Cuidar de la salud y el bienestar de niños en situación de calle o que carecen de hogar

Cada año, 1.2 millones de niños menores de 6 años experimentan carencia de hogar en los Estados Unidos. Muchos de estos niños están en programas de educación para la primera infancia. Explore esta hoja de consejos para saber cómo la carencia de hogar impacta varias áreas de la salud y el bienestar. Descubra maneras de identificar y evaluar las necesidades de las familias que experimentan carencia de hogar y de ponerlas en contacto con médicos y dentistas familiares. Además, encuentre recursos y apoyos para poner en contacto a las familias con los proveedores de salud y bienestar.

Descargar el PDF

Al trabajar con familias que carecen de hogar o que se encuentran en situación de calle, es importante recordar que la salud de los niños está estrechamente relacionada con la estabilidad con la vivienda. Los niños que carecen de hogar son más propensos a experimentar enfermedades crónicas, problemas de la salud del comportamiento, retrasos en el desarrollo, hambre y desnutrición que los niños que tienen un hogar.

Definición de carencia de hogar o situación de calle según McKinney-Vento

“Carencia de hogar” o "situación de calle" se refiere a un estado en el que las personas no tienen una residencia nocturna fija, regular y adecuada, lo que incluye niños que comparten la vivienda de otras personas a causa de la pérdida de su propia vivienda, dificultades económicas o razones similares (vivir en moteles, hoteles, parques de remolques o campamentos por la falta de alojamiento alternativo adecuado; vivir en refugios de emergencia o transición o abandonados en hospitales, autos, parques, espacios públicos, edificios abandonados, viviendas inadecuadas, autobuses o estaciones de tren). En ciertas circunstancias, la carencia de hogar se podría aplicar a niños inmigrantes. Este documento brinda información sobre la determinación de elegibilidad de derechos y servicios McKinney-Vento.

NOTA: Esta es una definición utilizada por instituciones educativas federales, estatales y locales (p. ej., Head Start/ Child Care, PARTE C y Parte B).

Para más información sobre McKinney-Vento en relación con el Fondo de Desarrollo del Cuidado Infantil (CCDF, sigla en inglés) o Head Start, visite Apoyo a niños y familias en situación de calle.

Causas de la carencia de hogar

Los desastres naturales (p. ej., tormentas, huracanes, aludes, incendios) han hecho que muchas familias experimenten una carencia de hogar. La violencia doméstica también puede ser una de las razones por las que una familia podría experimentar carencia de hogar. Según el Centro Nacional de Derecho sobre Desamparo y Pobreza, para las mujeres, la violencia doméstica es una de las principales causas de experimentar carencia de hogar (en inglés). Las causas principales de que las familias experimenten carencia de hogar son la falta de viviendas asequibles, el desempleo, la pobreza, y los salarios bajos.

Identificar y evaluar la necesidad

1.2 millones de niños menores de 6 años en Estados Unidos experimentan carencia de hogar cada año. Como proveedor de programas de educación y atención temprana, es posible que ya esté brindando servicios a familias con niños pequeños que experimentan carencia de hogar o están en riesgo de experimentar carencia de hogar. Usted tiene una función importante para identificar, apoyar y conectar a estas familias con recursos que puedan ayudar a mantenerlas saludables. Hay muchos recursos para ayudar a su programa en este proceso.

Las herramientas de autoevaluación, como esta (en inglés) desarrollada por la Administración para Niños y Familias (ACF) pueden ayudar a su programa a identificar familias que están en riesgo de experimentar carencia de hogar, para ayudar a apoyarlas y conectarlas con los recursos que posiblemente necesiten.

Niña comiendo en la mesaEfectos de la carencia de hogar en la salud y el bienestar de los niños

Los niños que carecen de hogar podrían verse afectados por distintos desafíos a la salud a causa de dificultades para acceder a servicios regulares de atención de salud o no tener un médico familiar, nutrición inadecuada y acceso a alimentos, interrupciones a la educación, trauma y perturbación de la dinámica familiar. Los niños que carecen de hogar se enferman el doble que los niños que tienen vivienda. También pasan hambre con el doble de frecuencia que los niños que tienen vivienda. Los niños que carecen de hogar tienen dos veces la tasa de problemas de aprendizaje y tres veces la tasa de problemas emocionales y del comportamiento que los niños que tienen hogar.

Médicos y dentistas familiares

Un médico familiar desempeña una función importante a la hora de brindar apoyo al bienestar mental de los niños. Aliente a las familias a poner al día a un proveedor de confianza en su entorno médico familiar, o ayude a conectarlos a un centro si no tienen uno. Un médico o dentista familiar no es ni un lugar ni un edificio. Se trata de una estrategia para brindar atención primaria completa y de alta calidad que facilite las asociaciones entre pacientes, médicos clínicos, personal médico u odontológico y las familias. Un médico o dentista familiar se extiende más allá de las cuatro paredes de un consultorio. Incluye atención especializada, servicios educativos, apoyo familiar y más. Una estrategia clave para mejorar la salud y el bienestar de las familias que carecen de hogar es conectarlas con médicos y dentistas familiares. Los programas de educación y atención temprana pueden desempeñar una función importante al conectar a las familia que cerecen de hogar con médicos y dentistas familiares que brindan servicios completos y coordinados que pueden ayudar a tratar sus problemas de salud continuos y las necesidades de atención de salud especiales, y brindar estabilidad y regularidad en la atención que estas familias a menudo no tienen.

Salud mental y familias que carecen de hogar

Algunos estudios realizados recientemente sobre experiencias adversas en la niñez han demostrado que varios elementos estresantes pueden tener efectos adversos a largo plazo en la composición neurobiológica de los niños, su habilidad cognitiva y su salud mental, así como también su habilidad de manejar elementos estresantes en la adultez. Los estudios también muestran que estos efectos pueden llevar a problemas de salud física crónicos. Los adultos que carecen de hogar tienen niveles de estrés y depresión más altos que los que tienen vivienda, lo que puede hacer que criar niños pequeños sea difícil. Por lo tanto, es muy importante tratar el bienestar mental e identificar recursos y servicios de salud mental para familias que carecen de hogar. Su programa quizás tenga acceso a asesores de salud mental que pueden ayudarlo a desarrollar estrategias para apoyar la resistencia en familias que carecen de hogar. Visite este enlace para obtener más información sobre asesores de salud mental. Para más información sobre la resistencia en niños y la atención informada del trauma, visite Comprender el estrés y la resistencia en niños pequeños.

Salud oral y la carencia de hogar

Los niños que carecen de hogar son menos propensos a visitar un dentista que los niños de familias de bajos ingresos que tienen hogar. A las familias que carecen de hogar posiblemente les resulte difícil transportar sus pertenencias, lo que incluye un cepillo de diente y pasta de dientes. Es posible que tengan acceso limitado a instalaciones en las que se puedan lavar los dientes. La mayoría de los niños que carecen de hogar son elegibles para recibir servicios de salud oral pagados por Medicaid. Sin embargo, los esfuerzos de promoción no son adecuados para llegar a muchas de estas familias. La clave para brindar apoyo a la salud oral de las familias que carecen de hogar es ayudarlas a acceder a los servicios necesarios para mantener hábitos saludables como lavarse los dientes con pasta de flúor y beber agua. Su programa quizás quiera asociarse con refugios locales para personas que carecen de hogar y programas de salud y bienestar para brindar servicios internos a las familias. Para más información sobre cómo brindar apoyo a familias que carecen de hogar, visite Recursos de salud oral para las familias.

Al trabajar con niños que carecen de hogar, es importante tener en cuenta lo siguiente:

Normas/financiamiento

  • Familiarícese con normas que brinden flexibilidad o períodos de gracia relacionados con completar la documentación y cumplir con las fechas límite de requisitos de salud para familias que carecen de hogar.

Servicios sociales

  • Identifique y conéctese con programas de servicios sociales que puedan ayudar a obtener una vivienda estable o una vivienda temporaria segura y fondos de emergencia para el alquiler, los servicios públicos y servicios de soporte.

Perspectivas culturales

Asociaciones

  • Conéctese con socios de salud y bienestar comunitarios para mantener y promover ambientes saludables para los niños (por ejemplo, distritos de parques, museos, clubes para niños y niñas).

Salud física

  • Determine la elegibilidad de las familias para Medicaid (en inglés) u otro seguro de salud y ayúdelas a inscribirse.
  • Trabaje con las familias para identificar o mantener conexiones con médicos y dentistas familiares en los que sientan que tienen apoyo.
  • Ayude a las familias a acceder a servicios de salud mental, oral y física de alta calidad.
  • Promueva las visitas de control pediátrico continuas, lo que incluye revisiones de salud y del desarrollo y atención preventiva con los mismos proveedores en entornos médicos y dentales.
  • Promueva las visitas por salud física y oral continuas para recibir atención por un hijo enfermo en un mismo lugar en el que sea fácil acceder a la historia clínica y de salud mental (médico o dentista familiar).

Nutrición/vida activa saludable

Salud mental

  • Brinde apoyo a la salud socioemocional de los bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar utilizando asesores de salud mental.
  • Explore oportunidades de capacitación en prácticas informadas de traumatismos (en inglés) para brindar apoyo a niños y familias que carecen de hogar.
  • Conéctese con centros de salud mental o entornos médicos con especialistas en salud del comportamiento para evaluar las necesidades de salud mental de los niños y las familias durante las transiciones hacia la carencia de hogar.

Apoyos para padres y familias

  • Trabaje con apoyos para la crianza o programas de visitas a domicilio para ayudar a identificar estrategias para crear actividades saludables para padres que carecen de hogar.
  • Familiarícese con los recursos que estén disponibles para ayudar a evitar que las familias experimenten carencia de hogar.
  • Trabaje en colaboración con familias que carecen de hogar para ayudarlos a acceder a recursos.
  • Familiarícese con los recursos que estén disponibles para familias con niños pequeños que carecen de hogar.
  • Desarrolle fuertes relaciones con familias que carecen de hogar para ayudarlas a desarrollar resistencia y confianza.

Recursos de la Administración para Niños y Familias (ACF):

Lista de recursos para la primera Infancia y familias que carecen de hogar (en inglés)

Recursos sobre la carencia de hogar en la primera Infancia en Estados Unidos: Perfil de 50 estados — junio de 2017 (en inglés)

Recursos para cumplir con los requisitos de atención infantil de CCDF

Ampliación del cuidado y la educación en a primera infancia para los niños que carecen de hogar (en inglés)

Recursos adicionales:

ACES/Desarrollo de resistencia tras el trauma (en inglés)

Búsqueda de un centro de salud (en inglés)

Programas de Salud y Servicios Humanos (en inglés)

Asociación de acción comunitaria (en inglés)

Proyectos de atención de salud para personas que carecen de hogar (en inglés)

Centro nacional para la educación de personas que carecen de hogar (en inglés)

Centro nacional sobre la atención de salud para personas que carecen de hogar (en inglés)

Asociación nacional para el cuidado y la educación de niños y jóvenes que carecen de hogar (en inglés)

Last Updated: October 2, 2018