COVID-19 y la comunidad de Head Start

Salud y seguridad

Logotipo de la Campaña Adelante, Head Start

Preguntas frecuentes del seminario web Salud mental y bienestar del personal: Juntos emocionalmente fuertes

P1: ¿Qué deben hacer los concesionarios si las orientaciones del gobierno local y de los CDC se contradicen?

R1: En caso de que haya una orientación contradictoria de los CDC, los departamentos de salud locales u otros socios, las condiciones de salud locales deben servir de guía a los programas a la hora de tomar las decisiones. Los programas deben revisar las orientaciones disponibles, continuar trabajando con su Comité Asesor de los Servicios de Salud (HSAC, sigla en inglés) y, teniendo en cuenta las condiciones de la comunidad, tomar la decisión más apropiada para mantener la seguridad del personal, los niños y las familias.

P2: ¿Cómo debemos abordar al personal y a las familias que todavía tienen dudas sobre la vacuna? Aumento del financiamiento del Plan de Rescate Estadounidense para programas Head Start para el año fiscal 2021 ACF-PI-HS-21-03 y Expectativas de la Oficina Nacional de Head Start para los programas Head Start durante el año programático (AP) 2021–2022 ACF-PI-HS-21-04

R2: La OHS entiende que, si tanto el personal como las familias tienen dudas sobre la vacuna, eso constituye un desafío para regresar a los servicios completos en persona. Si bien muchos miembros del personal y las familias de Head Start se han puesto la vacuna contra el COVID-19 o están ansiosos por ponérsela y reanudar los servicios completos en persona, otros pueden tener preguntas sobre la seguridad de la vacuna y los efectos secundarios y quieren tener más información antes de decidirse a ponérsela. Las dudas en relación con la vacunación provienen de muchas fuentes y se manifiestan de muchas formas diferentes. Entender quién tiene dudas en cuanto a la vacunación, por qué tienen dudas y qué información necesitan para tomar una decisión es fundamental. Consulte Consejos para hablar con el personal y las familias de Head Start sobre las vacunas contra el COVID-19 para informarse sobre estrategias para tener estas conversaciones.

Vacunarse es la forma más segura de protegerse y de proteger a las personas con las que viven y trabajan para evitar que contraigan el COVID-19. También es una parte clave de la estrategia de mitigación de los CDC y de Adelante, Head Start para poder volver a recibir unos servicios en persona seguros e integrales. La OHS anunció recientemente una guía actualizada, además de flexibilidades para ayudar con estas iniciativas, incluido el apoyo y la divulgación de la vacuna, según lo permitan las condiciones locales. Las orientaciones de la PI-21-03 y la PI-21-04 ayudarán a los concesionarios a determinar qué inversiones de una sola vez son las mejores para apoyar al personal, los niños y las familias, mientras cumplen con las orientaciones federales, estatales y locales. Además, la OHS alienta a los programas a explorar la Vacunación del personal de la OHS y la Vacunación para las familias de Head Start para que consulten ejemplos de actividades de alcance comunitario y apoyo con las vacunas que los programas Head Start pueden considerar.

Ponerse la vacuna contra el COVID-19 es una decisión personal. Asegúrese de que el personal y las familias del programa tengan acceso a información y recursos confiables para tomar esta decisión por sí mismos o después de consultarlo con su médico. Los programas deben trabajar con sus HSAC, con sus departamentos de salud locales o con sus socios de salud comunitarios para asegurarse de que tengan recursos confiables a su disposición que el personal pueda compartir fácilmente con las familias.

Preguntas frecuentes del seminario web Consideraciones de salud seguridad (en inglés)

P3: ¿La OHS recomienda que los programas exijan el uso de mascarillas para los servicios en persona? Prácticas de seguridad, 45 CFR §1302.47

R3: Sí. Según las orientaciones de los CDC y las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría en cuanto al uso de mascarillas en interiores para que las escuelas sean seguras durante la pandemia por el COVID-19, los programas Head Start deben hacer que el uso de mascarillas sea obligatorio para todos, independientemente de si el personal está vacunado o no. Entre las razones que lo justifican están:

  • No todos los niños de Head Start y Early Head Start son elegibles para vacunarse.
  • El personal sirve de ejemplo para el uso constante y correcto de la mascarilla en niños de 2 años en adelante.
  • Es difícil monitorear si el personal o los padres se han vacunado.
  • En muchas comunidades se han vacunado muy pocas personas y el virus puede estar circulando de manera más prominente.
  • Un aumento de la transmisión en la comunidad de una variante que se propaga más fácilmente entre los niños o que está dando lugar a enfermedades más graves de COVID-19 entre los niños.
  • El uso de mascarillas es eficaz para reducir la transmisión del virus y proteger a quienes no están vacunados.

P4: El cepillado de dientes se suspendió en el AP 2020-2021. ¿Cuáles son las orientaciones de la OHS ahora en lo que se refiere a la salud oral y el cepillado de dientes? Prácticas de salud oral, 45 CFR § 1302.43

R4: Los programas deben continuar promoviendo una salud oral eficaz para todos los niños que reciben servicios. El cepillado de dientes en entornos de cuidado grupal puede reanudarse si el programa es capaz de implementar estrategias que reduzcan la posibilidad de transmitir el virus a otros a través de las gotitas de saliva que se producen durante el cepillado. Se recomienda que el personal del programa que ayuda a los niños con el cepillado esté vacunado contra el COVID-19 con las dosis necesarias y use una mascarilla debidamente ajustada que le cubra la nariz y la boca para que tenga una protección adicional.

P5: ¿Hay nuevas orientaciones sobre las comidas de estilo familiar? Nutrición infantil, 45 CFR §1302.44

R5: Las orientaciones de los CDC apuntan a que hay un riesgo muy bajo de transmisión por alimentos, envases de alimentos, superficies y objetos que se comparten. Los programas pueden reanudar las comidas de estilo familiar si implementan estrategias para reducir las probabilidades de transmitir el virus. Sentar a los niños más separados y proporcionar tanto aire fresco como sea posible es parte de un enfoque múltiple para proteger a los niños. Tener las mascarillas puestas hasta que los niños y los adultos comiencen a comer. El personal debe asegurarse de que los niños se laven las manos antes de comer e inmediatamente después.

P6: ¿Cómo pueden los programas apoyar la seguridad en el transporte? Procedimientos de seguridad, 45 CFR § 1303.74

R6: Los programas deben continuar colocando a los niños lo más separados posible, con un niño por banco y sin sentarlos en filas consecutivas. Los niños de un mismo hogar pueden sentarse juntos. El operador del vehículo y el monitor del autobús deben poner en práctica todas las medidas y protocolos de seguridad indicados para todo el personal del programa, incluido el uso de mascarillas y la higiene de las manos. Si las condiciones atmosféricas lo permiten, abra las ventanillas de los autobuses para que haya más ventilación.

P7: ¿Cómo deben los programas evaluar el bienestar infantil y determinar si un niño está enfermo? 

R7: Los programas deben trabajar con sus Comités Asesores de los Servicios de Salud (HSAC, sigla en inglés) para revisar su política en relación con los niños enfermos, y actualizarla según sea necesario). Dado que los niños pequeños muestran síntomas frecuentes de problemas en las vías respiratorias superiores, alergias estacionales y otros síntomas que pueden ser difíciles de distinguir del COVID-19, a la OHS le preocupa que algunos niños puedan ser excluidos innecesariamente de los programas. Los programas deben trabajar con el proveedor de atención médica del niño y con el departamento de salud local para determinar los criterios de exclusión más apropiados, con el objetivo de maximizar la asistencia en persona y minimizar el riesgo de exposición al COVID-19 en el programa.

P8: ¿Cuál es el estado de la Emergencia de salud pública?

R8: El Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, sigla en inglés) tiene la autoridad, en conformidad con la sección 319 de la Ley de Servicios de Salud Pública, de determinar que hay una emergencia de salud pública. Una vez que se emite una declaración, esta permanece en vigor durante 90 días y puede ser prorrogada. El 20 de julio de 2021, el secretario Xavier Becerra extendió la emergencia de salud pública declarada inicialmente el 27 de enero de 2020. Esta se ha prorrogado cada 90 días. Para obtener más información sobre el proceso para prorrogar una emergencia de salud pública, consulte la siguiente Declaración de emergencia de salud pública (en inglés).

P9: ¿Cómo pueden los programas ayudar a que las visitas al hogar sean seguras? Opción del programa basada en el hogar, 45 CFR §1302.22(a)

R9: Antes de ingresar a un hogar, los visitadores del hogar y otro personal de Head Start que hacen visitas al hogar primero deben evaluar su propio riesgo de transmisión de la infección y el riesgo de las complicaciones, en el caso de que se contagiara. También deben identificar a los familiares en el hogar que visitan que pueden estar en mayor riesgo de transmitir la enfermedad o tener complicaciones sise contagian con COVID-19. Los programas de visitas al hogar deben comunicarse con las familias antes de la visita al hogar y preguntar sobre los siguientes indicadores:

  1. Signos o síntomas de una infección respiratoria, como fiebre (subjetiva o confirmada >100.4 F o superior), tos, dolor de garganta o dificultad para respirar.
  2. Contacto con alguien con COVID-19, exposición con alguien que tenga sospecha de COVID-19 o sea confirmado, o una persona que haya desarrollado alguna enfermedad respiratoria en los últimos 14 días.

Si la respuesta del personal o la familia es afirmativa a cualquiera de los puntos anteriores, el programa de visitas al hogar no debe realizar la visita presencial y debe proceder con un modo alternativo para la visita (p. ej., comunicación telefónica o por video). El programa también debe estar en contacto con la familia para discutir cuándo sería seguro y apropiado continuar las visitas al hogar en persona.

Si ninguno de los indicadores es positivo, los visitadores del hogar u otro personal de Head Start que realiza visitas al hogar deben continuar tomando precauciones para prevenir la propagación por el COVID-19. Como precaución, el visitador del hogar debe:

  • Mantener una distancia de al menos de 6 pies entre el visitador del hogar y los miembros de la familia durante una visita y, si es posible, realizar la visita al hogar en el exterior.
  • Usar máscaras que se ajusten correctamente para reducir el riesgo de propagación asintomática de la enfermedad.
  • Realizar una autoevaluación del riesgo mediante controles diarios de temperatura para la fiebre y una evaluación de los síntomas de la infección antes de entrar en la casa.
  • Salir de la casa inmediatamente y notificar al supervisor del programa si se encuentra con que alguna persona está enferma dentro de la casa
  • Minimizar el contacto con superficies que se tocan con frecuencia en el hogar.
  • Usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol antes de entrar en la casa y después de la visita.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Los programas deben continuar trabajando con sus departamentos de salud locales y HSAC para seguir las recomendaciones para las visitas al hogar en persona con base en el riesgo comunitario. Según la orientación previa de Adelante, Head Start, los programas que no pueden realizar una visita al hogar o que tienen opciones limitadas al aire libre deben considerar alternativas, como realizar visitas al hogar en un lugar público con más espacio y una mejor ventilación. Tales lugares pueden incluir bibliotecas, centros comunitarios, iglesias, etc.

P10: Debido al COVID-19, muchos niños no se han hecho los chequeos ni se han puesto las vacunas recomendadas para niños. ¿Cómo puede la OHS apoyar las vacunas para niños? Estado y cuidado de la salud infantil, 45 CFR §1302.42

R10: Las familias han estado poniendo su granito de arena al quedarse en casa la mayor parte del tiempo posible para ayudar a detener la propagación del COVID-19. Una consecuente lamentable de ello es que muchos niños no se han hecho los chequeos ni se han puesto las vacunas recomendadas para niños. Los CDC y la AAP recomiendan que todos los niños continúen poniéndose las vacunas recomendadas durante la pandemia del COVID-19.

Esta pandemia es un recordatorio de la importancia de vacunarse. La disminución de las dosis de rutina en las vacunas para niños administradas podría indicar que los niños y sus comunidades enfrentan ahora mayores riesgos de brotes de enfermedades prevenibles mediante las vacunas. Los programas deben recordarles a los padres que es importante que protejan a sus hijos contra enfermedades graves prevenibles mediante la vacunación, incluso durante la pandemia del COVID-19. Si un niño tiene que ir a una consulta de niño sano, los programas deben aconsejar a los padres que llamen al consultorio del proveedor de atención médica y pregunten sobre las medidas especiales que han implementado para que las consultas de niño sano sean seguras.

A medida que los programas Head Start continúan reabriendo para ofrecer aprendizaje y cuidado en persona, es particularmente importante que el personal les recuerde a los padres que deben comunicarse con el médico o la enfermera de su hijo para que se pongan al día con las consultas de niño sano perdidas y las vacunas recomendadas.