Pasos de la preparación de los bebés y niños pequeños para la escuela

Todas las entidades de Head Start deben establecer metas programáticas con el fin de mejorar la preparación para la escuela de los niños participantes, y seguir ciertos pasos para alcanzar estas metas. Los pasos descritos en este documento ayudarán a las entidades de Head Start a atender las necesidades de los bebés y niños pequeños. Los cuatro pasos de la preparación de los bebés y niños pequeños para la escuela consisten en establecer metas, implementar un plan de acción a fin de alcanzar dichas metas, evaluar el progreso de los niños, y examinar los datos con el propósito de implementar planes para mejorar los programas. Observe que: Este recurso se encuentra bajo revision.

Véase la versión en PDF: Pasos de la preparación de los bebés y niños pequeños para la escuela [PDF, 179KB]

Todas las entidades de Head Start deben establecer metas programáticas con la finalidad de mejorar la preparación para la escuela de los niños participantes, desde el nacimiento hasta los cinco años, y seguir ciertos pasos para alcanzar estas metas (título 45 del Código de Reglamentos Federales, capítulo XIII, parte 1307.3 (b)(1) y (2), en su forma enmendada).

Este documento ayudará a las entidades de Head Start que proporcionan servicios desde el nacimiento hasta los tres años a atender las necesidades de los bebés y niños pequeños siguiendo Los cuatro pasos estratégicos indicados en la instrucción programática ACF-PI-HS-11-04.

Las metas son enunciados generales que expresan el grado máximo de progreso en el desarrollo que los niños deberían alcanzar con los servicios de los programas.

Las cinco áreas esenciales del desarrollo son las siguientes:

  1. desarrollo físico y salud;
  2. desarrollo social y emocional;
  3. desarrollo del lenguaje y la lectoescritura;
  4. cognición y conocimiento general; y
  5. enfoques del aprendizaje.

Estas áreas del desarrollo están representadas en la rueda central del Marco de Head Start para el desarrollo y aprendizaje temprano de los niños

Preparación escolar: Las metas son enunciados generales que expresan el grado máximo de progreso en el desarrollo que los niños deberían alcanzar con los servicios de los programas.

1. Establecer metas para mejorar la preparación para la escuela en todas las áreas del desarrollo

  • Establecer metas apropiadas para los bebés y niños pequeños con respecto a cada una de las cinco áreas esenciales del desarrollo (véase la columna de la derecha).
  • Las metas deben reflejar:
    • el crecimiento y desarrollo rápidos de los bebés y niños pequeños;
    • la importancia del aprendizaje en el marco de relaciones basadas en la confianza; y
    • la importancia de la continuidad del cuidado.
  • Para los programas con servicios desde el nacimiento hasta los cinco años, hay que decidir si es mejor tener:
    • un solo conjunto de metas para los niños que abarquen desde el nacimiento hasta los cinco años; o
    • metas separadas para los bebés y niños pequeños que estén alineadas con las metas para los preescolares.
  • Procurar que las metas sean apropiadas para los bebés y niños pequeños y sienten las bases del aprendizaje futuro, alineándolas con las directrices estatales para el aprendizaje temprano, según corresponda, y con los requisitos y las expectativas de las escuelas a las cuales asistirán los niños.
  • Fomentar la participación de los padres y los socios comunitarios que proporcionan servicios desde el nacimiento hasta los tres años en el proceso de formulación de las metas.

2. Crear e implementar un plan de acción a fin de alcanzar las metas establecidas para la preparación para la escuela

  • Usar el currículo, estrategias programáticas y métodos de cuidado de los niños que:
    • reflejen las diferentes necesidades del desarrollo de los bebés y niños pequeños;
    • apoyen el progreso de los niños hacia las metas; y
    • fomenten la participación de la familia, las relaciones sanas entre padres e hijos y los esfuerzos de los padres para apoyar el crecimiento y el aprendizaje continuos de sus hijos.
  • Cerciorarse de que los maestros, los visitadores domiciliarios, las familias y los socios comunitarios que proporcionan servicios comprendan las metas y sepan apoyar el progreso de los niños.
  • Proporcionar capacitación y formación profesional sobre el empleo de buenas prácticas que apoyen el desarrollo de los bebés y niños pequeños (es decir, un cuidado que responda a las necesidades de los niños).

3. Evaluar continuamente el progreso de los niños y agregar y analizar datos varias
veces al año

  • Contar con un proceso sistemático para recopilar y analizar datos para la evaluación de los niños.
  • Procurar que el proceso continuo y los instrumentos utilizados para evaluar a los niños:
    • proporcionen información sobre el comportamiento, las aptitudes y las áreas de conocimiento correspondientes a cada meta; y
    • sean sensibles al rápido desarrollo de los bebés y niños pequeños.
  • Recopilar y examinar datos por lo menos tres veces al año o dos veces en el caso de los programas que funcionen menos de 90 días. Examinar el progreso a nivel de programas utilizando, como punto de referencia, normas o criterios para bebés y niños pequeños de la misma edad en los casos en que haya normas o criterios de ese tipo.
  • Aprovechar el punto medio de la recopilación y el examen de datos como oportunidad para hacer cambios si es necesario. Buscar formas de mejorar el currículo, las estrategias programáticas y los métodos de cuidado que se usen con los bebés y niños pequeños a fin de ayudarles a alcanzar las metas.
  • Usar la información obtenida de la evaluación continua de los niños con objeto de formular planes individuales para los niños con estrategias que ayuden al personal y a los padres a apoyar el progreso de cada niño en todas las áreas del desarrollo.

Los datos obtenidos de la evaluación de grupos de bebés y niños pequeños:

  • Deben examinarse separadamente de los datos de los preescolares.
  • Podrían corresponder a una muestra más pequeña que los grupos de preescolares debido a:
    • el rango más amplio de edades;
    • el rápido crecimiento;
    • un número menor de personas encargadas del cuidado en relación con el número de niños;
    • la presencia de grupos de distintas edades; y
    • las distintas opciones del programa y ambientes.

4. Examinar los datos a fin de determinar cómo se da el progreso de los distintos grupos de niños con el propósito de revisar o formular e implementar planes para mejorar los programas

  • Determinar cómo evoluciona el progreso y los resultados en los grupos de bebés y niños pequeños atendidos por el programa.
    • Decidir qué grupos (por ejemplo, según la edad, el índice de asistencia, la opción del programa o el ambiente, el idioma o factores de riesgo) serán la mejor base para la evaluación del programa, la calidad y los planes de mejoras.
  • Usar la información obtenida mediante la evaluación de los niños como base para la autoevaluación del programa y la mejora de los servicios del programa.
  • Aplicar estrategias para mejorar los resultados y la formulación del programa a fin de que todos los niños tengan éxito, haciendo ajustes en aspectos tales como:
    • el foco o la frecuencia de la capacitación y el apoyo para el personal;
    • los tipos de estrategias para fomentar la participación de las familias; y
    • el tipo o la intensidad de los servicios.

Pasos de la preparación de los bebés y niños pequeños para la escuela. HHS/ACF/OHS/EHSNCR. 2013. Español.

Last Reviewed: November 2016

Last Updated: November 4, 2016