Ayudar a su hijo a superar un desastre

Después de un desastre o una crisis, los niños se benefician cuando los adultos les garantizan que se encuentran seguros y los ayudan a aprender cómo superarlo de forma eficaz. Use esta hoja de consejos para averiguar lo que las familias y el personal pueden hacer para ayudar a un niño después de un desastre o una crisis. Descubra maneras de garantizarle a los niños que se han tomado medidas para ayudar a mantener a todos seguros.

Descargar el PDF

Niño pequeño con camisa amarilla

Los niños pueden superar efectivamente un desastre cuando sienten que entienden lo que está sucediendo y lo que pueden hacer. Brindar información básica puede ayudarlos a superarlo. Sin embargo, los programas deberían tener cuidado de no brindar detalles innecesarios que solo los alarmarían.

Para los niños en edad preescolar, brindarles una explicación simple de lo que sucedió y cómo los afectará (por ejemplo, la rama de un árbol cayó sobre los cables de electricidad y por eso no hay luz) puede ayudar a calmarlos. Hágales saber a los niños que hay muchas personas trabajando para ayudarlos a ellos y a su comunidad a recuperarse luego de un desastre (como, por ejemplo, cuadrillas de reparación de la compañía de electricidad, bomberos, policías, paramédicos u otro personal de emergencia). Comparta con ellos los pasos que se están tomando para mantenerlos seguros; los niños suelen preocuparse por que vuelva a suceder un desastre.

Los niños de mayor edad probablemente quieran, y se beneficien al recibir, información adicional sobre el desastre y los esfuerzos de recuperación. Sin importar la edad, comience preguntándoles a los niños lo que ya saben y qué preguntas tienen y utilice eso como guía para la conversación.

Ayude a los niños a superar un desastre

Luego de un desastre o crisis, los niños se benefician de adultos que pueden ayudarlos a superarlo efectivamente. Aunque no es útil que los adultos se vean agobiados por el suceso, es útil compartir algunos de sus sentimientos y lo que están haciendo para manejar esos sentimientos. Permita a los niños "aceptar" sus sentimientos. Hágale saber a su hijo que está bien sentirse mal por algo malo que sucedió. Utilice la conversación para hablar sobre otros sentimientos preocupantes que su hijo pueda tener. Un niño que siente miedo está asustado, incluso si los adultos piensan que el motivo del miedo es injustificado. Si se siente agobiado o desesperanzado, solicite el apoyo de otros adultos antes de hablar con su hijo.

Los niños, al igual que los adultos, suelen sentirse desesperanzados luego de un desastre. Ayúdelos a descubrir qué pueden hacer (que sea importante para ellos) para ayudar a otros en su comunidad que se hayan visto afectados por el desastre.

Puede realizar las siguientes acciones para ayudar a su hijo después de un desastre o crisis. Estos son consejos útiles incluso si su hijo no se vio directamente afectado por un suceso.

Ayude a su hijo a sentirse seguro: Una de las cosas más importantes que los padres o cuidadores pueden hacer es ayudar a su hijo a sentirse seguro.

Reconfórtelo: Asegúreles a los niños que se están tomando medidas para mantenerlos seguros. Puede hacerlo indicándoles todas las cosas que se implementaron para su seguridad.

Restablezca la rutina habitual del niño: Apenas sea posible, vuelva a la rutina habitual. Esto significa hacer cosas como cantar canciones, si siempre canta canciones con su hijo. Lea cuentos a la hora en que lo hace generalmente. Ir a la cama y comer en horarios habituales es muy bueno para los niños. Los niños se comportan mejor cuando saben qué esperar. Tenga en cuenta que no debería obligar a los niños a volver a todas sus rutinas si no pueden hacerlo debido a su angustia. Ayudar a los niños a comprender y procesar los sucesos es también importante. 

Ayúdelo a expresar sus sentimientos: Los bebés y los niños pequeños pueden expresarse en forma diferente. Pueden llorar más. Puede ser más difícil calmarlos. Pueden volverse más quisquillosos. Sostener y abrazar a su hijo puede calmarlo. Los bebés pueden calmarse con música suave. Los niños muy pequeños pueden tener más berrinches. Pueden estar más apegados a usted. Los niños en edad preescolar y mayores pueden dibujar o contar historias para expresar sus sentimientos.

Niño en la ventanaHaga preguntas: Los padres y cuidadores deberían preguntarles a los niños si tienen alguna pregunta o inquietud. Esto ayuda a los niños a saber que está bien hablar. Si su hijo hace preguntas, deje que las preguntas del niño guíen la conversación. Si su hijo no tiene preguntas, no lo presione. Es posible que esté más dispuesto a hablar más adelante.

Comparta información: Explique los sucesos en la forma más simple y directa posible. Dado que cada niño es diferente, guíese por su hijo para saber cuánta información compartir. Recuerde que incluso los niños pequeños se enteran de sucesos importantes y es mejor que se enteren por medio de un padre o cuidador y no por los medios de comunicación. 

Ayúdelo a aceptar las pérdidas: Los niños no solo intentan superar un desastre, sino todas sus consecuencias. Es posible que tengan que mudarse, al menos temporariamente, y separarse de amigos o no poder asistir a la misma escuela. Los padres pueden tener menos ingresos, y el cambio en su economía puede modificar las actividades diarias. Deje que los niños expresen sus lamentos por estas "pérdidas secundarias".

Diviértase: Encuentre formas de divertirse con su hijo o hacer tonterías juntos. Si a su hijo le gusta jugar a las escondidas o si tiene algún juego favorito, haga esas cosas. La risa puede ayudarlos a sanar.

Reconéctese con la comunidad: Cuídese. Esto lo ayudará a cuidar de su hijo. Busque formas de obtener ayuda. Hablar con otras personas puede resultar útil. Si nota cambios en usted mismo, solicite ayuda de su programa Head Start/Early Head Start. 

Sea flexible y paciente: Volver a la "normalidad" puede llevar un tiempo. Cuídese.

Limite la exposición a la cobertura de los medios de comunicación sobre el suceso: Las imágenes del desastre o crisis en la televisión, internet, radio, periódicos y otros medios de comunicación pueden asustar o estresar más a los niños. Evite o limite la exposición de los niños a imágenes angustiantes en los medios de comunicación. 

Referencias

Academia Americana de Pediatría. Cómo hablarles a los niños sobre los desastres. https://www.healthychildren.org/spanish/healthy-living/emotional-wellness/paginas/talking-to-children-about-disasters.aspx

Hablemos de...: Preparación y respuesta ante desastres para familias con niños pequeños) Oficina Nacional de Head Start
https://www.acf.hhs.gov/ohsepr/children-and-families (en inglés)

Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) healthychildren.org. Respondiendo a las necesidades emocionales de los niños en momentos de crisis
https://www.healthychildren.org/spanish/healthy-living/emotional-wellness/paginas/responding-to-childrens-emotional-needs-during-times-of-crisis.aspx

Promover la adaptación y ayudar a los niños a superar un desastre http://www.aap.org/disasters/adjustment (en inglés) Para obtener más información, vea “Promover la adaptación y ayudar a los niños a superar un desastre” en: https://www.aap.org/en-us/advocacy-and-policy/aap-health-initiatives/Children-and-Disasters/Pages/Promoting-Adjustment-and-Helping-Children-Cope.aspx (en inglés)

Last Updated: November 2, 2018