COVID-19 y la comunidad de Head Start

Aprendizaje en persona

Apoyo a las orientaciones de lectoescritura y saneamiento

Head Start del condado Alexander, Taylorsville, NC

El programa Head Start del condado Alexander utilizó los fondos para el COVID-19 para apoyar las orientaciones de lectoescritura, salud y saneamiento. Una asociación con la Asociación local para niños para proporciona libros con el fin de apoyar a los padres para que lean en casa con sus hijos. Al principio, los niños llevaban un libro diferente a casa cada semana, devolvían el libro y la bolsa a la semana siguiente y recibían una nueva. Esto hizo que nos preocupáramos por que se transmitiera el virus y por tener que desinfectar los libros y las bolsas. El programa reanalizó el enfoque y decidió comprar libros para que nuestros niños crearan sus propias bibliotecas personales. El programa Head Start del condado Alexander ordenó libros suficientes para que cada niño recibiera un libro al mes durante los próximos 10 meses. Una vez al mes, cada niño se lleva a casa libros y una actividad para hacer con los padres. ¡Al final del año, cada niño tendrá una biblioteca personal!

Otro problema que enfrentó el programa debido al COVID fue el acceso limitado a una lavadora y secadora que estuviera en un lugar céntrico. Los empleados de diferentes escuelas solo podían entrar para lavar las mantas y cubiertas de las cunas a una hora determinada. Este horario limitado significaba un problema, y algunos empleados comenzaron a llevarse la ropa a casa para lavarla en sus electrodomésticos personales. El programa trabajó con el departamento de mantenimiento del sistema escolar para comprar e instalar una lavadora y secadora en cada uno de sus centros. Ahora, pueden eliminar la contaminación cruzada al mover la ropa sucia de un sitio a otro o a la casa de un empleado.

Garantizar un regreso seguro al aula

Escuelas públicas del condado Collier, Nápoles, FL

La mayoría de los estudiantes de Head Start en las escuelas públicas del condado de Collier participaron en el aprendizaje en persona desde el comienzo del año escolar. Los fondos de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, sigla en inglés) se utilizaron para garantizar un regreso seguro y bien pensado a las aulas. Se compraron materiales y suministros para la clase para cada niño con el propósito de eliminar la necesidad de compartir artículos entre los estudiantes. Se agregaron apoyos visuales en las aulas para ayudar a los maestros a mantener a los estudiantes distanciados físicamente. Debido a que todos los estudiantes y el personal del distrito escolar estaban obligados a usar mascarillas, teníamos mascarillas adicionales para que los maestros les dieran a los estudiantes que se olvidaran de traer las suyas o que necesitaran una nueva. También se compraron iPads para cada estudiante. Esto les dio acceso a la tecnología sin tener que compartir computadoras o perder tiempo de aprendizaje en caso de que tuvieran que estar en cuarentena en su casa debido al COVID-19. Mientras que el distrito proporcionaba información a todos los padres sobre los síntomas del COVID-19 y la importancia de que los estudiantes se quedaran en casa si estaban enfermos, el programa Head Start les dio termómetros para tomar la temperatura en la frente con los logotipos de Head Start y de las escuelas públicas del condado de Collier a las familias para que los padres pudieran monitorear la temperatura de los niños en casa.

Maestra leyéndoles un cuento a niños en un salón de claseConversación con vendedores de PPE para priorizar suministros a cuidado infantil

Delaware Opportunities, Inc., Hamden, NY

En los tiempos en que escaseaban los equipos de protección personal (PPE, sigla en inglés), uno de los fabricantes le dio prioridad a este concesionario. Cuando se hizo la solicitud de PPE, esta no indicaba que era para un programa escolar, por lo que se calificó como pendiente de entrega. El concesionario llamó al proveedor, le explicó que el pedido era de un programa Head Start y les dieron prioridad. En realidad, el fabricante reservó el PPE para el programa porque la hija del propietario había asistido a un programa Head Start. Si los concesionarios tienen dificultades para acceder a PPE, deben saber que muchos vendedores están dispuestos a darles prioridad a los programas escolares. A veces, con solo una llamada se consigue mucho.

Aros de hula hula para enseñarles a los niños sobre el distanciamiento físico

Child Development, Inc., Minersville, PA

Child Development, Inc. compró cajas de zapatos plásticas y las llenó de utensilios (p. ej., crayones, marcadores, acuarelas, plastilina, tijeras y una barra de pegamento), un cuaderno para escribir y otros objetos didácticos manipulables. Cada niño tiene su propia caja de utensilios y una bandeja de actividades para usar en el salón de clases. A los niños les encantan, y la bandeja los ayuda a entender el distanciamiento físico cuando están en la mesa. Incluso cuando pase la pandemia, el concesionario continuará con esta práctica.

A lo largo de la pandemia, los costos han sido muy altos. El uso de aros de hula hula es una excelente y económica forma de enseñarles a los niños qué es el distanciamiento. Este concesionario está utilizando fondos de la Ley CARES para compensar la diferencia en el costo de las comidas y el reembolso del Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos (CACFP, sigla en inglés). Aparte de eso, los fondos del concesionarios se destinaron a la limpieza y desinfección de materiales, cubiertas faciales y otro PPE.

Recipientes individuales y divisores de plexiglás para apoyar el aprendizaje en persona

Consejo para la industria privada de los condados de Westmoreland y Fayette, Greensburg, PA

Este programa destinó un recipiente con materiales para cada niño con el fin de que los usaran tanto en la clase como en el hogar. Los recipientes incluían tijeras, papel, pintura, figuras de osos para clasificar, crayones, marcadores, pinceles, temporizadores líquidos y más. Estos elementos se utilizan para apoyar las lecciones virtuales con el personal docente. El personal también ofrece orientación a los padres sobre cómo ampliar el aprendizaje en el hogar usando los artículos proporcionados.

El programa encargó divisores de plexiglás para las aulas para que los niños pudieran sentarse unos frente a otros en el almuerzo y también jugar estando protegidos. Se elaboraron diagramas para el rastreo de contactos para que el personal los utilizara en caso de que alguien se hubiera expuesto al virus. Los directores de programas reciben llamadas automatizadas de los distritos escolares locales sobre las exposiciones al COVID-19 y sobre quién ha dado positivo. Esto le permite al concesionario responder adecuadamente, ya que se encuentran en distintos distritos escolares.

Además, el programa ofrece desayuno y almuerzo a los niños cinco días a la semana. Las comidas (bolsas para llevar o congeladas) se entregan a los padres si estos no tienen transporte. En todos los autobuses y en todas las aulas hay termómetros sin contacto. Se modificó el horario de limpieza e higienización para que se realizara cada hora. Se adquirió espacio adicional de oficina para garantizar la seguridad y el distanciamiento social del personal. Se compraron dispositivos tecnológicos para cada miembro del personal con el fin de garantizarles que puedan trabajar desde la casa si es necesario y para evitar que usen las mismas computadoras.

Personal adicional para mantener las proporciones recomendadas

NB&PW Club del condado de Washington, Inc., Sandersville, GA

El financiamiento de la Ley CARES ayudó a este programa a contratar a un tercer maestro para las aulas. El personal adicional ayuda a garantizar que se sigan los protocolos de mitigación por el COVID-19 en el aula y en el patio de juego. Esto le permite al programa brindarles una atención más individualizada a los niños y las familias durante este momento tan crucial. También los ayuda a ofrecer servicios de forma segura a los niños con discapacidades y a los niños con una salud delicada que de otra manera no podrían participar sin correr peligros.

Niños volando cometas.Programación creativa de verano al aire libre: ¡A volar cometas!

Consejo de Oportunidades del Suroeste de Minnesota, Worthington, MN

Este concesionario pudo ofrecer un programa de verano para los niños que entrarían a kindergarten en el otoño. La asistencia diaria promedio para el programa de 20 horas a la semana que se ofreció en julio fue del 81 %. Los consultores de salud mental también planificaron una programación infantil para el aula de mejora y desarrollo social y emocional. Esta programación les permitió a los niños con problemas de salud mental, retrasos conductuales y retrasos sociales y emocionales recibir las terapias clínicas necesarias para apoyarlos.

El cierre en primavera debido al COVID-19 fue rápido y no fue un cierre en realidad, ya que el concesionario proporcionó servicios de manera virtual. Para el programa de verano, crearon un plan de reapertura, limpiaron las instalaciones y encargaron mascarillas, sombreros para protegerse del sol y protectores para la cara. Prepararon las clases, el personal, los autobuses y luego fueron a recoger a los niños. El primer día de la programación de verano, la emoción era evidente. Todos entraron con una sonrisa en los labios. Los niños estaban muy emocionados de verse y llamaban a sus amigos. En Minnesota, las unidades sobre jardinería son difíciles de hacer durante el año escolar, así que esta fue una excelente oportunidad para explorar las plantas y ver a algunas de ellas crecer en los canteros. Los niños jugaban afuera, aprendían unos de otros y del mundo que los rodeaba. Su actividad favorita fue sin duda volar cometas. Eligio, uno de los maestros, sabía hacerlo muy bien. Lori, la directora de Head Start, no era muy diestra con los cometas que digamos.

El programa operó aproximadamente a la mitad de la capacidad de un año programático normal y eso fue ideal. Esta situación les permitió practicar su plan de reapertura, probar su plan de transporte, de pruebas de salud diagnóstica para el personal y los niños por el COVID-19, y hacer los ajustes necesarios antes de que comenzara el programa de otoño. Algunos niños, siguiendo la política del programa, no pudieron asistir porque tenían síntomas. Cuando los familiares de dos de los niños dieron positivo hacia finales de julio, el programa implementó su plan de cuarentena y pudo comprobar cómo funcionaría. Las familias fueron muy amables y respondieron con sinceridad a las preguntas, lo que ayudó al programa a mantener al COVID-19 fuera de las instalaciones.

La risa y la energía del programa de verano fue algo muy positivo y necesario para el estado de ánimo de todos. También los ayudó a disipar sus miedos a medida que regresaban lenta y cautelosamente a la programación regular. Fue un éxito a todos los niveles, para los niños, para el personal y para las comunidades. El concesionario está infinitamente agradecido a la Oficina Nacional de Head Start por haberles permitido, con el financiamiento que les proporcionaron, poner una sonrisa en los labios de los niños e impartir sesiones de aprendizaje durante un momento muy difícil.

Escáneres de temperatura, termómetros infrarrojos y divisores de plexiglás para mantener las aulas seguras

Manhattan-Ogden USD 383, Manhattan, KS

El financiamiento de la Ley CARES se utilizó para comprar escáneres de temperatura, termómetros infrarrojos para cada aula, divisores de plexiglás, PPE adicional (p. ej., mascarillas, protectores para la cara, etc.), lavamanos portátiles, aspersores electrostáticos y desinfectantes para cada aula, y kits de enseñanza adicionales para los estudiantes a distancia. Estos elementos han sido útiles para limitar el número de personas expuestas al virus, así como para aumentar la confianza del personal y las familias en que se han implementado las medidas adecuadas para reducir las probabilidades de exponerse al COVID-19.

Medidas físicas de seguridad que conducen a una mayor tranquilidad

Consejo Regional de Mid-America, Kansas City, MO

Socio: Distrito escolar de Blue Springs

Se utilizaron fondos del COVID-19 para comprar batas, PPE, artículos de limpieza y accesorios. Aparte del uso obvio de estos elementos físicos, también sirvieron para mejorar el estado mental de los maestros y las familias. El personal, los niños y las familias se sentían aliviados de que el concesionario estuviera haciendo todo lo posible para mantenerlos a salvo. La inseguridad que están experimentando el personal y las familias es abrumadora. Si no fuera por los fondos del COVID-19, no podrían apoyar a estas familias tan bien como lo han hecho.

El programa compró una lavadora y una secadora y las está utilizando constantemente. Los niños pequeños lo contaminan todo. La lavadora y la secadora le permiten al personal desinfectar prendas de tela y juguetes que de otra forma los niños no hubieran podido utilizar. El presupuesto operativo del programa no permitiría asumir ninguno de estos gastos si no fuera por los fondos del COVID-19. Están muy agradecidos por la tranquilidad y el buen estado mental que les da saber que el centro está extralimpio y puede mantenerse abierto y ofrecerles a las familias los servicios que necesitan, cara a cara.

Sistema de cercado y máquinas Zono

Head Start CFDP Inc, Hastings, NE

Este programa creó un sistema de cercado para dividir el patio de juego en tres espacios separados para que los niños/las aulas los utilizaran, y desinfectarlos después de cada uso. Han comprado aspersores electrostáticos para cada aula y desinfectantes aprobados para el COVID-19. Los aspersores se utilizan entre una sesión de clases y otra, dos veces al día. Los aspersores también se utilizan diariamente en todas las áreas comunes. El programa ha comprado y está utilizando máquinas Zono para desinfectarlo todo, desde los juguetes en las aulas hasta los carros de la cocina que llevan la comida a las aulas. Han comprado PPE para el personal y para los niños.

Coordinación de la respuesta al COVID-19 con el departamento local de salud

Asociación de acción comunitaria del centro de Nebraska (CNCAP), Loup City, NE

Muchos programas Head Start cerraron a principios de marzo de 2020 para evitar la propagación del COVID-19 en sus comunidades. Este cierre dio lugar a meses y meses de oportunidades perdidas de aprendizaje y de servicios integrales para los niños y sus familias. Las investigaciones han demostrado que durante los meses de verano los niños tienden a perder los conocimientos académicos adquiridos. Esto es particularmente cierto en el caso de los niños de familias de bajos ingresos. Para compensar por estas pérdidas, Suzan Obermiller, directora de primera infancia, preparó una subvención para operar un programa de verano suplementario para una parte de los niños de Head Start que de otra manera no hubieran recibido servicios durante el verano. El financiamiento se puso a disposición de los concesionarios existentes de Head Start a través de la Ley CARES para que lo usaran en programas de verano suplementarios. El programa Head Start CNCAP tuvo que demostrar que podía ofrecer experiencias de aprendizaje de verano de alta calidad para promover la preparación escolar y la transición exitosa al kindergarten.

Los programas de verano de Head Start CNCAP les dieron a los padres y cuidadores primarios la oportunidad de regresar al trabajo y conectarse a los servicios y apoyos necesarios relacionados con la salud mental, la crianza de los hijos y la vivienda estable. Otros beneficios incluyeron que el personal del programa trabajaría durante el programa de verano y recibiría ingresos y beneficios, tendría la oportunidad de trabajar con los niños y las familias antes de que hicieran la transición al kindergarten y tendría acceso a oportunidades de desarrollo profesional. Ofrecer este programa no implicaría ningún costo para el presupuesto regular de Head Start ni para ninguna asociación con los distritos escolares. El Head Start CNCAP brindó servicios a 166 estudiantes y familias elegibles para kindergarten en las comunidades de Ainsworth, Aurora, Burwell, Central City, Columbus, Loup City, Ord, St. Paul y Schuyler.

El programa Head Start CNCAP continuó siguiendo las directrices locales y federales de los departamentos de salud y otras autoridades a la hora de determinar cómo implementar un programa de verano que tuviera en cuenta la salud y la seguridad de los niños, las familias y el personal. Este programa funcionó en julio de 2020 durante cuatro semanas, cuatro días a la semana por las mañanas. El objetivo no era solo ayudar a los niños a prepararse social y emocionalmente para kindergarten, sino también que estuvieran listos desde un punto de vista académico para ingresar a la escuela pública. El programa Head Start CNCAP cree que ha cumplido y superado las experiencias de aprendizaje para promover la preparación escolar para la transición exitosa al kindergarten.

Niños almorzando afuera, acompañados por una maestraAjuste de procedimientos

Head Start de Neosho y Granby, MO

En el suroeste de Missouri, la risa, el aprendizaje y la compasión llenan los pasillos y las aulas del Head Start y Early Head Start de Neosho, y del Head Start de Granby y Longview, donde se ofrecen servicios a cuatro niños de Early Head Start (EHS, sigla en inglés) y a 91 niños de Head Start y sus familias.

La rutina y la estructura diaria del concesionario cambiaron el 23 de marzo de 2020, cuando estaba previsto que los estudiantes regresaran de las vacaciones de primavera. En lugar de regresar a clase, comenzaron a tener comunicaciones semanales con los padres y clases virtuales debido a la pandemia por el COVID-19. En mayo, el concesionario recibió de vuelta al personal de EHS para darles tiempo a adaptarse a los nuevos procedimientos y arreglos en el aula para garantizar la seguridad durante la pandemia. Los niños de EHS regresaron a clase el 19 de mayo.

En junio y julio, el concesionario les ofreció a todos los niños que ingresaban al kindergarten en otoño la oportunidad de asistir a su primera sesión de verano de Head Start. Diez niños asistieron. Uno de esos 10 niños, un pequeño llamado David, pudo asistir a las sesiones de junio y julio. Cuando empezó en junio, no hacía contacto visual con nadie, ni siquiera con los otros niños. Le temblaba la mano cuando sostenía un lápiz o un crayón y se encogía de hombros cuando le hacían preguntas. Al final de las siete semanas, era el líder cuando jugaba con otros niños, escribía su nombre e interrumpía a otros niños para responder.

Cuando se aproximaba agosto y el comienzo de un nuevo año escolar en medio de una pandemia y con los número de contagios aumentando en la comunidad, el concesionario redujo el tamaño de las clases. El EHS sigue a capacidad con los cuatro niños y el programa Head Start ahora tiene 60 niños, 10 en cada aula.

Las tasas de asistencia han sido una agradable sorpresa. La asistencia más baja en lo que va del curso escolar 2020-2021 fue del 81 % en uno de sus centros durante septiembre. Los meses de mayor asistencia del concesionario han sido agosto, septiembre y octubre para dos de sus otros centros, los cuales han alcanzado y mantenido el 97 % cinco veces. 
Actualmente ofrecen cinco servicios virtuales para niños, incluyendo visitas virtuales de consultores de salud mental, visitas virtuales familiares semanales, entrega de comidas y publicaciones diarias en redes sociales.

Son una comunidad pequeña pero fuerte. Hasta el 10 de noviembre de 2020, el condado había tenido 2,569 casos positivos totales de COVID-19 y 38 muertes.

Los centros Head Start y Early Head Start del concesionario están abiertos para apoyar a los niños y las familias, tomando todas las precauciones y siguiendo las directrices de los CDC. Seguirán haciendo todo lo posible para ayudar a satisfacer las necesidades de los niños y las familias.

Un miembro de su equipo lo resumió de la siguiente forma: "Estoy agradecido de ser parte de este maravilloso equipo. Nos damos aliento unos a otros, y sobreviviremos esta experiencia".

Equipo de protección personal para la seguridad del personal

Total Community Action (TCA), Inc., Nueva Orleans, LA

TCA utilizó fondos de la Ley CARES para comprar PPE para el personal. También compraron una lavadora y una secadora para uno de sus centros con el fin de que el personal pudiera lavar y secar las mantas de los niños y otros artículos para que hubiera más higiene. TCA utilizó fondos para ofrecer un programa de verano suplementario de tres semanas de alta calidad para 152 niños de Head Start con el fin de prepararlos para la transición al kindergarten. Para apoyar a los niños en las opciones del programa basado en el hogar o híbrido, así como a los niños con Programas de Educación Individualizada (IEP, sigla en inglés), TCA compró computadoras portátiles pequeñas, cubiertas y puntos de conexión a internet.

Colaborar en los planes de regreso a la escuela

Midland College, Fremont, NE

Este programa se ha estado reuniendo semanalmente con dos departamentos de salud locales y con todos los superintendentes de las escuelas públicas y privadas del Departamento de Educación de Nebraska. Como grupo, han trabajado juntos para alinear los "planes de regreso a la escuela", los procedimientos operativos y los mensajes y la comunicación con los padres y la comunidad.

Los padres llenan un formulario diario de síntomas en línea para cada niño, antes de que los niños entren al centro se les toma la temperatura, y los padres los dejan y los recogen en la acera. Los miembros del personal también llenan un formulario diario de síntomas, se les toma la temperatura antes de pasar al centro, y entran por otro sitio. El programa compró barreras de control de multitudes para ofrecerles una seguridad adicional a los niños, y taquillas y batas para el personal. Tienen dos lavadoras y secadoras y productos de lavado en el centro para usar todos los días. También se aseguraron de instalar lavamanos, dispensadores de toallas de papel, dispensadores de jabón y de desinfectante de manos (excepto en la cocina) con los que no hay que hacer contacto.

El programa está funcionando al 75 % de su capacidad en las aulas para promover el distanciamiento físico e implementar una programación escalonada para que los grupos no se mezclen unos con otros. Todos los niños que usan el autobús están en aulas designadas. También han hecho lo posible por mantener juntos a los hermanos y a los niños que asisten al mismo cuidado infantil. Dos de los padres del programa también son parte del personal, y estos están en el mismo salón que su hijo.

El desayuno y el almuerzo se preparan individualmente y se llevan a cada aula utilizando productos de papel desechables. Todos los días los niños se llevan un aperitivo a casa por la tarde. Los únicos visitantes externos que se permiten en el centro son los proveedores de servicios especiales de la escuela para niños con necesidades especiales, el consultor de salud mental y personal esencial para entregas o reparaciones.

El programa compró kits de materiales individuales para que los niños no tuvieran que compartirlos. Implementaron Microsoft Teams para todas las reuniones internas de más de dos personas. Compraron un laminador comercial para facilitar la limpieza de los carteles, etc.

El programa también fue aceptado para la Capacitación sobre atención orientada al trauma (TIC, sigla en inglés) del Instituto de cuidado de la salud de UCLA del 2021, que tendrá lugar en la primavera. Están muy emocionados de que su consultor de salud mental se haya comprometido a participar. También han podido continuar virtualmente con los pilotos de coaching del Departamento de Educación de Nebraska y de la Universidad de Nebraska.

Además, actualizaron todo el sistema de IT: hardware, software, red, seguridad y mantenimiento. Todo el equipo directivo, los trabajadores de servicios familiares, los visitadores del hogar y los maestros pueden trabajar a distancia si es necesario. El programa también tiene dispositivos adicionales disponibles para los padres que los necesiten.