Salud mental

Fomentar la sanación mediante prácticas orientadas al trauma

Existe un vínculo estrecho entre la exposición a eventos traumáticos y los problemas por consumo de sustancias. Muchas personas que han experimentado eventos traumáticos usan alcohol o drogas para que las ayuden a lidiar con el dolor, los sentimientos y los síntomas asociados con el trauma. Por otra parte, las personas con problemas de consumo de alcohol o drogas son más propensas a experimentar eventos traumáticos que las personas que no tienen problemas con las drogas y el alcohol. 

Los programas Head Start pueden desempeñar un papel importante en los esfuerzos por reducir las repercusiones negativas del trauma y el consumo de sustancias en los niños pequeños y sus familias. Los programas pueden adoptar prácticas y estrategias orientadas al trauma, como por ejemplo, crear un espacio en el que los niños y las familias se sientan seguros física y emocionalmente; y comprender cómo el trauma afecta a los niños, a las familias, al personal, a las comunidades y a los sistemas.