COVID-19 y la comunidad de Head Start

Apoyo al aprendizaje y al desarrollo de los niños a través de los programas de aprendizaje de verano

Maestra cultivando zanahorias con un niño pequeño en una guarderíaLos programas Head Start que reciban fondos suplementarios para ofrecer programas de aprendizaje de verano tienen una oportunidad única de apoyar a los niños y las familias. Estos pueden ofrecer experiencias de alta calidad que promuevan la preparación escolar y las transiciones exitosas al kindergarten. Explore las estrategias que pueden usar los programas para prepararse para apoyar la salud, la seguridad, el aprendizaje y el desarrollo de los niños durante los programas de aprendizaje de verano.

Como resultado de la pandemia por la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19, sigla en inglés), los programas tendrán que seguir las pautas de salud y seguridad más actualizadas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, sigla en inglés) y los departamentos de salud locales. El personal debe revisar los sitios web de los CDC y del gobierno local con frecuencia para estar al tanto de la información actualizada.

Ajústese a las necesidades de los niños y las familias.

Cuando cerraron los programas, se interrumpió la rutina de muchas familias y se les hizo difícil recibir el apoyo que necesitan. Los niños y las familias también pueden sentirse ansiosos por la transición al kindergarten, sobre todo si no reciben el apoyo que esperaban antes del traslado a una nueva escuela. Planifique su programa de verano para aliviar estas preocupaciones. Proporcione entornos de aprendizaje seguros y que fomenten el desarrollo. Ofrezca interacciones y experiencias que sean receptivas a los intereses y necesidades de los niños. Trabaje con las familias para apoyar el aprendizaje y el desarrollo de los niños en todos los dominios del Marco de Head Start sobre los resultados del aprendizaje temprano (ELOF, sigla en inglés).

Prepárese para las transiciones para comenzar y finalizar el programa de verano.

Las transiciones para comenzar y finalizar los programas serán diferentes a como eran antes del cierre. Los niños llevan meses en su casa. Algunos pueden sentirse ansiosos porque tienen que regresar y otros pueden sentirse felices y aliviados de volver a un espacio familiar. Puede haber cambios en el personal, en el tamaño de las clases o en las rutinas para dejar y retirar a los niños de los centros. Es probable que se haga más hincapié en limpiar con detergentes y en usar equipos de protección, como guantes y mascarillas. 

Es probable que los maestros y las familias tengan muchas preguntas y ansiedad relacionada con el programa de verano y qué incluirá la transición al otoño. Vendría muy bien pensar en el paso al programa de verano como si fuera la primera transición de un niño y una familia a cualquier programa. Los niños necesitarán tiempo para adaptarse a las nuevas rutinas. Pueden tener ansiedad por la separación cuando su familia se vaya. Si una familia decide usar servicios basados en el hogar durante el verano, puede ser que los niños extrañen a sus amigos y necesiten otras maneras de mantenerse conectados con sus compañeros (p. ej., fotos, videos y otras conexiones virtuales). También puede ser que los niños hayan perdido algunos de los indicadores del desarrollo que alcanzaron antes de que cerrara el programa, como las habilidades del lenguaje o las rutinas de cuidado personal como usar el baño de forma independiente. Los maestros pueden notar cambios en lo que saben los niños o en lo que son capaces de hacer, como reconocer letras, seguir instrucciones o pasar de una actividad a otra. 

Los programas también apoyarán a los niños a medida que se preparan para la transición al kindergarten. En los programas basados en el hogar, trabaje con las familias para proporcionar rutinas y actividades similares en el hogar que puedan prepararlos para la estructura del kindergarten en el otoño. Comuníquese con las familias acerca de sus preocupaciones para hacer la transición hacia y desde su programa. Ofrézcales a los niños un entorno de aprendizaje seguro, receptivo y que fomente el desarrollo y los anime a explorar y aprender.

Planifique entornos y experiencias de aprendizaje atractivos y que fomenten el desarrollo.

Las investigaciones demuestran que los maestros de kindergarten son más propensos a percibir a los niños procedentes de programas que apoyan el desarrollo social y emocional como niños que hacen una transición exitosa al kindergarten. Para preparar a los niños para la transición, ofrezca entornos de aprendizaje atractivos, que fomenten el desarrollo y apoyen su desarrollo social y emocional, sus enfoques de aprendizaje y destrezas de pensamiento más complejas. Consulte el plan de estudios de su programa al planificar los horarios, las actividades para grupos pequeños y grandes y los entornos de aprendizaje. En los programas basados en el hogar, trabaje con las familias para planificar conjuntamente las visitas al hogar y las socializaciones dirijidas a fomentar habilidades sociales, emocionales y de enfoques de aprendizaje para preparar a los preescolares para kindergarten.

Utilice oportunidades de aprendizaje al aire libre.

El verano es un momento maravilloso para llevar el aprendizaje al aire libre, si el estado del tiempo lo permite. Los espacios al aire libre ofrecen muchas oportunidades para que los niños exploren y aprendan usando todo el cuerpo. Puede haber algunos cambios en los espacios al aire libre y en las rutinas, como escalonar los grupos para reducir el número de niños que están en el patio de juego al mismo tiempo. Si el equipo del patio de juego no se puede usar, hay muchas otras maneras de apoyar el desarrollo y el aprendizaje mientras disfruta del aire libre. Los meses de verano son ideales para la arena, el agua y el juego sensorial, incluyendo sembrar y cuidar huertos. Los niños pueden cantar, bailar, tocar instrumentos musicales y usar materiales que apoyen las habilidades motrices gruesas y finas. Planifique oportunidades de aprendizaje al aire libre que apoyen el desarrollo y el aprendizaje en los dominios del ELOF y anime a las familias a hacer lo mismo.

Apoye a los niños que aprenden en dos idiomas (DLL, sigla en inglés) y sus familias.

Conforme ayude a los niños a volver al entorno del programa y a prepararse para la transición al kindergarten, utilice un lenguaje familiar y reconfortante. Hable con los niños en su idioma del hogar, siempre que sea posible. Si no habla con fluidez el idioma del hogar de la familia, este es un buen momento para asociarse con los padres y aprender palabras o frases importantes que puede usar durante el día. Descargue la aplicación Ready DLL en su teléfono inteligente para aprender palabras y frases útiles en español, árabe, mandarín y criollo haitiano.

Comuníquese con las familias.

Durante este breve período del programa, la comunicación con las familias será clave. Es posible que las rutinas para dejar y retirar a los niños hayan cambiado. Es posible que no tenga las mismas oportunidades de interactuar cara a cara con las familias. A las familias todavía puede preocuparles que un visitador del hogar vaya a su casa. Prepárese para seguir comunicándose con las familias utilizando las estrategias que funcionaron mientras su programa estaba cerrado. Recuerde que los padres también están enfrentando nuevas rutinas. Ayúdelos a relajarse hablando sobre sus preocupaciones. Pregúnteles sobre sus rutinas. Comparta estrategias para ayudar a las familias y a sus hijos a regresar al programa y al kindergarten. Pregúnteles sobre su capacidad y preferencias para comunicarse.

Satisfaga sus propias necesidades.

Después de un período de distanciamiento social, es posible que todavía tenga preocupaciones acerca de la cercanía física. Es importante recordar que los niños pequeños necesitan el contacto físico como abrazos, chocar los cinco y recibir consuelo, para sentirse apoyados y seguros. Considere la posibilidad de tomar medidas, además de las prácticas estándares de salud y seguridad. Por ejemplo, puede usar camisas de manga larga o batas que pueda cambiarse a lo largo del día. Lávese las manos y láveles las manos a los niños con frecuencia y hable con los padres sobre las prácticas de salud y seguridad en el hogar.

En los programas basados en el hogar, asegúrese de cumplir con los procedimientos de salud y seguridad de su programa durante las visitas al hogar. Hable con las familias con anticipación y sea receptivo a las solicitudes que puedan tener, como quitarse los zapatos, usar una mascarilla o encontrarse al aire libre durante las visitas al hogar. Asóciese con las familias para preparar a los niños para estos cambios y calmar cualquier temor que puedan tener acerca de la mascarilla. Explíqueles qué es la mascarilla y cómo esta mantiene a su visitador del hogar, a ellos y a su familia a salvo de los gérmenes. Y más importante aun, recuerde cuidar de su salud emocional y física y anime a todo el personal a hacer lo mismo.