Pruebas diagnósticas y evaluaciones funcionales

Observar para entender las metas e intenciones de los niños

El respeto es el proceso del maestro para observar las acciones de los niños y dar por sentado que actúan en pro de sus intereses y las preguntas que tienen sobre el mundo. El respeto incluso asume que los bebés muy pequeños tienen metas y prueban diferentes estrategias para alcanzar sus metas o averiguar cómo funcionan las cosas a su alrededor. 1

La observación respetuosa refleja la idea de que los comportamientos de los niños pequeños tienen un propósito y un significado y merecen atención. El personal docente que cree que los niños pequeños tienen metas e intenciones se hace preguntas muy importantes:

  • ¿Por qué este niño hace lo que hace?
  • ¿Qué está tratando de comunicar o lograr?
  • ¿Cómo debo responder para apoyar a este niño?

La observación se convierte en una herramienta para buscar respuestas a estas preguntas. Esta proporciona oportunidades para hacer una pausa y determinar la meta o intención de un niño antes de responder. Observar desde un punto de vista respetuoso ayuda al personal a descubrir cosas importantes sobre los niños, como por ejemplo, cómo son como personas, cómo responden a otros niños y adultos, qué tareas son fáciles o difíciles para ellos, y cómo transmiten deseos y necesidades.2 Estos descubrimientos permiten que el personal responda a los intereses y necesidades de cada niño.

una niña llora en el suelo mientras el cuidador le sostiene la manoLa observación respetuosa y la curiosidad acerca de lo que motiva a los niños se vuelven particularmente importantes cuando los comportamientos del niño son difíciles de entender y manejar. Las habilidades lingüísticas de los bebés y los niños pequeños se están desarrollando, por lo que su principal modo de comunicación es el comportamiento. Incluso cuando comienzan a usar palabras o lenguaje de señas, su vocabulario para expresarse es todavía limitado. Aunque los comportamientos de algunos niños, como la agresión física, las mordeduras y las rabietas, son preocupantes tanto para los niños como para los adultos, estos comportamientos tienen un significado. Por ejemplo, hay muchas razones por las que un niño pequeño muerde. Puede ser que le estén saliendo los dientes. Puede ser que quiera un juguete que tenga otro niño. Puede ser que tenga hambre, que esté cansado o incluso emocionado y contento. O quizás quiera saber a qué sabe o cómo es un brazo cuando uno lo tiene en la boca, y luego quedar fascinado por la reacción de "causa y efecto" que sigue.

La observación estructurada del comportamiento, incluyendo lo que sucede antes y después de que ocurra, a qué hora del día ocurre y quién más está involucrado, proporciona pistas sobre las posibles intenciones y necesidades del niño. Las conversaciones con la familia del niño brindan información adicional. Surge un patrón de comportamiento. Los adultos luego hacen coincidir sus respuestas con el mensaje del niño (p. ej., proporcionar juguetes para la dentición, asegurarse de que hay juguetes duplicados, permanecer físicamente cerca del niño en situaciones que conducen a que muerda, cambiar el horario para comer y tomar la siesta). 3

El enfoque de observación descrito anteriormente se denomina "proceso de respuesta". 4 Este enfoque tiene tres pasos y puede ser utilizado por el personal docente, así como por los miembros de la familia:

  • Mirar
    • Observe al niño.
    • Tenga en cuenta lo que está sucediendo, qué causa el comportamiento y qué sucede después de que se produce el comportamiento.
  • Preguntar
    • ¿Qué significa el comportamiento para el niño? ¿Para la familia? ¿Para el personal de educación? ¿Para otras personas?
  • Adaptarse
    • Decida qué causa el comportamiento del niño e identifique posibles respuestas.
    • Pruebe una de las respuestas.
    • Observe las reacciones del niño para ver si se necesita una respuesta diferente.

1 Sandra H. Petersen y Donna Wittmer, Oportunidades infinitas para el currículo de bebés y niños pequeños: Un enfoque basado en las relaciones, Upper Saddle River, NJ: Pearson Education (2009), 92 (en inglés).

2 Margo L. Dichtelmiller y Laura Ensler, "Evaluación del bebé/niño pequeño: La experiencia de un programa", Atención en el niño pequeño y su evaluación (Washington, DC: Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños, 2004), 18; Petersen y Wittmer, Oportunidades infinitas, 94 y 95 (en inglés).

3Profundizar aun más: Mirar más allá del comportamiento para descubrir lo que significa (Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Administración para Niños y Familias, Oficina Nacional de Head Start, 2006), Lección 1: Diapositivas 3 a 5 (en inglés).

4 Ibid., Lección 1: Diapositiva 1; Lección 3: Diapositiva 1 (en inglés).