Una visión de la calidad y responsabilidad funcional
para Head Start


AVISO IMPORTANTE: Se ha suspendido el Head Start National Reporting System (NRS) (Sistema Nacional de Presentación de Informes de Head Start). Véase la Ley de Mejoras a Head Start para la Preparación Escolar de 2007 (Improving Head Start Act for School Readiness Act of 2007), Sec. 649(j)(4)

Lo siguiente es un extracto de la Guía de los resultados positivos del niño para los que dirigen Head Start.


El Marco de los Resultados del Niño describe los conocimientos, habilidades y conductas que son importantes para todos los niños en su ingreso al kindergarten.

En el comienzo del siglo XXI, el programa Head Start entra en una era de responsabilidad funcional cada vez mayor, tanto en lo que se refiere a los recursos, como a los resultados. Sobre los cimientos de más de 35 años de experiencia exitosa prestando servicios integrales a los niños más pobres de la nación y a sus familias, Head Start continúa en su función de laboratorio nacional y como líder en el terreno de la educación en la primera infancia. Con esas funciones, Head Start ha asumido los retos de mejorar la calidad de las experiencias educacionales que se brindan a los niños pequeños, así como una mayor responsabilidad funcional en cuanto a los gastos de fondos públicos y la confianza que el pueblo ha depositado en dicho programa.

La calidad y la responsabilidad funcional pueden mejorar óptimamente cuando los administradores, directores de educación, asesores-mentores de la alfabetización (ELMC) temprana, maestros visitantes domiciliarios, otros miembros del personal y los padres:

  • comprenden las metas del programa para el aprendizaje y desarrollo de los niños—específicamente, los resultados que desean que logren los niños;
  • expresan planes que ayudan a los niños alcanzar dichos resultados mediante currículos bien diseñados y estrategias de enseñanza eficaces;
  • evalúan el aprendizaje de los niños y el avance en el desarrollo mediante una evaluación continua; y
  • usan los resultado de la evaluación del avance del niño y las prácticas del salón para apoyar el aprendizaje y desarrollo de cada niño para mejorar continuamente el programa.

La reautorización de Head Start en 1998 por el Congreso exige que los programas demuestren que los niños progresan hacia resultados concretos con respecto a su aprendizaje. Para asegurar que las prácticas de Head Start reflejen los últimos estudios de investigación acerca del desarrollo y aprendizaje infantil y para que haya un método continuo e integral que es la característica más sobresaliente del programa, el Head Start Bureau creó el Marco de los Resultados del Niño. Dicho Marco entrega, por primera vez en la historia de Head Start, una serie de resultados consecuentes, basados en las investigaciones y acordes con el desarrollo de los niños en edad preescolar que participan en este programa.

El Marco incorpora los resultados que han sido asignados y exigidos por la ley en una serie de metas integrales entorno al aprendizaje y desarrollo de los niños en edad preescolar. Estas metas a largo plazo se denominan Dominios. Hay 8 Dominios generales: Desarrollo lingüístico, Alfabetización, Matemáticas, Ciencias, Artes creativas, Desarrollo social y emocional, Métodos de aprendizaje y Salud y desarrollo físico. (Ver el Marco de Resultados del Niño en Head Start, junto a los 4 Elementos del Dominio y los 9 Indicadores exigidos, señalados con una estrella).

Head Start se fundamenta en el principio de que las áreas de desarrollo y aprendizaje infantil son todas importantes y se relacionan entre sí. La extensa atención que el programa ha prestado a la salud física y mental, así como el bienestar social y emocional de los niños debe continuar. No obstante, los programas Head Start pueden y deberían esforzarse más para apoyar el desarrollo cognoscitivo de los niños, especialmente para impulsar notablemente su desarrollo lingüístico y para ayudar a que los niños en edad preescolar adquieran los conocimientos, las destrezas y actitudes que son las que mejor predicen su éxito futuro en las áreas de lectura, escritura y matemáticas.

Comenzando en otoño de 2003, todos los niños de 4 y 5 años que participan en el programa Head Start, incluyendo a los niños con discapacidades y los que están aprendiendo el inglés, serán evaluados con respecto a resultados concretos en áreas de lenguaje, alfabetización y conceptos numéricos, y más adelante serán evaluados de nuevo en la primavera, antes de su ingreso en Kindergarten. Este nuevo sistema de responsabilidad funcional se denomina el Sistema Nacional de Informes Evaluativos (NRS). (Véase una visión general del NRS y el ejemplar núm. 76/julio 2003 del Boletín de Head Start para leer sobre los resultados del niño).

Head Start continúa en su labor como programa integral para el desarrollo infantil con las metas, en última instancia, de optimizar la competencia social y la preparación para el ingreso a la escuela por parte de los niños en edad preescolar que provienen de familias de bajos ingresos. Los programas deben cumplir con las Normas de Ejecución del Programa Head Start (2002) ya que con ello se brinda un contexto donde los niños tendrán una mayor probabilidad de lograr resultados positivos para su aprendizaje, competencia social y preparación para ingresar en la escuela. En resumen, Head Start debe continuar lo que ya ha estado realizando correctamente y, al mismo tiempo, tomar algunos pasos nuevos y diferentes.

¿Por qué se recalca la calidad educativa en Head Start?

Head Start debe poner más énfasis en promover la preparación infantil para el ingreso en la escuela por diversas razones. Primero, existen conocimientos e investigaciones recientes que indican que los niños son capaces de aprender más durante los primeros años, más de lo que se suponía anteriormente (Bowman, Donovan, & Burns 2001). Por ejemplo, los niños que comienzan el kindergarten con cierta clase de conocimientos y habilidades básicas de lectoescritura temprana son los que más probabilidad tendrán, más adelante, de tener éxito en la lectura. Y lo que es más, los niños que carecen más agudamente estas destrezas son los que probablemente tendrán mayores dificultades en aprender a leer (Snow, Burns & Griffin 1998).

Las importantes reseñas de las investigaciones actuales que se mencionan a continuación proporcionan una base sólida y los fundamentos de cada Dominio del Marco de los Resultados del Niño y para las prácticas que se recomiendan en el presente documento. Estas son algunas de las reseñas de las investigaciones recientes por parte del National Research Council of the National Academies: Preventing Reading Difficulties in Young Children (Prevención de dificultades de lectura en los niños pequeños) (Snow, Burns & Griffin 1998), From Neurons to Neighborhoods: The Science of Early Childhood Development (Desde neuronas hasta los vecindarios: La ciencia del desarrollo en la primera infancia) (Shonkoff & Phillips 2000), Eager to Learn: Educating Our Preeschoolers (Ansiosos por aprender: Cómo educar a nuestros niños en edad preescolar) (Bowman, Donovan & Burns 2001), y Adding it Up: Helping Children Learn Mathematics (En suma: Cómo ayudar a los niños a aprender matemáticas)(Kilpatrick, Swafford & Findell 2001) Además, The Child Mental Health Foundations and Agencies Network (FAN) hizo una reseña de las investigaciones sobre el desarrollo social y emocional en A Good Beginning: Sending America’s Children to School with the Social and Emotional Competence They Need to Succeed (Un buen comienzo: Cómo ayudar a que los niños americanos entren en la escuela con la competencia social y emocional que necesitan para triunfar) (FAN 2000).

En la Encuesta de las experiencias de la familia y el niño en Head Start (FACES) (ACYF 2001) hay más ímpetu en el enfoque sobre la calidad educacional. Este estudio concluyó que, a pesar de que los niños están progresando notablemente en algunas áreas, como en vocabulario y pre-escritura durante el año programático de Head Start, no están, en cambio, mejorando en otras, tales como identificación de letras y conocimiento de convenciones impresas, las cuales predicen con mayor exactitud el subsiguiente éxito en la lectura. Las investigaciones de FACES también descubrieron que la calidad en el salón está vinculada con los resultados del niño. Todos los programas Head Start deberían lograr los máximos beneficios para los niños y las familias.

Muchos estudios de investigación indican que la brecha que existe en el rendimiento escolar entre los niños de familias con bajos ingresos y los de la clase media aún perduran. Los profesionales y los padres se preocupan por estas disparidades en el rendimiento escolar de los niños. Esta brecha es evidente incluso tan temprano como cuando entran los niños en kindergarten (West, Denton & Germino-Hausken 2000). Por lo tanto, intervenir en kindergarten puede no ser suficiente para algunos niños. Es necesario que los programas preescolares, inclusive Head Start, comiencen a cerrar esa brecha.

En resumen, el Marco de los Resultados del niño es un paso importante que está tomando Head Start para cerrar la brecha que existe en el rendimiento escolar y preparar a los niños desfavorecidos a ingresar a la escuela. También ofrece una serie de metas coherentes para promover el desarrollo general y el éxito escolar para todos los niños en edad preescolar de Head Start. Cada programa Head Start tiene que armonizar su currículo concreto y las herramientas de evaluación con el Marco de los Resultados del Niño para asegurase que los niños progresen hacia las metas esperadas.


"Una visión de la calidad y responsabilidad funcional para Head Start." Guía de los resultados positivos del niño para los que dirigen Head Start. HHS/ACF/ACYF/HSB. 2003. Español.

Last Reviewed: September 2009

Last Updated: February 19, 2015