¡No hay apuro! Las investigaciones comprueban que vale el ser paciente

Los niños pequeños con discapacidades aprenden de las actividades que son interesantes, coherentes y gratificantes. La administración y el personal de Head Start pueden encontrar información práctica en este recurso, donde se repasan los estudios sobre el desarrollo de los niños con discapacidades.

El siguiente artículo es cortesía de Research and Training Center on Early Childhood Development.

Tema:
Los niños pequeños con discapacidades o aquellos niños que tienen riesgos de retraso en su desarrollo global, a menudo les toma más tiempo que otros niños aprender la conexión entre algo que ellos hacen y la respuesta relacionada a esto.

Las investigaciones nos dicen:
La mayoría de los niños con discapacidades, a pesar que son lentos en aprender y enseñar que han aprendido nuevos comportamientos, ellos disfrutan el aprender nuevos comportamientos que están estrechamente relacionados con respuestas interesantes, consistentes, y de recompensa.

Este tipo de aprendizaje—llamado aprendizaje operante o contingente—es especialmente apropiado para niños que funcionan en su desarrollo entere las edades de 2 meses y 8-10 meses.

Actuando de acuerdo a la evidencia:
Cree diferentes juegos de aprendizaje que refuerce las acciones de un niño pequeño con respuestas consistentes (mas efectivamente, respuestas no sociales como el ver y oír un juguete musical) Recuerde, que si el mover la mano o el brazo es difícil, enfoquese en otras acciones.

Cuando trabaje con niños pequeños con discapacidades, espere y no se sienta descorazonado, por el tiempo significativo que puede pasar entre cuando originalmente participó en la actividad comportamiento-respuesta y cuando ellos aprenden el comportamiento y entonces entre aprendizaje y el comportamiento y el enseñar que lo aprendieron.

¿Alguna vez ha dejado las llaves encerradas en su vehículo? Que fastidio! Tenemos que llamar al cerrajero (o un gancho de colgar ropa manipulado magistralmente hará el trabajo…), las citas pendientes tienen que ser canceladas, y nuestra paciencia puede volar a través de la ventana. Mucha gente que ha vivido esta experiencia, inmediatamente aprenden el valor de tener copias de las llaves del carro en algún lugar de su cartera, bolsillo, o en algún otro lugar que esté a su alcance. Algunos de nosotros, sin embargo, nos tomara un poco más de tiempo el ejercitar este tipo de “prevención” y nos tardaremos en comprar una copia de la llave, hasta que nuestro comportamiento ausente nos lleve de nuevo a ver a través de la ventana de nuestro vehículo que las llaves están encerradas adentro.

Melanie Hutto, Ph.D., del equipo del Centro de Investigación y Entrenamiento del Desarrollo en la Edad Temprana, examinó las investigaciones del tipo del aprendizaje operante del infante, lo que significa el aprender cual de los comportamientos del niño es más rápidamente seguido de una respuesta de recompensa—el descubrir la relación entre el grado de retraso del desarrollo y el espacio que existe cuando el bebé está expuesto a una respuesta operante y el tiempo que el comportamiento en cuestión es aprendido y demostrado. Dra. Hutto encontró que mientras los niños sin ningún tipo de discapacidad se dan cuenta casi inmediatamente de la conexión entre la manera que hacen su comportamiento y la respuesta que le sigue, los niños con discapacidades son más lentos en entender el que ellos están haciendo que algo suceda. En otras palabras, hay un retraso en aprender en aquellos niños con demoras en el desarrollos o aquellos que están a riesgo de estas demoras.

El examen de Dra. Hutto de una gran parte de esta investigación enseña que los padres y practicantes harían bien en ser pacientes cuando proven oportunidades de aprendizaje operante a niños pequeños con demoras o a riesgo de ellas, porque no tomando el tiempo en que esto sucede, los niños realmente aprenden y disfrutan de este tipo de aprendizaje de esta manera.

Dra. Hutto ha evaluado investigaciones hechas durante un espacio de 40 anos, enfocándose en 16 estudios que incluyeron 73 participantes con edades de desarrollo hasta los 18 meses. Cuando se evaluó como un todo, las investigaciones arrojaron tres cosas importantes a padres y profesionales de la edad temprana con niños con retrasos de desarrollo o a riesgo de retrasos en el desarrollo:

  • Agrupando ambas comportamiento del niño y respuestas con recompensa es especialmente recomendada en niños que funcionan en su desarrollo entre las edades de 2 meses y 8-10 meses de edad.
  • Los niños con discapacidades, especialmente aquellos niños con discapacidades múltiples o físicas, necesitan tener más tiempo para aprender o dares cuenta de la conexión entre su comportamiento y la respuesta que éste trae.
  • El punto final: No se dé por vencido muy rápido. Los niños que son mayores, o aquellos que tienen retrasos de desarrollo más significantes, son más propensos a tomarse más tiempo en aprender la agrupación de comportamiento y refuerzo. El refuerzo debe ser dado tan pronto que sea posible después de que el niño produzca el comportamiento.

Vamos a ver como un papá pone en práctica lo que se ha encontrado:

Mamá está tomando una siesta. “¡Es el momento para nosotros‘los muchachos’ de divertirnos!” dice Davíd, sentándose en el piso alfombrado de la sala con su bebé de 7 meses de edad. Davíd y su esposa, Maya, han hecho un sitio interesante de juego en una parte de su sala para ayudar a Miguelito, quien tiene severas discapacidades físicas y cognoscitivas, que aprenda un poco acerca de como moverse de diferentes formas puede causar que pasen cosas interesantes.

Davíd coloca a Miguelito boca arriba, su cabeza reposando en una almohada pequeña. A la derecha del bebé, un espejo irrompible está colgado de la pared de manera que cuando Miguelito mueva su cabeza en esa dirección, él tenga la recompensa de ver un bello bebé reflejado en el espejo—¡su propio reflejo! A su izquierda está puesto un osito mecánico de baterías, que canta lindas canciones de primavera de niños. Elcontrol para el osito es una almohadita de presión que Davíd ha puesto debajo de la almohada. Cuando voltea su cabeza a la izquierda, Miguelito presiona el control debajo de la almohada, y el osito comienza sus canciones.

Después de diferentes sesiones de juegos, Davíd coloca su rostro al lado de la almohada de Miguelito, y suavemente lo llama, “Mira, mira, Miguelito. ¡Mira el osito!” Entonces él ayudara al bebé a voltear la cabeza a donde viene su voz. Maleek instantáneamente está recompensado con los sonidos y la música del osito.

Por un rato, se siente que va a tomar para siempre, pero la paciencia de Davíd está recompensada, y Miguelito aprende la conexión entre el voltear su cabeza, y el refuerzo maravilloso que obtiene. Ahora él se mueve a la izquierda, y hace sonidos placenteros en el momento que el osito canta, “Arroz con Leche.”

¡Vuelvelo a ver!
Lea or descargue la sintesis completa de esta investigación en la sección Bridges en www.researchtopractice.info: Hutto, M. D. (2003). Latency to learn in contingency studies of young children with disabilities or developmental delays. Bridges, 1(2).

Materiales basados en portales de Internet y material de medios de comunicación de interés para padres y profesionales de edad temprana están disponibles en el Centro de Prácticas Basadas en Evidencias. Para ordernar por teléfono, por favor llame a 800-824-1174.

¡No hay apuro! Las investigaciones comprueban que vale el ser paciente. The Research and Training Center on Early Childhood Development. ED/OSERS/OSEP. No. 2. Vol. 1. 2003. Español.

Last Reviewed: July 2010

Last Updated: September 4, 2014