Lista de verificación para el personal del cuidado infantil: Buenas prácticas para una buena salud oral

Bebé varónLa hoja de consejos proporciona las buenas prácticas relacionadas con los alimentos, las bebidas y la higiene bucal para promover una buena salud oral para los bebés (desde el nacimiento hasta 1 año), los niños pequeños (de 1 a 3 años) y los niños en edad preescolar (de 3 a 5 años). Revise la información sobre cómo manejar las emergencias básicas de salud oral.

Descargar el PDF

El personal desempeña una función importante para promover la salud oral en los programas de cuidado infantil. El Centro Nacional de Salud y Bienestar en la Primera Infancia creó esta lista de verificación para ayudar al personal a evaluar sus prácticas relacionadas con los alimentos y bebidas y la higiene bucal con el fin de promover una buena salud oral para los bebés, los niños pequeños y los niños en edad preescolar.

Bebés (nacimiento a 1 año)

Comidas y bebidas

  • Sostener al bebé cuando se lo alimenta con leche materna o fórmula para bebés de un biberón.
  • Nunca acostar al bebé para dormir con biberones o vasos para bebés antiderrame. Además, nunca apoyar el biberón en la boca del bebé sin supervisión.
  • Cuando el bebé puede comer alimentos sólidos, se le debe dar alimentos saludables como frutas, vegetales, productos lácteos (queso, yogur) y productos integrales (pan, cereal) para las comidas y refrigerios. Siga los requisitos del Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos del Departamento de Agricultura de los EE. UU. para la preparación, servicio y almacenamiento de comidas y refrigerios.
  • No servir jugo a los bebés.
  • Ofrecer agua corriente, idealmente con flúor, a los bebés mayores de 6 meses a lo largo todo el día.

Higiene oral

  • Asegurarse de que cada bebé tenga su propio cepillo de dientes para bebés con cerdas suaves. Se debe etiquetar el cepillo de dientes con el nombre del bebé.
  • Cambiar el cepillo de dientes de cada niño pequeño cada 3 a 4 meses, cuando las cerdas se desgasten o dañen, o después de una enfermedad.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de cepillar los dientes del bebé. No es necesario usar guantes en los entornos de cuidado infantil, a menos que exista un riesgo de contacto con sangre o si hay sangre visible o una herida abierta.
  • Cepillar los dientes de los bebés con un pequeña cantidad (del tamaño de un grano arroz) de pasta dental con flúor cuanto le sale el primer diente.

Niños pequeños (de 1 a 3 años)

Comidas y bebidas

  • No se debe permitir que los niños pequeños lleven biberones o vasos para bebés antiderrame.
  • Dar a los niños pequeños comidas saludables como frutas, vegetales, leche y productos lácteos (queso, yogur) y productos integrales (pan, cereal) para las comidas y los refrigerios. Siga los requisitos del Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos del Departamento de Agricultura de los EE. UU. para la preparación, servicio y almacenamiento de comidas y refrigerios.
  • Si les sirve jugo a los niños pequeños, no se le debe dar más de 4 onzas de jugo de 100% de fruta por día. El jugo se debe servir en un vaso, no en un biberón o vaso de bebé antiderrame.
  • Limitar los alimentos y bebidas con azúcar agregada. Si se sirven alimentos y bebidas con azúcar agregada a los niños pequeños, debe ser como parte de una comida, no como refrigerio.
  • Ofrecer a los niños agua corriente, idealmente con flúor, durante todo el día, y alentarlos a que tomen agua.

Higiene oral

  • Asegurarse de que cada niño pequeño tenga su propio cepillo de dientes de cerdas suaves de tamaño infantil. Se debe etiquetar el cepillo de dientes con el nombre del niño.
  • Sustituya el cepillo de dientes de cada niño cada 3 a 4 meses, cuando las cerdas se desgasten o dañen, o después de una enfermedad.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de ayudar a cada niño a cepillarse los dientes. No es necesario usar guantes en los entornos de cuidado infantil, a menos que exista un riesgo de contacto con sangre o si hay sangre visible o una herida abierta.
  • Cuando dispense la pasta de dientes de un tubo, debe colocar la pasta dental para cada niño en el borde de un vaso o en un pedazo de papel encerado, y recoger la pasta dental del vaso o papel encerado con el cepillo de dientes del niño. O asegurarse de que cada niño pequeño tenga su propio tubo de pasta dental con flúor etiquetado.
  • Ayudar a los niños a cepillarse los dientes con una pequeña cantidad de pasta dental con flúor.
  • Después del cepillado, los niños deben botar la pasta dental restante en un vaso, pero no deben enjuagarse. Luego, los niños pequeños se deben limpiar la boca con una servilleta y colocar la servilleta dentro del vaso. Los vasos y las servilletas se arrojan a la basura.
  • No se debe permitir que los niños jueguen con cepillos de dientes.
  • Debe enjuagar cada cepillo de dientes y guardarlos en un portacepillos que permita que sequen (sin fundas para cepillo de dientes) en una posición vertical sin que se toquen entre sí.
  • Se debe desinfectar el lavabo después de que todos los cepillos de dientes se enjuaguen y se guarden.

Niños (de 3 a 5 años)

Comidas y bebidas

  • Dar a los niños comidas saludables como frutas, vegetales, leche y productos lácteos (queso, yogur) y productos integrales (pan, cereal) para las comidas y los refrigerios. Siga los requisitos del Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos del Departamento de Agricultura de los EE. UU. para la preparación, servicio y almacenamiento de comidas y refrigerios.
  • Si les sirve jugo a los niños, no se le debe dar más de 4 a 6 onzas de jugo de 100% de fruta por día.
  • Limitar los alimentos y bebidas con azúcar agregada. Si se sirven alimentos y bebidas con azúcar agregada a los niños, debe ser como parte de una comida, no como refrigerio.
  • Ofrecer a los niños agua corriente, idealmente con flúor, durante todo el día, y alentarlos a que tomen agua.

Higiene oral

  • Asegurarse de que cada niño pequeño tenga su propio cepillo de dientes de cerdas suaves de tamaño infantil. Se debe etiquetar el cepillo de dientes con el nombre del niño.
  • Cambiar el cepillo de dientes de cada niño pequeño cada 3 a 4 meses, cuando las cerdas se desgasten o dañen, o después de una enfermedad.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de ayudar a cada niño a cepillarse los dientes. No es necesario usar guantes en los entornos de cuidado infantil, a menos que exista un riesgo de contacto con sangre o si hay sangre visible o una herida abierta.
  • Cuando se dispensa pasta dental de un tubo, debe colocar una cantidad del tamaño de un guisante de pasta dental para cada niño en el borde de un vaso o en un pedazo limpio de papel encerado, y los niños deben recoger la pasta dental del vaso o papel encerado con el cepillo de dientes. O asegurarse de que cada niño tenga su propio tubo de pasta dental con flúor etiquetado.
  • Ayudar a los niños a cepillarse los dientes con una pequeña cantidad del tamaño de un guisante de pasta dental con flúor.
  • Después del cepillado, los niños escupen la pasta dental restante en un vaso, pero no deben enjuagarse. Luego, los niños pequeños se deben limpiar la boca con una servilleta y colocar la servilleta dentro del vaso. Los vasos y las servilletas se arrojan a la basura. 
  • No se debe permitir que los niños jueguen con cepillos de dientes.
  • Debe enjuagar cada cepillo de dientes y guardarlos en un portacepillos que permita que sequen (sin fundas para cepillo de dientes) en una posición vertical sin que se toquen entre sí.
  • Se debe desinfectar el lavabo después de que todos los cepillos de dientes se enjuaguen y se guarden. 
  • Promueva una buena salud oral e incluya regularmente temas de salud oral en el currículo, tales como:
    • Comer alimentos saludables.
    • Cepillarse los dientes con pasta dental con flúor.
    • Visitar una clínica o consultorio dental.
    • Prevenir lesiones orales, por ejemplo, mediante el uso de un casco cuando los niños usan un triciclo o scooter.

Emergencias de la salud oral

  • Es importante tener un plan y un kit de primeros auxilios para manejar emergencias de la salud oral, tales como:
    • dolores de los dientes;
    • corte o mordedura en la lengua, el labio o la mejilla;
    • diente roto, mandíbula rota;
    • el sangrado continuado después de que un diente primario se caiga.
  • Tener un plan para transportar a un niño con una emergencia de salud oral al dentista del niño o al lugar más cercano de atención de emergencia de la salud oral.
  • Debe tener la información de contacto del dentista de cada niño y una autorización firmada que le permita al dentista de cada niño compartir la información con el proveedor de cuidado infantil del niño.

Referencias

Holt, K. Lowe, B. Lista de verificación para el personal de cuidado infantil: Buenas prácticas para una buena salud oral (en inglés). Itasca, IL: Centro Nacional para la Salud y el Bienestar en la Primera Infancia, 2019.

Adaptado con el permiso del Centro Nacional de Recursos para la Salud y la Seguridad en el Cuidado Infantil y la Educación Temprana. Lista de verificación para padres para las buenas prácticas de salud dental en el cuidado infantil (en inglés). Denver, CO: 2008.

Tema:Salud oral

Palabras clave:Higiene bucal, Lesiones bucales

Resource Type: Publicación

Last Updated: May 13, 2019