Aprender a llevarse bien: El desarrollo social y emocional de los niños pequeños

En este resumen, infórmese sobre cómo los visitadores del hogar pueden apoyar el desarrollo social y emocional de los niños. Encuentre la información más actualizada para responder a: "¿Qué dicen las investigaciones?", "¿En qué consiste?" y "¡Pruebe con esto!". Además, explore Conexión en casa para encontrar consejos fáciles de seguir para que las familias apoyen el desarrollo social y emocional de los niños (PDF en inglés).

Descargar el PDF

Los niños aprenden con las relaciones sociales. Este aprendizaje está respaldado cuando existen lazos sólidos con adultos receptivos y que fomentan el desarrollo. Debido a que los niños aprenden con el ejemplo, los adultos pueden servir de ejemplo para que aprendan cómo hacer amigos, resolver conflictos y manejar las emociones.

Un maestro y tres estudiantes examinan hojas al aire libreLo que debe recordar

  • Los niños aprenden en situaciones sociales, en cuanto nacen.
  • Los niños aprenden mejor en el contexto de las relaciones.
  • Los niños aprenden con el ejemplo.

¿Qué dicen las investigaciones?

  • Los niños aprenden en situaciones sociales. Los bebés son sociables desde que nacen y están listos para interactuar. Nos imitan por naturaleza, comenzando apenas horas después del nacimiento. Imitar a otras personas les permite a los bebés comenzar a entender que los demás son "como yo" y también tienen pensamientos y emociones, un prerrequisito para aprender de otras personas.
  • Las relaciones tempranas saludables sirven de apoyo a lo que los niños esperan de las relaciones con los demás y lo confiados que se sienten en los entornos sociales. Estas son solo dos de las razones por las que los niños pequeños aprenden mejor en el contexto de las relaciones. En otras palabras, los niños aprenden a través de interacciones sociales, receptivas y de intercambio con otras personas.
  • Los niños aprenden con el ejemplo. Ellos perciben lo que hacemos y decimos, incluso si no estamos interactuando directamente con ellos. Por ejemplo, los niños pequeños pueden aprender nuevas palabras al escuchar a los adultos; los niños de 4 años pueden captar señales no verbales de los adultos, como una mirada de desaprobación.

¿En qué consiste?

  • ¿Cómo los bebés establecen relaciones sólidas con los cuidadores? Las señales pueden ser diferentes entre los niños, incluidos aquellos con discapacidades o retrasos identificados o posibles. Preste atención a las señales individuales que podría mostrar un niño. Puede ser que los bebés lloren en busca de atención o miren alrededor, buscando hacer contacto visual con los padres. Puede ser que los bebés mayores de seis meses miren y señalen lo que les interesa o que busquen lo que usted mira y señala. Ayude a los cuidadores a detectar estas señales y a responder en consecuencia.
  • Los bebés a menudo prefieren mirar e interactuar con las personas que los imitan y siguen su iniciativa. Puede ser que miren por más tiempo o que presten más atención a las personas que los imitan. Además, muchos bebés recién nacidos imitarán las expresiones faciales de usted, permitiendo interacciones solo horas después de haber nacido.
  • ¿Alguna vez ha notado que un niño usa una palabra o acción que no le enseñaron? Lo más probable es que lo haya aprendido observando a los adultos a su alrededor. Reflexione sobre el ejemplo que los adultos les dan a los niños, incluso cuando no están interactuando directamente con ellos. Ayude también a los padres y cuidadores a hacerlo.

¡Pruebe con esto!

  • Pruebe con los juegos que utilizan la imitación o que son recíprocos por naturaleza. Por ejemplo, usted o un padre puede sentarse frente a un bebé y hacer algo simple, pero sorprendente o llamativo, como sacar la lengua. ¡Mire si el bebé lo repite! Asegúrese de darle ánimo si lo hace. Imitar acciones, miradas o gestos es una buena manera de seguir la iniciativa de los niños, en particular de aquellos con discapacidades o retrasos identificados o posibles.
  • Ayude a los padres y cuidadores a fijarse en la mirada de su bebé. Por ejemplo, si un niño está mirando una lámpara, usted podría decir: "¡Qué luz tan brillante! ¿Ves alguna otra lámpara?", y seguir la mirada del niño.
  • Las relaciones sólidas se construyen respondiendo de manera regular a las necesidades del niño, pero a veces los padres no pueden prestarle toda su atención a un niño de inmediato. Aun así puede darle una respuesta al niño, como mirarlo y asentir con la cabeza. También puede decir: "Veo que quieres que te cargue. ¡Ya voy!". Anime a los padres a narrar sus acciones y respuestas, usando un vocabulario rico y oraciones complejas. ¡Incluso si el bebé no entiende todavía, está adquiriendo sus habilidades lingüísticas con su apoyo!
  • Los adultos pueden dar el ejemplo de cómo hacer amigos, manejar las emociones e interactuar con los demás. Haga notar el comportamiento positivo de los niños en cualquier idioma: "¡Wow, le pediste a Joe el crayón de tan buena forma!". Hablar con los niños acerca de las emociones es particularmente útil para apoyar a los niños con discapacidades o retrasos identificados o posibles. Usted podría decir: "Veo que Shelby lleva tiempo jugando con ese juguete. Esperar para jugar debe ser difícil". También puede ayudar a los padres a practicar esta destreza.

Más información:

Conexión en casa

Los niños son sociables. Miran, aprenden y juegan con los demás. La forma en que usted habla y juega con sus hijos los ayuda a desarrollar emociones saludables. Estas relaciones positivas tempranas sirven como modelo cuando los niños comienzan a hacer amigos. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a apoyar a su hijo mientras hace nuevos amigos.

Entornos atrayentes

A los niños les gusta jugar con materiales divertidos y mostrar sus juguetes a los amigos. ¡Dele artículos divertidos y deje que su hijo escoja con qué jugar! Recuerde, algunos de los mejores juguetes provienen de artículos que ya tiene en su casa, como una caja de cartón grande convertida en un castillo o garaje. ¡Juegen juntos con juguetes que representen a su comunidad!

Sea un ejemplo de buenas relaciones

Los niños aprenden de usted. Los niños pequeños aprenden a cuidar a los demás con bondad cuando los adultos en sus vidas les muestran cómo.

Responda de manera regular

Las respuestas regulares y positivas hacen que los niños se sientan apoyados y valorados. Cuando su hijo quiera atención, responda. Es posible que no pueda prestarle toda su atención de inmediato. Pero aun así puede demostrarle que lo ha oído. Por ejemplo, mire a su hijo y asienta con la cabeza. También puede decir: "Veo que quieres que te cargue. ¡Ya voy!". A medida que los niños crecen, puede explicarles lo que está haciendo y cuándo estará disponible: "Estoy guardando las compras del mercado, pero dentro de dos minutos termino".

Deje que los niños tomen la iniciativa

Permita que su hijo escoja un juguete o juego. Permítale que siga sus propios intereses y ayúdelo a resolver problemas. Por ejemplo, si los niños pelean por un juguete, resista el impulso de resolver el problema. En su lugar, deles herramientas para encontrar una solución. Usted puede sugerir diferentes opciones: "¡Tal vez puedan jugar con el juguete uno primero y el otro después!" o "Tal vez Sally pueda ir a buscar otro juguete". Ayude a los niños a pensar en una solución. Con los niños mayores, déjelos que encuentren su propia solución.

Last Updated: February 22, 2019