COVID-19 y la comunidad de Head Start

Consejos para la transición durante la reapertura de los programas para bebés y niños pequeños

Maestra de Head Start sosteniendo la mano de un bebéEl personal del programa Early Head Start y del Programa Head Start para Migrantes y Trabajadores de Temporada sabe cuán importantes son las relaciones y la continuidad para el desarrollo de los bebés y niños pequeños. Conforme los programas se preparan para abrir sus puertas y darles la bienvenida a los bebés y sus familias, pueden usar estas estrategias para garantizar una transición sin contratiempos.

Como resultado de la pandemia por la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19, sigla en inglés), los programas tendrán que seguir las pautas de salud y seguridad más actualizadas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, sigla en inglés) y los departamentos de salud locales. El personal debe revisar los sitios web de los CDC y del gobierno local con frecuencia para estar al tanto de la información actualizada.

El cuidado primario y la continuidad de la atención son importantes.

Ofrézcales a los niños tanta regularidad como sea posible. Si es factible, cuando los niños regresen al programa deben seguir con el maestro o proveedor de cuidado infantil familiar que tenían antes. Asegúrese de que, en la medida de lo posible, los visitadores del hogar sigan con las mismas familias que tenían en su número de casos. Los directores de programas también deben considerar mantener los mismos grupos de niños y personal para evitar la contaminación cruzada.

Los niños pequeños tienen un concepto diferente del tiempo que los adultos.

Uno o dos meses es mucho tiempo para un bebé. Piense en este regreso como la primera transición de un niño a su programa. Para usted puede ser familiar, pero a ellos les parece nuevo. Los bebés y los niños pequeños pueden necesitar más tiempo para adaptarse a las rutinas. Puede que lloren más, que se molesten fácilmente o que se retraigan. Puede ser que hayan olvidado algunos indicadores del desarrollo que alcanzaron antes de que cerrara el programa, como usar el baño o utilizar palabras para expresarse. Para ayudar a los niños a sentirse seguros, reconfortados y a salvo, manténgase tranquilo y cálmelos. Recuerde usar palabras para etiquetar los sentimientos y las acciones de los niños.

Los padres también están en transición.

Hable con los padres acerca de sus preocupaciones. Pregúnteles sobre sus rutinas mientras estaban en casa con su hijo. Si los procedimientos para dejar y retirar a los niños han cambiado, es posible que tenga que hacerlo por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto. Trabaje con los padres para desarrollar estrategias que ayuden a sus hijos. Por ejemplo, puede animarlos a que traigan fotos de la familia para laminarlas, desinfectarlas con regularidad y dejarlas en el programa. Si las madres están amamantando, asegúrese de tener un espacio limpio y tranquilo donde puedan dar el pecho. Preste mucha atención a los niños que tienen Planes de Servicios Familiares Individualizados (IFSP, sigla en inglés), o que sospecha que podrían tener retrasos, y evalúe su desarrollo. Asóciese con los padres y con los proveedores locales de la Parte C para evaluar el progreso que han hecho los niños hacia sus metas del IFSP durante el cierre del programa.

Apoye a los niños que aprenden en dos idiomas (DLL) y sus familias.

Conforme ayuda a los bebés y niños pequeños a volver a los programas y adaptarse a las rutinas, utilice un lenguaje que sea familiar y reconfortante. Hable con los niños que aprenden en dos idiomas (DLL, sigla en inglés) en el idioma del hogar tanto como sea posible. Si no habla con fluidez el idioma del hogar de una familia, este es un buen momento para asociarse con los padres y aprender palabras o frases importantes que puede usar durante el día. Descargue la aplicación Ready DLL en su teléfono inteligente para aprender palabras y frases útiles en español, árabe, mandarín y criollo haitiano.

Satisfaga sus propias necesidades.

Después de un período de distanciamiento social, es posible que todavía tenga preocupaciones acerca de la cercanía física. Los gerentes, maestros y proveedores de cuidado infantil familiar deberán mantenerse en contacto para asegurarse de que todos entienden y siguen las pautas de salud y seguridad más actualizadas de los CDC y las autoridades locales. Es importante recordar que los bebés necesitan el contacto físico (que los carguen, los consuelen, les cambien el pañal, los alimenten) para sentirse apoyados y seguros. Considere la posibilidad de tomar medidas, además de las prácticas estándares de salud y seguridad. Por ejemplo, puede usar camisas de manga larga o batas que pueda cambiarse a lo largo del día. Lávese las manos y láveles las manos a los niños con frecuencia y hable con los padres sobre las prácticas de salud y seguridad en el hogar.

Para los visitadores del hogar, asegúrese de cumplir con los procedimientos de salud y seguridad de su programa durante las visitas al hogar. Hable con las familias con anticipación y sea receptivo a las solicitudes que puedan tener, como quitarse los zapatos, usar una mascarilla o encontrarse al aire libre. Asóciese con las familias para preparar a los niños para estos cambios y calmar cualquier temor que puedan tener acerca de la mascarilla. Explíqueles qué es la mascarilla y cómo esta mantiene a su visitador del hogar, a ellos y a su familia a salvo de los gérmenes. Los visitadores del hogar también deben hablar con los padres antes de las visitas al hogar para considerar maneras de apoyar el lenguaje, la comunicación y el desarrollo social y emocional. Y más importante aun, recuerde cuidar de su salud emocional y física y anime a todo el personal a hacer lo mismo.