COVID-19 y la comunidad de Head Start

Apoyo a las necesidades más allá de Head Start

La OHS está empoderando al liderazgo del concesionario para tomar decisiones que apoyen primero a los niños y las familias de Head Start, y también ayuden a otras personas necesitadas. Sabemos que en estos momentos las comunidades necesitan muchos recursos, incluyendo instalaciones, personal de emergencia para cuidado infantil e incluso materiales básicos como guantes, que los programas Head Start podrían proporcionar. Los programas Head Start son valorados en sus comunidades, y sabemos que los concesionarios y el personal quieren usar su experiencia y sus conocimientos para apoyar a los demás durante estos momentos sin precedentes.

Conforme el personal y los programas toman decisiones locales en relación con iniciativas de apoyo más allá de la programación de Head Start, considere estos principios:

  • Siga apoyando a los niños y las familias de Head Start en la medida de lo posible.
  • Asegúrese de que el personal y las instalaciones de Head Start estén disponibles y listos para reanudar las operaciones cuando llegue el momento.
  • Informe en detalle al personal sobre los posibles riesgos para la salud de ellos y de sus propias familias.

La primera prioridad de un programa Head Start debe ser apoyar a los niños y las familias inscritos en Head Start, incluso durante el cierre del programa, de maneras creativas e innovadoras. Si el personal está cumpliendo con su responsabilidad de apoyar a los niños y las familias de Head Start en la mayor medida posible, esperamos que el liderazgo del concesionario y sus empleados decidan cómo pueden ayudar mejor a los demás. Cualquier trabajo fuera de las responsabilidades de Head Start debe ser opcional, determinado por cada miembro del personal. 

Apoyo al cuidado infantil de emergencia

Por ley, los fondos de Head Start solo se pueden usar para proporcionar servicios de Head Start a niños y familias elegibles. Sin embargo, las instalaciones, los equipos, los materiales y los suministros de Head Start se pueden utilizar para apoyar el cuidado infantil de emergencia, sujeto a reembolso o reemplazo de costos. El personal de Head Start también puede tener la opción de apoyar las operaciones de cuidado infantil de emergencia, además de realizar el trabajo para continuar con los servicios de Head Start.

A medida que los programas Head Start toman decisiones sobre cómo abordar las necesidades de cuidado infantil de sus comunidades más allá de su población de Head Start, la OHS les recuerda a los concesionarios sobre las flexibilidades correspondientes.

Instalaciones

Los programas Head Start generalmente pueden usar sus instalaciones existentes para proporcionar cuidado infantil de emergencia. Los concesionarios que son propietarios de instalaciones, o que ya están pagando contratos de arrendamiento por las instalaciones en las que se encuentran los centros de Head Start, pueden utilizarlas.

Si un concesionario le alquila temporalmente un espacio de Head Start a otra entidad para ofrecer cuidado infantil, debe tener en cuenta y abordar las consideraciones legales, fiscales, de licencias y prácticas correspondientes. Depende del concesionario decidir el monto, si lo hubiera, de los gastos de alquiler que se deben pagar durante dicha ocupación. Cualquier costo adicional por el uso de la instalación para fines de cuidado infantil debe ser asumido por la operación de cuidado infantil. Los costos de alquiler también se pueden utilizar para reembolsar al programa Head Start por materiales, suministros o daños a equipos comprados con fondos de Head Start.

Los programas Head Start deben concertar acuerdos de uso con cualquier persona o entidad que utilice sus instalaciones. La Asociación Nacional de Head Start (NHSA, sigla en inglés) ha redactado un acuerdo de muestra (en inglés) [PDF, 64KB] que las agencias pueden utilizar. Dichos acuerdos de uso deben abordar lo siguiente:

  • Un proceso para reanudar rápidamente los servicios de Head Start cuando sea seguro que el personal de Head Start y los niños regresen a las instalaciones.
  • El reemplazo de materiales y el reembolso de los costos asociados con instalaciones y equipos dañados.

Equipos, suministros y materiales

Los programas Head Start pueden usar, o permitir que un proveedor de cuidado infantil que opere en un centro de Head Start use, sus equipos, materiales y suministros para proporcionar cuidado infantil de emergencia. El costo del equipo, los materiales y suministros comprados con fondos de Head Start pero utilizados para el cuidado infantil de emergencia debe pagarse al concesionario o debe reemplazarse en el centro antes de terminar la ocupación. Esto garantiza que los centros puedan, cuando sea posible, reanudar los servicios de Head Start. Del mismo modo, el costo de reparar o reemplazar cualquier daño a las instalaciones o equipos debe ser pagado por el programa de cuidado infantil.

Disponibilidad del personal

El personal de Head Start puede apoyar las operaciones de cuidado infantil de emergencia, ya sea en las instalaciones de Head Start o en otros lugares. Su primera prioridad debe ser apoyar los servicios continuos a los niños y las familias inscritos en Head Start. Sin embargo, el personal de Head Start puede apoyar el cuidado infantil de emergencia siempre y cuando continúen apoyando a los niños y las familias de Head Start en la medida de lo posible durante el cierre del programa. Cualquier trabajo fuera de las responsabilidades de Head Start debe ser opcional, determinado por cada miembro del personal. El personal de Head Start que se dedique al cuidado infantil de emergencia debe permanecer disponible para regresar a los centros de Head Start cuando el centro vuelva a abrir.

Sueldos del personal

El personal de Head Start puede recibir un sueldo por las horas trabajadas en un programa de cuidado infantil y aun así recibir el pago de Head Start por lo que serían sus horas de trabajo regulares cuando el programa está en pleno funcionamiento. Las horas que trabajen en un programa de cuidado infantil deben ser independientes de las tareas que se espera que realicen para apoyar los servicios continuos a los niños y las familias de Head Start. El personal de Head Start empleado por los concesionarios debe continuar recibiendo el sueldo y los beneficios pagados por los fondos de Head Start mientras los centros de Head Start están cerrados.

Ejemplo: Actualmente se le está pagando a un maestro de Head Start su sueldo de Head Start durante el cierre del programa Head Start. El maestro continúa cumpliendo a distancia con las responsabilidades asignadas de Head Start, pero tiene tiempo disponible durante las horas de operación del centro de cuidado infantil de emergencia. Este maestro puede continuar recibiendo su sueldo de Head Start y también se le paga por el tiempo que trabaja en un centro de cuidado infantil que cuida a los hijos de trabajadores esenciales y de emergencia. El maestro seguirá siendo responsable de continuar apoyando a los niños y las familias de Head Start, en la medida de lo posible, durante el cierre del programa. Cada empleado de Head Start que también hace un trabajo remunerado adicional sigue siendo responsable de cumplir con sus responsabilidades asignadas de Head Start, mientras apoya una necesidad urgente en su comunidad. Dichos empleados deben estar preparados para regresar a las instalaciones de Head Start cuando abran.

Asignación de costos

Muchos concesionarios utilizan múltiples fuentes de financiamiento, incluidos los fondos de Head Start y de subsidios de cuidado infantil, para satisfacer las necesidades de los niños y las familias en sus comunidades. Los concesionarios han creado complejos planes de asignación de costos para abordar los costos compartidos durante las operaciones normales de Head Start y cuidado infantil. Esos planes de asignación les permiten a los concesionarios identificar con precisión la fuente de financiamiento y los costos asignables para cada programa beneficiado. Durante estos tiempos inestables, los niños, las familias y las comunidades tienen necesidades diversas que deben abordarse de maneras nuevas e innovadoras. En las circunstancias de la emergencia nacional actual, no es posible que los concesionarios hagan proyecciones detalladas de asignación de costos sin un esfuerzo o costo excesivo.

Los concesionarios que opten por ofrecer servicios de cuidado infantil para el personal esencial que está respondiendo al COVID-19 pueden usar los fondos existentes de Head Start para apoyar la prestación de servicios de cuidado infantil, siempre y cuando los niños inscritos en Head Start se beneficien de esos servicios. Los concesionarios deben documentar adecuadamente todos los costos de cuidado infantil. Cuando ya no haya necesidad de ofrecer servicios de cuidado infantil en respuesta al COVID-19, los concesionarios deben establecer un criterio razonable para cobrar los costos y ajustar los montos cobrados a sus diversas fuentes de financiamiento. Esto se hace para garantizar que los costos de cuidado infantil se han asignado para reflejar el beneficio relativo de los servicios a los niños inscritos en Head Start y a otros niños que reciben cuidado infantil. Los criterios para la asignación, aunque quedan a discreción del concesionario, pueden ser tan simples como la proporción de niños inscritos en Head Start con relación a los otros niños que reciben servicios. La prestación temporal de servicios de cuidado infantil por parte de los concesionarios de Head Start no debe interferir con la capacidad del programa para reanudar los servicios basados en el centro de Head Start o Early Head Start para niños previamente inscritos, o los servicios a niños de Head Start actualmente inscritos.