Salud mental

Los programas Head Start apoyan a las familias en recuperación

El personal de Head Start tiene un acceso único a las circunstancias y necesidades de las familias. Pueden ser los primeros en identificar problemas que indican un trastorno por consumo de sustancias en las familias. Lidiar con estas situaciones complejas puede ser difícil. El personal de Head Start puede apoyar la recuperación aprovechando las oportunidades para relacionarse con las familias y proporcionando recursos para prevenir daños a los niños.

El cuidado de los niños pequeños afectados por el consumo de sustancias

Cuando los padres o cuidadores abusan de sustancias, los niños se ven afectados. El personal, los padres y otros cuidadores pueden apoyar y fomentar la resiliencia en los niños.

Fomentar la curación a través de prácticas orientadas al trauma

Existe un fuerte vínculo entre la exposición a eventos traumáticos y los trastornos por consumo de sustancias. Muchas personas que han experimentado eventos traumáticos usan alcohol o drogas para que las ayuden a lidiar con el dolor, los sentimientos y los síntomas asociados con el trauma. Los programas Head Start pueden adoptar prácticas orientadas al trauma y ayudar a reducir las repercusiones del consumo de sustancias en los niños y las familias.

Asociarse con los programas Head Start para apoyar a las familias en su comunidad

Toda la comunidad se beneficia cuando a los niños y las familias se les ofrece educación temprana de alta calidad y servicios integrales. El Comité Asesor de los Servicios de Salud de Head Start (HSAC, sigla en inglés), la consulta de salud mental y la asociación con el médico familiar del niño pueden ayudar a garantizar que los niños y las familias reciban servicios comunitarios integrales de alta calidad.