Pruebas diagnósticas y evaluaciones funcionales

¿Por qué se debe observar a los niños pequeños?

Amy y Duane han comenzado a sentirse como árbitros en su aula de niños pequeños. Parece que cada vez que se dan la vuelta, ven a los niños tirando juguetes de un lado a otro del aula. Recientemente, han estado pasando mucho tiempo reorientando a varios niños que están tirando los juguetes, y tratando de mantener fuera de peligro a los otros niños.

Un día, durante el tiempo de planificación, Amy y Duane deciden turnarse para observar a los "lanzadores". En los próximos días, sus observaciones revelan que los niños no están lanzando juguetes para golpear a nadie a propósito. Más bien, los niños han creado un "juego" de lanzarles juguetes a otros juguetes. Las maestras deciden dedicar un área del aula a este juego. Traen pelotas suaves, bloques blandos y una gran diana de papel. Modelan cómo apilar los bloques y derribarlos, y cómo lanzar bloques y pelotas a la diana de papel.

Después de varios días, el número de incidentes de lanzamiento de juguetes se reduce, al igual que el número de veces que Amy y Duane reorientan a los niños a actividades más seguras. A través de la observación, las maestras pudieron comprender mejor lo que los niños estaban haciendo y por qué. Y encontraron una manera exitosa de respetar los intereses de los niños mientras los mantenían fuera de peligro.

Hay razones importantes por las que el personal docente observa a los bebés y niños pequeños. Por ejemplo, observan para:

  • Aprender acerca de los niños con el fin de individualizar el cuidado y el currículo, incluidas las interacciones, las prácticas docentes, las experiencias de aprendizaje, las rutinas y los horarios.
  • Medir y hacer un seguimiento del progreso de los niños en la adquisición de habilidades y conceptos a lo largo del tiempo como parte del ciclo de evaluación continua.

La historia de Amy y Duane muestra que, cuando el personal es intencional en cuanto a la observación de los niños, pueden entender mejor cómo piensan, sienten y aprenden los niños sobre el mundo que los rodea. A su vez, esto los ayuda a tomar buenas decisiones sobre cómo proporcionar un cuidado fundamentado y receptivo.

Individualizar el cuidado y el currículo y darle seguimiento al progreso de los niños hace que la observación sea una herramienta de aprendizaje poderosa e informativa. Sin embargo, hay otras razones para observar que también son poderosas e informativas.