Preparación escolar

El personal puede apoyar de mejor forma a los niños cuando apoya a sus padres

En última instancia, las relaciones que los niños tienen con sus padres son la forma de relación más importante en la vida de los niños y las que tiene la mayor influencia en el desarrollo de estos. Los niños de familias con bajos ingresos corren un mayor riesgo de ver perturbadas estas relaciones tempranas debido a los factores de estrés asociados con la pobreza. Las familias en situaciones de bajos ingresos experimentan tasas más altas de problemas de salud, violencia familiar y comunitaria, carencia de hogar y depresión. Los padres que viven en la pobreza a menudo están consumidos por sus necesidades inmediatas de alimentos, una vivienda segura, atención médica y otras preocupaciones que deben ser satisfechas antes de que puedan centrarse en otras áreas de su vida. Los programas de Head Start para bebés y niños pequeños pueden ser fundamentales para proporcionar los apoyos y servicios que necesitan las familias para mejorar sus circunstancias vitales, y para crear entornos en los que los padres estén empoderados para ser los primeros y más importantes maestros de sus hijos.

Los padres son modelos a seguir para sus hijos en muchas áreas, incluidas las habilidades sociales y emocionales. Su propia capacidad para hacer frente a situaciones, expresar emociones, comunicarse, persistir en tareas, cooperar, hacer concesiones, negociar conflictos, etc. puede promover o impedir el desarrollo de un funcionamiento social y emocional saludable en sus hijos. Los padres que tienen relaciones seguras y de apoyo con el personal pueden usar esas relaciones como modelos para crear un entorno que fomente el desarrollo de sus hijos. Así como los niños necesitan apoyo para hacer frente a situaciones, expresar emociones, comunicarse, persistir en las tareas y negociar conflictos, los adultos también. Un padre, por ejemplo, que está estresado por la mañana cuando está dejando a su niño en el centro se siente mejor cuando el maestro se da cuenta y le pregunta cómo se siente. La experiencia de que alguien nos vea y nos atienda nos ayuda a cuidar a los demás.

Proceso de asociación con la familia

El programa deberá implementar un proceso de asociación con las familias que incluya un acuerdo de asociación con las familias y las actividades descritas en esta sección para apoyar el bienestar familiar, incluidas la seguridad, la salud y la estabilidad económica familiar, para apoyar el aprendizaje y desarrollo de los niños para proveer, si corresponde, servicios y apoyos para los niños con discapacidades y fomentar la confianza y las habilidades que promuevan el aprendizaje temprano y el desarrollo de sus hijos. El proceso deberá iniciarse lo antes posible en el año programático y continuar durante el tiempo que la familia participe en el programa, según el interés y la necesidad de los padres.

Normas de Desempeño del Programa Head Start 45 CFR §1302.52(a)

Las asociaciones con las familias se consideran como la base para el éxito de Head Start. Las relaciones exitosas con las familias se caracterizan por el respeto mutuo, la confianza, la aceptación, la objetividad, la flexibilidad, la atención personalizada y la conciencia cultural (NCPFCE, n.d.). El proceso de asociación familiar comienza en el momento de la inscripción, evoluciona a medida que cambian las necesidades y las metas de las familias, y continúa a través de la transición de los niños desde el programa a otros entornos de la comunidad.

Uno de los desafíos que enfrenta el personal de los programas de bebés y niños pequeños de Head Start, sobre todo en la opción del programa basado en el hogar, es el delicado equilibrio entre apoyar las necesidades de los padres mientras mantiene un enfoque en las metas de desarrollo infantil del programa.

Cada visita al hogar debe centrarse en ver al padre como la relación más importante del niño y como su primer maestro y, a través del padre, enfocarse en las necesidades del niño. Las experiencias de desarrollo infantil, que se centran en la relación y la interacción entre el padre y el niño, deben tener lugar durante cada visita al hogar [45 CFR §1302.35(c)(1)–(5); 1302.35(d)(1)(i)]. Sin embargo, hay ocasiones en que un padre está tan distraído por las necesidades personales que es difícil enfocarse en el niño. Es importante en estos momentos asegurarse de que el padre/la madre reciba el apoyo que necesita para que pueda estar disponible para satisfacer las necesidades de su hijo. Un visitador del hogar en estas circunstancias podría orientar el enfoque hacia el niño, escuchando primero las preocupaciones del padre, identificando recursos y luego ayudando a los padres a entender cómo las circunstancias familiares afectan al niño. El visitador del hogar debe asegurarse de que las metas de desarrollo infantil del programa se están abordando al mismo tiempo que se apoyan las necesidades de los padres.

Aunque las estrategias y los desafíos específicos para crear relaciones entre padres y miembros del personal son diferentes en los diversos modelos del programa, todos los programas de Head Start para bebés y niños pequeños comparten la meta de fortalecer el vínculo entre padres e hijos para lograr los mejores resultados de desarrollo infantil.

Implicaciones para la práctica

Crear asociaciones con las familias es fundamental para fomentar las habilidades que promueven la preparación escolar. Involucrar a los padres tan pronto y tan plenamente como sea posible en la educación de sus hijos los capacitará para seguir siendo sus mejores defensores durante los años escolares. Tanto las visitas al hogar como los entornos de atención grupal ofrecen oportunidades para observar y reflexionar sobre la relación entre los padres y el niño.

Ventajas de ser bilingüe

¡El bilingüismo es un activo que debe desarrollarse y celebrarse! Estas son algunas de las razones que explican por qué:

  • Aprender más de un idioma trae beneficios cognitivos para los bebés y niños pequeños. Cuando los niños escuchan los sonidos del idioma, tienen una mayor actividad en la parte del cerebro que es importante para habilidades como la memoria funcional, dirigir la atención e inhibir los impulsos. Algunos estudios han demostrado que los niños bilingües tienen más capacidad de pensar con flexibilidad. Estas habilidades pueden conducir a mejorar la salud mental y los resultados académicos más adelante en la vida.
  • Ser bilingüe ayuda a los niños a mantener fuertes lazos con toda su familia, su cultura y su comunidad. Estas son partes clave de la identidad en desarrollo de los niños.
  • La preparación y el éxito escolar de los niños bilingües está directamente ligado al dominio del idioma del hogar. Por ejemplo, los niños que aprenden a leer en el idioma del hogar tienen una base sólida de la que pueden partir cuando aprenden un segundo idioma. Pueden transferir fácilmente sus conocimientos sobre la lectura a su segundo idioma.

Ayude a las familias a comprender los beneficios de ser bilingües y anímelos a fortalecer su idioma. Comparta recursos como Bebés bilingües brillantes y la Serie sobre la importancia del idioma en el hogar (Los beneficios de ser bilingüe, El don del lenguaje, e Idioma en el hogar y en la comunidad para las familias).

Consulte las Normas de Desempeño del Programa Head Start 45 CFR §1302.31(b)(2)(i) y (iii); 45 CFR §1302.35(b)(1) y (c)(4)(i).
  • Busque las fortalezas en la relación padre-hijo y hágaselas saber a los padres. Los padres a menudo no reconocen lo importantes y especiales que son para sus hijos. Por ejemplo, cuando un padre se reúne con su hijo, comente en voz alta: "Mire cómo María sonríe cuando usted entra en la habitación... y está observando cada movimiento que usted hace. Ella está feliz de verlo".
  • Comente y aprecie cómo los padres cuidan de sus hijos. Las declaraciones simples afirman el esfuerzo que el padre/la madre está haciendo para cuidar de su hijo. Por ejemplo: "Qué vestido tan colorido te puso tu mamá hoy", o "Tu papi te trajo hoy tu abrigo más lindo y grueso. Estarás cómodo cuando salgamos más tarde".
  • Ayude a los padres a leer las señales de su hijo, preguntándose en voz alta qué podrían significar los gestos y las vocalizaciones del niño. Por ejemplo: "Me di cuenta de que Yuusuf siempre se cubre los ojos con la mano cuando entra en la habitación. ¿Por qué cree que lo hace?". Este tipo de conversación abre la puerta a hablar sobre cómo Yusuuf está gestionando su transición del hogar al programa, cómo trabajar mejor con su temperamento y a qué estrategias pueden recurrir juntos el personal y los padres para satisfacer las necesidades de Yusuuf.
  • Utilice tanto momentos informales como reuniones estructuradas con los padres (como socializaciones grupales para la opción del programa en el hogar) para enseñarles a los padres sobre la conexión entre el desarrollo social y emocional y el dominio de la habilidades durante el primer año de vida y entre los 12 y los 36 meses de edad. Ayude a los padres a reconocer que el proceso de aprendizaje es tan importante como dominar habilidades específicas como identificar letras, formas o números. Los niños aprenderán de manera natural sobre estos y otros conceptos de lectoescritura y aritmética a medida que los adultos los alienten y los apoyen en la exploración de su entorno.

Por ejemplo, los bebés y los niños pequeños no necesitan lecciones de enseñanza estructuradas para aprender el alfabeto. Más bien, aprenderán acerca de las letras en el/los idioma(s) del hogar y el inglés (o los caracteres como los utilizados en chino) en un entorno donde tengan acceso a libros; donde les lean regularmente; vean a los adultos en su vida disfrutar de la lectura; y experimenten un ambiente rico en un idioma en el que hablen, canten y se cuenten historias en el idioma del hogar, así como en inglés. Ayude a los padres a entender que, aunque al promover la lectoescritura de un niño de 6 meses puede parecer que el niño simplemente está llevándose un libro a la boca o golpeándolo, el bebé está aprendiendo que manipular libros es una experiencia divertida, gratificante y positiva. Estas experiencias son particularmente poderosas cuando ocurren en el contexto de la relación del niño con la madre/el padre: acurrucarse en el regazo de los padres, disfrutar de la compañía del otro y compartir momentos alegres o tiernos juntos. A través de estas experiencias, los bebés comenzarán a apreciar de manera natural la importancia de las letras y las palabras (o caracteres) y entrarán en el preescolar —y, en última instancia, en kindergarten— como estudiantes con ganas de aprender que están listos para conceptos académicos más sofisticados.

Last Updated: November 4, 2019