COVID-19 y la comunidad de Head Start

Aprendizaje de verano para niños con IEP y con IFSP

Niño leyendo un póster en el costado de un libreroApoyar a los niños pequeños y a las familias puede ser difícil durante tiempos inciertos, y más aun si los niños tienen discapacidades o sospecha de retrasos. Puede ser difícil cuando sus rutinas cambian y ya no reciben servicios durante un horario escolar diario. Si bien las oportunidades de aprendizaje a distancia o teleterapia pueden proporcionar cierta regularidad y continuidad, las experiencias varían dependiendo del acceso a internet y la ubicación. La participación también puede variar debido a las obligaciones laborales y familiares. A medida que los programas vayan volviendo a sus operaciones más habituales, explore maneras de preparar y dar la bienvenida a los niños y las familias.

Como resultado de la pandemia por la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19, sigla en inglés), los programas tendrán que seguir las pautas de salud y seguridad más actualizadas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, sigla en inglés) y los departamentos de salud locales. El personal debe revisar los sitios web de los CDC y del gobierno local con frecuencia para estar al tanto de la información actualizada.

Consideraciones sobre el bienestar del personal

Es importante que el personal de Head Start, los niños y las familias de los programas tengan seguridad y disfruten de buena salud y bienestar. El bienestar es particularmente importante para los adultos que cuidan a niños con problemas médicos subyacentes. Estos niños pueden ser más propensos a presentar otras complicaciones como resultado de virus nuevos. 

  • Continúe siguiendo todas las pautas de salud y seguridad.
  • Manténgase conectado con colegas, amigos y familiares de manera virtual.
  • Practique la atención plena y la respiración profunda.
  • Mantenga un horario regular, pero sea flexible en épocas de cambio.
  • Pase tiempo al aire libre y planifique actividades que rompan la monotonía de las rutinas diarias. Asegúrese de que los mismos grupos no se mezclen al aire libre.

Con el tiempo, los programas pueden hacer la transición al pleno funcionamiento. Las decisiones individuales sobre el regreso de los niños con discapacidades y retrasos deben tomarse en consulta con las familias y los proveedores de servicios, en función de las necesidades de los niños.

Prestación de servicios remotos y aprendizaje a distancia

La comunicación continua es fundamental para mantener a los padres y a las familias informados sobre temas relacionados con el programa durante la orden de permanecer en el hogar. Esta puede servir como apoyo virtual para ayudar a aliviar el estrés de sentirse aislado y solo. Los padres y las familias que tienen un hijo con una discapacidad pueden tener preocupaciones y preguntas adicionales acerca del Programa de Educación Individualizada (IEP, sigla en inglés), del Plan de Servicios Familiares Individualizados (IFSP, sigla en inglés) de su hijo, los servicios relacionados (p. ej., terapia del habla) y la transición de regreso al programa.

Consideraciones para la programación de verano

A medida que se disponga de fondos y se cumplan las directrices de la comunidad, algunos programas podrán volver a sus operaciones habituales. Reunir a los niños y las familias después de un descanso inesperado y largo tendrá muchos beneficios. Les dará la oportunidad a las familias de conectarse entre sí, de proporcionarles una rutina y una estructura a los niños, y de preparar a los niños y familias que están en transición al kindergarten. Esto también les dará la oportunidad de actualizar los registros médicos y de salud y cualquier otra información importante que las familias necesiten para la inscripción en kindergarten.  

Transición al kindergarten

Los programas necesitan un enfoque colaborativo y planificado para ayudar a los niños a tener una transición exitosa al kindergarten. Dada la crisis actual, este proceso puede parecer diferente. Comprométase a colaborar con los socios necesarios para garantizar que los niños y las familias tengan una experiencia positiva cuando vayan a comenzar el nuevo año escolar.

Satisfaga sus propias necesidades

Después de un período de distanciamiento social, es posible que todavía tenga preocupaciones acerca de la cercanía física. Siga las pautas de salud locales y de los CDC. Para mantenerse al día, consulte los sitios web con frecuencia, ya que estos se actualizan con regularidad. Los gerentes, maestros y proveedores de cuidado infantil familiar deberán mantenerse en contacto para asegurarse de que todos entienden y siguen las pautas de salud y seguridad más actualizadas. Es importante recordar que los niños pequeños necesitan el contacto físico (que los carguen, los consuelen, les cambien el pañal, los alimenten) para sentirse apoyados y seguros. Considere la posibilidad de tomar medidas, además de las prácticas estándares de salud y seguridad. Por ejemplo, puede usar camisas de manga larga o batas que pueda cambiarse a lo largo del día. Lávese las manos y láveles las manos a los niños con frecuencia y hable con los padres sobre las prácticas de salud y seguridad en el hogar.

Para los visitadores del hogar, asegúrese de cumplir con los procedimientos de salud y seguridad de su programa durante las visitas al hogar. Hable con las familias con anticipación y sea receptivo a las solicitudes que puedan tener, como quitarse los zapatos, usar una mascarilla o encontrarse al aire libre. Asóciese con las familias para preparar a los niños para estos cambios y calmar cualquier temor que puedan tener acerca de la mascarilla. Explíqueles qué es y cómo esta mantiene a su visitador del hogar, a ellos y a su familia a salvo de los gérmenes. Los visitadores del hogar también deben hablar con los padres antes de las visitas al hogar para considerar maneras de apoyar el lenguaje y la comunicación, así como el desarrollo social y emocional. Y más importante aun, recuerde cuidar de su salud emocional y física y anime a todo el personal a hacer lo mismo.