Ébola

El Ébola es un virus que causa una enfermedad rara grave que puede ser fatal. Esta es causada por un virus del Ébola que se encuentra en varios países africanos. No obstante, los brotes han sido esporádicos. La recuperación del Ébola depende de una buena atención médica y de la respuesta del sistema inmunológico de la persona que lo contrae. Las personas que se recuperan de la infección del Ébola desarrollan anticuerpos que duran por lo menos 10 años.

¿Cuáles son los signos del Ébola?

El Ébola es una enfermedad grave causada por el virus del mismo nombre. Los síntomas son, entre otros:

  • Fiebre
  • Fuerte dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Vómitos, diarrea o dolor estomacal
  • Sangrado o moretones inexplicables

Los síntomas pueden aparecer de dos a 21 días después de entrar en contacto con una persona infectada del Ébola. Los síntomas aparecen generalmente después de ocho a 10 días.

Lo que los programas de Head Start deben saber sobre el Ébola

Véase la versión en PDF: Lo que los programas de Head Start deben saber sobre el Ébola

¿Cómo se propaga el Ébola?

El virus del Ébola se transmite mediante el contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de una persona enferma de Ébola, que incluye, pero no se limita a: heces, saliva, sudor, orina, vómito, leche materna y semen. El virus de la sangre y los fluidos corporales pueden pasar a otra persona a través de la piel abierta o por los ojos, la nariz o la boca.

Es importante saber que:

  • El virus del Ébola no se transmite por el aire ni el agua ni por los alimentos cultivados o aprobados para su consumo en EE.UU.
  • Una persona que ha estado expuesta al virus del Ébola, pero que no tiene síntomas, no es contagiosa.

¿Quién está en riesgo de contraerlo?

Cualquier persona que entra en contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona enferma de Ébola está en mayor riesgo de ser infectada.

Los niños corren mayor riesgo de contraer la gripe estacional que el virus del Ébola. La mayoría de los niños no corren peligro de contraerlo, a menos que hayan tenido contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de alguien que esté enfermo de Ébola.

¿Cómo se diagnostica el Ébola?

Si sospecha que algún niño de su programa tiene Ébola, debe pedirle a los padres que lo lleven al médico.

  • Asegúrese de que todos los niños y adultos utilicen buenas técnicas de lavado de manos, incluyendo restregarse las manos con agua y jabón o con geles a base de alcohol (desinfectante para las manos). Es preferible usar agua y jabón cuando las manos estén visiblemente sucias.
  • Si ha viajado recientemente a África Occidental o ha estado en contacto con alguien que estaba enfermo de Ébola, asegúrese de seguir las instrucciones de su agencia de salud pública local.

¿Cómo hablar con los niños sobre el Ébola?

  • Sea franco. Conteste a las preguntas basándose en los hechos.
  • Hable en un tono de voz calmado y utilice palabras tranquilizadoras. Haga hincapié en que los padres, el personal y otros adultos en la vida de los niños colaboran para mantener sanos a todos.
  • Sea claro acerca de las diferencias entre las imágenes que pueden haber visto de países de África Occidental y la situación en Estados Unidos.
  • Reduzca cualquier estigma recalcando que el Ébola es causado por un virus, no por una persona y que este virus es difícil de transmitir (es decir, no está en el aire).
  • Recuerde a los niños que se laven las manos. Lavarse bien las manos no solo es beneficioso para la salud de los niños, sino que también puede ayudarles a sentirse capaces de marcar la diferencia.

Implicaciones para los programas Head Start

  • Se deben hacer exámenes sistemáticos a todos los niños y al personal para detectar el Ébola cuando haya habido una exposición a esta enfermedad en el centro.
  • Se recomienda que los niños y el personal que hayan sido infectados de Ébola sean excluidos del centro de Head Start, solo hasta que se inicie el tratamiento, se documente el cumplimiento del mismo y el médico determine que el niño o empleado ya no es contagioso.
  • En el caso improbable de que un empleado o voluntario haya tenido contacto con la persona enferma de Ébola, es posible que las autoridades de salud pública requieran que permanezca en su casa por 21 días. Los programas deben revisar sus planes en caso de emergencia y la disponibilidad del personal para asegurarse de tener cobertura adecuada, si fuese necesario.
  • Las ausencias del personal pueden representar el desafío principal para la mayoría de los programas Head Start. Estas pueden deberse al personal que permanece en casa por estar enferma o por empleados preocupados de exponerse al Ébola en el trabajo.

¿Cómo pueden los programas limitar la propagación del Ébola?

Una vez que se identifica un caso de Ébola dentro de un centro, el niño o adulto debe ser excluido para que se le haga más pruebas o un tratamiento médico, si fuera necesario.

  • Los programas deben separar la ropa de cama de las cunas, colchonetas, o camas plegables de la demás ropa sucia para evitar la contaminación. La ropa de cama sucia debe lavarse por separado utilizando los ciclos de lavado de agua «caliente» o «fría» y los ciclos normales de secados.
  • Las áreas infectadas deben lavarse con agua corriente y jabón suave o bien un desinfectante aprobado.

¿Cómo me informo más al respecto?

Lo que los padres de Head Start deben saber sobre el Ébola

Véase la versión en PDF: Lo que los padres de Head Start deben saber sobre el Ébola

¿Cómo se propaga el Ébola?

El virus del Ébola se transmite mediante el contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de una persona enferma de Ébola. Estos fluidos incluyen, pero no se limitan a los siguientes: heces, saliva, sudor, orina, vómito, leche materna y semen. El virus en la sangre y los fluidos corporales pueden pasar a otra persona a través de la piel abierta o por los ojos, la nariz o la boca.

Es importante saber que:

  • El virus del Ébola no se transmite por el aire o el agua ni por alimentos cultivados o aprobados para su consumo en EE.UU.
  • Una persona que ha estado expuesta al virus del Ébola pero que no tiene síntomas no es contagiosa.

¿Quién está en riesgo de contraerlo?

Cualquier persona que entra en contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona enferma del Ébola está en mayor riesgo de ser infectada.

Los niños corren mayor riesgo de contraer la gripe estacional que el virus del Ébola. A menos que usted o su hijo haya tenido contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de una persona que está enferma por Ébola, no hay riesgo de contraerlo.

¿Cómo se diagnostica el Ébola?

Si sospecha que su niño tiene Ébola debe llevarlo al médico de inmediato.

Si mi niño tiene Ébola, ¿se le debe excluir de Head Start?

Los niños diagnosticados con el Ébola deben permanecer fuera del centro hasta que el médico determine que ya no es contagioso. Puede que el centro de Head Start de su hijo le pida una nota de su médico permitiéndole regresar.

¿Cómo se detiene la propagación del Ébola?

  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Evite el contacto cercano, como besar, abrazar o compartir vasos o utensilios para comer, con personas que están enfermas.
  • Limpie a menudo las superficies del hogar, como las encimeras, manijas de las puertas, los lavabos y retretes.
  • Si cuida a otros niños enfermos, póngase guantes cuando trate un rasguño o cambie un pañal. Estos guantes, vendas o pañales usados y otros artículos deben ser retirados y desechados de forma segura para evitar el contacto con los ojos, la nariz o la boca. Lávese las manos otra vez, después de quitarse los guantes.
  • Si ha viajado recientemente a África Occidental o ha estado en contacto con alguien con Ébola, asegúrese de seguir las instrucciones de su agencia de salud pública local.

¿Cómo hablar con los niños sobre el Ébola?

  • Para reducir el temor de su hijo sobre el Ébola, lo mejor es limitar que vean informes sobre esta enfermedad por la televisión.
  • Si los niños han visto las imágenes o vídeos de África Occidental, explique que la situación en Estados Unidos es muy diferente y lo que hayan visto por televisión no es lo que está sucediendo cerca de ellos.
  • Sea franco. Responda a las preguntas, basándose en los hechos y de forma adecuada a su edad.
  • Reduzca cualquier estigma, haciendo hincapié en que el Ébola es causado por un virus, no una persona y que el virus es difícil de transmitir (es decir, no está en el aire).
  • Recuerde a los niños a lavarse las manos. Lavarse bien las manos no solo es beneficioso para la salud de sus hijos, sino que también puede ayudarles a que se sientan capaces de marcar la diferencia.

¿Cómo me informo más al respecto?

Ebola. HHS/ACF/OHS. 2016. Español.

Last Reviewed: May 2016

Last Updated: May 27, 2016