.: National Academy Press, 2000),226
  4. Sandy Petersen and Betty Bardige, Caring for Infants and Toddlers in Groups: Developmentally Appropriate Practice [Cuidado de bebés y niños pequeños en grupos: Práctica adecuada al desarrollo (2nd Ed.), (Washington, D.C.: Zero to Three, 2008), 44.
  5. Silvia M. Bell, and Mary D. Salter Ainsworth, “Infant Crying and Maternal Responsiveness” [El llanto infantil y la respuesta materna], Child Development, 43 no. 4 (1972), 1187

Last Updated: January 29, 2018