¡Sí! ¡Hice que pasara!

Los niños pequeños se sienten felices cuando logran algo, y esa recompensa hace possible que aprendan a realizar ese logro y otros. La administración y el personal de Head Start encontrarán útil este recurso, puesto que traduce la investigación a un lenguaje práctico. También explica cómo las recompensas emocionales pueden usarse como estrategia de enseñanza.

El siguiente artículo es cortesía de Research and Training Center on Early Childhood Development.

Tema:
Por qué los niños pequeños tienen reacciones sociales y emocionales positivas cuando aprenden o hacen algo que produce los resultados esperados.

La investigación nos dice:

  • Los niños pequeños expresan su alegría cuando sus acciones traen respuestas interesantes y que ellos esperan que pase.
  • Cuando la relación entre algo que un niño pequeño ha aprendido hacer y la recompensa de la respuesta que sigue es bien clara, la respuesta emocionalsocial positiva ocurre con mucha frecuencia.

Basándonos en la evidencia:
Ayudar a niños pequeños a aprender sobre sus habilidades al responder de una manera consistente a los esfuerzos del niño de llamar su atención, or organizar los juguetes y materiales de una manera que produzcan efectos interesantes cuando el niño se relaciona con ellos.

Imaginemos un móvil con los colores del arco iris, hecho de diferentes juguetitos que cuelgan y suenan al moverse. La mamá sienta a su hijo en una silla de bebé colocada cerca de los vistosos juguetes. El bebé contempla los brillantes juguetes que cuelgan del móvil. Pronto, puede que por casualidad, la ni ñ ita toca el móvil con la mano y entonces es recompensada con el movimiento colorido de los juguetes y el placentero tintineo de las campanillas. A la vez que el bebé se da cuenta que esta acción causa los placenteros movimientos y sonidos, también aprende a repetir la acción. Cada vez que toca el móvil, la respuesta es la misma, y ahora espera con anticipación la grata recompensa.

Un exámen de la investigación de las oportunidades de aprendizaje que comparten estas características—oportunidades de aprendizaje enlazadas a ciertas esperadas recompensas—demuestra que se producen respuestas sociales y emocionales positivas en niños pequeños. Es decir, que los niños responden a aquellas oportunidades de aprendizaje que ofrecen “reacciones contingentes” con comportamientos como sonrisas, arrullos, atención, y risas-respuestas que claramente indican que estan disfrutando de esta situación de aprendizaje.

La investigación disponible también nos señala que cuando la .recompensa esperada no sigue a la acción del niño, o cuando la recompensa ocurre de manera caótica o al azar, el niño seguramente respondera negativamente, con comportamientos como llorar o quejarse—signos seguros de frustración e infelicidad.

Carl J. Dunst, PhD., ha evaluado 42 estudios de investigación incluyendo a más de 1.000 niños para responder a las siguientes preguntas: (1) si la investigación disponible relaciona a las experiencias de aprendizaje contingentes a una reacción con una respuesta social y emocional positiva, y (2) si diferentes tipos de aprendizaje por medio de reacciones contingentes provocan diferentes respuestas sociales o emocionales. Al unir los resultados de tantos estudios de investigación, Dr. Dunst se propuso identificar las pautas y las prácticas que tanto padres como maestros y otros profesionales de la infancia pueden usar para proporcionar experiencias educativas a los niños pequeños.

Un resumen de los estudios que examinó el Dr. Dunst, demuestra que los niños pequeños se benefician del aprendizaje relacionado con resultados consistentes y con recompensas. El Centro de Investigación y Formación del Desarrollo de la Primera Infancia recomienda que los padres y los practicantes tomen en cuenta las experiencias de aprendizaje cotidianas de los niños y traten de reestructurarlas o de añadir características que permitan a su niño el hacer algo que produzca el efecto esperado. En vez de simplemente hacerle algo al niño, la idea es la de organizar actividades, eventos o materiales de tal manera que el niño haga que algo pase.

Vamos a ver como una joven madre pone en práctica el resultado de las investigaciones:

Carlota, que tiene 6 meses de edad, ha sido “ como un pez” desde que nació, según su madre, Ana Velez: “Carlotita se ve más contenta cuando está sumergida en una bañera de agua tibia, totalmente relajada y sonriendo con una expresión de paz en la cara,” nos explica Ana, quien añade con una sonrisa, “¡Creo que es medio sirena!”

Tanto le gusta al bebé la sensación de estar en el agua, que la hora del baño ha demostrado ser la mejor hora para aquellos simples “juegos” entre madre e hija que están ayudando a Carlota, quien nació con síndrome de Down, a aprender sobre sus habilidades y lo que pasa cuando ella hace que algo suceda.

Con Carlota acostada boca arriba, su cabeza y hombros fuera del nivel del agua en la bañera de bebé, Ana sube las piernas de su bebé y las mueve hacia arriba y hacia abajo en el agua tibia. “¡Buen chapoteo, Carlotita!” exclama Ana, “Aquí viene la cascada.” Entonces vierte una taza de agua en la barriguita del bebé cuando ella chapotea, entonces Carlotita con diferentes sonidos y gestos demuestra alegría. Cada vez que la bebé mueve sus piernas como una forma de chapoteo, Ana la recompensa con una “cascada.” En pocos minutos, la mamá cambia el juego empujando suavemente sus piernecitas de tal manera que Carlotita empuja con sus piernecitas la palma de la mano. Cuando la bebé empuja, la mamá empuja suavemente y dice, “¡Qué empujones más fuertes!” Entonces la mamá usa un juguete de goma para hacer burbujas en el agua que hacen cosquillas al bebé en la barbilla. La recompensa perfecta, que hace que Carlotita empuje sus piernas una y otra vez.

¡Vuelvelo a ver!
Lea o descargue la síntesis completa de esta investigación en la sección Bridges en www.researchtopractice.info: Dunst, C.J. (2003). Consecuencias de las respuestas-contingentes sociales-emocionales de las oportunidades de aprendizaje. Bridges, l(1)

¡Sí! ¡Hice que pasara! Bottomlines. Vol. 1. No. 1. The Research and Training Center on Early Childhood Development. ED/OSERS/OSEP. 2003. Español. 

Last Reviewed: December 2009

Last Updated: October 6, 2014