¿Ha sido útil esta página?
¿Ha sido útil esta página?
Esta página me pareció útil, ya que (elija todo lo que corresponda):
No me pareció útil esta página, ya que (elija todo lo que corresponda):

Facilitar una remisión para servicios de salud mental para niños y sus familias dentro de Early Head Start y Head Start

Ver la versión en PDF: Facilitar una remisión para servicios de salud mental para niños y sus familias dentro de Early Head Start y Head Start (en inglés)

A los programas Early Head Start/Head Start (EHS/HS, sigla en inglés) se les exige proporcionar una amplia gama de servicios de salud mental. Los servicios incluyen la promoción de la salud mental, la prevención, la identificación temprana de los problemas de salud mental y las remisiones para el tratamiento de los niños y las familias. Cada programa EHS / HS tiene un profesional de salud mental en el lugar que facilita los servicios de salud mental a niños y familias, incluidos, entre otros, ofrecer consultas de salud mental; crear prácticas del programa para promover el desarrollo socioemocional y abordar de manera eficaz el comportamiento desafiante; y proporcionar educación sobre problemas de salud mental. Es posible que estos servicios no cubran todas las necesidades de salud mental de todos los niños y familias en EHS / HS (Azzi-Lessing, 2010). Una de las muchas responsabilidades del personal del programa EHS / HS es hacer remisiones para servicios externos en asociación con las familias. La forma en que el personal del programa aborda y participa en este proceso de remisiones con una familia puede tener efectos duraderos en el nivel de participación de la familia y en los posibles resultados.

Facilitar una remisión a los servicios de salud mental implica ayudar a las familias a comprender el valor de participar en estos servicios y también buscarles el mejor proveedor disponible para garantizar que sean compatibles. Cuando el personal del programa toma medidas intencionales para facilitar una remisión, es más probable que las familias acepten, participen y se beneficien de los servicios. Este resumen ofrece orientación al personal del programa EHS / HS sobre las consideraciones especiales que se deben tener en cuenta para hacer y apoyar una remisión exitosa.

Consideraciones especiales al hacer remisiones de niños y familias a los proveedores de salud mental

Puede ser que las familias tengan dudas para seguir con el proceso de remisión por varias razones, incluidas, entre otras, el estigma existente en torno a la salud mental, fuertes creencias culturales sobre cómo se deben manejar los problemas de salud mental, preocupaciones sobre cómo pagar los servicios y desafíos de transporte.

Cualquier proceso de remisión debe incluir estrategias para ayudar a abordar las barreras económicas, logísticas y culturales. Consulte la hoja de consejos titulada Encontrar un proveedor de salud mental para niños y familias en su programa Early Head Start/Head Start (en inglés) para encontrar más sugerencias sobre cómo abordar las barreras para acceder al tratamiento de salud mental. Las siguientes consideraciones pueden ayudar al personal del programa a facilitar una remisión eficaz.

Preparación para la remisión

Preguntas para hacer a los posibles proveedores de servicios de salud mental

Describa sus experiencias trabajando con familias con bajos ingresos y / o familias que están experimentando varios factores estresantes.

¿Qué tipos de servicios ofrece?

Cuénteme cómo funciona su proceso de remisión.

¿Quién es la persona con la que debo comunicarme para las remisiones?

¿Hace visitas domiciliarias?

¿Qué criterios deben cumplirse para que un niño y/o familia tenga acceso a sus servicios?

¿Tiene una lista de espera?

¿Qué tarifas están asociadas con sus servicios? y ¿existen servicios de escala variable?

¿En qué horario está disponible para brindar servicios?

¿Se puede llegar fácilmente en transporte público al lugar donde usted está?

A. Identifique al miembro del personal más adecuado para facilitar el proceso de remisión. Considere qué miembro del personal tiene:

  • La mejor relación con la familia. Si un miembro confiable del personal, como un defensor de la familia o un maestro, recomienda que la familia vaya a ver a un proveedor de salud mental, es más probable que la familia acepte la recomendación.
  • La comprensión más profunda y el respeto de la cultura, las creencias y los valores de la familia. Cuando un miembro del personal entiende la cultura de la familia, puede conectar a la familia con el proveedor de salud mental que mejor se adapte a las necesidades y cualidades particulares de la familia. Es más probable que las familias participen activamente en servicios que reflejen sus valores, cultura y preferencias.

B. Asegúrese de que el personal del programa tenga conocimiento de los servicios de salud mental disponibles en la comunidad local, incluida información como quién ofrece los servicios, los costos por servicios y qué tipo de servicios se ofrecen (es decir, terapia familiar, terapia para padres / niños, grupos para violencia doméstica, servicios para el uso de sustancias, terapia de juegos para los niños, etc.). El personal puede ampliar sus conocimientos explorando las siguientes fuentes de posibles recomendaciones:

  • Asesor de salud mental de EHS/HS
  • Personal en el centro de salud mental de la comunidad local
  • Director estatal de salud mental de los niños
  • El coordinador de la división estatal de psicólogos con licencia
  • Coordinador de la Parte C o 619 de la Ley para Personas con Discapacidades [IDEA, sigla en inglés]
  • Jefes de departamento en las escuelas universitarias de trabajo social, psiquiatría infantil, psicología y educación especial

C. Involucre a la familia en una discusión sobre los beneficios de los servicios de salud mental y qué tipo de proveedor de salud mental podría ajustarse mejor a sus necesidades, incluido el estilo del terapeuta y/o factores culturales que hayan sido detectados. Ayude a las familias a abordar las barreras pertinentes, entre ellas:

  • El costo de los servicios
  • Barreras de transporte
  • Competencia cultural y lingüística del profesional de salud mental, por ejemplo, asegurándose de que el profesional de salud mental habla el idioma principal de la familia.
  • Miedo a perder otros servicios que ya existen, por ejemplo: "Ya tengo un visitador domiciliario que viene a trabajar con mi hija y conmigo una vez a la semana, de verdad he aprendido mucho. No perderé este servicio si recibo tratamiento, ¿verdad?".
  • Estigma o experiencias pasadas desagradables con los servicios de salud mental. Dar el primer paso para acceder al tratamiento puede ser incómodo para algunas familias. Muchas familias nunca han tenido experiencia con servicios de salud mental y no están seguras de qué esperar. Otras pueden haber tenido experiencias anteriores desagradables con proveedores de servicios de salud mental u otros proveedores de servicios. Puede ser útil preguntarles a las familias antes de su primera consulta con el proveedor de salud mental acerca de sus experiencias anteriores y sobre cualquier inquietud o preocupación que tengan con la remisión, y tómese el tiempo para abordarlas a fondo.

Facilitar el proceso una vez que se ha hecho la remisión

Una vez que se ha hecho la remisión, el personal del programa tiene la oportunidad de ayudar a las familias a lidiar con lo que a veces puede ser un proceso confuso y abrumador. La dificultad de una familia para seguir adelante con una remisión a menudo puede estar influenciada por varios problemas, como tener que esperar mucho tiempo para la cita, reunirse con un proveedor que no está preparado, tener expectativas que no coinciden con la forma en que se realiza la primera reunión, etc. El personal del programa puede ser intencional en cuanto a su apoyo a las familias para ayudar a garantizar que tengan acceso a estos servicios críticos.

El personal del programa puede tomar las siguientes medidas para ayudar a las familias a tener una experiencia exitosa y sin tropiezos:

  • Llegar a un acuerdo con la familia sobre el motivo de la remisión. Es mejor no dar por sentado que todos coinciden en por qué se hace una remisión, a menos que haya tenido lugar una conversación clara. Tener un diálogo que incluya los puntos de vista y las expectativas de la familia antes de contactar al proveedor de salud mental reducirá cualquier confusión e inquietud a medida que avance la remisión.
  • Llamar al proveedor de salud mental con anticipación para informarle que se le enviará una remisión. Asegurar que se mantenga la confidencialidad. Llamar con antelación permite que el proveedor de salud mental esté al tanto y listo para una remisión, pero no permite que el personal y el proveedor del programa compartan información privada sobre la familia, a menos que se haya recibido un consentimiento previo. Contar con un consentimiento previo para compartir información puede ayudar a que se repitan menos preguntas durante el proceso de admisión de la familia.
  • Discuta con la familia qué curso podría seguir la remisión inicial. Es importante que el personal del programa esté al tanto de las diferencias en el proceso de remisión entre los proveedores de servicios de salud mental para que puedan preparar mejor a las familias. Por ejemplo, las remisiones pueden funcionar de manera muy diferente en una gran organización comunitaria de salud mental comparado con un profesional privado en un solo consultorio. "Primero llame al Centro Comunitario de Salud Mental y pregunte por la Sra. Jones. Ella le hará algunas preguntas para comenzar el proceso de admisión".
  • Bríndese para estar cerca cuando se haga la primera llamada para que pueda responder cualquier pregunta. Esto podría servir de apoyo a algunas familias, mientras que otras podrían querer privacidad. Asegúrese de que haya un espacio privado disponible si la familia está haciendo la llamada desde el programa EHS / HS.
  • Bríndese para acompañar a la familia en su primera consulta al proveedor de salud mental para brindarles apoyo y responder cualquier pregunta adicional que surja. El personal del programa puede preguntarles a las familias cómo pueden servirle de apoyo. Por ejemplo, el personal del programa podría llevarlos a la cita y esperar en la sala de espera o el personal podría reunirse con la familia en el centro para ayudarlos a registrarse y luego pasar un tiempo con ellos después de la cita reflexionando sobre lo sucedido.
  • Asigne a una persona de contacto para verificar cómo van progresando las cosas por teléfono o en persona. Esto asegura barreras al servicio y soluciones.

Elementos de la lista de verificación para facilitar el proceso de remisión para niños y familias

Yo he...

  • Identificado al miembro del personal adecuado para hablar con la familia sobre la remisión
  • Llegado a un acuerdo con la familia sobre el motivo de la remisión
  • Identificado a los proveedores de servicios de salud mental que tratan las necesidades específicas del niño / la familia y estoy al tanto de su:
    • Costo
    • Disponibilidad (lista de espera, horas de servicio)
    • Ubicación/Ruta de autobús
    • Variedad de opciones de servicio
  • Preguntado a la familia sobre las posibles barreras (costo, transporte, horas disponibles para asistir al tratamiento)
  • Discutido las preocupaciones o inquietudes de la familia acerca de la remisión
  • Discutido y recibido el consentimiento firmado de la familia para compartir la información acordada con el proveedor de salud mental
  • Comunicado con el proveedor de salud mental para informarle que se enviará una remisión y que se compartió la información necesaria (con el consentimiento de la familia), como el motivo de la remisión, los antecedentes y el historial, las fortalezas y la cultura de la familia y cualquier barrera de la que se tenga conocimiento.
  • Enviado toda la documentación necesaria al proveedor de salud mental antes de la primera consulta de la familia.
  • Hecho seguimiento con el proveedor de salud mental para asegurarme de que la información fue recibida y revisada.
  • Preguntado a la familia qué tipo de apoyo podría brindarles, como estar cerca cuando hagan su primera cita e ir a la primera cita con ellos.
  • Establecido un plan de seguimiento para la familia con una persona de contacto que puede comunicarse con la familia de manera regular y ayudar a organizar los servicios y responder las preguntas que surjan.

Conclusión

El personal de EHS/HS puede ayudar a crear un sistema coordinado de atención que satisfaga las necesidades de los niños y las familias. Las remisiones a servicios de salud mental son una parte importante de la continuidad de los servicios de salud mental. Cuando los miembros del personal de EHS / HS refuerzan la intencionalidad de los procesos de derivación, esto puede conducir a un acceso y uso constante de los servicios que ayudan a identificar, tratar y reducir los efectos de la enfermedad mental en muchas familias y sus hijos.

Referencias

Azzi-Lessing, L. (2010). Satisfacer las necesidades de salud mental de los niños pobres y vulnerables en los programas de cuidado y educación temprana (en inglés). Early Childhood Research and Practice. 12(1).

Información adaptada de Remisión facilitada: Lista de verificación para profesionales, Georgetown University Child Development Center.

Last Updated: June 11, 2018